RA­MÓN DE ES­PA­ÑA

Tiempo - - VIVIR - PE­RIO­DIS­TA, ES­CRI­TOR Y CI­NEAS­TA

Aca­ba de pu­bli­car un li­bro, ‘Idio­cra­cia’ (B), tan po­lé­mi­co co­mo los an­te­rio­res, ‘El ma­ni­co­mio ca­ta­lán’ y ‘El de­re­cho a de­li­rar’, aun­que aho­ra su­pera los lí­mi­tes de su Ca­ta­lu­ña na­tal pa­ra li­qui­dar cuen­tas con el ‘es­ta­blish­ment’ na­cio­nal.

Me te­mo que Idio­cra­cia no tie­ne mu­cho que ver con el idio­ma.

No, no, es un li­bro so­bre el avan­ce de la idio­tez en Es­pa­ña y en Oc­ci­den­te en ge­ne­ral, con dos ejem­plos re­cien­tes muy claros, co­mo el bre­xit bri­tá­ni­co y la lle­ga­da de Trump a la pre­si­den­cia de Es­ta­dos Uni­dos

El sub­tí­tu­lo del li­bro alu­de a “có­mo car­gar­se la de­mo­cra­cia en trein­ta años”. ¿Có­mo es po­si­ble que ha­ya pa­sa­do?

Yo tam­bién me lo pre­gun­to. De he­cho, to­do par­te de pen­sar en las ilu­sio­nes que te­nía­mos al­gu­nos en los años se­ten­ta y lo que he­mos con­se­gui­do. Lo que he­mos he­cho con un sis­te­ma po­lí­ti­co y có­mo jun­to a al­gu­nos acier­tos, lo he­mos ido de­ge­ne­ran­do de una ma­ne­ra bas­tan­te tris­te. Yo apun­to, so­bre to­do, co­mo prin­ci­pal res­pon­sa­ble, a la ac­ti­tud del PSOE, más que na­da por­que yo, co­mo mu­chas otras per­so­nas, de la de­re­cha no es­pe­ra­ba na­da más allá del tí­pi­co pa­trio­tis­mo de chi­chi­na­bo y de trin­car lo que se pu­die­ra. La trai­ción de la iz­quier­da a los prin­ci­pios ele­men­ta­les de la so­cial­de­mo­cra­cia ha con­tri­bui­do mu­cho a em­po­bre­cer y en­vi­le­cer la so­cie­dad y, de paso, a de­jar la puer­ta abier­ta a de­ma­go­gos bo­li­va­ria­nos co­mo los de Po­de­mos o a la pan­di­lla de Ada Co­lau en Ca­ta­lu­ña.

En al­gún mo­men­to en el li­bro ca­li­fi­ca de pio­ne­ros a los na­cio­na­lis­tas

No tie­ne nin­gu­na gra­cia que sea el úni­co is­mo que ha so­bre­vi­vi­do, lo que vie­ne a de­mos­trar la inope­ran­cia de la iz­quier­da y que no di­ce mu­cho a nues­tro fa­vor. Esa es­pe­cie de re­ple­gar­se en la tri­bu, en el po­bla­do de As­te­rix, la ne­ce­si­dad de in­ven­tar­se enemi­gos, no es ni ideo­lo­gía, es un sen­ti­men­ta­lis­mo ran­cio y, en el fon­do, su­pre­ma­cis­ta, que no lle­va a na­da bueno, pe­ro que go­za de una sa­lud ex­ce­len­te y ca­da vez en más paí­ses.

Le ci­to: “La idio­cra­cia so­lo be­ne­fi­cia a la es­co­ria de la so­cie­dad”.

El con­cep­to es­tá sa­ca­do de una pe­lí­cu­la ame­ri­ca­na de los años 90 en la que el au­tor se plan­tea­ba una dis­to­pía fu­tu­ris­ta, a ba­se de que, co­mo só­lo se ha­bían re­pro­du­ci­do los más ton­tos, la hu­ma­ni­dad ha­bía re­tro­ce­di­do men­tal­men­te de una ma­ne­ra bru­tal. Sal­van­do las dis­tan­cias, la im­pre­sión que yo ten­go es que es­tá su­ce­dien­do aho­ra. La voz de la idio­tez es ca­da día más con­tun­den­te, más pre­sen­te.

El li­bro, que es po­lí­ti­ca­men­te in­co­rrec­to, lo cual es de agra­de­cer, es, ade­más, im­pla­ca­ble. ¿No le ins­pi­ran cier­ta pie­dad al­gu­nos idió­cra­tas?

No pue­de ins­pi­rar pie­dad. Mien­tras la idio­tez sea una co­sa de con­su­mo pri­va­do y do­més­ti­co, pa­ra uso par­ti­cu­lar del idió­cra­ta y sus alle­ga­dos me pa­re­ce muy bien. El pro­ble­ma es cuan­do em­pie­za a ins­ta­lar­se en la so­cie­dad. Y en la nues­tra, va uni­da, en mi opi­nión, a un des­cré­di­to ab­so­lu­to de la edu­ca­ción y de la cul­tu­ra, que has­ta aho­ra ha­bían go­za­do de un cier­to res­pe­to. Aho­ra, hay una con­si­de­ra­ble pér­di­da de je­rar­quía mo­ral, que ha­ce pa­sar la bu­rri­cie por una cul­tu­ra al­ter­na­ti­va.

Apun­ta a que no se ha per­di­do la gue­rra, aun­que se ha­yan per­di­do ba­ta­llas.

Aun­que to­do es­tá lleno de in­di­ca­cio­nes de lo con­tra­rio, yo creo que no to­do es­tá per­di­do. Ca­da ge­ne­ra­ción pro­du­ce un nú­me­ro de gen­te que es­tá bien y un nú­me­ro de idio­tas. Ten­go la im­pre­sión de que el ba­lan­ce ac­tual es­tá es­co­ra­do ha­cia la es­tu­pi­dez más ga­lo­pan­te.

¿Hay so­lu­cio­nes?

O fia­mos en los va­lo­res de to­da la vi­da, la edu­ca­ción y la cul­tu­ra, o ire­mos de mal en peor.

“Se ha­ce pa­sar la bu­rri­cie por una cul­tu­ra al­ter­na­ti­va”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.