Las vo­ces que nos con­mue­ven

Ha muer­to un in­men­so ac­tor bri­tá­ni­co, John Hurt. Pe­ro, ¿sa­ben a quién oía­mos aquí cuan­do ha­bla­ba él?

Tiempo - - VIVIR - LUIS AL­GO­RRI

Cuan­do me en­te­ré de que ha­bía muer­to, lo pri­me­ro que pen­sé fue: “Dios mío. Qué dis­gus­to tie­ne que te­ner Ricardo So­lans. Ha­bría que lla­mar­le por si ne­ce­si­ta al­go, de­be de en­con­trar­se fa­tal”. Don Ricardo, des­de lue­go, es­ta­ba y es­tá per­fec­ta­men­te, al­go ve­te­rano ya a los se­ten­ta y tan­tos, pe­ro he­cho un sol y tra­ba­jan­do co­mo siem­pre. El que se ha muer­to es John Hurt, uno de los más gran­des ac­to­res del úl­ti­mo me­dio si­glo. Pe­ro, co­mo le pa­sa a la gran ma­yo­ría de los es­pa­ño­les, yo lle­vo to­da la vi­da ad­mi­ran­do na­da más que la mi­tad de su tra­ba­jo: los ges­tos, los mo­vi­mien­tos, la ex­pre­sión cor­po­ral.

La otra mi­tad in­dis­pen­sa­ble, que es su voz, no la oí has­ta ha­ce muy po­co tiem­po, cuan­do me em­pe­ñé en bus­car­la aun­que so­lo fue­se pa­ra com­pa­rar en qué se pa­re­cía la ver­da­de­ra voz de John Hurt a la del in­men­so ac­tor que le lle­va do­blan­do al cas­te­llano ca­si des­de que yo ten­go me­mo­ria. Y ese es Ricardo So­lans. El re­sul­ta­do de la com­pa­ra­ción me sa­lió un po­co evan­gé­li­co: son dos per­so­nas dis­tin­tas y un so­lo John Hurt ver­da­de­ro. Y que me per­do­ne (si pue­de) el fa­lle­ci­do ac­tor bri­tá­ni­co: tie­ne una voz im­pre­sio­nan­te, mag­ní­fi­ca, gra­ve, ex­pre­si­va y lle­na de ma­ti­ces. Pe­ro yo –se­rá la cos­tum­bre de tan­tos años– pre­fie­ro oír­le con la voz pro­di­gio­sa de So­lans, qué quie­ren que les di­ga.

La pri­me­ra vez que vi a John Hurt fue en te­le­vi­sión: in­ter­pre­ta­ba a Ca­lí­gu­la en la se­rie Yo, Claudio, que ro­dó la BBC en 1976 y que TVE emi­tió a fi­na­les de esa dé­ca­da. So­bre la me­mo­ra­ble no­ve­la de Ro­bert Gra­ves se cons­tru­yó uno de los gran­des hi­tos de la his­to­ria de la te­le­vi­sión de ca­li­dad: to­dos vi­mos esa se­rie. A Hurt, que hi­zo uno de los gran­des pa­pe­les de su vi­da, lo sa­ca­ban fla­co, en­ve­je­ci­do por un ma­qui­lla­je de drag queen con re­sa­ca ma­ti­nal y con unos ri­zos ru­bios de des­ca­rria­da que no re­sul­ta­ban fá­ci­les de ol­vi­dar. Aque­lla cons­te­la­ción de ac­to­res

se con­vir­tió en un due­lo en­tre dos ani­ma­les es­cé­ni­cos: De­rek Ja­co­bi, que en­car­na­ba al em­pe­ra­dor Claudio, y Hurt. No sé có­mo se­ría en la ver­sión ori­gi­nal; pe­ro, en la do­bla­da, a mí me es­tre­me­cía Hurt, y eso que la voz no le ayu­da­ba: le pu­sie­ron la dic­ción y el tim­bre per­fec­tos, pu­li­dos e im­pe­ca­bles de otro ge­nio del do­bla­je, el fa­lle­ci­do Ma­nuel Cano, y na­die pa­re­ció re­pa­rar en que la voz que so­na­ba cuan­do en el ci­ne ha­bla­ban Alain De­lon, Geor­ge Pep­pard, Ste­ve McQueen, Ant­hony Per­kins o el mis­mí­si­mo Sid­ney Poi­tier en la me­mo­ra­ble Adi­vi­na quién vie­ne a ce­nar es­ta no­che era de­ma­sia­do ele­gan­te pa­ra un des­qui­cia­do co­mo aquel Ca­lí­gu­la, por más es­fuer­zos que hi­cie­se el gran Cano, que va­ya si los hi­zo.

So­lans era la mi­tad de Hurt pa­ra el pú­bli­co es­pa­ñol, y a ve­ces más de la mi­tad. Cuan­do al ac­tor bri­tá­ni­co le die­ron un pa­pel muy lla­ma­ti­vo, pe­ro breve (y más so­so que la co­mi­da de un hos­pi­tal) en Alien, el oc­ta­vo pa­sa­je­ro, So­lans le­van­tó aque­lla in­ter­pre­ta­ción de Hurt, ne­ce­sa­ria­men­te es­cue­ta y con­te­ni­da, y lo­gró que no la ol­vi­dá­se­mos

En Es­pa­ña te­ne­mos los me­jo­res ac­to­res de do­bla­je del mun­do, y las me­jo­res es­cue­las

nun­ca. Y no so­lo por la es­ce­na del ado­ra­ble ani­ma­li­to que le sa­le de las tri­pas.

Pe­ro la voz de So­lans es mi­la­gro­sa por otro mo­ti­vo: por­que nun­ca es la mis­ma. Es­to su­ce­de po­cas ve­ces. Hay ac­to­res de do­bla­je (so­bre to­do los más an­ti­guos) que son ellos mis­mos siem­pre, y da igual a qué ac­tor o ac­triz pon­gan su voz. Pe­ro So­lans sa­be que no hay que do­blar so­lo a un ac­tor sino tam­bién a un per­so­na­je, y así re­sul­ta ca­si im­po­si­ble caer en la cuen­ta de que la voz que le lle­va­mos oyen­do a Ro­bert De Ni­ro des­de que es­te hom­bre lle­va­ba pan­ta­lón cor­to pro­ce­de de la mis­ma per­so­na que la de John Hurt: es So­lans, aun­que el in­men­so ta­len­to y la pro­fe­sio­na­li­dad de es­te hom­bre ha­gan que na­die se dé cuen­ta. Y tam­bién es Al Pa­cino, ¿a que no se ha­bían per­ca­ta­do? Y tam­bién el gan­sa­zo de Sta­llo­ne, y tam­bién Dus­tin Hoff­man, ¿a que re­sul­ta di­fí­cil de creer?

¿Se pa­re­cen en al­go la voz de John Hurt en el asom­bro­so pa­pel que hi­zo en Al­go más que co­le­gas con la del mis­mo ac­tor en Los crí­me­nes de Ox­ford? No, ¿ver­dad? ¿Y al­gu- no de us­te­des re­la­cio­na­ría cual­quie­ra de esas dos vo­ces con la de Dus­tin Hoff­man en Toot­sie, pe­lí­cu­la en la cual el ac­tor ori­gi­nal y el do­bla­dor tie­nen que con­ven­cer al pú­bli­co de que son mu­je­res ve­ro­sí­mi­les, y no pa­ro­dias o ca­ri­ca­tu­ras de mu­je­res? ¿Y quién ima­gi­na­ría que la voz del pro­pio Hoff­man en la ver­sión en es­pa­ñol de Rain­man (un au­tis­ta que ha­bla ca­si co­mo un tim­bre) es la mis­ma que las an­te­rio­res? Na­die, ¿ver­dad? Pues en to­dos los ca­sos es el in­men­so Ricardo So­lans. Un ac­tor co­mo la co­pa de un pino.

Se re­pi­te con fre­cuen­cia que en Es­pa­ña te­ne­mos los me­jo­res ac­to­res de do­bla­je del mun­do. Es al­go que no ad­mi­te dis­cu­sión. Mal pa­ga­dos, ig­no­ra­dos las más de las ve­ces, por­que ra­ra vez sal­tan a las ta­blas o a la pan­ta­lla con su ca­ra, pe­ro las nu­me­ro­sas es­cue­las de do­bla­je que hay en Es­pa­ña son una fá­bri­ca de ge­nios. Hay ca­sos que sí son po­pu­la­res: Cons­tan­tino Romero fue siem­pre Clint East­wood, por ejem­plo. Pe­ro es que tú ha­bla­bas con el Cons­tan­tino el Gran­de (tu­ve la suer­te de ha­cer eso mu­chas ve­ces) y su voz de ver­dad no se pa­re­cía ab­so­lu­ta­men­te en na­da a la de East­wood. Ni a la de Darth Va­der, ni a la de Sch­war­ze­neg­ger, ni a la de Do­nald Sut­her­land en No­ve­cen­to. Y nin­gu­na de es­tas en­tre sí.

No pre­ten­do en­trar en la vie­ja dis­cu­sión de si es me­jor ver las pe­lí­cu­las do­bla­das al cas­te­llano o en su idio­ma ori­gi­nal. Ahí, ca­da uno que ha­ga lo que le pa­rez­ca. Pe­ro sí quie­ro de­jar cla­ro que el tra­ba­jo de los do­bla­do­res, al me­nos de los es­pa­ño­les, no es cam­biar una voz por otra: es un es­fuer­zo crea­ti­vo de un in­men­so va­lor que no se re­co­no­ce tan­to co­mo se de­be. Y ya, de paso, va­ya mi más sen­ti­do pé­sa­me a Ricardo So­lans: la muer­te de Hurt le ha de­ja­do sin una in­men­sa oca­sión de se­guir ha­cien­do ar­te.

Ricardo So­lans John Hurt

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.