Ob­je­ti­vo: que­mar a Oriol Jun­que­ras

Des­de la an­ti­gua Con­ver­gèn­cia quie­ren apro­ve­char el es­cán­da­lo del ex­juez San­tia­go Vidal, que ha des­ve­la­do que la Ge­ne­ra­li­tat re­ca­ba ile­gal­men­te da­tos fis­ca­les de los ca­ta­la­nes, pa­ra pa­sar fac­tu­ra a Jun­que­ras y que­mar­le po­lí­ti­ca­men­te.

Tiempo - - SUMARIO - An­to­nio Fernández

Di­ce el re­frán que no hay mal que por bien no ven­ga. Y los po­lí­ti­cos ca­ta­la­nes echan mano de él tras el es­cán­da­lo en torno a las de­cla­ra­cio­nes del ya ex­se­na­dor de ERC San­tia­go Vidal so­bre pre­sun­tos de­li­tos co­me­ti­dos por el Go­bierno ca­ta­lán a la ho­ra de pre­pa­rar el re­fe­rén­dum se­ce­sio­nis­ta. Si los in­de­pen­den­tis­tas ya te­nían en­fren­ta­mien­tos in­ter­nos, es­te es­cán­da­lo aña­de más le­ña al fue­go: se ha ma­te­ria­li­za­do una pin­za en­tre el Par­ti­do De­mó­cra­ta Eu­ro­peo Ca­ta­lán (PDECat), la for­ma­ción que ha to­ma­do el re­le­vo a la an­ti­gua Con­ver­gèn­cia, y sus enemi­gos ín­ti­mos de la CUP, en con­tra de la otra gran for­ma­ción so­be­ra­nis­ta, Es­que­rra Re­pu­bli­ca­na de Ca­ta­lun­ya (ERC).

El ob­je­ti­vo es sal­var de la que­ma al pre­si­den­te ca­ta­lán, Car­les Puig­de­mont, y ha­cer que las res­pon­sa­bi­li­da­des po­lí­ti­cas sean asu­mi­das por el lí­der de ERC, Oriol Jun­que­ras. ¿El mo­ti­vo? Jun­que­ras es el fa­vo­ri­to en unas even­tua­les elec­cio­nes ade­lan­ta­das: Es­que­rra que­da­ría en primer lu­gar y el PDECat per­de­ría su con­di­ción de primer par­ti­do pa­ra pa­sar a ser la quin­ta fuer­za. Y la CUP per­de­ría tam­bién la mi­tad de sus diez dipu­tados. Con el es­cán­da­lo Vidal pue­den ajus­tar cuen­tas con Jun­que­ras e in­ten­tar re­cu­pe­rar esos vo­tos. De ahí que los an­ti­sis­te­ma no per­mi­tie­sen que Puig­de­mont com­pa­rez­ca en el Par­la­men­to pa­ra dar ex­pli­ca­cio­nes, co­mo pi­de la opo­si­ción, pe­ro en cam­bio po­nen en­ci­ma de la me­sa el nom­bre de Oriol Jun­que­ras. Una ju­ga­da que no tie­ne na­da de sim­bó­li­ca ni de ope­ra­ti­va: es una cruel ven­gan­za con­tra el hom­bre que les pue­de de­jar en la cu­ne­ta. “Que se que­me él”, vie­nen a de­cir.

Jun­que­ras siem­pre ha es­ta­do en se­gun­do plano. In­clu­so to­das las pe­ti­cio­nes de in­ha­bi­li­ta­cio­nes que hay en los juz­ga­dos afec­tan a al­tos car­gos de Con­ver­gèn­cia. Ade­más, su agen­da ocul­ta con­tem­pla unas elec­cio­nes an­ti­ci­pa­das que le da­rían op­ción de ser pre­si­dent en coa­li­ción con pe­que­ños par­ti­dos co­mo Mo­vi­ment d’Es­que­rra So­cia­lis­ta (MES, el par­ti­do que fun­dó Er­nest Ma­ra­gall). Lue­go, bus­ca­ría el apo­yo par­la­men­ta­rio de Con­ver­gèn­cia, pe­ro en ca­so de no po­der for­jar un fren­te in­de­pen­den­tis­ta acu­di­ría a Los Co­mu­nes (que en­glo­ba a ICV, a Po­de­mos y a la nue­va for­ma­ción de Ada Co­lau) e in­clu­so no se des­car­ta que pu­die­se en­trar en jue­go el Par­ti­do de los So­cia­lis­tas de Ca­ta­lu­ña (PSC).

Pac­to con Ma­drid. Fuen­tes sol­ven­tes in­di­can a TIEM­PO que, en esa even­tua­li­dad, el re­pu­bli­cano es­ta­ría dis­pues­to a aca­bar con el to­bo­gán de ines­ta­bi­li­dad de la po­lí­ti­ca ca­ta­la­na pac­tan­do con el Go­bierno cen­tral al­gu­nos blin­da­jes (una nue­va fi­nan­cia­ción, la in­mer­sión lin­güís­ti­ca y que se re­co­noz­ca la plu­ri­na­cio­na­li­dad del Es­ta­do es­pa­ñol en la Cons­ti­tu­ción) a cam­bio de una nue­va eta­pa de es­ta­bi­li­dad po­lí­ti­ca con leal­tad ins­ti­tu­cio­nal. No re­nun­cia­ría a la in­de­pen­den­cia, pe­ro ale­ja­ría la ame­na­za de

con­vo­car un re­fe­rén­dum ile­gal. Y eso po­ne de los ner­vios tan­to a Con­ver­gèn­cia co­mo a la CUP. Así, los des­li­ces de Vidal son apro­ve­cha­dos por los ri­va­les pa­ra po­ner la dia­na so­bre ERC en ge­ne­ral y so­bre Jun­que­ras en par­ti­cu­lar. Y, al tiem­po que des­ba­ra­tan los pla­nes de los re­pu­bli­ca­nos, des­gas­tan la fi­gu­ra de su lí­der, has­ta aho­ra en un dis­cre­tí­si­mo se­gun­do plano.

El cau­san­te de es­ta ju­ga­da ma­quia­vé­li­ca es el ex­juez San­tia­go Vidal, que has­ta el 31 de enero ejer­ció tam­bién co­mo por­ta­voz de ERC en el Se­na­do. A co­mien­zos del pa­sa­do no­viem­bre, Vidal co­men­zó a pro­nun­ciar con­fe­ren­cias iti­ne­ran­tes por los pue­blos ca­ta­la­nes. Su mi­sión era ani­mar a los ciudadanos a abra­zar la cau­sa in­de­pen­den­tis­ta y, en lo po­si­ble, cap­tar nue­vos adep­tos con­ven­cien­do a los to­da­vía in­de­ci­sos. Sus teo­rías no eran nin­gún se­cre­to. Com­par­tió me­sa de con­fe­ren­cia y ter­tu­lia con los pri­me­ros es­pa­das de la po­lí­ti­ca ca­ta­la­na, que le oye­ron de­cir bar­ba­ri­da­des y que, sin em­bar­go, ja­más le des­min­tie­ron. Has­ta que to­do sal­tó a la pren­sa. Vidal ha­bía di­cho que el Go­bierno ca­ta­lán ha­bía con­se­gui­do ile­gal­men­te los da­tos fis­ca­les de to­dos los ca­ta­la­nes. Que ha­bía con­fec­cio­na­do una lis­ta con los jue­ces que apo­ya­rían una re­pú­bli­ca ca­ta­la­na en ca­so de se­pa­ra­ción de Es­pa­ña. Que bus­ca­ba a agen­tes del CNI in­fil­tra­dos en los Mos­sos d’Es­qua­dra. Que ha­bía ne­go­cia­do en se­cre­to la in­cor­po­ra­ción a la OTAN en ca­so de se­ce­sión. Que la mi­tad de los paí­ses de la UE se mos­tra­rían fa­vo­ra­bles a la rup­tu­ra con Es­pa­ña. Y que los pre­su­pues­tos pa­ra 2017 que el Par­la­men­to ca­ta­lán dis­cu­ti­rá en dos se­ma­nas es­con­den 400 mi­llo­nes de eu­ros des­ti­na­dos al re­fe­rén­dum.

La tor­men­ta po­lí­ti­ca por la lo­cua­ci­dad del ex­se­na­dor re­pu­bli­cano es de ór­da­go. Los prin­ci­pa­les par­ti­dos de la opo­si­ción ya pi­die­ron la com­pa­re­cen­cia del pre­si­den­te Puig­de­mont y otros al­tos car­gos, pe­ro los in­de­pen­den­tis­tas ve­ta­ron to­das sal­vo la del vi­ce­pre­si­den­te Jun­que­ras, que ya es­ta­ba pre­vis­ta en la Co­mi­sión de Eco­no­mía de me­dia­dos de fe­bre­ro.

Aho­ra, des­de el PP, la po­lé­mi­ca so­bre el ex­juez Vidal con­ti­núa cre­cien­do. Des­de ERC y la CUP se le de­fien­de con el ar­gu­men­to de que la lo­cua­ci­dad pue­de ha­ber­le ju­ga­do una ma­la pa­sa­da y tan­to PP co­mo Ciudadanos ha­blan de es­cán­da­lo ma­yúscu­lo y de la ne­ce­si­dad de in­ves­ti­gar a fon­do sus afir­ma­cio­nes. En el en­torno de Puig­de­mont, lo di­cho, a que­mar a Jun­que­ras.

El lí­der de ERC po­dría fir­mar un pac­to de no agre­sión con el Go­bierno de Ra­joy

Oriol Jun­que­ras, lí­der de ERC y vi­ce­pre­si­den­te de la Ge­ne­ra­li­tat.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.