La cam­pa­ña low cost de Pe­dro Sán­chez

Tiempo - - SUMARIO - Por Luis Cal­vo lcal­vo@gru­po­ze­ta.es

El can­di­da­to so­cia­lis­ta y un re­du­ci­do nú­me­ro de fie­les su­fra­gan por aho­ra de su bol­si­llo los gas­tos de cam­pa­ña. Es­ta se­ma­na pon­drán en mar­cha una pla­ta­for­ma de mi­cro­me­ce­naz­go. Su prin­ci­pal ba­za pa­ra ven­cer en las pri­ma­rias es man­te­ner hi­per­mo­vi­li­za­da a la mi­li­tan­cia.

HAS­TA AHO­RA SUS AC­TOS SE PAGAN CON “CA­JAS DE RE­SIS­TEN­CIA” DE LAS PLA­TA­FOR­MAS Y AGRU­PA­CIO­NES SO­CIA­LIS­TAS

Mil ve­ces le die­ron por muer­to sus enemi­gos (la ma­yo­ría de ellas mien­tras se lim­pia­ban la san­gre de sus pro­pias ma­nos) y mil ve­ces ha re­su­ci­ta­do. Des­pués de zan­ca­di­llas, trai­cio­nes, pa­ta­le­tas, gri­tos, di­mi­sio­nes y lá­gri­mas, Pe­dro Sán­chez, co­mo el di­no­sau­rio de Mon­te­rro­so, si­gue ahí. Y si­gue con la mis­ma son­ri­sa con la que ha­ce tres años co­men­zó su pe­lea pa­ra li­de­rar el PSOE. En reali­dad, no le que­da mu­cho más. Por el ca­mino no so­lo ha per­di­do el po­der que con­si­guió gra­cias a la me­dia­ción de Su­sa­na Díaz, sino tam­bién la enor­me ma­yo­ría de sus apo­yos or­gá­ni­cos, de es­truc­tu­ra y car­gos, mu­chos de ellos ya an­ti­guos ami­gos.

Pe­se a to­do no se rin­de. Ro­dea­do de un re­du­ci­dí­si­mo equi­po de fie­les, el ex­se­cre­ta­rio ge­ne­ral pre­pa­ra ya po­co a po­co la cam­pa­ña pa­ra vol­ver a su­bir la mon­ta­ña de la que ha­ce so­lo tres me­ses le sa­ca­ron a pa­ta­das. Lo ha­ce co­mo em­pe­zó, sin ape­nas me­dios, pa­gan­do de su bol­si­llo los gas­tos que im­pli­ca y afe­rra­do (cuan­do es po­si­ble por el ti­po de tra­yec­to) al mis­mo co­che con el que en 2014 re­co­rrió Es­pa­ña. Sus co­la­bo­ra­do­res han idea­do una cam­pa­ña low cost que les per­mi­ta man­te­ner el rit­mo de los cua­tro me­ses y me­dio que que­dan has­ta la vo­ta­ción. To­dos co­la­bo­ran. Ca­da uno del equi­po más cer­cano a Sán­chez su­fra­ga sus pro­pios bi­lle­tes o el cos­te de la ga­so­li­na. Si no es po­si­ble vol­ver a Ma­drid en el mis­mo día, tam­bién el alo­ja­mien­to. La in­fra­es­truc­tu­ra de los ac­tos, li­mi­ta­da al al­qui­ler del lo­cal, al­gu­nos cien­tos de si­llas, el es­ce­na­rio y un equi­po de so­ni­do, se pa­ga gra­cias a la co­la­bo­ra­ción de los mi­li­tan­tes más com­pro­me­ti­dos. Al­gu­nas agru­pa­cio­nes y pla­ta­for­mas han co­lo­ca­do hu­chas en las que ca­da uno po­ne lo que pue­da. “Ca­jas de re­sis­ten­cia”, las ca­li­fi­can des­de el equi­po de Sán­chez pa­ra sub­ra­yar la épi­ca del can­di­da­to, del obre­ro con­tra el po­der, de Da­vid con­tra Go­liat, al fin y al ca­bo. Pre­ci­sa­men­te en ello ba­sa­rá su cam­pa­ña. Sán­chez es, se­gún al­guno de sus co­la­bo­ra­do­res, el can­di­da­to de la mi­li­tan­cia fren­te al apa­ra­to, del vo­to de­mo­crá­ti­co fren­te a los “apa­ños” de los de siem­pre. El dis­cur­so no es gra­tui­to. Sin prác­ti­ca­men­te apo­yos or­gá­ni­cos, son cons­cien­tes de que to­das las op­cio­nes de éxi­to pa­san por man­te­ner hi­per­mo­vi­li­za­da a la mi­li­tan­cia, por des­per­tar en­tre los afi­lia­dos el es­pí­ri­tu in­con­for­mis­ta del so­cia­lis­mo, su “ro­man­ti­cis­mo”. Por im­pli­car­los, al fin y al ca­bo, en ca­da paso de la can­di­da­tu­ra.

En los pró­xi­mos días, de he­cho, la re­co­gi­da de apor­ta­cio­nes se ins­ti­tu­cio­na­li­za­rá. El equi­po de Sán­chez, que ya so­li­ci­ta a tra­vés de su web alo­ja­mien­to, trans­por­te o cual­quier otro apo­yo a quien quie­ra co­la­bo­rar, pre­pa­ra el lan­za­mien­to de una pla­ta­for­ma de mi­cro­me­ce­naz­go (crowd­fun­ding), con la que re­cau­dar los fon­dos ne­ce­sa­rios pa­ra man­te­ner la ten­sión en el tiem­po. La in­ten­ción es ce­le­brar una me­dia de dos ac­tos se­ma­na­les por to­do el país, in­clu­so más cuan­do se apro­xi­me la vo­ta­ción. No to­dos se­rán del ta­ma­ño del de Dos Her­ma­nas (Sevilla)

don­de Sán­chez lan­zó su can­di­da­tu­ra. La in­ten­ción es lan­zar to­do ti­po de con­vo­ca­to­rias pa­ra lle­gar al ma­yor nú­me­ro de mi­li­tan­tes. Al­gu­nas gran­des, con pren­sa y en gran­des au­di­to­rios, otras pe­que­ñas, dis­cre­tas, pa­ra es­cu­char y con­tes­tar a los afi­lia­dos.

La or­ga­ni­za­ción de to­da la lo­gís­ti­ca co­rre a car­go de un re­du­ci­dí­si­mo equi­po de con­fian­za, aque­llos que per­ma­ne­cie­ron fie­les al ex­se­cre­ta­rio tras la des­ban­da­da que pro­vo­có la can­di­da­tu­ra del ex­pre­si­den­te del Con­gre­so, Pat­xi Ló­pez. Al fren­te si­gue Juan­ma Se­rrano, je­fe de ga­bi­ne­te de Sán­chez en su eta­pa en Fe­rraz. Él y Ma­rit­cha Ruíz Ma­teos, la di­rec­to­ra de co­mu­ni­ca­ción de Sán­chez, son de los po­cos del equi­po del ex­se­cre­ta­rio ge­ne­ral que se han man­te­ni­do fie­les. So­lo hay que echar un vis­ta­zo al equi­po de cam­pa­ña de las úl­ti­mas ge­ne­ra­les, en­ton­ces to­dos de su má­xi­ma con­fian­za. La ma­yo­ría op­tó por apo­yar a Pat­xi Ló­pez cuan­do dio el paso a me­dia­dos de enero. Óscar Ló­pez y Ro­dol­fo Ares, en­ton­ces ce­re­bros de la es­tra­te­gia elec­to­ral, son los en­car­ga­dos de di­se­ñar la cam­pa­ña del dipu­tado vas­co.

Tam­bién se pa­sa­ron a sus fi­las Cé­sar Lue­na y Juan Ra­món Fe­rrei­ra, nú­me­ro uno y dos de Or­ga­ni­za­ción en la eta­pa de Sán­chez, los en­car­ga­dos de man­te­ner la dis­ci­pli­na en­tre los afi­lia­dos. Y con ellos Jo­sé En­ri­que Se­rrano, je­fe de ga­bi­ne­te de Za­pa­te­ro y Gon­zá­lez en Mon­cloa y una de las per­so­nas que más co­no­ce el par­ti­do por den­tro.

Tam­po­co si­gue jun­to a él la res­pon­sa­ble de re­des, María Gon­zá­lez Ve­ra­cruz, otro de los fi­cha­jes del ex­len­da­ka­ri. Eso sin con­tar a los ba­ro­nes crí­ti­cos que uno a uno fue­ron aban­do­na­do al ex­se­cre­ta­rio ge­ne­ral. Ni al por­ta­voz, An­to­nio Her­nan­do, ple­ga­do a la abs­ten­ción tras de­fen­der con uñas y dien­tes el “no es no” de Sán­chez. To­das ellas son pér­di­das re­le­van­tes en una ca­rre­ra pa­ra la se­cre­ta­ría ge­ne­ral. Aun­que en el equi­po de Sán­chez es­tán con­ven­ci­dos de que al­gu­nos de ellos (sin pre­ci­sar nom­bres) aca­ba­rán vol­vien­do se­gún se acer­quen las pri­ma­rias y se des­hin­che la can­di­da­tu­ra de Ló­pez, ya bus­can sus­ti­tu­tos.

Bue­na par­te de sus apo­yos or­gá­ni­cos pro­vie­nen del Con­gre­so, en­tre aque­llos dipu­tados que se ne­ga­ron a aca­tar la abs­ten­ción o lo hi­cie­ron por “im­pe­ra­ti­vo”. Dos de ellos for­man tam­bién par­te del nú­cleo du­ro de la can­di­da­tu­ra del ex­se­cre­ta­rio ge­ne­ral. Jo­sé Luis Ába­los, se­cre­ta­rio ge­ne­ral de Va­len­cia, y

la as­tu­ria­na Adriana Las­tra, ex­se­cre­ta­ria de po­lí­ti­ca mu­ni­ci­pal del PSOE, son quie­nes lle­van la car­ga or­gá­ni­ca. Ellos con­tac­tan con las agru­pa­cio­nes o los ayun­ta­mien­tos fie­les y or­ga­ni­zan la con­vo­ca­to­ria de los mi­li­tan­tes. Son quie­nes de­ben man­te­ner mo­vi­li­za­das a las ba­ses.

Más allá del nú­cleo más vi­si­ble, cen­tra­do en el Con­gre­so, la can­di­da­tu­ra de Sán­chez se apo­ya mu­cho en los mu­ni­ci­pios. No es ca­sua­li­dad que su can­di­da­tu­ra se pre­sen­ta­ra en Dos Her­ma­nas, ape­nas a 30 ki­ló­me­tros de la cu­na de Su­sa­na Díaz. Su al­cal­de, Qui­co Tos­cano, es un co­no­ci­do an­ti­su­sa­nis­ta. Otro, el de Jun, Jo­sé An­to­nio Ro­drí­guez, in­clu­so lle­gó a in­ten­tar pre­sen­tar­se con­tra ella en las pri­ma­rias an­da­lu­zas, pe­ro no lo­gró re­co­ger el nú­me­ro ne­ce­sa­rio de ava­les. Fue él quien li­de­ró la re­co­gi­da de fir­mas pa­ra la con­vo­ca­to­ria in­me­dia­ta de un con­gre­so. Su pe­so en las re­des (el al­cal­de más se­gui­do de Es­pa­ña el año pa­sa­do) ser­vi­rá pa­ra lan­zar los men­sa­je de la cam­pa­ña. En el equi­po de Sán­chez tam­bién cuen­tan con el po­der de con­vo­ca­to­ria de dos re­fe­ren­tes del ala más pro­gre­sis­ta del PSOE, el exal­cal­de de San Se­bas­tián, Odón Elor­za, y el ex­can­di­da­to de Iz­quier­da So­cia­lis­ta a la se­cre­ta­ría ge­ne­ral, Jo­sé An­to­nio Pé­rez Ta­pias. El pri­me­ro es uno de los dipu­tados que más ha tra­ba­ja­do con las pla­ta­for­mas crí­ti­cas de mi­li­tan­tes. El se­gun­do cuen­ta con el aval de los más de 17.000 vo­tos, un 15%, que con­si­guió en la pri­ma­rias de 2004. Am­bos dan ade­más a la can­di­da­tu­ra de Sán­chez un au­ra de iz­quier­da au­tén­ti­ca, fren­te a la ima­gen de con­ser­va­do­ra que arras­tra Su­sa­na Díaz, o

de opor­tu­nis­ta que tra­tan de acha­car­le a Ló­pez. Se­gún es­te aná­li­sis, el ex­len­da­ka­ri so­lo bus­ca su su­per­vi­ven­cia po­lí­ti­ca. Lle­ga­do el mo­men­to, ar­gu­men­tan, pac­ta­rá con quien me­jor le ven­ga.

El ex­len­da­ka­ri es, sin em­bar­go, una de las prin­ci­pa­les preo­cu­pa­cio­nes de los san­chis­tas. Aun­que en pú­bli­co se mues­tran con­ven­ci­dos de que Ló­pez se ha que­da­do en tie­rra de na­die, co­mo una me­ra co­pia del ex­se­cre­ta­rio ge­ne­ral, en pri­va­do re­co­no­cen que pue­de res­tar apo­yos al sec­tor crí­ti­co con Su­sa­na Díaz y la ges­to­ra. Tan­to los par­ti­da­rios de una y otra can­di­da­tu­ra creen que la me­jor op­ción es que se­gún avan­ce la ca­rre­ra ha­cia la vo­ta­ción am­bas se in­te­gren y ofrez­can un fren­te co­mún an­te la pre­si­den­ta an­da­lu­za. No se po­nen de acuer­do, por su­pues­to, en quién de­be dar el paso atrás (o a un la­do). Pa­ra ello ten­drá una im­por­tan­cia de­ci­si­va la re­co­gi­da de ava­les.

Na­die du­da a día de hoy de que la pre­si­den­ta an­da­lu­za, Su­sa­na Díaz, se­rá la que más fir­mas re­co­ja. Al con­tra­rio del vo­to de las pri­ma­rias, se­cre­to, los ava­les son pú­bli­cos y cual­quie­ra pue­de com­pro­bar a quién ha apo­ya­do uno u otro mi­li­tan­te. La ca­pa­ci­dad de in­fluen­cia del apa­ra­to es, por tan­to, muy al­ta. Un ele­va­do nú­me­ro de afi­lia­dos so­cia­lis­tas han si­do, son o as­pi­ran a ser car­go pú­bli­co. Sin el apo­yo del apa­ra­to to­dos ellos sa­ben que no lo lo­gra­rán. Más du­das hay so­bre quié­nes se­rán se­gun­do o ter­ce­ro. Mien­tras que Sán­chez cuen­ta con la ma­yo­ría de pla­ta­for­mas de mi­li­tan­tes a su fa­vor, a Ló­pez le apo­yan to­dos los ba­ro­nes crí­ti­cos, con una ca­pa­ci­dad tre­men­da pa­ra re­co­ger fir­mas. Quien ga­ne la ba­ta­lla de los ava­les ten­drá un ar­gu­men­to ex­tra pa­ra pe­dir al ter­ce­ro que se re­ti­re. Mien­tras, Su­sa­na Díaz (la úni­ca can­di­da­ta ofi­cio­sa que no ha con­fir­ma­do sus in­ten­cio­nes) es­pe­ra a que lle­gue su turno. La pre­si­den­ta an­da­lu­za cuen­ta ya con en­cues­tas in­ter­nas que ava­lan su can­di­da­tu­ra. Aun­que re­fle­jan que la pre­si­den­ta se de­ja­rá más de una plu­ma en la pe­lea, no po­nen en du­da su vic­to­ria. Sus par­ti­da­rios ase­gu­ran que so­lo aca­ba­rán vo­tan­do unos 100.000 mi­li­tan­tes (115.000 en 2014), de los que el 65% ha te­ni­do pues­tos de res­pon­sa­bi­li­dad. Creen que nin­guno de ellos se atre­ve­rá a vol­ver a con­fiar a Pe­dro Sán­chez el fu­tu­ro del PSOE. Igual de se­gu­ros es­ta­ban cuan­do en oc­tu­bre da­ban por muer­to y en­te­rra­do a Sán­chez. Ve­re­mos si es­ta vez lo­gran po­ner la lá­pi­da.

I De iz­quier­da a de­re­cha y de arri­ba aba­jo, cua­tro de los co­la­bo­ra­do­res más cer­ca­nos de Sán­chez: Adriana Las­tra, Juan­ma Se­rrano, Jo­sé Luis Ába­los y Ma­rit­cha Ruiz.

Jo­sé An­to­nio Pé­rez Ta­pias en la puer­ta de la ma­dri­le­ña se­de so­cia­lis­ta de Fe­rraz.

Odón Elor­za sa­lu­da en un ac­to con mi­li­tan­tes es­ta se­ma­na en Ca­la­ta­yud (Za­ra­go­za).

El ex­pre­si­den­te del Con­gre­so y ex­len­da­ka­ri Pat­xi Ló­pez, du­ran­te la pre­sen­ta­ción de su can­di­da­tu­ra a la se­cre­ta­ría ge­ne­ral.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.