Be­bés bom­ba, la úl­ti­ma ar­ma de Bo­ko Ha­ram

Uni­cef aler­ta del pe­li­gro de que se ex­tien­da el uso de re­cién nacidos pa­ra bur­lar los con­tro­les po­li­cia­les.

Tiempo - - SUMARIO - Ca­ro­li­na Val­dehí­ta

Ha­ce un año, la in­fan­cia de­ja­ba de ins­pi­rar can­dor pa­ra sus­ci­tar ho­rror en Ni­ge­ria. El gru­po te­rro­ris­ta Bo­ko Ha­ram ha­bía in­cre­men­ta­do sus ata­ques con­tra la po­bla­ción lo­cal va­lién­do­se de me­no­res de edad pa­ra ho­rror de las au­to­ri­da­des. El nú­me­ro de ni­ñas y de mu­je­res ka­mi­ka­zes se dis­pa­ra­ba sin que na­die pu­die­ra evi­tar­lo.

Aho­ra, el prin­ci­pal gru­po te­rro­ris­ta de Áfri­ca ha lle­va­do la pe­sa­di­lla has­ta otro ni­vel. La ima­gen clásica de la ma­ter­ni­dad afri­ca­na, una mu­jer por­tan­do su be­bé a la es­pal­da, se ha con­ver­ti­do en un ar­ma de do­ble fi­lo.

A me­dia­dos de enero, una mu­jer y dos ni­ñas co­me­tían un ata­que sui­ci­da con­jun­to en uno de los mer­ca­dos prin­ci­pa­les de Ma­da­ga­li, la úl­ti­ma ciu­dad de Ada­ma­wa que ha­ce fron­te­ra con el Es­ta­do de Borno, don­de Bo­ko Ha­ram co­me­te la ma­yor par­te de sus ata­ques en sue­lo ni­ge­riano. La mu­jer con­si­guió pa­sar des­aper­ci­bi­da an­te los ojos de los guar­das que vi­gi­la­ban el en­torno, pre­ci­sa­men­te por lle­var un be­bé co­mo me­jor ga­ran­te de in­te­gri­dad.

Es­ca­la­da si­nies­tra.

Las dos ni­ñas que la acom­pa­ña­ban, sin em­bar­go, fue­ron in­ter­cep­ta­das por los efec­ti­vos de se­gu­ri­dad. Al ver­se des­cu­bier­tas, de­to­na­ron uno de los jue­gos de ex­plo­si­vos que lle­va­ban. Se­gún las no­ti­cias lo­ca­les, cua­tro per­so­nas per­die­ron la vi­da ade­más de las tres ka­mi­ka­zes y el be­bé.

Las au­to­ri­da­des ni­ge­ria­nas se apre­su­ra­ron a con­de­nar el ata­que te­rro­ris­ta y a aler­tar del gra­ve pe­li­gro que su­po­ne pa­ra la in­fan­cia el uso in­dis­cri­mi­na­do de be­bés pa­ra per­pe­trar aten­ta­dos. “Es­ta es la pri­me­ra oca­sión en el con­flic­to que pa­de­ce el no­res­te de Ni­ge­ria que el Fon­do de Na­cio­nes Uni­das pa­ra la In­fan­cia (Uni­cef) ha oí­do ha­blar de un be­bé pre­sun­ta­men­te uti­li­za­do en un in­ten­to de en­ga­ñar a las Fuer­zas de Se­gu­ri­dad. Si es cier­to, es­ta­mos su­ma­men­te preo­cu­pa­dos por es­ta evo­lu­ción”, re­la­tan a TIEM­PO

des­de la ofi­ci­na de Uni­cef en Abu­ya, la ca­pi­tal ni­ge­ria­na. “Des­de enero de 2014, apro­xi­ma­da­men­te 50 ni­ños, al me­nos 40 de ellos ni­ñas, han si­do uti­li­za­dos en los lla­ma­dos ata­ques sui­ci­das en el no­res­te de Ni­ge­ria”, sub­ra­ya la agen­cia de la ONU.

El au­men­to ha si­do es­pec­ta­cu­lar: se pa­só de cua­tro ni­ñas en 2014 a 21 en 2015 y a quin­ce ni­ñas y cua­tro ni­ños en 2016. En lo que lle­va­mos de año, seis me­no­res han muer­to in­mo­lán­do­se en mer­ca­dos lo­ca­les. “Ellos son las víc­ti­mas del con­flic­to”, in­sis­te la or­ga­ni­za­ción de de­fen­sa de la in­fan­cia.

Si bien el Go­bierno de Ni­ge­ria man­tie­ne des­de fi­na­les del año pa­sa­do que el fi­nal del gru­po te­rro­ris­ta se en­cuen­tra muy pró­xi­mo, la mul- ti­pli­ca­ción de ata­ques con­tra ci­vi­les du­ran­te las úl­ti­mas se­ma­nas de­mues­tra lo con­tra­rio. Al­gu­nos ana­lis­tas se­ña­lan que los te­rro­ris­tas han su­fri­do va­rias pér­di­das, tan­to te­rri­to­ria­les co­mo en­tre sus mi­li­tan­tes, y que los úl­ti­mos aten­ta­dos son un in­ten­to de­ses­pe­ra­do de mos­trar que aún que­da mu­cho por ha­cer pa­ra aca­bar con ellos. Otros ase­gu­ran que la lim­pie­za de in­sur­gen­tes en el bos­que de Sam­bi­sa, si­tua­do al no­res­te del país y don­de se sos­pe­cha que se en­cuen­tran las ni­ñas se­cues­tra­das en la al­dea de Chi­bok en 2014, es­tá sien­do un éxi­to.

Tres mi­llo­nes de re­fu­gia­dos.

Des­de que Bo­ko Ha­ram co­men­za­se en 2009 una gue­rra san­grien­ta reivin­di­can­do su te­rro­rí­fi­ca ver­sión de la sha­ria, mi­les de per­so­nas han per­di­do la vi­da, prin­ci­pal­men­te en Ni­ge­ria, aun­que tam­bién en paí­ses ve­ci­nos co­mo Chad, Ca­me­rún y Ní­ger. El nú­me­ro de des­pla­za­dos in­ter­nos y re­fu­gia­dos po­dría su­pe­rar ac­tual­men­te los tres mi­llo­nes, se­gún ha aler­ta­do re­cien­te­men­te la ONG Mé­di­cos Sin Fron­te­ras.

A me­dia­dos de enero, las Fuer­zas Aé­reas ni­ge­ria­nas bom­bar­dea­ron por error un cam­pa­men­to de re­fu­gia­dos de la lo­ca­li­dad de Rann, en Borno. El ata­que se co­bró la vi­da de al me­nos 90 per­so­nas, la ma­yo­ría mu­je­res y ni­ños.

Los aten­ta­dos yiha­dis­tas se han mul­ti­pli­ca­do en Ni­ge­ria en las úl­ti­mas se­ma­nas

Unos hom­bres re­ti­ran los res­tos de un vehícu­lo tras un aten­ta­do te­rro­ris­ta en Mai­du­gu­ri, ca­pi­tal del Es­ta­do ni­ge­riano de Borno.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.