La mal­di­ción del mer­ca­do es­tre­cho

Las cuen­tas de los ban­cos en 2016 mues­tran la mis­ma ten­den­cia de los úl­ti­mos años, con már­ge­nes en de­ca­den­cia, pe­ro ade­más dan fe de un nue­vo es­tre­cha­mien­to del mer­ca­do de prés­ta­mos y de­pó­si­tos de clien­tes.

Tiempo - - SUMARIO - Jo­sé María Vals jm­vals@gru­po­ze­ta.es

El Ban­co de Es­pa­ña ve­nía ad­vir­tien­do des­de ha­ce me­ses so­bre la nue­va es­tra­te­gia de los aho­rra­do­res. Vis­to que el di­ne­ro guar­da­do en el ban­co no les da na­da, op­tan en un al­to por­cen­ta­je por re­du­cir deu­das. Es­te fe­nó­meno, de­no­mi­na­do téc­ni­ca­men­te desapa­lan­ca­mien­to, ter­mi­na lle­gan­do a las cuen­tas de la ban­ca y con­di­cio­nan­do el fu­tu­ro de sus de­ci­sio­nes. Las ci­fras de 2016 no ha­cen sino con­fir­mar to­do es­to y vol­ver a abrir un año, el 2017, con in­cer­ti­dum­bres y bús­que­da de nue­vos ne­go­cios que ase­gu­ren a los ban­cos un ni­vel acep­ta­ble de be­ne­fi­cios.

En gran­des nú­me­ros, San­tan­der y BBVA se han vuel­to a con­ver­tir en los gi­gan­tes del sec­tor en Es­pa­ña, con be­ne­fi­cios ne­tos de 6.204 y 3.475 mi­llo­nes de eu­ros, res­pec­ti­va­men­te, lo que im­pli­ca in­cre­men­tos del 4% en el ca­so del San­tan­der y del 31,5% en el de BBVA. Es­tas ci­fras com­pren­den to­do el ne­go­cio de am­bos ban­cos, que ga­nan mu­cho más di­ne­ro fue­ra de Es­pa­ña que den­tro de nues­tras fron­te­ras. Por ejem­plo, la ac­ti­vi­dad ban­ca­ria del San­tan­der apor­ta so­lo el 12% del be­ne­fi­cio del gru­po, fren­te al 21% de Bra­sil, el 20% del Reino Uni­do o el 13 de su so­cie­dad fi­nan­cie­ra San­tan­der Con­su­mer Fi­nan­ce, que en­glo­ba, en­tre otras, par­te del ne­go­cio de las tar­je­tas de pa­go de El Cor­te In­glés y Cor­te­fiel en Es­pa­ña. En el ca­so de BBVA, el 46% del be­ne­fi­cio pro­vie­ne de Mé­xi­co, el 18% de Su­ra­mé­ri­ca, el 14% de Tur­quía y so­lo un 7% es ge­ne­ra­do en Es­pa­ña. El Sa­ba­dell, por su par­te, cuen­ta con una fi­lial en el Reino Uni­do que le da el 25% del be­ne­fi­cio to­tal.

Pa­ra po­der com­pa­rar la ac­ti­vi­dad ban­ca­ria de es­tos dos gran­des con el res­to del sec­tor y ana­li­zar las es­tra­te­gias de ca­da cual en el mer­ca­do in­te­rior, es me­jor cen­trar el ti­ro en las cuen­tas de Es­pa­ña. Y aquí las di­fe­ren­cias co­mien­zan a ha­cer­se mu­cho más pe­que­ñas. Ana­li­zan­do úni­ca­men­te el ne­go­cio pro­pio de ca­da ban­co, el be­ne­fi­cio ob­te­ni­do en Es­pa­ña es de 1.022 mi­llo­nes pa­ra el San­tan­der, 912 pa­ra BBVA, 804 en Ban­kia y 531 en Sa­ba­dell. Pe­ro esas ci­fras son en­ga­ño­sas, pues­to que los dos gran­des se­pa­ran en una cuen­ta apar­te el agu­je­ro que les ge­ne­ra su las­tre in­mo­bi­lia­rio, que en 2016 ha as­cen­di­do a 326 mi­llo­nes en el ca­so del San­tan­der y a 595 mi­llo­nes en BBVA. Des­con­ta­das es­tas can­ti­da­des, el be­ne­fi­cio to­tal en Es­pa­ña de am­bas en­ti­da­des es de 696 mi­llo­nes pa­ra el San­tan­der y de 317 mi­llo­nes pa­ra BBVA. Los 531 mi­llo­nes de Sa­ba­dell ya con­tem­plan una pér­di­da an­tes de im­pues­tos de 908 mi­llo­nes de eu­ros de su ac­ti­vi­dad in­mo­bi­lia­ria.

Es­cu­dri­ñan­do un po­co más en las cuen­tas de ca­da uno, y de­jan­do apar­te el ca­so par­ti­cu­lar del Po­pu­lar, afec­ta­do por una re­con­si­de­ra­ción ge­ne­ral de su ne­go­cio y de sus ci­fras anua­les, pue­de ob­ser­var­se có­mo una par­te im­por­tan­te de las di­fe­ren­cias en­tre unos y otros han ve­ni­do mar­ca­das por có­mo ha res­pon­di­do ca­da en­ti­dad al es­tre­cha­mien­to de los már­ge­nes y del mer­ca­do. Pa­ra el con­jun­to de es­tos cua­tro gran­des ban­cos, el mar­gen de in­tere­ses (la di­fe­ren­cia en­tre lo que co­bran por los prés­ta­mos y lo que pagan por los de­pó­si­tos) ha caí­do un 6,4% en 2016. El úni­co que sube es el Sa­ba­dell. La ma­yor caí­da se pro­du­ce en Ban­kia (-18%), se­gui­da de San­tan­der (-10,3%) y BBVA (-2,9%).

Más co­mi­sio­nes. En dos ca­sos, San­tan­der y Sa­ba­dell, han lo­gra­do in­cre­men­tar a lo lar­go del pa­sa­do año el vo­lu­men de co­mi­sio­nes co­bra­das a los clien­tes (un 55,5% y un 1,4%, res­pec­ti­va­men­te), mien­tras que Ban­kia las ha vis­to caer en un 11,3% y BBVA la re­du­jo en un 6,5%. Es­to, que tie­ne que ver con los nue­vos pro­duc­tos que lan­zan los ban­cos y su es­tra­te­gia co­mer­cial, tam­bién tie­ne al­go de tru­co, por­que mien­tras que el res­to de los ban­cos pue­de com­pe­tir li­bre­men­te sin cor­ta­pi­sas en un mer­ca­do ca­da vez más es­tre­cho, Ban­kia, al es­tar so­me­ti­da aún a los con­di­cio­nan­tes que pu­so la Unión Eu­ro­pea con mo­ti­vo de su res­ca­te, no pue­de em­pren­der de­ter­mi­na­das ac­cio­nes co­mer­cia­les que pue­dan ser con­si­de­ra­das agre­si­vas. Los ac­tua­les di­rec­ti­vos de la en­ti­dad con­fían en que di­chas cor­ta­pi­sas sean abo­li­das en breve.

En cuan­to al vo­lu­men de ne­go­cio que ma­ne­ja ca­da uno de los ban­cos en li­za, so­lo Sa­ba­dell y San­tan­der dan un sal­to cua­li­ta­ti­vo en la ci­fra de de­pó­si­tos de clien­tes que au­men­ta­ron un 3% y un 1,1%, res­pec­ti­va­men­te, en 2016. En am­bos ca­sos se tra­ta de la re­co­gi­da de fru­tos por sus cam­pa­ñas de cap­ta­ción de clien­tes y en el San­tan­der tie­ne que ver con

la apues­ta de­ci­di­da por la cuen­ta 1,2,3. BBVA vio caer sus de­pó­si­tos de clien­tes en un 4,5% el pa­sa­do año y Ban­kia lo hi­zo en un 3,3%.

Por el la­do del cré­di­to, que es de don­de los ban­cos de­be­rían sa­car el mon­tan­te prin­ci­pal de sus re­cur­sos, los cua­tro ban­cos han re­gis­tra­do des­cen­sos. El ma­yor es el de Ban­kia, que ha ba­ja­do un 5,3% en el año 2016, se­gui­da por el 1,6% de BBVA y el 1,5% que han caí­do las ci­fras de prés­ta­mos de San­tan­der y Sa­ba­dell. Es­to, ade­más del desapa­lan­ca­mien­to de los ho­ga­res, tie­ne que ver tam­bién con el ma­yor cui­da­do que aho­ra tie­nen las en­ti­da­des fi­nan­cie­ras a la ho­ra de ca­li­brar los ries­gos que co­rren cuan­do dan un cré­di­to a un clien­te. Es­to ha­ce más di­fí­cil el ac­ce­so al di­ne­ro y da co­mo re­sul­ta­do que el mon­tan­te de los nue­vos prés­ta­mos que otor­gan los ban­cos no com­pen­sa el de los cré­di­tos que des­apa­re­cen de su ba­lan­ce por­que los clien­tes los cancelan a su ven­ci­mien­to o de for­ma an­ti­ci­pa­da.

Es ver­dad tam­bién que las cuen­tas de 2016 se han vis­to las­tra­das por las pro­vi­sio­nes de fon­dos que han te­ni­do que ha­cer los ban­cos pa­ra res­pon­der de las po­si­bles de­vo­lu­cio­nes de di­ne­ro co­bra­do in­de­bi­da­men­te por la apli­ca­ción de las de­no­mi­na­das cláu­su­las sue­lo. Ese efec­to no se vol­ve­rá a pro­du­cir pre­vi­si­ble­men­te en 2017, con lo que las ci­fras de be­ne­fi­cios ten­de­rán a me­jo­rar. Y por otro la­do, exis­te una apues­ta ge­ne­ra­li­za­da de los pro­pios ban­cos y de los ana­lis­tas por una subida del ti­po de in­te­rés de las hi­po­te­cas en los pró­xi­mos me­ses que au­men­ta­rá los már­ge­nes.

Jo­sé Ignacio Goi­ri­gol­za­rri, pre­si­den­te de Ban­kia, pro­me­te más di­vi­den­dos pa­ra los ac­cio­nis­tas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.