En­tre­vis­ta: Jo­sé Ma­nuel Villegas

“Ca­ta­lu­ña es una bi­ci­cle­ta es­tá­ti­ca en la que al­gu­nos pe­da­lean sin mo­ver­se del si­tio”

Tiempo - - SUMARIO - A. Ro­drí­guez POR aro­dri­guez.tiem­po@gru­po­ze­ta.es Pa­co Lla­ta FO­TOS:

SE­CRE­TA­RIO GE­NE­RAL DE CIUDADANOS. El nú­me­ro dos de Al­bert Ri­ve­ra nie­ga que la for­ma­ción na­ran­ja se va­ya a de­re­chi­zar en su con­gre­so de es­ta se­ma­na y avi­sa de que Ciudadanos cam­bia­rá de es­tra­te­gia en 2019 pa­ra en­trar en los Go­bier­nos au­to­nó­mi­cos y mu­ni­ci­pa­les, don­de has­ta aho­ra no que­rían si­llo­nes.

Ciudadanos ce­le­bra es­te fin de se­ma­na su IV Asam­blea en la lo­ca­li­dad ma­dri­le­ña de Cos­la­da pa­ra de­mos­trar que ha de­ja­do atrás sus orí­ge­nes ca­ta­la­nes. El equi­po de Al­bert Ri­ve­ra ha sa­li­do re­ele­gi­do al fren­te de la for­ma­ción con el apo­yo del 87% de los afi­lia­dos, aun­que so­lo un ter­cio ejer­ció el vo­to. Jo­sé Ma­nuel Villegas asu­mi­rá a par­tir de aho­ra más po­de­res co­mo nú­me­ro dos del par­ti­do. ¿En qué con­sis­ten esas nue­vas atri­bu­cio­nes su­yas den­tro de Ciudadanos? En coor­di­nar el día a día del par­ti­do. Por un la­do es­tán las áreas eje­cu­ti­vas: or­ga­ni­za­ción, car­gos ins­ti­tu­cio­na­les o co­mu­ni­ca­ción. Y lue­go es­tán las áreas po­lí­ti­cas. Que­re­mos que es­tén coor­di­na­das y que va­yan to­das a una. El re­to es mon­tar una es­truc­tu­ra, la au­to­nó­mi­ca y pro­vin­cial, que no te­nía­mos has­ta aho­ra y, so­bre to­do, aten­der e im­pul­sar allí don­de la co­sa fun­cio­na peor. ¿Dón­de fun­cio­na peor el par­ti­do? Es­tá cla­ro que una de nues­tras prio­ri­da­des son aque­llas cin­co co­mu­ni­da­des en las que no te­ne­mos re­pre­sen­ta­ción au­to­nó­mi­ca: Ca­na­rias, Cas­ti­lla-La Man­cha, País Vas­co, Ga­li­cia y Na­va­rra. Un te­ma que se va a de­ba­tir en el con­gre­so es có­mo de­fi­nir­se. El equi­po de Ri­ve­ra quie­re pa­sar de la so­cial­de­mo­cra­cia con la que se fun­dó en 2006 al tér­mino li­be­ral-pro­gre­sis­ta. ¿So­lo es un cam­bio ter­mi­no­ló­gi­co? Ni si­quie­ra es un cam­bio de de­fi­ni­ción, sino un cam­bio de en­fo­que. Te­nía­mos un do­cu­men­to en el que se de­cía de dón­de ve­nía­mos, por qué ha­bía­mos na­ci­do y de qué fuen­tes be­bía­mos. Se­gui­mos en la idea de que la sen­si­bi­li­dad so­cial es im­por­tan­te jun­to a las li­ber­ta­des in­di­vi­dua­les, pe­ro des­de ha­ce años es­ta­mos en Eu­ro­pa en el blo­que de los de­mó­cra­ta-li­be­ra­les. No es­ta­mos allí con los so­cia­lis­tas ni con los con­ser­va­do­res, por lo tan­to in­clui­mos en el do­cu­men­to ese cam­bio de pers­pec­ti­va. En­ton­ces, ¿no ha­brá cam­bios en el idea­rio po­lí­ti­co de Ciudadanos? No cam­bia en na­da la ac­tua­ción del par­ti­do. Nues­tras ac­tua­cio­nes van a ser las mis­mas. ¿Y qué res­pon­den a los afi­lia­dos que les acu­san de de­re­chi­zar el par­ti­do con es­te cam­bio de ter­mi­no­lo­gía? Que no hay de­re­chi­za­ción ni iz­quier­di­za­ción, sino que hay que de­fi­nir dón­de es­ta­mos. No va a cam­biar la ac­tua­ción del par­ti­do y los pro­gra­mas elec­to­ra­les que te­ne­mos o he­mos te­ni­do son per­fec­ta­men­te vá­li­dos. Lo úni­co que ha­ce­mos en ese do­cu­men­to es ex­pli­car a los es­pa­ño­les dón­de es­ta­mos. La in­ten­ción es de­jar­lo ne­gro so­bre blan­co. El pe­rio­do pre­con­gre­sual ha es­po­lea­do a las vo­ces crí­ti­cas. En su ca­so, ¿có­mo han en­ca­ja­do ese 12% de afi­lia­dos que han pre­fe­ri­do op­cio­nes dis­tin­tas a las de Al­bert Ri­ve­ra? Efec­ti­va­men­te, en mo­men­tos de con­gre­so, el par­ti­do tie­ne que mi­rar ha­cia den­tro y de­ci­dir si se ha he­cho bien o mal, y quién lo pue­de ha­cer me­jor. Creo que es bueno que el res­to del tiem­po en­tre con­gre­sos mi­re­mos ha­cia fue­ra, las ne­ce­si­da­des de la so­cie­dad. Pe­ro en es­tos dos me­ses de pe­rio­do pre­con­gre­sual es bueno que ha­ga­mos ese ejer­ci­cio de re­fle­xión y ver qué que­re­mos ser. No­so­tros es­ta­mos sa­tis­fe­chos con el 87% de apo­yos, una ci­fra su­fi­cien­te pa­ra pen­sar que la ges­tión de es­ta Eje­cu­ti­va es­tá res­pal­da­da y que el pro­yec­to que re­pre­sen­ta Ri­ve­ra pa­ra el fu­tu­ro tie­ne el res­pal­do ma­yo­ri­ta­rio. ¿No se po­dría me­jo­rar el que la cam­pa­ña de los otros can­di­da­tos fue­se tan cor­ta, de ape­nas dos días? To­do es me­jo­ra­ble, pe­ro Ri­ve­ra ma­ni­fes­tó su in­ten­ción de pre­sen­tar­se ha­ce dos me­ses. Lue­go la can­di­da­tu­ra se pre­sen­tó cuan­do se te­nía que pre­sen­tar. Es­tas per­so­nas que se han pre­sen­ta­do no lo die­ron a co­no­cer an­tes, cuan­do tu­vie­ron dos me­ses de tiem­po. En to­do ca­so, es­ta­mos con­ten­tos de un pro­ce­so en el que cual­quier afi­lia­do, sin ne­ce­si­dad de re­co­ger ava­les ni de una an­ti­güe­dad en el par­ti­do, pue­da pos­tu­lar­se li­bre­men­te pa­ra pre­si­dir es­te pro­yec­to. ¿No les preo­cu­pa el ín­di­ce tan ba­jo que hu­bo en la vo­ta­ción, con so­lo un ter­cio de la mi­li­tan­cia? De en­tra­da, es bueno el me­ca­nis­mo pa­ra que to­do el mun­do par­ti­ci­pe. An­te una vo­ta­ción que se pre­vea más ajus­ta­da o con más op­cio­nes de cam­bio, su­pon­go que ha­bría un in­cen­ti­vo ma­yor a par­ti­ci­par, pe­ro el sis­te­ma es bueno y lo ins­tau­ró es­ta Eje­cu­ti­va. Hay otra ci­fra lla­ma­ti­va, la de 23.000 afi­lia­dos con de­re­cho a vo­to. Más de

7.000 mi­li­tan­tes se han que­da­do fue­ra al no es­tar al co­rrien­te de pa­go con las cuo­tas. ¿No im­pli­ca ello un cier­to can­san­cio en la mi­li­tan­cia? Siem­pre hay in­ci­den­cias, pe­ro no so­mos co­mo otros par­ti­dos que acu­mu­lan gen­te en su cen­so aun­que ha­yan de­ja­do de pa­gar. No­so­tros te­ne­mos un me­ca­nis­mo en el que no pue­des vo­tar des­de el mo­men­to en el que tie­nes una in­ci­den­cia en el pa­go. Lue­go, a los seis me­ses se le da de ba­ja au­to­má­ti­ca­men­te si per­sis­te en el im­pa­go. Nues­tro cen­so no es­tá lleno de ca­dá­ve­res. ¿Cuál es la apor­ta­ción eco­nó­mi­ca que ha­cen los afi­lia­dos? Diez eu­ros al mes, que se pa­san en cuo­tas bi­men­sua­les de 20 eu­ros. En Ca­ta­lu­ña ha ha­bi­do una lis­ta, la de Me­jor Uni­dos, que ha su­pe­ra­do a la ofi­cia­lis­ta. La en­ca­be­za Jor­di Ca­ñas, que fue uno de los fun­da­do­res de Ciudadanos. ¿Có­mo han en­ca­ja­do esa de­rro­ta? ¿No es sin­to­má­ti­co an­te las crí­ti­cas de cier­ta la­xi­tud por par­te de Inés Arri­ma­das a la ho­ra de en­fren­tar­se al se­ce­sio­nis­mo? No lo ve­mos así. Es una lis­ta ami­ga, con gen­te con la que he­mos tra­ba­ja­do y se­gui­mos ha­cién­do­lo. Te­ne­mos una vi­sión si­mi­lar en un 90%, con un en­fo­que di­fe­ren­te so­bre va­lo­res y si se tie­ne que ha­cer una de­fen­sa de lo que fui­mos y có­mo na­ci­mos. Pe­ro esa di­fe­ren­cia de en­fo­que no tie­ne nin­gu­na re­per­cu­sión en la ac­ción dia­ria del par­ti­do. En Ca­ta­lu­ña ha ha­bi­do un runrún, más me­diá­ti­co que in­terno, por­que en los ór­ga­nos no se han plan­tea­do esas po­si­bles di­fe­ren­cias. To­do el par­ti­do es­tá de­trás de Arri­ma­das, que es la que es­tá dan­do la ca­ra en Ca­ta­lu­ña y sa­be­mos que es el prin­ci­pal di­que de con­ten­ción de los se­pa­ra­tis­tas co­mo je­fa de opo­si­ción. ¿Se es­tán pre­pa­ran­do pa­ra un po­si­ble ade­lan­to del re­fe­rén­dum de in­de­pen­den­cia en Ca­ta­lu­ña? Se­gui­mos en el día de la marmota. Ya hu­bo un re­fe­rén­dum ile­gal [el 9-N de 2014] y aho­ra lo quie­ren vol­ver a ha­cer. Lue­go unas elec­cio­nes au­to­nó­mi­cas que lla­ma­ron “ple­bis­ci­ta­rias” y que aho­ra no sé có­mo que­rrán lla­mar. Pe­ro no es na­da más que esa bi­ci­cle­ta es­tá­ti­ca en la que es­tán al­gu­nos, dan­do pe­da­la­das pe­ro sin mo­ver­se del si­tio. Es­ta­mos re­pi­tien­do ci­clos que ya he­mos pa­sa­do en Ca­ta­lu­ña, sin pen­sar en los pro­ble­mas reales de los ca­ta­la­nes. Ciudadanos es­tá pre­pa­ra­do an­te cual­quier acon­te­ci­mien­to. Si hay elec­cio­nes an­ti­ci­pa­das, es­ta­mos lis­tos pa­ra esas au­to­nó­mi­cas. La úni­ca for­ma de aca­bar con es­te pro­ce­so ago­ta­dor es ga­nán­do­le las elec­cio­nes a los se­pa­ra­tis­tas y que ha­ya un Go­bierno al­ter­na­ti­vo, cons­ti­tu­cio­na­lis­ta y que se preo­cu­pe por los pro­ble­mas de los ca­ta­la­nes. ¿Qué de­be ha­cer el Go­bierno si se po­ne en mar­cha la ma­qui­na­ria po­lí­ti­ca en Ca­ta­lu­ña pa­ra el re­fe­rén­dum? Tie­ne que ha­cer dos co­sas. Por un la­do, ha­cer cum­plir la ley. Lo mí­ni­mo que se pue­de es­pe­rar de un Go­bierno es que ha­ga cum­plir la Cons­ti­tu­ción, el Es­ta­do de De­re­cho y las le­yes de­mo­crá­ti­cas. No se pue­de asu­mir ni acep­tar nin­gún re­to a las le­yes de­mo­crá­ti­cas. Por otro la­do, tam­bién tie­ne que dar so­lu­cio­nes po­lí­ti­cas, no a lo que re­cla­men los se­pa­ra­tis­tas e in­de­pen­den­tis­tas, sino a los pro­ble­mas reales de los ciudadanos en Ca­ta­lu­ña. Por ejem­plo, una ac­ción y aten­ción ade­cua­da pa­ra la sa­ni­dad, la edu­ca­ción y las po­lí­ti­cas so­cia­les. Tam­bién unas in­fra­es­truc­tu­ras que ha­gan más fá­cil la vi­da de los ca­ta­la­nes y ese co­rre­dor del Me­di­te­rrá­neo tan de­ci­si­vo pa­ra Ca­ta­lu­ña y el Le­van­te. Uno de sus do­cu­men­tos di­ce que Ciudadanos se tie­ne que ir pre­pa­ran­do pa­ra en­trar “con fuer­za” en Go­bier­nos en 2019. ¿Por qué en ese mo­men­to y no aho­ra? En 2015 lle­ga­mos a al­gu­nos acuer­dos en co­mu­ni­da­des au­tó­no­mas y di­ji­mos que no que­ría­mos si­llo­nes, sino con­di­cio­nar po­lí­ti­cas. Ve­mos que es bueno lle­var esos acuer­dos has­ta el fi­nal siem­pre que los Go­bier­nos cum­plan lo que pac­ta­ron. Es bueno aca­bar ese ci­clo, pe­ro tam­bién que el par­ti­do se va­ya pre­pa­ran­do. En­trar en un Go­bierno no es al­go que se pue­da ha­cer ale­gre­men­te, pe­ro en al­gu­nas ciu­da­des ve­mos que son go­ber­na­das por gen­te que no sa­be ges­tio­nar y los ciudadanos es­tán su­frien­do esas con­se­cuen­cias, así que en 2019 ten­dre­mos una ac­ti­tud di­fe­ren­te. ¿Por qué rom­pe­rían el pac­to de in­ves­ti­du­ra con Su­sa­na Díaz si ella aban­do­na la Jun­ta de An­da­lu­cía? Se re­vi­sa­ría el pac­to, ha­bría que vol­ver a ha­blar. Los pac­tos tras­cien­den las per­so­nas, pe­ro un pac­to de in­ves­ti­du­ra tam­bién im­pli­ca apo­yar a un can­di­da­to. No ha­brá un tras­pa­so au­to­má­ti­co de Díaz al can­di­da­to que ella eli­ja. ¿Qué di­cen a quie­nes les ven en otras co­mu­ni­da­des co­mo la mar­ca blan­ca del PP? Lo mis­mo que lo que nos di­cen en An­da­lu­cía por ir con el PSOE, que he­mos ve­ni­do pa­ra cam­biar las co­sas y pa­ra eso hay que pac­tar.

“EN 2019 QUE­RE­MOS EN­TRAR CON FUER­ZA EN LOS GO­BIER­NOS” “ARRI­MA­DAS ES EL DI­QUE DE CON­TEN­CIÓN CON­TRA LOS SE­PA­RA­TIS­TAS”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.