Sán­chez y la pa­so­ki­za­ción del PSOE

Su de­ci­sión re­abre he­ri­das no ci­ca­tri­za­das, in­te­rrum­pien­do el pro­ce­so de cu­ra­ción pres­cri­to por la ges­to­ra.

Tiempo - - SUMARIO - AGUSTÍN VA­LLA­DO­LID

“Se­ré vues­tro can­di­da­to”, anun­ció Pe­dro Sán­chez en Dos Her­ma­nas an­te un pú­bli­co en­tre­ga­do, ad­ju­di­cán­do­se el pa­pel de in­tér­pre­te su­pre­mo de la mi­li­tan­cia. Lue­go co­gió un es­pray y so­bre una pa­red pre­pa­ra­da al efec­to es­cri­bió el que va a ser uno de los es­ló­ga­nes de su cam­pa­ña en las pri­ma­rias: “So­mos so­cia­lis­tas”. Los de­más no; los de­más, aque­llos que no com­par­ten sus po­si­cio­nes e ideas, son otra co­sa, pe­ro no so­cia­lis­tas. De ahí que no sor­pren­die­ra en ex­ce­so la reac­ción de los “de­más”, por bo­ca del nú­me­ro dos del PSOE an­da­luz, Juan Cor­ne­jo: “Ya es­tá bien de de­ma­go­gia, de fa­la­cias y de en­ga­ñar”.

Y es que en los dos años en los que ocu­pó la se­cre­ta­ría ge­ne­ral, las ape­la­cio­nes de Pe­dro Sán­chez a la mi­li­tan­cia fue­ron más bien es­ca­sas. Des­de lue­go, nin­gún in­te­rés de­mos­tró en con­sul­tar a las ba­ses cuan­do to­mó de­ci­sio­nes de ca­la­do es­tra­té­gi­co. No lo hi­zo cuan­do ne­go­ció con Ciudadanos, ni con Po­de­mos, y mu­cho me­nos cuan­do se subió a la bu­rra del “no es no”, a la fron­tal ne­ga­ti­va a que go­ber­na­ra el par­ti­do más vo­ta­do, y con­ce­der así al país una tre­gua que per- mi­tie­ra una cier­ta es­ta­bi­li­dad po­lí­ti­ca. Y ahí si­gue, en el mon­te, con­ven­ci­do de que le arre­ba­ta­ron el li­de­raz­go de for­ma tai­ma­da, en con­tra del sen­tir ma­yo­ri­ta­rio de los mi­li­tan­tes.

Cla­ro, que la cul­pa no es so­lo su­ya. A Pe­dro Sán­chez le re­ga­la­ron la se­cre­ta­ría ge­ne­ral del PSOE sin que hu­bie­ra acre­di­ta­do nin­gún mé­ri­to. El apa­ra­to se con­ju­ró pa­ra im­pe­dir que ga­na­ra Eduar­do Ma­di­na, y les va­lía cual­quie­ra que asu­mie­ra sin re­chis­tar las con­di­cio­nes de tem­po­ra­li­dad exi­gi­das. Sán­chez acep­tó sin ma­yo­res pro­ble­mas, pa­só de ser un es­la­bón más del apa­ra­to al pri­me­ro de sus re­pre­sen­tan­tes. Lo que na­die pre­vió es que le iba a co­ger gus­to al si­llón. Pa­re­cía que los so­cia­lis­tas, su­pe­ra­dos los efec­tos trau­má­ti­cos del Co­mi­té Fe­de­ral en el que des­tro­na­ron al in­dis­ci­pli­na­do

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.