POR­TA­DA So­lo pue­de que­dar uno

Igle­sias y Erre­jón se en­fren­ta­rán en Vis­ta­le­gre II en el fin de­fi­ni­ti­vo de un idi­lio que du­ró po­co y pron­to dio en­tra­da a otras per­so­nas den­tro del cam­bian­te nú­cleo du­ro del se­cre­ta­rio ge­ne­ral.

Tiempo - - SUMARIO - Por Cla­ra Pi­nar cpi­nar.tiem­po@gru­po­ze­ta.es

Ha­ce dos se­ma­nas, el se­cre­ta­rio ge­ne­ral de Po­de­mos, Pa­blo Igle­sias, con­vo­có a una reunión a los pro­mo­to­res de más de una vein­te­na de pro­pues­tas pa­ra la Asam­blea Ciu­da­da­na de Vis­ta­le­gre –su se­gun­do con­gre­so, Vis­ta­le­gre II–, so­bre có­mo or­ga­ni­zar Po­de­mos o cuá­les de­ben ser sus lí­neas de ac­tua­ción. Igle­sias les pre­sen­tó sus do­cu­men­tos y les ofre­ció en­men­dar­los pa­ra lle­gar a un acuer­do. El re­sul­ta­do ha­bría si­do la “uni­dad” que, al me­nos en teo­ría, to­dos desea­ban. Tam­bién, que Vis­ta­le­gre II se­ría un re­man­so de paz con los acuer­dos ata­dos sin ne­ce­si­dad de con­sul­tar a los mi­li­tan­tes.

Pe­ro el re­sul­ta­do fue muy dis­tin­to. Igle­sias pre­sen­ció la ac­ti­tud po­co co­la­bo­ra­do­ra, se­gún uno de los pre­sen­tes, de su has­ta aho­ra nú­me­ro dos y al­ma má­ter de Po­de­mos, Íñi­go Erre­jón, que na­da más sa­lir del en­cuen­tro de­jó cla­ra su pre­fe­ren­cia por que las ba­ses ha­bla­ran, es de­cir, por lle­gar sin acuer­dos a Vis­ta­le­gre II. Mi­guel Ur­bán, lí­der de An­ti­ca­pi­ta­lis­tas, la ter­ce­ra co­rrien­te con más fuer­za, tam­bién desoyó la ofer­ta y pre­sen­tó su pro­pio do­cu­men­to pa­ra tra­tar de for­jar un acuer­do. Igle­sias tu­vo que es­cu­char in­clu­so a mi­li­tan­tes mu­cho me­nos des­ta­ca­dos de­cir que hoy ya no quie­ren su ex­ce­si­vo gra­do de po­der, sino un par­ti­do en el que el se­cre­ta­rio ge­ne­ral vea re­cor­ta­das sus com­pe­ten­cias que cor­te las alas a la di­rec­ción de Ma­drid pa­ra to­mar de­ci­sio­nes en otros si­tios.

Otra de las fun­da­do­ras de Po­de­mos y nú­me­ro 3, Ca­ro­li­na Bes­can­sa (que el miér­co­les anun­ció su di­mi­sión), lle­gó a la reunión ha­bien­do con­vo­ca­do otra pa­ra tres días des­pués, a la que asis­tie­ron mu­chos de los pre­sen­tes en el en­cuen­tro de Igle­sias, in­clui­da la co­rrien­te de Erre­jón, pe­ro na­die de la cuer­da pa­blis­ta. En teo­ría, to­dos abo­ga­ban por un acuer­do, aun­que días an­tes de que es­ta se­ma­na cum­plie­ra el pla­zo tan­to erre­jo­nis­tas co­mo An­ti­ca­pi­ta­lis­tas veían muy di­fí­cil con­sen­suar con Igle­sias pro­pues­tas o lis­tas con­jun­tas. Igle­sias, Erre­jón y Ur­bán te­nían des­de ha­ce días pro­gra­ma­dos ac­tos, ca­da uno por su la­do, pa­ra el día en que em­pe­za­ran las vo­ta­cio­nes de los ins­cri­tos a se­cre­ta­rio ge­ne­ral, Eje­cu­ti­va de Po­de­mos y do­cu­men­tos po­lí­ti­cos y or­ga­ni­za­ti­vos.

El es­treno tam­bién en esos días de la web de pro­mo­ción per­so­nal de Erre­jón, con sor­teo in­clui­do pa­ra pa­sear con él por el Con­gre­so, no da­ba tam­po­co mu­chas es­pe­ran­zas al con­sen­so.

Al mar­gen de la fuer­za que pue­da de­mos­trar An­ti­ca­pi­ta­lis­tas, la ba­ta­lla de Vis­ta­le­gre II se sal­da­rá con un ven­ce­dor y un per­de­dor: Igle­sias y Erre­jón o Erre­jón e Igle­sias. Ter­mi­na­rán así de sal­dar unas cuen­tas que se ge­ne­ra­ron mu­cho an­tes de los re­pro­ches que se han es­cu­cha­do en los úl­ti­mos días.

Que la erre­jo­nis­ta Ri­ta Maes­tre acu­se al se­cre­ta­rio de Or­ga­ni­za­ción de dar “un gol­pe bu­ro­crá­ti­co” por blo­quear un acuer­do so­bre el Co­mi­té de Ga­ran­tías, pre­si­di­do por la dipu­tada Glo­ria Eli­zo y del que for­ma par­te su ma­ri­do, Pa­blo Fernández, dos apo­yos de Igle­sias; que Erre­jón ha­ble de “se­ña­la­mien­tos” en las re­des so­cia­les en la vís­pe­ra de Na­vi­dad o la ca­ra de pe­rro que se de­di­có con Igle­sias es­ta se­ma­na en el Con­gre­so son los es­ter­to­res de un idi­lio que sal­tó por los ai­res ha­ce tiem­po.

que Igle­sias y Erre­jón im­pu­sie­ron en Vis­ta­le­gre I, en oc­tu­bre de 2014, du­ró po­co. Las di­fe­ren­cias em­pe­za­ron ape­nas seis me­ses des­pués y la cró­ni­ca de es­te desamor (co­mo el tí­tu­lo de la no­ve­la de Rosa Mon­te­ro) tie­ne in­gre­dien­tes pro­pios de los par­ti­dos tra­di­cio­na­les, co­mo la as­pi­ra­ción na­tu­ral a man­te­ner o in­cre­men­tar cuo­ta de po­der, y otros más sui gé­ne­ris.

A di­fe­ren­cia de otras for­ma­cio­nes don­de sus cua­dros coin­ci­den en un mo­men­to da­do “por la edad”, en Po­de­mos los afec­tos y desafec­tos van mu­cho más allá. “Aquí hay no­vios, ex­no­vios, ami­gos y ami­gas”, enu­me­ran des­de el par­ti­do, don­de tra­tan de com­pa­rar las di­fe­ren­cias po­co me­nos que con “un cam­bio de pan­di­lla”. De ma­ne­ra más gra­ve, otras fuen­tes ase­gu­ran que “el ni­vel de agre­si­vi­dad den­tro de Po­de­mos lle­ga a ni­ve­les in­so­por­ta­bles”.

El primer cho­que im­por­tan­te fue a cos­ta del ca­so Mo­ne­de­ro por los 425.000 eu­ros que es­te re­ci­bió de Ve­ne­zue­la

A es­tos ni­ve­les no han con­tri­bui­do na­da las desave­nen­cias en­tre Igle­sias y Erre­jón, que desem­bo­ca­rán en una con­sul­ta a la mi­li­tan­cia so­bre qué pro­yec­to y qué ca­ras pa­ra di­ri­gir­lo pre­fie­ren, el del se­cre­ta­rio ge­ne­ral o el del se­cre­ta­rio po­lí­ti­co. Erre­jón lle­ga al cón­cla­ve for­ta­le­ci­do des­pués de que en di­ciem­bre ca­si ga­na­ra una con­sul­ta que se da­ba por per­di­da. Igle­sias, que ha cam­bia­do va­rias ve­ces de nú­cleo du­ro, lo ha­ce en una si­tua­ción de “so­le­dad”, “dé­bil” o in­clu­so “preo­cu­pa­do” con el re­sul­ta­do de la vo­ta­ción, se­gún a quién se pre­gun­te.

Igle­sias ha pa­sa­do de lí­der in­dis­cu­ti­ble a ver có­mo des­de su nú­me­ro dos has­ta la mi­li­tan­cia cues­tio­nan su ex­ce­si­vo po­der. “No es una opi­nión, es un he­cho que la gen­te más va­lio­sa es­tá con Erre­jón”, di­ce un asis­ten­te a las reunio­nes en bus­ca de con­sen­so y ajeno a las tres gran­des co­rrien­tes. Igle­sias es­tá “muy de­bi­li­ta­do in­ter­na­men­te, mu­chos cree­mos que no es el lí­der que ne­ce­si­ta Po­de­mos”, di­ce un mi­li­tan­te que tu­vo res­pon­sa­bi­li­da­des en Ma­drid que, no obs­tan­te, ad­vier­te de que pa­ra par­te de la mi­li­tan­cia si­gue “te­nien­do un pa­pel de se­mi­diós”.

Es­te rol cua­si di­vino fue el que le die­ron pre­ci­sa­men­te los ins­cri­tos y mu­chos de los com­pa­ñe­ros hoy en­fren­ta­dos en oc­tu­bre de 2014. En­ton­ces, la eu­fo­ria por los cin­co es­ca­ños en el Par­la­men­to Eu­ro­peo co­se­cha­dos por sor­pre­sa me­dio año an­tes y la ur­gen­cia por “asal­tar los cie­los” y ga­nar las elec­cio­nes ge­ne­ra­les de di­ciem­bre de 2015, die­ron for­ma a un par­ti­do que apun­ta­ló a un se­cre­ta­rio ge­ne­ral ple­ni­po­ten­cia­rio. No ha­bía du­da de que Igle­sias era el re­fe­ren­te in­cues­tio­na­ble de Po­de­mos y así fue ele­gi­do, ro­dea­do por el nú­cleo du­ro de los pro­fe­so­res de la Uni­ver­si­dad Com­plu­ten­se de Ma­drid (UCM). La ma­yo­ría le ha aban­do­na­do hoy.

La eu­ro­dipu­tada Ta­nia Gon­zá­lez y el ex­se­cre­ta­rio ge­ne­ral de Po­de­mos en la Co­mu­ni­dad de Ma­drid, Luis Ale­gre, se han uni­do a las fi­las de Erre­jón. Aun­que al­gu­nos la con­si­de­ran un “sub­ma­rino de Igle­sias”, Bes­can­sa ha crea­do una ter­ce­ra vía, pa­ra bus­car un acer­ca­mien­to en­tre Igle­sias y Erre­jón, que le ha de­vuel­to el pro­ta­go­nis­mo per­di­do en los úl­ti­mos me­ses. Jun­to a ella, quien es­tu­vo lla­ma­do a ser mi­nis­tro de Eco­no­mía de Igle­sias en un even­tual Go­bierno de coa­li­ción tras el 20-D, Na­cho

En 2015, Igle­sias se da cuen­ta de que “el rey es­tá des­nu­do” y se ro­dea de an­ti­guos com­pa­ñe­ros de las Ju­ven­tu­des Co­mu­nis­tas

Ál­va­rez, tam­po­co si­gue ali­nea­do con el se­cre­ta­rio ge­ne­ral, cu­ya pér­di­da de in­fluen­cia en los ór­ga­nos de Po­de­mos tam­bién ha si­do evi­den­te: Igle­sias es­tá en mi­no­ría en el Con­se­jo Ciu­da­dano Es­ta­tal, la Eje­cu­ti­va del par­ti­do, y en­tre los res­pon­sa­bles de área que, en teo­ría, lle­van el día a día en el Con­se­jo de Di­rec­ción. Los res­pon­sa­bles de In­ter­na­cio­nal o de Cul­tu­ra Pa­blo Bus­tin­duy y Jor­ge La­go tam­bién han pa­sa­do al ban­do de Erre­jón.

Ade­más de Erre­jón, que has­ta aho­ra se ha man­te­ni­do en las fo­tos jun­to a Igle­sias más o me­nos cen­tra­do, de es­te primer nú­cleo du­ro que­da, pa­ra­dó­ji­ca­men­te, el cau­san­te del primer mo­men­to cla­ve pa­ra en­ten­der la gue­rra abier­ta en­tre Igle­sias y Erre­jón. Se tra­ta de la cri­sis Mo­ne­de­ro, a prin­ci­pios de 2015, cuan­do se des­cu­bre que ha­bía co­bra­do 425.000 eu­ros del Go­bierno de Ve­ne­zue­la por unas ase­so­rías nun­ca ex­pli­ca­das. A pe­sar de que en Po­de­mos hay gen­te que ya sa­be per­fec­ta­men­te que un con­sul­tor in­ter­na­cio­nal, por bueno que sea, no co­bra esas can­ti­da­des, Igle­sias ha­ce va­ler la ac­ti­tud que se gas­ta, den­tro y fue­ra de Po­de­mos, de “chi­co ma­lo­te de ba­rrio”, ca­paz de de­fen­der a los su­yos a ca­pa y es­pa­da, y se ins­ta­la en la de­fen­sa de Mo­ne­de­ro, se­gui­do por los ins­cri­tos que en­ton­ces apo­yan “a muer­te” a su se­cre­ta­rio ge­ne­ral. En ese mo­men­to, Igle­sias es eu­ro­dipu­tado y vi­ve en Bru­se­las de lu­nes a jue­ves, ale­ja­do de un par­ti­do que des­de Vis­ta­le­gre ha que­da­do en ma­nos de Erre­jón, en una Se­cre­ta­ría Po­lí­ti­ca que con­tro­la lo úni­co que pa­ra en­ton­ces es Po­de­mos: una ma­qui­na­ria pa­ra ga­nar elec­cio­nes a tra­vés de la co­mu­ni­ca­ción, las re­des y el dis­cur­so, to­das ba­jo su res­pon­sa­bi­li­dad. Erre­jón cree que “Mo­ne­de­ro es un las­tre”, que tra­ta de jus­ti­fi­car lo in-

jus­ti­fi­ca­ble y que, pa­ra col­mo, de­ci­de de­jar sus res­pon­sa­bi­li­da­des en el par­ti­do pa­ra si­tuar­se co­mo con­se­je­ro por en­ci­ma del bien y del mal, aun­que con apa­ri­cio­nes fre­cuen­tes que se han in­ten­si­fi­ca­do en los úl­ti­mos tiem­pos.

“Pa­blo ve que es un rey des­nu­do” cuan­do se da cuen­ta de que no pue­de de­fen­der a Mo­ne­de­ro co­mo desea­ría por­que to­pa con la ma­qui­na­ria del par­ti­do, en ma­nos de Erre­jón. Es el primer “mo­men­to ma­lo” por el que pa­sa Igle­sias y el ori­gen del primer cam­bio de ca­ras a su al­re­de­dor. Mo­ne­de­ro se apar­ta e Igle­sias se ro­dea de “gen­te nue­va”, de Ire­ne Mon­te­ro, su je­fa de ga­bi­ne­te y ac­tual pa­re­ja, y Ra­fa Ma­yo­ral. Nue­vos re­la­ti­va­men­te, por­que se co­no­cen des­de las Ju­ven­tu­des Co­mu­nis­tas. La in­fluen­cia del gru­po de la UCM em­pie­za a fla­quear fren­te a otros cua­dros “que lo úni­co que tie­nen en men­te es el con­trol fé­rreo de la or­ga­ni­za­ción”, apun­tan en Po­de­mos. Po­co des­pués se pro­du­ce otro gran en­con­tro­na­zo en­tre Igle­sias y Erre­jón: la des­ti­tu­ción del se­cre­ta­rio de Or­ga­ni­za­ción y mano de­re­cha de es­te úl­ti­mo, Ser­gio Pas­cual, uno de los diez no­ta­bles a los que Igle­sias in­clu­yó en su con­se­jo de di­rec­ción y que des­de en­ton­ces ha es­ta­do aún más ali­nea­do con Erre­jón. La sa­li­da de Pas­cual trae una nue­va in­cor­po­ra­ción: Pa­blo Eche­ni­que, que en Vis­ta­le­gre I se en­fren­tó a Erre­jón e Igle­sias y que en mar­zo de 2016 lle­gó co­mo va­le­dor de las pro­pues­tas de Igle­sias, fren­te a Erre­jón.

Po­de­mos co­pió uno de los ma­yo­res vi­cios de los otros par­ti­dos, el del po­der de los en­tor­nos, a me­nu­do mu­cho más en­fren­ta­dos en­tre sí que los pro­pios di­ri­gen­tes a los que di­cen de­fen­der. El par­ti­do mo­ra­do hoy ges­tio­na en­tre ocho y diez mi­llo­nes de eu­ros anua­les y ha da­do em­pleo a más de un mi­llar de per­so­nas en Es­pa­ña, pa­ra las que la ma­yo­ría es su primer em­pleo o el me­jor pa­ga­do, a pe­sar de sus lí­mi­tes sa­la­ria­les. El con­trol del apa­ra­to es ya una cues­tión la­bo­ral más que po­lí­ti­ca, ex­pli­can den­tro, y es­to se ha no­ta­do tam­bién en el en­fren­ta­mien­to en­tre Igle­sias y Erre­jón. La des­ti­tu­ción de Pas­cual y la lle­ga­da de Eche­ni­que se pro­du­ce en ple­na pre­pa­ra­ción de las ge­ne­ra­les de 2015, en las que sur­ge una nue­va desave­nen­cia: in­te­grar o no a miem­bros de IU en las lis­tas de Po­de­mos. Tras des­pre­ciar al par­ti­do en el que mi­li­tó en el pa­sa­do, Igle­sias es par­ti­da­rio pri­me­ro de ha­cer fi­cha­jes pun­tua­les pa­ra las lis­tas y des­pués de una alian­za. Erre­jón se opo­ne y, mien­tras, ve có­mo lle­ga una nue­va alia­da de Igle­sias. La ex­di­ri­gen­te de IU en la Co­mu­ni­dad de Ma­drid y ex­pa­re­ja de Igle­sias Ta­nia Sán­chez as­cien­de al nú­me­ro 6 de la lis­ta por Ma­drid. Sán­chez tam­bién en­tró y sa­lió de la fo­to jun­to a Igle­sias y, co­mo otros di­ri­gen­tes, evo­lu­cio­nó por su cuen­ta y bus­có su pro­pio si­tio, la can­di­da­tu­ra pa­ra di­ri­gir la or­ga­ni­za­ción en Ma­drid de mano de los erre­jo­nis­tas. Aho­ra fir­ma las las pro­pues­tas de Erre­jón pa­ra Vis­ta­le­gre II.

En el ve­rano de 2015, los áni­mos es­tán tan en­cres­pa­dos que Igle­sias y Erre­jón se dan unos me­ses pa­ra cal­mar las aguas. La tre­gua me­re­ció la pe­na. Per­mi­tió a Igle­sias y Erre­jón –el “lí­der” y el “es­tra­te­ga”– vol­ver a “tra­ba­jar jun­tos” de ca­ra al 20-D y se vol­vió a “sa­car lo me­jor” del can­di­da­to mo­ra­do. Pe­ro el bri­llo ter­mi­nó un mes des­pués, jus­to cuan­do em­pie­za la cues­ta aba­jo de­fi­ni­ti­va en el en­fren­ta­mien­to en­tre Igle­sias y Erre­jón que ten­drá su co­lo­fón es­te mes de fe­bre­ro. La ne­go­cia­ción que, en teo­ría, de­bía ha­cer que Pe­dro Sán­chez lle­ga­ra a La Mon­cloa sa­có el la­do más ra­di­cal de Igle­sias y el más po­si­bi­lis­ta de Erre­jón. “Se vuel­ve a rom­per la en­ten­te con la cal vi­va”, el re­pro­che de Igle­sias a los so­cia­lis­tas en el Con­gre­so de los Dipu­tados que es­can­da­li­zó has­ta a Erre­jón, se­gún mos­tra­ron las imá­ge­nes de su reac­ción.

En la es­ca­la­da en­tre am­bos apa­re­cen en­ton­ces otras dos per­so­nas a los que Igle­sias tam­bién dio en­tra­da a su nú­cleo du­ro. El pri­me­ro fue el coor­di­na­dor fe­de­ral de IU, Al­ber­to Gar­zón, con quien Igle­sias in­sis­tió en for­mar una alian­za elec­to­ral pe­se a la opo­si­ción de Erre­jón. A me­di­da que au­men­tan sus des­en­cuen­tros, el se­cre­ta­rio ge­ne­ral más in­sis­te en que los ca­mi­nos de Po­de­mos y de IU de­ben dis­cu­rrir en pa­ra­le­lo, más aún cuan­do ha apos­ta­do en los úl­ti­mos me­ses por un Po­de­mos “obre­ro”, de cla­se, que cho­ca fron­tal­men­te con la apues­ta de Erre­jón de abrir el par­ti­do a la so­cie­dad sin li­mi­tar­lo a la iz­quier­da. Aho­ra, el en­cono de la si­tua­ción in­ter­na ha man­da­do a Gar­zón a un se­gun­do plano. El lí­der de IU ha des­apa­re­ci­do de la con­tien­da en­tre Igle­sias y Erre­jón y se li­mi­ta a es­pe­rar a que Po­de­mos ce­le­bre su con­gre­so.

El otro di­ri­gen­te es Ra­món Es­pi­nar, a quien Igle­sias se sa­có co­mo su can­di­da­to pa­ra di­ri­gir Po­de­mos en la Co­mu­ni­dad de Ma­drid des­pués de que Maes­tre y Sán­chez lan­za­ran la su­ya res­pal­da­das por Erre­jón. Des­de el en­torno de es­te úl­ti­mo se le con­si­de­ra al­guien “sin es­crú­pu­los” y con su pro­pia agen­da: sus­ti­tuir a Igle­sias en la se­cre­ta­ría ge­ne­ral, pa­ra lo que le pa­re­ce apro­pia­do di­ri­gir la or­ga­ni­za­ción en Ma­drid, que tan­to an­sia­ban los erre­jo­nis­tas pa­ra do­ble­gar a Igle­sias. Hoy es jun­to a Ma­yo­ral y Mon­te­ro uno de los gran­des apo­yos que le que­dan a Igle­sias, a quien jalea y de­fien­de de ma­ne­ra tan ce­rra­da que se le con­si­de­ra el au­tor de la teo­ría se­gún la cual Erre­jón, pa­ra quien el PSOE “es­tá con­de­na­do a en­ten­der­se con Po­de­mos”, es po­co me­nos que un sub­ma­rino de los so­cia­lis­tas.

Tras años de cam­bios de com­pa­ñe­ros de via­je po­lí­ti­co por par­te de Igle­sias, de bue­nos y ma­los mo­men­tos en su amis­tad con Erre­jón y de de­jar­se arras­trar por sus ex­com­pa­ñe­ros de las Ju­ven­tu­des Co­mu­nis­tas a pos­tu­ras que en Po­de­mos ca­li­fi­can de “es­ta­li­nis­tas”, to­do cam­bió el pa­sa­do mes de di­ciem­bre. Igle­sias que­ría ase­gu­rar su vic­to­ria en Vis­ta­le­gre II fi­jan­do unas nor­mas de vo­ta­ción que en prin­ci­pio le fa­vo­re­cían, por­que obli­ga­ban a vo­tar con­jun­ta­men­te al se­cre­ta­rio ge­ne­ral y el di­se­ño po­lí­ti­co. La ex­pe­rien­cia pa­sa­da le de­cía que se­guía te­nien­do mu­cho ti­rón en­tre la mi­li­tan­cia pe­ro la más re­cien­te le de­cía que en el Con­se­jo Ciu­da­dano ha­bría per­di­do la vo­ta­ción por­que hay ma­yo­ría erre­jo­nis­ta. De­ci­dió en­ton­ces sal­tar­se es­te ór­gano y con­sul­tar di­rec­ta­men­te a las ba­ses. Es­pe­ra­ba una vic­to­ria y se en­con­tró con que ca­si em­pa­ta con Erre­jón. Le sa­có dos pun­tos que su­pie­ron a de­rro­ta en el la­do pa­blis­ta y le­van­ta­ron la eu­fo­ria en el erre­jo­nis­ta. Des­de en­ton­ces, có­mo cam­bian las tor­nas, quien ha re­cla­ma­do sin ce­sar el vo­to de la mi­li­tan­cia ha si­do Erre­jón. Igle­sias re­cla­ma­ba uni­dad.

No se­rá así y Vis­ta­le­gre II ter­mi­na­rá con los re­sul­ta­dos del ven­ce­dor de una gue­rra ex­tra­ña, en la que el as­pi­ran­te quie­re que Igle­sias si­ga sien­do se­cre­ta­rio ge­ne­ral, pe­ro en la que los dos prin­ci­pa­les con­ten­dien­tes son cons­cien­tes de que so­lo pue­de que­dar uno, aun cuan­do en Po­de­mos se ve cla­ro que el “hi­per­lí­der” y el “es­tra­te­ga” se ne­ce­si­tan mu­tua­men­te.

La gue­rra en­tre Igle­sias y Erre­jón se agra­va en los en­tor­nos, por el con­trol de una ma­qui­na­ria la­bo­ral que ges­tio­na mi­llo­nes de eu­ros

Cu­pio­ru­de­fex mo­ve­ri­bus dea rem ubli­que eto eo es inat­que crius stis es et am

Vis­ta­le­gre 2014. Mo­ne­de­ro, Gon­zá­lez, Ale­gre, Igle­sias, Erre­jón y Bes­can­sa.

Igle­sias, ro­dea­do por sus mi­nis­tros en un Go­bierno de coa­li­ción con Pe­dro Sán­chez, en la rue­da de pren­sa en la que im­pu­so sus con­di­cio­nes, en enero de 2016.

Julio de 2015. Ta­nia Sán­chez lle­gó a Po­de­mos de la mano de Igle­sias, que la im­pul­só al nú­me­ro 6 de la lis­ta por Ma­drid el 20-D. Aho­ra fir­ma las pro­pues­tas de Erre­jón.

Ma­yo de 2016. Es­pi­nar, a la de­re­cha, en­tra en la fo­to de los pró­xi­mos de Igle­sias, don­de si­guen Bes­can­sa y Erre­jón y es­tán ya Ma­yo­ral y Mon­te­ro. No en­ca­be­zó la can­di­da­tu­ra de Po­de­mos a la Asam­blea de Ma­drid, pe­ro des­pués se con­vir­tió en el lí­der.

Julio de 2016. Nú­cleo fuer­te en el Con­gre­so, en el que ade­más de re­pre­sen­tan­tes de las con­fluen­cias apa­re­ce Al­ber­to Gar­zón, aba­jo a la de­re­cha, lí­der de IU y miem­bro de Uni­dos Po­de­mos.

Di­ciem­bre de 2016. Igle­sias se ro­dea de su equi­po du­ran­te la con­sul­ta a las ba­ses so­bre el sis­te­ma de vo­ta­ción pa­ra Vis­ta­le­gre. Con Ma­yo­ral, Mo­ne­de­ro, Mon­te­ro, Bes­can­sa y Eche­ni­que.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.