Có­mo fi­nan­ciar bien las au­to­no­mías

Los ex­per­tos tie­nen ya un con­sen­so. El Go­bierno nom­bra­rá un co­mi­té que di­se­ñe el nue­vo sis­te­ma.

Tiempo - - SUMARIO - Ja­vier Ote­ro jo­te­ro.tiem­po@gru­po­ze­ta.es

La vi­ce­pre­si­den­ta del Go­bierno, So­ra­ya Sáenz de San­ta­ma­ría, ha anun­cia­do que el Eje­cu­ti­vo nom­bra­rá un co­mi­té de ex­per­tos el pró­xi­mo 10 de fe­bre­ro pa­ra em­pe­zar a di­se­ñar un nue­vo sis­te­ma de fi­nan­cia­ción au­to­nó­mi­ca. La re­for­ma que­dó apar­ca­da du­ran­te el an­te­rior Go­bierno de Ma­riano Ra­joy, pe­ro aho­ra tan­to el Go­bierno cen­tral co­mo los au­to­nó­mi­cos quie­ren en­ca­rar su cam­bio.

Ya an­tes de es­ta ini­cia­ti­va, abor­dó la agria po­lé­mi­ca so­bre las ba­lan­zas fis­ca­les en­car­gan­do a un gru­po de ex­per­tos, en­ca­be­za­dos por Ángel de la Fuen­te, de la fun­da­ción Fe­dea y el Ins­ti­tu­to de Aná­li­sis Eco­nó­mi­co del CSIC, ela­bo­rar una me­to­do­lo­gía úni­ca.

De la Fuen­te ha sos­te­ni­do a lo lar­go de sus tra­ba­jos en los úl­ti­mos años que el sis­te­ma vi­gen­te cal­cu­la es­tas di­fe­ren­tes ne­ce­si­da­des de fi­nan­cia­ción (las co­mu­ni­da­des con po­bla­ción más en­ve­je­ci­da re­quie­ren más gas­to sa­ni­ta­rio o las más jó­ve­nes ma­yor gas­to edu­ca­ti­vo, por ejem­plo) de una ma­ne­ra que ro­za la ar­bi­tra­rie­dad. Su pun­to de vis­ta ha que­da­do plas­ma­do en un do­cu­men­to asu­mi­do por eco­no­mis­tas y re­pre­sen­tan­tes de los prin­ci­pa­les par­ti­dos, co­no­ci­do co­mo el con­sen­so de S’Aga­ró. Es­te se re­su­me en un de­cá­lo­go en el que se se­ña­la que hay que “me­jo­rar la me­di­ción de las ne­ce­si­da­des”, cálcu­lo que se­gún De la Fuen­te es el as­pec­to más di­fí­cil de per­fec­cio­nar.

So­bre la re­for­ma so­bre­vue­la la po­si­bi­li­dad de que la ne­go­cia­ción apa­ci­güe a

quie­nes li­de­ran el pro­ce­so in­de­pen­den­tis­ta de Ca­ta­lu­ña. Por otro la­do, el res­to de co­mu­ni­da­des au­tó­no­mas creen que es el mo­men­to pa­ra me­jo­rar los re­sul­ta­dos que le ofre­ce el ac­tual sis­te­ma. Ade­más, han ad­ver­ti­do que no con­sen­ti­rán un mo­de­lo en el que Ca­ta­lu­ña con­si­ga un tra­to asi­mé­tri­co res­pec­to a ellas.

A to­do es­to se une el úl­ti­mo con­flic­to, co­mo ha si­do el cru­ce de de­cla­ra­cio­nes en­tre las pre­si­den­tas de Ma­drid y An­da­lu­cía, Cris­ti­na Ci­fuen­tes y Su­sa­na Díaz, res­pec­ti­va­men­te, en cuan­to a la ar­mo­ni­za­ción fis­cal. Díaz de­fen­dió en la pa­sa­da con­fe­ren­cia de pre­si­den­tes au­to­nó­mi­cos es­ta ne­ce­si­dad, lue­go se­cun­da­da por otras cin­co co­mu­ni­da­des con Go­bier­nos so­cia­lis­tas. Díaz acu­só a la Co­mu­ni­dad de Ma­drid de ha­ber­se con­ver­ti­do en un “pa­raí­so fis­cal”, a lo que Cris­ti­na Ci­fuen­tes re­pli­có que lo que te­nía que ha­cer la pre­si­den­ta an­da­lu­za es ba­jar los im­pues­tos en la co­mu­ni­dad en la que go­bier­na.

Las de­cla­ra­cio­nes de los po­lí­ti­cos y lo que se­ña­lan los ex­per­tos en fi­nan­cia­ción au­to­nó­mi­ca des­ve­lan que el nú­cleo prin­ci­pal de la nue­va ne­go­cia­ción se en­cuen­tra en po­ner­se de acuer­do en las ne­ce­si­da­des de gas­to.

Otra de las cla­ves de la ne­go­cia­ción es la in­ten­ción de las co­mu­ni­da­des más ri­cas de me­jo­rar su fi­nan­cia­ción, ya que el re­sul­ta­do fi­nal le de­ja por de­ba­jo de la me­dia en fi­nan­cia­ción por ha­bi­tan­te. Los Go­bier­nos de Ma­drid, Ba­lea­res y Co­mu­ni­dad Va­len­cia­na se su­man a un ar­gu­men­to usa­do tra­di­cio­nal­men­te por Ca­ta­lu­ña, que sin em­bar­go so­lo se en­cuen­tra li­ge­ra­men­te por de­ba­jo en es­te in­di­ca­dor.

El pro­ce­so in­de­pen­den­tis­ta ca­ta­lán pre­sio­na, por otra par­te, ha­cia una re­for­ma que me­jo­re sus re­sul­ta­dos. El gran re­fe­ren­te es con­se­guir los mis­mos re­sul­ta­dos que ob­tie­nen los sis­te­mas de fi­nan­cia­ción fo­ra­les, del País Vas­co y Na­va­rra. Eso su­pon­dría que Ca­ta­lu­ña sa­lie­ra del sis­te­ma co­mún de fi­nan­cia­ción, en el que se en­cuen­tran to­das las co­mu­ni­da­des me­nos las dos an­tes ci­ta­das. En­tre­tan­to, es ha­bi­tual que los Go­bier­nos ca­ta­la­nes mi­ren ha­cia los sis­te­mas de fi­nan­cia­ción en los paí­ses con un sis­te­ma fe­de­ral. A gran­des ras­gos, la apli­ca­ción de los sis­te­mas co­mo el ale­mán, pe­ro tam­bién po­drían con­si­de­rar­se los que fun­cio­nan en Ca­na­dá, Sui­za o in­clu­so Aus­tra­lia. En to­dos los ca­sos Ca­ta­lu­ña me­jo­ra­ría su fi­nan­cia­ción, aun­que tam­bién las co­mu­ni­da­des con ma­yor ri­que­za, co­mo Ba­lea­res, Ma­drid o la Co­mu­ni­dad Va­len­cia­na.

El sis­te­ma de fi­nan­cia­ción ale­mán fa­vo­re­ce­ría en Es­pa­ña a las co­mu­ni­da­des más ri­cas

lí­der, ha­bían en­tra­do ya en la fa­se de re­cuen­to de da­ños y re­sar­ci­mien­to elec­to­ral; que ya ha­bían pa­ga­do su­fi­cien­te­men­te por aquel error. Pe­ro no, la de­ci­sión de Sán­chez re­abre las he­ri­das aún no ci­ca­tri­za­das, in­te­rrum­pien­do el pro­ce­so de cu­ra­ción pres­cri­to por la ges­to­ra.

El ejem­plo fran­cés. Sán­chez to­mó la de­ci­sión de dar el paso al fren­te ani­ma­do por el éxi­to de Be­noît Ha­mon en la pri­me­ra vuel­ta de las pri­ma­rias del Par­ti­do So­cia­lis­ta fran­cés (que ra­ti­fi­có des­pués en la se­gun­da vuel­ta an­te Ma­nuel Valls). Otro lla­ne­ro so­li­ta­rio de las ba­ses con­tra el apa­ra­to, un po­pu­lis­ta de iz­quier­das fren­te al en­car­ga­do de ha­cer el tra­ba­jo su­cio en un país con un gas­to pú­bli­co des­afo­ra­do, inasu­mi­ble en el cor­to pla­zo. Lo te­nía fá­cil el bueno de Be­noît. Valls fue de­ma­sia­do le­jos, se atre­vió a de­cir­le a los fran­ce­ses, so­cia­lis­tas o no, lo que es­tos no que­rían oír. Ahí, en ese te­rreno de las ver­da­des in­có­mo­das, el po­pu­lis­mo en­cuen­tra te­rreno abo­na­do. Ha­mon ha pro­me­ti­do au­men­tar el sa­la­rio mí­ni­mo (que ya es el do­ble que el es­pa­ñol) y pa­gar una renta uni­ver­sal de 750 eu­ros a to­dos sus com­pa­trio­tas ma­yo­res de edad.

La con­se­cuen­cia más pro­ba­ble de la de­rro­ta de Valls, que lle­gó a ca­li­fi­car es­ta úl­ti­ma pro­pues­ta de mo­ral­men­te po­co edi­fi­can­te y eco­nó­mi­ca­men­te de­rro­cha­do­ra, es que el Par­ti­do So­cia­lis­ta fran­cés cae­rá eli­mi­na­do de la ca­rre­ra en la pri­me­ra vuel­ta de las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les que se ce­le­bren en la pri­ma­ve­ra. En el te­rri­to­rio de los po­pu­lis­mos, tam­bién se sue­le ele­gir el ori­gi­nal a la co­pia. Con la iz­quier­da di­vi­di­da y la de­re­cha li­be­ral de­bi­li­ta­da por el im­pre­vis­to ac­ci­den­te de Fra­nçois Fi­llon, Ma­ri­ne Le Pen es­tá an­te su gran opor­tu­ni­dad.

Pe­dro Sán­chez se mi­ra en el es­pe­jo de Ha­mon. Ir con­tra el apa­ra­to es ren­ta­ble, aun­que su­pon­ga di­vi­dir las fuer­zas y par­tir en dos el par­ti­do que te hi­zo un hom­bre­ci­to. “Ga­nar pa­ra unir a la iz­quier­da y echar al PP del po­der”. Es lo que ha ve­ni­do a de­cir, aun­que hay quien lo tra­du­ce así: des­truir el PSOE pa­ra con­fluir con Po­de­mos, o una par­te de Po­de­mos. La ven­ta­ja de es­ta te­sis es que no se ne­ce­si­ta ga­nar pa­ra lle­var­la ade­lan­te. Sán­chez e Íñi­go Erre­jón pue­den per­der sus res­pec­ti­vos pul­sos, pe­ro el día des­pués ya no se­rá igual. Dos mi­ta­des ha­cen un to­do, y no es des­car­ta­ble que uno y otro se mi­ren a la ca­ra y se gus­ten. Po­co im­por­ta que la iz­quier­da aca­be di­na­mi­ta­da en de­ce­nas de is­lo­tes sin ca­pa­ci­dad de atra­que, a una dis­tan­cia cós­mi­ca del puer­to más cer­cano en el que re­pa­rar las vías de agua.

En cla­ve de­mo­crá­ti­ca la can­di­da­tu­ra de Sán­chez es irre­pro­cha­ble. Lo que su­ce­de es que des­pués de ser for­za­do a di­mi­tir por me­dio de un me­ca­nis­mo igual­men­te de­mo­crá­ti­co –la vo­ta­ción del Co­mi­té Fe­de­ral del 2 de oc­tu­bre pa­sa­do–, es lí­ci­to de­du­cir que la no acep­ta­ción de las re­glas –las es­cri­tas y las no es­cri­tas– su­gie­re un gra­do de am­bi­ción has­ta tal pun­to co­rro­si­vo que muy bien po­dría em­pu­jar al PSOE a un abis­mo pa­re­ci­do al del Pa­sok grie­go. En ese ries­go, el de par­tir en dos el PSOE de for­ma irre­ver­si­ble, ra­di­ca su de­bi­li­dad; y la su­pues­ta for­ta­le­za de sus ad­ver­sa­rios.

So­ra­ya Sáenz de San­ta­ma­ría, vi­ce­pre­si­den­ta del Go­bierno.

El ex­se­cre­ta­rio ge­ne­ral del PSOE en la pre­sen­ta­ción de su can­di­da­tu­ra en las pri­ma­rias.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.