La bio­lo­gía del ul­tra­frío

A tra­vés de un es­ta­do de ani­ma­ción sus­pen­di­da se pue­de de­vol­ver a un he­ri­do gra­ve al mun­do de los vi­vos.

Tiempo - - SUMARIO - Vicky Die­go

Pul­sar el bo­tón de “pau­sa” po­dría sig­ni­fi­car la di­fe­ren­cia en­tre la vi­da y la muer­te. Traer de vuel­ta a la vi­da des­de el mun­do de los muer­tos es po­si­ble y no se tra­ta de cien­cia fic­ción. Ha­bi­tual­men­te, al pa­sar unos mi­nu­tos sin la­ti­do car­dia­co, las cé­lu­las ce­re­bra­les co­mien­zan a fa­llar y el pro­ce­so irre­ver­si­ble has­ta la muer­te se po­ne en mar­cha. Sin em­bar­go, cuan­do una per­so­na en­tra en hi­po­ter­mia, el or­ga­nis­mo se ra­len­ti­za has­ta un 7% por ca­da gra­do en des­cen­so. Los múscu­los co­mien­zan a en­tu­me­cer­se, se pro­du­cen tem­blo­res y se pier­de la ca­pa­ci­dad de mo­vi­li­dad y pen­sa­mien­to. Al tra­ba­jar más len­ta­men­te, las cé­lu­las ne­ce­si­tan me­nos oxí­geno, por lo que el cuer­po pue­de per­ma­ne­cer en un es­ta­do de sus­pen­sión has­ta por sie­te ho­ras sin da­ño ce­lu­lar per­ma­nen­te. Es­to ex­pli­ca có­mo al­gu­nas per­so­nas atra­pa­das en el hie­lo han po­di­do ser re­ani­ma­das a pe­sar de ha­ber de­ja­do de res­pi­rar du­ran­te mi­nu­tos u ho­ras.

Pe­ter Rhee y Sa­muel Tis­her­man han des­cu­bier­to la fór­mu­la pa­ra man­te­ner en pau­sa la vi­da mien­tras los mé­di­cos ga­nan un tiem­po muy pre­cia­do co­mo pa­ra de­te­ner una he­mo­rra­gia o evi­tar da­ños en los te­ji­dos du­ran­te el tra­ta­mien­to de epi­so­dios car­día­cos, lo que po­dría sig­ni­fi­car la di­fe­ren­cia en­tre la vi­da y la muer­te. Los in­ves­ti­ga­do­res han rea­li­za­do nu­me­ro­sos ex­pe­ri­men­tos con cer­dos a los que pro­du­je­ron una he­mo­rra­gia ma­si­va imi­tan­do el efec­to de múl­ti­ples he­ri­das de ba­la ca­si fa­ta­les. Si los ani­ma­les eran

en­fria­dos lo su­fi­cien­te­men­te rá­pi­do, el 90% se re­cu­pe­ra­ba cuan­do se le vol­vía a bom­bear san­gre, des­pués de ha­ber es­ta­do muer­to por más de una ho­ra. Una vez que los ani­ma­les ha­bían si­do re­su­ci­ta­dos, eran so­me­ti­dos a dis­tin­tas prue­bas pa­ra co­rro­bo­rar que su ac­ti­vi­dad ce­re­bral no ha­bía su­fri­do nin­gún da­ño.

De­te­ner la ac­ti­vi­dad ce­lu­lar.

La téc­ni­ca re­ci­be el nom­bre de Pre­ser­va­ción de Emer­gen­cia y Re­ani­ma­ción (EPR), y vie­ne a sus­ti­tuir a la clásica Re­ani­ma­ción Car­dio­pul­mo­nar. Con­sis­te en dre­nar to­da la san­gre del cuer­po del he­ri­do y sus­ti­tuir­la por una so­lu­ción sa­li­na he­la­da, que en­fría el or­ga­nis­mo has­ta los 10ºC de­te­nien­do así prác­ti­ca­men­te to­da la ac­ti­vi­dad ce­lu­lar. Una vez que se ha­ya tra­ta­do la le­sión, se co­mien­za a bom­bear la san­gre y a ca­len­tar al pa­cien­te len­ta­men­te. El Hos­pi­tal Pres­bi­te­riano de Pit­ts­burgh, en Pen­sil­va­nia, ya es­tá pre­pa­ra­do pa­ra efec­tuar prue­bas clí­ni­cas con he­ri­dos de ar­ma blan­ca o ba­la. Con el tiem­po se quie­ren in­cluir tam­bién a las víc­ti­mas de ac­ci­den­tes de trá­fi­co o caí­das con trau­ma­tis­mos gra­ves. El ob­je­ti­vo de Rhee y Tis­her­man es que “el frío re­duz­ca el ries­go de que se pro­duz­can da­ños en los ór­ga­nos de­bi­do al pa­ro car­dia­co”.

La crio­ge­ni­za­ción, a di­fe­ren­cia de la ani­ma­ción sus­pen­di­da, con­ser­va a los pa­cien­tes tras cer­ti­fi­car ofi­cial­men­te su muer­te con la es­pe­ran­za de que los avan­ces tec­no­ló­gi­cos y cien­tí­fi­cos del fu­tu­ro per­mi­tan re­ani­mar­lo. En es­te ca­so, la san­gre es sus­ti­tui­da por an­ti­con­ge­lan­te y el cuer­po (a ve­ces sim­ple­men­te la ca­be­za) se man­tie­ne en ni­tró­geno lí­qui­do a 196ºC ba­jo ce­ro. Es­ta sus­tan­cia im­pi­de la crea­ción de mi­cro­cris­ta­les de hie­lo que pue­dan rom­per las es­truc­tu­ras ce­lu­la­res. Es el pro­ce­so de vi­tri­fi­ca­ción, em­plea­do tam­bién pa­ra con­ge­lar em­brio­nes.

Sin em­bar­go, to­da­vía no co­no­ce­mos el pro­ce­so de re­ver­tir la crio­ge­ni­za­ción de for­ma se­gu­ra en hu­ma­nos, por lo que es un te­ma de gran con­tro­ver­sia. Ha­ce unas se­ma­nas el ca­so de una ni­ña in­gle­sa de 14 años con cán­cer ter­mi­nal le­van­tó po­lé­mi­cas. La ado­les­cen­te, aho­ra fa­lle­ci­da, acu­dió al Tri­bu­nal Su­pe­rior de Lon­dres pa­ra que au­to­ri­za­ran lle­var su cuer­po a la uni­dad es­pe­cia­li­za­da en crio­ge­ni­za­ción, con el fin de con­ti­nuar con su vi­da cuan­do exis­tie­se una cu­ra pa­ra su cán­cer en el fu­tu­ro. Des­pués de leer su car­ta el juez fa­lló a su fa­vor. Aho­ra la pe­que­ña se en­cuen­tra crio­ge­ni­za­da en el Ins­ti­tu­to Cr­yo­nics de Mi­chi­gan.

La téc­ni­ca ha lo­gra­do re­su­ci­tar a ani­ma­les que lle­va­ban muer­tos más de una ho­ra

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.