El es­pí­ri­tu de Bo­la­ño

Tre­ce años des­pués de su muer­te, apa­re­ce un nue­vo li­bro iné­di­to del gran es­cri­tor. Ya no se sa­be cuán­tos van.

Tiempo - - SUMARIO - Daniel Ji­mé­nez

Me ha­bía pro­pues­to no leer el úl­ti­mo li­bro de Ro­ber­to Bo­la­ño pe­ro, una vez más, he su­cum­bi­do a la ten­ta­ción. No era ca­paz de creer que to­da­vía que­da­ra al­gún tex­to del es­cri­tor chi­leno por ex­hu­mar, y que hu­bie­ra apa­re­ci­do una li­bre­ta in­ma­cu­la­da con una no­ve­la ter­mi­na­da y fe­cha­da en 1984 lla­ma­da El es­pí­ri­tu de la cien­cia fic­ción me pa­re­cía, en efec­to, una tra­ma ro­cam­bo­les­ca con más fic­ción que cien­cia. ¿Có­mo es po­si­ble que tre­ce años des­pués de su muer­te Bo­la­ño si­ga pu­bli­can­do? Des­con­fia­do o pa­ra­noi­co, op­té por creer que es­ta re­pen­ti­na apa­ri­ción no era en reali­dad una no­ve­la de Bo­la­ño, sino un ar­ti­lu­gio in­des­ci­fra­ble que de­bía­mos atri­buir a los plie­gues del des­tino, a la ma­gia ne­gra o a la irrup­ción de un do­ble.

En más de una oca­sión, ha­blan­do con el es­cri­tor Lean­dro Ro­ma­ña so­bre li­bros pu­bli­ca­dos pós­tu­ma­men­te que ha­bían si­do en­con­tra­dos por azar en el fon­do de un baúl, lle­ga­mos a dos con­clu­sio­nes: o bien al­gu­nos fa­mi­lia­res de al­gu­nos es­cri­to­res tar­da­ban de­ma­sia­do tiem­po en pres­tar aten­ción al le­ga­do de sus di­fun­tos, o bien exis­tía una red de es­cri­to­res pla­gia­rios, que no pla­gia­ris­tas, que se ofre­cían a su­plan­tar a los muer­tos y de­di­ca­ban to­dos sus es­fuer­zos y su sin­ta­xis pa­ra ma­yor glo­ria del mer­ca­do, de los he­re­de­ros y, en úl­ti­ma ins­tan­cia, de los lec­to­res. Por su­pues­to, de­fen­der es­ta ar­gu­men­ta­ción pú­bli­ca­men­te nos trae­ría tan­tos pro­ble­mas que nos con­ten­tá­ba­mos con ima­gi­nar­la mien­tras be­bía­mos

ver­mut en la ba­rra del bar El Gre­co. Tras la apa­ri­ción de es­te nue­vo pós­tu­mo en Al­fa­gua­ra, que ha em­pe­za­do a re­edi­tar el con­jun­to de la obra del chi­leno, y des­pués de va­rios ti­tu­beos, al fin leí el li­bro, co­mo sue­le de­cir­se de los bes­tse­llers, de un ti­rón.

A pe­sar de to­do.

No se tra­ta de una no­ve­la que te atra­pa des­de la pri­me­ra pá­gi­na, pe­ro hay al­go en ella que te lle­va a que­rer sa­ber­lo to­do cuan­to an­tes, so­bre to­do si eres un fa­ná­ti­co del uni­ver­so Bo­la­ño, co­mo soy yo, co­mo si­go sien­do a pe­sar de to­do. La es­truc­tu­ra del li­bro, di­vi­di­da en tres par­tes di­fe­ren­cia­das, una en­tre­vis­ta, una se­rie de cartas es­cri­tas por uno de los dos pro­ta­go­nis­tas y la na­rra­ción que ha­ce de su día a día el otro “de­tec­ti­ve” de es­ta his­to­ria, in­cli­na a pen­sar que efec­ti­va­men­te es­ta­mos fren­te a una obra de Bo­la­ño, pri­me­ri­za, du­bi­ta­ti­va e im­per­fec­ta, sí, pe­ro tam­bién sin­ce­ra, po­ten­te y ver­da­de­ra. Al­gu­nas de las se­ñas de iden­ti­dad de sus obras ma­yo­res, so­bre to­do de Los de­tec­ti­ves sal­va­jes, se pue­den en­con­trar en es­te li­bro. La li­te­ra­tu­ra y su des­tino, la de­ses­pe­ra­ción ju­ve­nil y el des­cu­bri­mien­to del amor, la poe­sía co­mo aci­ca­te, la des­me­su­ra, el des­arrai­go, la au­to­rre­fe­ren­cia­li­dad, la anéc­do­ta y la gran­di­lo­cuen­cia, el me­ro atis­bo del mal. Sin em­bar­go, no es­toy se­gu­ro de que sea un li­bro pa­ra to­dos los lec­to­res. Ni si­quie­ra es­toy se­gu­ro de que sea un li­bro ne­ce­sa­rio. Pe­ro es­tá cla­ro que es­ta­mos fren­te a una no­ve­la de Bo­la­ño y de su es­pí­ri­tu, y to­dos los que lo que­re­mos o lo que­ría­mos co­mo si fue­ra un ami­go o un maes­tro es­ta­mos de en­ho­ra­bue­na.

Bo­la­ño nos de­mos­tró en su día que es ne­ce­sa­rio creer en los mi­tos, en la sa­cris­tía y en el sa­cri­le­gio, en el po­der de la lec­tu­ra y de la es­cri­tu­ra, en la for­tu­na y el azar, en la lu­cha ab­ne­ga­da y en el sa­cri­fi­cio re­den­tor, en la pos­te­ri­dad y en la in­me­dia­tez, en las re­com­pen­sas y en las deu­das y en los pre­mios. Pe­ro Bo­la­ño, eso no con­vie­ne ol­vi­dar­lo, tam­bién nos de­mos­tró que to­do es­to en ver­dad po­dría ser una far­sa, una fies­ta ma­ca­bra en la que na­die sa­be lo que ha­ce por­que ha be­bi­do de­ma­sia­do y ya se ha ter­mi­na­do el tiem­po de caer bien y pa­re­cer in­te­li­gen­te y en lu­gar de dar las gra­cias a los an­fi­trio­nes to­dos los in­vi­ta­dos han em­pe­za­do a ti­rar las co­li­llas al sue­lo y vo­mi­tar en las ma­ce­tas. Y si la li­te­ra­tu­ra no es eso, exal­tar­se y du­dar de to­do y de to­dos, es me­jor que de­je­mos de preo­cu­par­nos por ella.

Es una obra pri­me­ri­za del au­tor, du­bi­ta­ti­va e im­per­fec­ta, pe­ro tam­bién po­ten­te

Ro­ber­to Bo­la­ño

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.