Car­ta del di­rec­tor

Tiempo - - SUMARIO -

Pe­dro Arrio­la, el pro­to­ase­sor por ex­ce­len­cia, que si­gue al la­do de Ma­riano Ra­joy, di­gan lo que di­gan, sue­le ex­pli­car –y lo ador­na con to­dos los de­ta­lles ne­ce­sa­rios– que “to­do es­tá es­cri­to” y que so­lo hay que te­ner la pa­cien­cia de en­con­trar­lo. Arrio­la, que tu­vo que tra­tar ca­ra a ca­ra con eta­rras en tiem­pos de Jo­sé María Az­nar, tam­bién sos­te­nía que los je­fes te­rro­ris­tas lo de­ja­ban to­do por es­cri­to y que, cla­ro, eso cons­ti­tuía una cier­ta ven­ta­ja.

La cri­sis de Po­de­mos, ga­rro­ta­zos dia­léc­ti­cos in­clui­dos, tam­bién es­ta­ba es­cri­ta. La re­lec­tu­ra de Dispu­tar la de­mo­cra­cia, el li­bro que pu­bli­có Pa­blo Igle­sias, apor­ta aho­ra abun­dan­tes cla­ves pa­ra in­ter­pre­tar las bron­cas en la for­ma­ción mo­ra­da y los des­en­cuen­tros con Íñi­go Erre­jón y el gru­po que le acom­pa­ñó en su tra­ve­sía ful­gu­ran­te de las au­las a los es­ca­ños, pri­me­ro al Par­la­men­to Eu­ro­peo y lue­go al Con­gre­so de los Dipu­tados.

“La po­lí­ti­ca –es­cri­bía Igle­sias– es, bá­si­ca­men­te, el ar­te del po­der, que es­tu­dia có­mo con­se­guir­lo y man­te­ner­lo”. Y eso es lo que per­si­gue el lí­der de Po­de­mos, man­te­ner el po­der en su pro­pia or­ga­ni­za­ción y lue­go ejer­cer­lo co­mo desee por­que “lo que de­fi­ne te­ner po­der po­lí­ti­co es la fuer­za de im­po­ner la pro­pia vo­lun­tad”. Es ob­vio que el ori­gen de la bron­ca en Po­de­mos es una pug­na por el po­der y có­mo ejer­cer­lo. Igle­sias lo re­su­mió en una so­la fra­se cuan­do era un sim­ple as­pi­ran­te a par­la­men­ta­rio eu­ro­peo: “Nun­ca hay que ol­vi­dar que ‘po­wer is po­wer”.Y tam­bién ya en­ton­ces te­nía cla­ro que ha­bía que ac­tuar con con­tun­den­cia, por­que “los de­mó­cra­tas nun­ca de­be­mos ol­vi­dar que las ra­zo­nes sin fuer­za no son na­da”. Es­tá es­cri­to, aun­que no sea con es­tas mis­mas pa­la­bras, pe­ro al fi­nal, en la pe­lea de Po­de­mos, an­tes o des­pués, so­lo pue­de que­dar uno de los ga­llos que aho­ra lle­van la voz can­tan­te, Pa­blo Igle­sias o Íñi­go Erre­jón, que des­de ha­ce bas­tan­te tiem­po tie­nen fu­tu­ros di­ver­gen­tes. Y se da la pa­ra­do­ja de que el con­gre­so que los bri­llan­tes es­tra­te­gas de Po­de­mos qui­sie­ron ha­cer coin­ci­dir con el del PP pa­ra que que­da­ran cla­ras –y a su fa­vor– las di­fe­ren­cias en­tre dos con­cep­cio­nes po­lí­ti­cas se ha vuel­to en su con­tra.

Los po­pu­la­res de Ra­joy ul­ti­man, en una es­pe­cie de “paz in­ter­na ra­jo­ya­na”, un con­gre­so en el que que­dan po­cas in­cer­ti­dum­bres, más allá de en qué con­di­cio­nes con­ti­nua­rá María Dolores de Cos­pe­dal co­mo se­cre­ta­ria ge­ne­ral y qué fun­cio­nes ten­drá un teó­ri­co nú­me­ro tres del par­ti­do. Ra­joy vol­ve­rá a ser acla­ma­do y las pe­leas y ri­fi­rra­fes in­ter­nos que­da­rán pen­dien­tes pa­ra los di­fe­ren­tes con­gre­sos te­rri­to­ria­les del PP que se ce­le­bra­rán has­ta el ve­rano. No lle­ga­rá la san­gre al río en nin­gu­na par­te, pe­ro ha­brá sus más y sus me­nos e in­clu­so va­rias can­di­da­tu­ras a la di­rec­ción en al­gu­nos si­tios –qui­zá Ca­na­rias, Ba­lea­res, La Rio­ja, Mur­cia–, al­go po­co fre­cuen­te en­tre los po­pu­la­res, sin que tam­po­co en Ma­drid, en don­de ga­na­rá Cris­ti­na Ci­fuen­tes sin pro­ble­mas, pe­ro don­de Es­pe­ran­za Agui­rre si­gue ahí, sea to­do una bal­sa de acei­te

Ma­riano Ra­joy, en el Go­bierno y en el PP, quie­re apro­ve­char lo que al­gu­nos en su círcu­lo más pró­xi­mo des­cri­ben co­mo “el mar plano” en el que aho­ra na­ve­gan y que durará has­ta el ve­rano. Es una es­pe­cie de tre­gua po­lí­ti­ca y par­la­men­ta­ria que ter­mi­na­rá cuan­do el PSOE eli­ja nue­vo lí­der y ce­le­bre su con­gre­so tam­bién pen­dien­te. En el PP no ocul­tan que el es­ce­na­rio que, al me­nos en teo­ría, pre­fe­ri­rían

PO­DE­MOS CONTRAPROGRAMÓ SU CON­GRE­SO CON EL DEL PP, PE­RO LA JU­GA­DA PUE­DE SA­LIR­LE MAL. MIEN­TRAS, EN EL PP HA­BLAN DE “MAR PLANO”, ESA ES­PE­CIE DE TRE­GUA PO­LÍ­TI­CO PAR­LA­MEN­TA­RIA QUE DURARÁ HAS­TA EL VE­RANO, UNA VEZ QUE EL PSOE HA­YA ELE­GI­DO NUE­VO SE­CRE­TA­RIO GE­NE­RAL Y, CON SUER­TE, HAS­TA EL CON­GRE­SO DE LOS SO­CIA­LIS­TAS

se­ría un PSOE li­de­ra­do por Su­sa­na Díaz y que Pa­blo Igle­sias con­ti­núe co­mo re­fe­ren­te ca­si úni­co de Po­de­mos. Mu­cho más preo­cu­pa­ría que so­cia­lis­tas y po­de­mi­tas fue­ran di­ri­gi­dos por Pe­dro Sán­chez e Íñi­go Erre­jón. Sin em­bar­go, a la ho­ra de es­cru­tar la bo­li­ta de cris­tal, hay me­nos una­ni­mi­dad, por­que en el en­torno de Ra­joy tam­bién hay quie­nes ad­vier­ten de los ries­gos elec­to­ra­les que po­drían te­ner si Díaz da el gran paso, ga­na las pri­ma­rias y es ca­be­za de car­tel de los so­cia­lis­tas. El anun­cio de las can­di­da­tu­ras de Pat­xi Ló­pez y Pe­dro Sán­chez ha­ce prác­ti­ca­men­te im­po­si­ble que los so­cia­lis­tas fa­ci­li­ten, por ac­ción u omi­sión, la apro­ba­ción de los Pre­su­pues­tos Ge­ne­ra­les. Sin em­bar­go, esa com­pli­ca­ción preo­cu­pa lo jus­to a Ma­riano Ra­joy ya Cris­tó­bal Mon­to­ro que, en úl­ti­mo ca­so, tam­po­co es­ta­rían es­pe­cial­men­te incómodos con una pró­rro­ga pre­su­pues­ta­ria, una vez que ya es­tá apro­ba­do el te­cho de gas­to. Aho­ra es­pe­ran “dis­fru­tar” de ese “mar plano” to­do el tiem­po que du­re y si lo­gran que lle­gue has­ta des­pués del ve­rano, mu­cho me­jor. Tam­bién es­tá es­cri­to, aun­que sea en el ge­no­ma de Ra­joy, que ha de­mos­tra­do su ca­pa­ci­dad de su­per­vi­ven­cia.

La in­cer­ti­dum­bre pro­ce­de de Ca­ta­lu­ña, en don­de tam­bién abun­dan los ga­rro­ta­zos, so­bre to­do los que se pro­pi­nan por de­ba­jo de la me­sa los so­cios del Go­vern, es de­cir, los nue­vos con­ver­gen­tes y ERC. Pa­ra Car­les Puig­de­mont y Ar­tur Mas el ver­da­de­ro ad­ver­sa­rio es Oriol Jun­que­ras quien, por su par­te, ya se ve co­mo pre­si­den­te de la Ge­ne­ra­li­tat, al­go que irri­ta a lí­de­res y mi­li­tan­tes en el PDECat y, por eso, ma­nio­bran con­tra su ri­val. Vuel­ven a ten­sar la cuer­da con el Go­bierno de Ra­joy, pe­ro el ver­da­de­ro lío es in­terno, con el agra­van­te –un paso ade­lan­te que na­die ha­bía da­do– de que An­na Ga­briel, la lí­der de la CUP, ha­bla de una “tran­si­ción no pa­cí­fi­ca”. Qui­zá la CUP lo te­nía es­cri­to y so­lo hay que en­con­trar­lo, co­mo di­ría Arrio­la, pe­ro no es­ta­ba en el guion, co­mo tam­po­co lo es­ta­ban Do­nald Trump y sus más que ocu­rren­cias. Y eso sí es in­cer­ti­dum­bre. “Po­wer is po­wer”, es­cri­bió Pa­blo Igle­sias.

di­rec­tor.tiem­po@gru­po­ze­ta.es JE­SÚS RI­VA­SÉS

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.