Turno de pa­la­bra

Tiempo - - SUMARIO - GA­BRIEL ELO­RRIA­GA

Tras una lar­ga eta­pa elec­to­ral en­tra­mos aho­ra en tiem­po de con­gre­sos. Y, aun­que pa­ra la ma­yo­ría sean so­lo en­cuen­tros in­ter­nos de par­ti­do, sus re­per­cu­sio­nes pue­den tras­cen­der mu­cho más allá de ese ám­bi­to. Los tiem­pos son dis­tin­tos pa­ra unos y pa­ra otros: los que ape­nas han lle­ga­do y quie­nes de­be­rían pen­sar en có­mo re­cu­pe­rar a los elec­to­res per­di­dos.

Los nue­vos par­ti­dos se con­so­li­dan cuan­do son ca­pa­ces de afian­zar una es­truc­tu­ra or­ga­ni­za­ti­va am­plia y es­ta­ble, de per­fi­lar un dis­cur­so que de­fi­na con cla­ri­dad su es­pa­cio y ob­je­ti­vos y, so­bre to­do, cuan­do so­bre­vi­ven a su primer cam­bio de li­de­raz­go. Pa­ra lo úl­ti­mo es qui­zá de­ma­sia­do pron­to, aun­que en Po­de­mos no pa­re­cen des­car­tar nin­gu­na op­ción. Lo in­tere­san­te es que la exis­ten­cia de un lí­der ca­ris­má­ti­co, pre­ten­di­da­men­te ca­paz de co­nec­tar con el pue­blo sin ne­ce­si­dad de in­ter­me­dia­ción al­gu­na, es con­sus­tan­cial a to­das las for­ma­cio­nes po­pu­lis­tas de éxi­to. No le fal­ta ra­zón a Juan Car­los Mo­ne­de­ro cuan­do afir­ma: “Si cae Pa­blo, des­apa­re­ce Po­de­mos”, aun­que más bien ca­bría anun­ciar que de­rro­ta­do el lí­der mu­ta­ría la na­tu­ra­le­za de su pro­yec­to po­lí­ti­co. Y lo in­tere­san­te es ad­ver­tir que una iz­quier­da jo­ven y fuer­te, no po­pu­lis­ta y des­mar­ca­da del an­cla­je co­mu­nis­ta de IU, po­si­ble­men­te ejer­ce­ría un atrac­ti­vo irre­sis­ti­ble so­bre los so­cia­lis­tas. Jun­to a un li­de­raz­go pues­to en cues­tión, Po­de­mos tie­ne otras di­fi­cul­ta­des, en­tre las que des­ta­ca su in­ca­pa­ci­dad pa­ra es­ta­ble­cer una es­tra­te­gia te­rri­to­rial. El ca­len­da­rio elec­to­ral for­zó el ate­rri­za­je pre­ci­pi­ta­do de la in­ci­pien­te or­ga­ni­za­ción en el com­ple­jo ma­pa po­lí­ti­co es­pa­ñol. El re­sul­ta­do es un par­ti­do am­plio pe­ro dis­con­ti­nuo, au­sen­te co­mo tal de bue­na par­te del te­rri­to­rio, y con di­ri­gen­tes y ob­je­ti­vos ple­na­men­te di­fe­ren­cia­dos se­gún su res­pec­ti­va agen­da lo­cal. Con es­te ba­ga­je, no pa­re­ce po­si­ble que cie­rren con ex­ce­si­vo éxi­to su pró­xi­ma asam­blea.

Mien­tras tan­to, el PSOE na­ve­ga a la de­ri­va y pe­li­gro­sa­men­te ex­pues­to a las de­ci­sio­nes aje­nas. Si­gue fal­tan­do un aná­li­sis que ex­pli­que con ri­gor la cre­cien­te mer­ma del es­pa­cio po­lí­ti­co so­cial­de­mó­cra­ta y, so­bre to­do, que pro­pon­ga al­ter­na­ti­vas cla­ras y via­bles. Por eso, y a pe­sar de sus evi­den­tes ca­ren­cias, lo que su­ce­da en Po­de­mos pue­de de­ter­mi­nar la es­ta­bi­li­dad del es­ce­na­rio po­lí­ti­co ac­tual. La op­ción po­pu­lis­ta cho­ca con cual­quier in­ten­to de co­la­bo­ra­ción en­tre las iz­quier­das y co­lo­ca­ría in­clu­so a quie­nes la pre­ten­den, Pe­dro Sán­chez y Pat­xi Ló­pez, co­mo in­ge­nuos de­rro­tis­tas. Fren­te a Igle­sias, no ca­bría en el PSOE otro ca­mino que el dis­tan­cia­mien­to y la con­fron­ta­ción de pro­yec­tos, apos­tan­do de­fi­ni­ti­va­men­te por la op­ción re­for­mis­ta que apun­ta el do­cu­men­to de ba­ses po­lí­ti­cas que re­cien­te­men­te pre­sen­tó su ges­to­ra. Sin em­bar­go, si la es­tra­te­gia erre­jo­nis­ta sa­lie­se ga­na­do­ra po­si­ble­men­te sus can­tos de si­re­na atra­pa­rían a un par­ti­do so­cia­lis­ta dé­bil y con­fu­so.

Más a la de­re­cha, Ciudadanos in­ten­ta de nue­vo fi­jar su ru­ta. Sus vai­ve­nes les pre­sen­tan co­mo un par­ti­do in­ma­du­ro que no es ca­paz de ocu­par el es­pa­cio que pre­ten­den reivin­di­car: Es­pa­ña, li­be­ra­lis­mo eco­nó­mi­co y pro­gre­sis­mo so­cial. Su con­gre­so so­lo pa­re­ce ha­ber­les per­mi­ti­do avan­zar en la ver­tien­te or­ga­ni­za­ti­va mien­tras que la anun­cia­da asun­ción fu­tu­ra de res­pon­sa­bi­li­da­des de Go­bierno sue­na más a ex­cu­sa que a com­pro­mi­so. Y pa­ra com­ple­tar el pa­no­ra­ma, ya se sa­be: na­da hay tan abu­rri­do co­mo el con­gre­so de un par­ti­do en el Go­bierno.

ES TIEM­PO DE CON­GRE­SOS DE LAS FOR­MA­CIO­NES PO­LÍ­TI­CAS. LO QUE SU­CE­DA EN AL­GU­NOS DE ELLOS PUE­DE DE­TER­MI­NAR LA ES­TA­BI­LI­DAD DEL ES­CE­NA­RIO AC­TUAL

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.