COS­PE­DAL PISA FUER­TE

La am­bi­ción de una mi­nis­tra de De­fen­sa que quie­re ser mu­cho más que mi­nis­tra

Tiempo - - PORTADA - Por An­to­nio Rodríguez aro­dri­guez.tiem­po@gru­po­ze­ta.es

Aun­que To­le­do tie­ne fa­ma de ser una ciu­dad de mi­li­ta­res y cu­ras, Ma­ría Do­lo­res de Cos­pe­dal no pro­vie­ne de una fa­mi­lia con pe­di­grí cas­tren­se. Su úni­co víncu­lo fa­mi­liar con la mi­li­cia fue un tío abue­lo su­yo que al­can­zó el gra­do de ge­ne­ral den­tro de la Guar­dia Ci­vil. Sin em­bar­go, ella ha pa­sa­do por dos ciu­da­des –To­le­do y Al­ba­ce­te– don­de el Ejér­ci­to de Tie­rra y el del Ai­re tie­nen su im­pron­ta. Fue en la ba­se aé­rea de Los Lla­nos (Al­ba­ce­te) don­de Cos­pe­dal par­ti­ci­pó en su pri­mer ac­to de ju­ra de la ban­de­ra, mien­tras que To­le­do si­gue sien­do su ciu­dad de re­si­den­cia. To­dos los días va y vie­ne a la ca­pi­tal cas­te­llano-man­che­ga, de don­de ha sa­li­do ca­si to­do el equi­po de co­la­bo­ra­do­res que se ha lle­va­do al Mi­nis­te­rio de De­fen­sa.

En es­te Go­bierno hay dos ca­ras con pro­yec­ción po­lí­ti­ca –So­ra­ya Sáenz de San­ta­ma­ría y Ma­ría Do­lo­res de Cos­pe­dal– que es­tán con­de­na­das a vi­gi­lar­se. Y ca­da mo­vi­mien­to se es­cu­dri­ña con aten­ción. Tras el re­par­to de ta­reas que Ma­riano Ra­joy dis­pu­so en no­viem­bre, una vez lo­gra­da su in­ves­ti­du­ra, más de uno pen­só que la to­do­po­de­ro­sa vi­ce­pre­si­den­ta sa­lía re­for­za­da, mien­tras que Cos­pe­dal lle­ga­ba por sor­pre­sa a un mi­nis­te­rio que no apa­re­cía en las qui­nie­las –se ha­bló de Interior o Fo­men­to–. Ella ha co­men­ta­do lue­go a to­ro pa­sa­do que De­fen­sa era, en reali­dad, el mi­nis­te­rio que desea­ba, aun­que des­de el prin­ci­pio se di­jo que era un pues­to in­com­pa­ti­ble con su ac­tual desem­pe­ño de se­cre­ta­ria ge­ne­ral del PP.

“He si­do co­ci­ne­ra an­tes que frai­le y tor­tas, me han da­do mu­chas”, les ad­vir­tió a sus más alle­ga­dos an­te los dar­dos que al­gu­nos lan­za­ban a Mon­cloa y Gé­no­va, la se­de prin­ci­pal del PP, pa­ra que Ra­joy des­po­ja­se a Cos­pe­dal de sus ac­tua­les po­de­res den­tro del par­ti­do. Fue su for­ma de tran­qui­li­zar­les y con el pa­so de las se­ma­nas, la ima­gen de la mi­nis­tra de De­fen­sa no so­lo se ha for­ta­le­ci­do, sino que ape­nas na­die den­tro de las fi­las po­pu­la­res pi­de ya que se la de­gra­de.

En el áni­mo de la mi­nis­tra es­tá el “ex­pli­car muy bien las co­sas, con mu­cha trans­pa­ren­cia” aho­ra que ha em­pe­za­do una le­gis­la­tu­ra en la que la ne­go­cia­ción es fun­da­men­tal. Des­de el inicio cor­te­jó a los por­ta­vo­ces del PSOE y Ciu­da­da­nos pa­ra que su des­em­bar­co en la se­de par­la­men­ta­ria fue­se lo más apa­ci­ble po­si­ble. Pa­ra ello, an­tes de su pri­me­ra com­pa­re­cen­cia en el Con­gre­so pa­ra ex­pli­car las lí­neas ge­ne­ra­les de su de­par­ta­men­to, in­vi­tó a los re­pre­sen­tan­tes de los dos par­ti­dos a via­jar con ella a Irak pa­ra co­no­cer in si­tu la la­bor que desa­rro­llan allí los mi­li­ta­res es­pa­ño­les a la ho­ra de for­mar a ofi­cia­les y sol­da­dos del Ejér­ci­to ira­quí en su lu­cha con­tra los te­rro­ris­tas del Es­ta­do Is­lá­mi­co.

A ellos les ha ade­lan­ta­do su de­seo de apro­bar una ley de en­jui­cia­mien­to en el ám­bi­to mi­li­tar –“el Cuer­po Ju­rí­di­co Mi­li­tar es­tá muy des­apro­ve­cha­do”, les co­men­tó–, así co­mo una ley de es­ta­bi­li­dad y sos­te­ni­mien­to de las

COS­PE­DAL IN­CLUI­RÁ EN LOS PRE­SU­PUES­TOS UNA RE­CLA­MA­CIÓN DEL PSOE

Fuer­zas Ar­ma­das que tan­to PSOE co­mo Ciu­da­da­nos lle­va­ban en sus res­pec­ti­vos pro­gra­mas elec­to­ra­les y que per­mi­ta en­ju­gar la en­dé­mi­ca deu­da que De­fen­sa arras­tra des­de ha­ce dos dé­ca­das por los lla­ma­dos pro­gra­mas es­pe­cia­les de ar­ma­men­to pa­ra fra­ga­tas, ca­zas, avio­nes de transporte, he­li­cóp­te­ros y ca­rros de com­ba­te.

Cos­pe­dal in­clui­rá en los pró­xi­mos Pre­su­pues­tos una vie­ja reivin­di­ca­ción de los so­cia­lis­tas, la de que las cuen­tas or­di­na­rias de pa­gos lle­ven los cré­di­tos ex­tra­or­di­na­rios que ca­da mes de ju­lio se abo­na­ba a la in­dus­tria mi­li­tar pa­ra re­du­cir di­cha deu­da. Pa­ra ello, la mi­nis­tra de De­fen­sa do­bló el bra­zo de Ha­cien­da y con­si­guió que Cris­tó­bal Mon­to­ro au­to­ri­za­se jun­tar las fac­tu­ras pen­dien­tes de 2016, que el Eje­cu­ti­vo no pu­do abo­nar en ve­rano al es­tar en fun­cio­nes, con las de 2017. De ahí que De­fen­sa ten­drá un au­men­to del pre­su­pues­to or­di­na­rio de 1.824 mi­llo­nes de eu­ros.

El pro­pio PSOE re­cu­rrió an­te el Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal los pa­gos por de­cre­to ley de ese ti­po de par­ti­das co­mo cré­di­to ex­tra­or­di­na­rio en los pri­me­ros ejer­ci­cios del Eje­cu­ti­vo de Ra­joy. En oc­tu­bre, el Al­to Tri­bu­nal le dio la ra­zón y obli­gó a que el si­guien­te abono se tra­mi­ta­ra co­mo pro­yec­to de ley, así que el pró­xi­mo pre­su­pues­to de De­fen­sa ten­drá un in­cre­men­to del 30% con res­pec­to a las ci­fras de 2015. Se­gu­ra­men­te se al­za­rán vo­ces por es­te au­men­to tan lla­ma­ti­vo, so­bre to­do des­de Po­de­mos, pe­ro tan­to Ra­joy co­mo Cos­pe­dal es­tán dis­pues­tos a asu­mir es­te cos­te po­lí­ti­co. Cu­rio­sa­men­te, es­te in­cre­men­to en el pre­su­pues­to de De­fen­sa no in­ci­di­rá en el por­cen­ta­je del PIB que Es­pa­ña de­di­ca ca­da año a la se­gu­ri­dad y de­fen­sa. Nues­tro país de­di­ca en la

ac­tua­li­dad el 0,9% y en la úl­ti­ma cum­bre de la OTAN se com­pro­me­tió a lle­gar al 2% en el ho­ri­zon­te de 2025.

Cos­pe­dal re­co­no­ce que ese ca­si 1% del PIB en De­fen­sa es “el ta­lón de Aqui­les” de Es­pa­ña en la Alian­za Atlán­ti­ca y a ojos del nue­vo pre­si­den­te de EEUU, Do­nald Trump, quien es­tá pi­dien­do a los alia­dos que de­di­quen más re­cur­sos eco­nó­mi­cos en el te­rreno mi­li­tar. Sin em­bar­go, la mi­nis­tra sub­ra­ya a sus ho­mó­lo­gos alia­dos siem­pre que pue­de que Es­pa­ña es el se­gun­do país alia­do en nú­me­ro de mi­sio­nes en el exterior (un to­tal de 17, so­lo por de­trás de EEUU) y el pri­me­ro en Eu­ro­pa. Ade­más, es­tá in­ten­tan­do que la ayu­da es­pa­ño­la a la coope­ra­ción con los paí­ses del Áfri­ca sub­saha­ria­na com­pu­te tam­bién co­mo pre­su­pues­to a la se­gu­ri­dad y de­fen­sa pues, en úl­ti­ma ins­tan­cia, sir­ve pa­ra que los Go­bier­nos afri­ca­nos co­la­bo­ren con más ahín­co en la lu­cha con­tra el te­rro­ris­mo yiha­dis­ta.

Tam­bién se ha mar­ca­do co­mo ob­je­ti­vo que Es­pa­ña es­té a la van­guar­dia del fu­tu­ro Ejér­ci­to eu­ro­peo, una vez que el Reino Uni­do aban­do­ne la Unión Eu­ro­pea. El pri­mer pa­so se con­si­guió re­cien­te­men­te al lo­grar que el pre­su­pues­to de la Agen­cia Eu­ro­pea de De­fen­sa au­men­ta­se un 2% en es­te 2017. Es una ci­fra mo­des­ta por­que es­ta agen­cia ape­nas cuen­ta con pre­su­pues­to pro­pio, pe­ro sim­bó­li­ca por­que has­ta aho­ra Lon­dres se opo­nía sis­te­má­ti­ca­men­te a ello por sus re­ti­cen­cias a que es­te em­brión de Ejér­ci­to eu­ro­peo pu­die­se ha­cer com­pe­ten­cia a la OTAN.

En es­tos pri­me­ros tres me­ses de vi­da del Go­bierno de Ra­joy, Cos­pe­dal ha lo­gra­do sa­lir in­dem­ne de dos bom­bas que le es­ta­lla­ron en las ma­nos al po­co de to­mar po­se­sión. El pri­mer con­flic­to fue la mo­vi­li­za­ción de las aso­cia­cio­nes mi­li­ta­res pa­ra que los sol­da­dos pro­fe­sio­na­les de la es­ca­la bá­si­ca no sean des­pe­di­dos a los 45 años tras con­cluir su con­tra­to. Aun­que mu­chos mi­li­ta­res tem­po­ra­les op­tan por re­in­te­grar­se a la vi­da ci­vil y no re­no­var los con­tra­tos, lo cier­to es que mu­chos de ellos al­can­zan el lí­mi­te de 45 años sin po­der ac­ce­der a la es­ca­la de sub­ofi­cia­les por­que, en­tre otras co­sas, no hay pla­zas su­fi­cien­tes y se que­dan di­rec­ta­men­te en la ca­lle. Es­ta si­tua­ción co­men­zó a re­gis­trar­se ha­ce dos años. Los que en 1990, fe­cha de la pro­fe­sio­na­li­za­ción to­tal de las Fuer­zas Ar­ma­das y el fin del ser­vi­cio mi­li­tar obli­ga­to­rio, te­nían 20 años co­men­za­ron a cum­plir los 45 en 2015 y tras sa­lir del Ejér­ci­to so­lo les que­da la pres­ta­ción por des­em­pleo. Cuan­do es­ta se agota, re­ci­ben una asig­na­ción de 7.200 eu­ros al año has­ta la ju­bi­la­ción. De ahí que pi­die­sen a la mi­nis­tra una so­lu­ción ur­gen­te, con pró­rro­gas o al­ter­na­ti­vas cla­ras, pa­ra que es­tos efec­ti­vos pue­dan ad­qui­rir la condición de mi­li­tar de carrera.

La mi­nis­tra re­co­no­ció que las inversiones en for­ma­ción no han da­do re­sul­ta­dos, pe­ro lo­gró des­ac­ti­var la bo­la de nie­ve tras dis­tri­buir en­tre los par­ti­dos las ci­fras de afec­ta­dos por fin de con­tra­to pa­ra 2017. De los 4.858 mi­li­ta­res que ha­ce 25 años em­pe­za­ron su vin­cu­la­ción cas­tren­se y, por tan­to, de­be­rían ter­mi­nar es­te año su tra­ba­jo den­tro de las Fuer­zas Ar­ma­das, un to­tal de 2.294 (el 47%) que­da­rán ads­cri­tos a De­fen­sa u otros or­ga­nis­mos ins­ti­tu­cio­na­les tras su ce­se, 495 ten­drán em­pleo en otros mi­nis­te­rios (un 10%), 380 se en­cuen­tran ya des­vin­cu­la­dos del Ejér­ci­to (8%) y 1.473 (el 30%) no re­no­va­ron al­gu­na de las pró­rro­gas que se per­mi­ten has­ta el má­xi­mo de los 25 años. De es­ta su­ma que­dan

AD­MI­TE QUE EL 1% DEL PIB EN DE­FEN­SA ES “EL TA­LÓN DE AQUI­LES” EN LA OTAN

so­lo 227 mi­li­ta­res, el 5% del to­tal, que son los que en reali­dad van a per­der su tra­ba­jo en el Ejér­ci­to en 2017 sin ver en el ho­ri­zon­te una sa­li­da la­bo­ral y, por tan­to, los más vul­ne­ra­bles an­te es­ta si­tua­ción.

El otro asun­to fue la ges­tión po­lí­ti­ca del Yak-42 a raíz del in­for­me del Con­se­jo de Es­ta­do –adop­ta­do por una­ni­mi­dad– en el que se de­cla­ró la “res­pon­sa­bi­li­dad pa­tri­mo­nial ob­je­ti­va” del Es­ta­do a la ho­ra de asu­mir las in­dem­ni­za­cio­nes que ya se en­tre­ga­ron en su mo­men­to a los fa­mi­lia­res de los 62 mi­li­ta­res que re­gre­sa­ban de Af­ga­nis­tán. El má­xi­mo ór­gano con­sul­ti­vo del Go­bierno re­la­cio­nó el siniestro con una ma­la ges­tión del Mi­nis­te­rio de De­fen­sa en ma­yo de 2003, cu­yo ti­tu­lar era por en­ton­ces Fe­de­ri­co Trillo.

Pe­dir per­dón en po­lí­ti­ca cues­ta, en oca­sio­nes, una eter­ni­dad. El pro­pio Trillo lle­va más de 13 años elu­dien­do es­te ac­to de con­tri­ción, aun­que en ju­nio de 2004, tras co­no­cer­se que los tres mi­li­ta­res de Sa­ni­dad que pro­ce­die­ron a las iden­ti­fi­ca­cio­nes se ha­bían equi­vo­ca­do en 30 de los 62 cuer­pos, pi­dió “dis­cul­pas” por el do­lor que hu­bie­ra po­di­do cau­sar a los fa­mi­lia­res de las víc­ti­mas.

El in­for­me del Con­se­jo de Es­ta­do con el que se des­em­pol­vó la tragedia, y que fue pu­bli­ca­do por El País el 3 de enero, lle­vó a to­da la opo­si­ción a pe­dir el ce­se de Trillo co­mo em­ba­ja­dor en Lon­dres y a so­li­ci­tar al Eje­cu­ti­vo del PP que pi­die­se per­dón por aquel vue­lo que se es­tre­lló en Tre­bi­son­da (Tur­quía) con una ca­ja ne­gra que no fun­cio­na­ba des­de ha­cía 45 días y con una tri­pu­la­ción ex­haus­ta que ha­bía en­ca­de­na­do mu­chas ho­ras de vue­lo sin des­can­so. El ce­se de Trillo se pre­sen­tó co­mo un an­ti­ci­po del re­le­vo que se iba a pro­du­cir en cues­tión de se­ma­nas y el pro­pio em­ba­ja­dor evi­tó men­cio­nar la tragedia en su com­pa­re­cen­cia an­te los me­dios del día 12 en la ca­pi­tal bri­tá­ni­ca.

En cuan­to a la asun­ción de res­pon­sa­bi­li­da­des, fue Cos­pe­dal quien dio el pa­so a la ho­ra de “pe­dir per­dón en nom­bre del Es­ta­do” a los fa­mi­lia­res de las víc­ti­mas por no ha­ber­las apo­ya­do lo su­fi­cien­te en to­dos es­tos años, aun­que tam­po­co le fue fá­cil. No uti­li­zó la pa­la­bra per­dón en su in­ter­ven­ción ini­cial an­te la Co­mi­sión de De­fen­sa, así que en el turno de ré­pli­ca de los por­ta­vo­ces de los gru­pos par­la­men­ta­rios tu­vo que es­cu­char re­pro­ches de ca­da uno de los in­ter­vi­nien­tes, in­clu­so de so­cios co­mo el dipu­tado na­va­rro de UPN, por no apro­ve­char la com­pa­re­cen­cia pa­ra ce­rrar he­ri­das con las fa­mi­lias de las víc­ti­mas allí pre­sen­tes.

Cuan­do se cum­plían dos ho­ras de de­ba­te lle­gó el mo­men­to pa­ra Cos­pe­dal de mi­rar al fren­te, co­ger ai­re y ha­cer lo que Trillo evi­ta des­de 2003. “Si se quie­re de­cir de otra ma­ne­ra, lo ha­go con las pa­la­bras de otros. Yo no ten­go nin­gún pro­ble­ma y des­de lue­go en­tre mis mu­chos defectos no es­tá la so­ber­bia, al pe­dir per­dón en nom­bre del Es­ta­do por no ha­ber re­co­no­ci­do con an­te­rio­ri­dad es­ta res­pon­sa­bi­li­dad pa­tri­mo­nial del Es­ta­do”, ase­gu­ró la mi­nis­tra con cier­ta so­lem­ni­dad. Los dipu­tados po­pu­la­res rom­pie­ron en­ton­ces el si­len­cio con aplau­sos. Era la pri­me­ra vez que lo ha­cían y aplau­die­ron con fuer­za, co­mo si qui­sie­ran de­jar atrás tre­ce años de pe­sar por lo acon­te­ci­do. Pa­ra las fi­las del PP fue una es­pe­cie de ca­tar­sis. La mi­nis­tra con­si­guió, por úl­ti­mo, des­viar par­te de las cul­pas al so­cia­lis­ta Jo­sé Bono, a quien re­qui­rió por bu­ro­fax que en­tre­ga­se to­da la do­cu­men­ta­ción que te­nía so­bre el Yak-42.

SU AC­TUA­CIÓN EN EL CA­SO DEL YAK 42 SU­PU­SO UNA CA­TAR­SIS PA­RA EL PP

La mi­nis­tra de De­fen­sa lle­ga a la ca­pi­tal de Ga­bón en com­pa­ñía del je­fe del Es­ta­do Ma­yor del Ejér­ci­to, al­mi­ran­te Fer­nan­do Gar­cía Sán­chez, co­mo es­ca­la previa pa­ra la vi­si­ta al con­tin­gen­te es­pa­ñol des­ple­ga­do en la Re­pú­bli­ca Cen­troa­fri­ca­na.

El pre­si­den­te del Go­bierno, Ma­riano Ra­joy, aún no ha pe­di­do per­dón a los fa­mi­lia­res de las víc­ti­mas del Yak-42, aun­que acep­tó man­te­ner con ellos una reu­nión en La Mon­cloa (en la fo­to). Fue el pri­mer ges­to de un pre­si­den­te del PP des­de la tragedia. Cos­pe­dal, por su par­te, fue la en­car­ga­da de pe­dir dis­cul­pas en nom­bre del Es­ta­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.