FUN­CIO­NA­RIOS COACCIONADOS

Tiempo - - CARTA DEL DIRECTOR -

Que quien te pa­ga la nó­mi­na te ins­te a par­ti­ci­par en un ac­to po­lí­ti­co pa­ra su pro­ve­cho es po­co éti­co y una evi­den­te vul­ne­ra­ción de la li­ber­tad de los tra­ba­ja­do­res. Aun­que no se to­men “re­pre­sa­lias” –ase­gu­ra el Go­bierno ca­ta­lán– es una for­ma de sig­ni­fi­car po­lí­ti­ca y pú­bli­ca­men­te a la gen­te, al­go úni­co en to­da la Eu­ro­pa de­mo­crá­ti­ca y que so­lo se ha da­do en re­gí­me­nes co­mo Ve­ne­zue­la o Cu­ba. Y si al lla­ma­mien­to a los fun­cio­na­rios a ma­ni­fes­tar­se por Mas le aña­di­mos el “es­táis to­dos fi­cha­dos” de Vidal o las lis­tas ne­gras de jue­ces, el pa­no­ra­ma al que nos quie­ren lle­var en Ca­ta­lu­ña no pa­re­ce muy ilusionante. Qui­zá ya es ho­ra de ac­tuar en de­fen­sa de los de­re­chos y li­ber­ta­des de los ca­ta­la­nes no na­cio­na­lis­tas fren­te a un se­ce­sio­nis­mo ca­da vez más ra­di­ca­li­za­do y que en­se­ña su pa­ti­ta más au­to­ri­ta­ria. Te­re­sa Lo­zano. TA­RRA­GO­NA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.