PUIG­DE­MONT Y PISA

Tiempo - - CARTA DEL DIRECTOR -

Los que es­ta­mos en el mun­do de la edu­ca­ción ve­mos en de­ma­sia­das oca­sio­nes có­mo po­lí­ti­cos co­me­ten so­no­ras pi­fias cuan­do se aden­tran en te­mas edu­ca­ti­vos. Es lo que le pa­só a Car­les Puig­de­mont en su re­cien­te en­tre­vis­ta en TV3 cuan­do pre­su­mió de que en Ca­ta­lu­ña la no­ta de cas­te­llano de PISA es su­pe­rior a la del res­to de Es­pa­ña. El pre­si­dent de­be­ría sa­ber que la eva­lua­ción PISA en Ca­ta­lu­ña no se ha­ce en cas­te­llano sino en ca­ta­lán. En con­se­cuen­cia, una prue­ba que no tie­ne ni una so­la pa­la­bra en cas­te­llano di­fí­cil­men­te pue­de de­mos­trar un buen ni­vel de cas­te­llano. De he­cho, no hay nin­gu­na eva­lua­ción, ni PISA ob­via­men­te ni nin­gu­na otra, que acre­di­te un su­pues­to ex­ce­len­te ni­vel de len­gua es­pa­ño­la en Ca­ta­lu­ña. ¿Por qué al­gu­nos po­lí­ti­cos (o sus ase­so­res) no con­tras­tan mí­ni­ma­men­te la in­for­ma­ción an­tes de ha­blar? Ma­ría Sán­chez Re­yes. BAR­CE­LO­NA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.