“To­do era me­jor cuan­do éra­mos jó­ve­nes”

Tiempo - - VIVIR - “DE QUÉ TE SIR­VEN EL DI­NE­RO Y LA SA­BI­DU­RÍA SI YA NO ERES TAN DI­VER­TI­DO”

Je­sús Ca­sa­ñas

En es­ta se­gun­da en­tre­ga ve­mos to­das las lo­ca­li­za­cio­nes de Edim­bur­go que no vi­mos en la pri­me­ra (Ro­yal Mi­le, Castillo, Art­hur’s Seat...), que se ro­dó en su ma­yor par­te en Glas­gow. ¿Una cuen­ta pen­dien­te con la ciu­dad? No, vol­vi­mos por­que pen­sá­ba­mos que te­nía sen­ti­do el he­cho de vol­ver a casa, y tie­nes que mos­trar esa casa. Tam­bién por­que te­nía­mos más di­ne­ro y nos lo po­día­mos per­mi­tir, es más ca­ro ro­dar en Edim­bur­go. Era el sen­ti­do del lu­gar, don­de ellos se cria­ron, te­nía­mos que mos­trar esa ciu­dad de don­de ellos ha­bían sur­gi­do, su cu­na. Era cla­ve mos­trar al­gu­nos ex­te­rio­res, por ejem­plo la es­ce­na des­pués del bo­xeo de Spud don­de ve­mos el puen­te, son ecos vi­sua­les de la an­te­rior. En la pri­me­ra pe­lí­cu­la no im­por­ta­ba tan­to el exterior por­que es­ta­ban en­ce­rra­dos en su ca­be­za, ni lo veían si­quie­ra. No es exac­ta­men­te una adap­ta­ción de Porno, la se­gun­da par­te de la no­ve­la. ¿Por qué ha cam­bia­do? En su mo­men­to John Hod­ge (el guio­nis­ta) sí que hi­zo una adap­ta­ción, pe­ro no era lo su­fi­cien­te­men­te bue­na. Creía­mos que si lle­ga­ba el mo­men­to de la se­cue­la te­nía que ser al­go más crí­ti­co, más per­so­nal, más agu­do. La ra­zón de Porno sin más no jus­ti­fi­ca­ba ha­cer la pe­lí­cu­la en­ton­ces, nos fal­ta­ba al­go, te­nía que ser me­jor, no nos ofre­cía su­fi­cien­te en ese mo­men­to. Pe­ro sí que hay par­tes de Porno, co­mo la es­ce­na del pub de los ca­tó­li­cos, que le da un pun­to muy di­ver­ti­do. Se le ha acu­sa­do de nos­tál­gi­co... To­do era me­jor cuan­do éra­mos jó­ve­nes, ¿no? Eso lo te­ne­mos que re­co­no­cer to­dos. Lo úni­co que te que­da des­pués es más di­ne­ro y más sa­bi­du­ría, pe­ro de qué te sir­ve si ya no eres tan di­ver­ti­do... Por los per­so­na­jes y por la pe­lí­cu­la no, pe­ro sí nos­tal­gia por el pa­sa­do, con ese pa­sa­do que si­gue vi­vo, que a uno le si­gue afec­tan­do de for­mas que ni com­pren­de­mos, por­que es po­de­ro­so. ¿Có­mo aco­ge­rán las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes es­ta se­cue­la de una pe­lí­cu­la le­gen­da­ria? Es im­po­si­ble de dis­cer­nir. ¿Có­mo lo vas a sa­ber? A mí me re­sul­ta im­po­si­ble teo­ri­zar. En otros ca­sos ves la pe­lí­cu­la y sí que lo pien­sas, so­bre to­do en el ci­ne co­mer­cial, don­de es más im­por­tan­te el mar­ke­ting, pe­ro pa­ra mí es im­pen­sa­ble con­ce­bir lo que pien­sa una per­so­na que no ha vis­to la pri­me­ra, por­que es una par­te tan im­por­tan­te en mi vi­da... Pe­ro pa­re­ce ser que hay gen­te que no ha vis­to la ori­gi­nal y afir­ma que les ha gus­ta­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.