MA­LOS HU­MOS

Tiempo - - VIVIR - Por Luis Al­go­rri Fo­to: Kai Förs­ter­ling/Efe

En mi pue­blo, el año pa­sa­do, unos gol­fos de­ci­die­ron jo­ro­bar a otros gol­fos y pe­ga­ron fue­go a un enor­me al­ma­cén ile­gal de neu­má­ti­cos. Es­tu­vo aque­llo sol­tan­do hu­mo dos me­ses. Aho­ra, en Pa­ter­na (Va­len­cia), el in­cen­dio for­tui­to de una fá­bri­ca de pro­duc­tos quí­mi­cos ha pro­vo­ca­do una columna ne­gra que, co­mo la de León, se ve ca­si des­de la pro­vin­cia ve­ci­na. Hay mie­do por po­si­bles to­xi­ci­da­des. Si no las hay, den­tro de unos días ya ni sen­ti­rán el olor del hu­mo. Ese se pa­sa pron­to. El de la fal­ta de ver­güen­za, co­mo la de León, tar­da un po­co más. Pe­ro ya sa­ben us­te­des que a to­do ter­mi­na uno por acos­tum­brar­se.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.