JUAN CAR­LOS MONEDERO

“El hi­per­li­de­raz­go de Po­de­mos lo te­nía Erre­jón. Pa­blo lo que tie­ne es ca­ris­ma”

Tiempo - - PORTADA - Luis Cal­vo POR lcal­vo@gru­po­ze­ta.es Pa­co Lla­ta FO­TOS:

Có­mo se ha lle­ga­do a es­ta si­tua­ción de en­fren­ta­mien­to den­tro de Po­de­mos? En Es­pa­ña hay dos pro­ble­mas. No te­ne­mos una cul­tu­ra po­lí­ti­ca de­mo­crá­ti­ca. En mu­chas co­sas nos si­guen olien­do los pies a fran­quis­mo. Lee­mos la po­lí­ti­ca en cla­ve re­li­gio­sa. Cual­quier di­si­den­cia la con­ver­ti­mos en he­re­jía y mon­ta­mos un au­to de fe. Y se­gun­do, ha­ce 30 años que no ha­bía una dis­cu­sión po­lí­ti­ca vin­cu­la­da al na­ci­mien­to de un par­ti­do. He­mos ol­vi­da­do los co­mien­zos del PP o del PSOE, con la ex­pul­sión de agru­pa­cio­nes so­cia­lis­tas pro­vin­cia­les en­te­ras. He­mos ol­vi­da­do de la amar­gu­ra de Tierno [Gal­ván] ha­blan­do de [Al­fon­so] Guerra. His­tó­ri­ca­men­te las gé­ne­sis siem­pre tie­nen es­tos ras­gos por­que se es­tán de­fi­nien­do los rum­bos. ¿Por qué va­rios fun­da­do­res han aban­do­na­do el círcu­lo de Pa­blo Igle­sias? Lo fas­ci­nan­te es que to­dos si­guen en Po­de­mos. Si no es­tu­vie­ran, la pre­gun­ta se­ría por qué se han mar­cha­do. Esa pre­gun­ta no se pue­de ha­cer y se bus­ca otra que ha­ga la mis­ma fun­ción, pe­ro no la ha­ce. Ca­ro­li­na [Bes­can­sa], Luis [Ale­gre] y yo he­mos di­cho que va­mos a vo­tar a Pa­blo Igle­sias. Quien es­tá fue­ra de foco es Erre­jón, que ten­drá que ex­pli­car por qué ha to­ma­do las de­ci­sio­nes que ha to­ma­do pa­ra ace­le­rar tiem­pos y crear esa di­vi­sión en Po­de­mos. Pe­ro esas amis­ta­des se han re­sen­ti­do. Po­de­mos na­ce de un gru­po de ami­gos que com­par­ten diag­nós­ti­cos po­lí­ti­cos, que han com­par­ti­do mi­li­tan­cias, ca­lle... Pe­ro en las re­la­cio­nes de amis­tad te re­pre­sen­tas a ti mis­mo, en las po­lí­ti­cas re­pre­sen­tas a más gen­te. Po­de­mos ha es­ti­ra­do en ex­ce­so esas re­la­cio­nes de amis­tad. Son las que han per­mi­ti­do esa construcción fic­ti­cia de nú­me­ros uno, nú­me­ros dos o nú­me­ros tres. Esos es­pa­cios no se de­ben cons­truir en vir­tud de amis­ta­des, sino de la ca­pa­ci­dad po­lí­ti­ca. Y eso ten­drá que cla­ri­fi­car­lo Vis­ta­le­gre II. Por eso creo que Erre­jón se equi­vo­ca pro­fun­da­men­te cuan­do di­ce que quie­re vol­ver al tán­dem con Igle­sias. O cuan­do cul­pa a ter­ce­ros del de­te­rio­ro de esa re­la­ción. Lo que re­cla­ma es ese po­der de nú­me­ro uno y nú­me­ro dos co­mo for­ma de ges­tio­nar un par­ti­do. Y al­gu­nos nos ne­ga­mos en re­don­do. Luis Ale­gre cul­pa del en­fren­ta­mien­to al nue­vo círcu­lo de Igle­sias. Les ta­cha de cons­pi­ra­do­res. Luis Ale­gre no ha es­ta­do fino. In­sis­te en esa con­si­de­ra­ción de Po­de­mos co­mo gru­po de ami­gos don­de re­cla­mas a tu ami­go que te quie­ra, más allá de lo que ha­gas po­lí­ti­ca­men­te. Luis hi­zo lo que pu­do en Ma­drid, pe­ro no lo hi­zo bien. Su suer­te po­lí­ti­ca se mi­de en fun­ción de su ca­pa­ci­dad po­lí­ti­ca de­mos­tra­da. Tie­nes que ren­dir cuen­tas, no ha­cer un re­la­to so­llo­zan­te de amor per­di­do. Es­to pa­re­ce un cu­le­brón ado­les­cen­te lleno de gen­te di­cien­do que ya no le quie­ren. Erre­jón di­ce que ya no le quie­ren por­que al­guien ha mal­me­ti­do. Al final la úni­ca in­fluen­cia ver­da­de­ra ve­ne­zo­la­na en Po­de­mos es que se ha con­ver­ti­do en un cu­le­brón. Ale­gre, sin em­bar­go, es­tá fue­ra del par­ti­do. No tie­ne na­da que per­der. No es cier­to. Son egos da­ña­dos. Cual­quier mo­vi­mien­to brus­co a una se­ma­na de un con­gre­so es­tá mo­ti­va­do por el ego. An­tes has te­ni­do mu­cho tiem­po pa­ra ha­cer va­ler tus ideas, es­cri­bir ar­tícu­los... Lo que no pue­de ser es que de re­pen­te ha­gas acu­sa­cio­nes que no se sus­ten­tan en na­da. Cuan­do se cri­ti­ca al erre­jo­nis­mo hay co­sas con­cre­tas que han he­cho que son im­pug­na­bles. La más evi­den­te, las di­mi­sio­nes en Ma­drid, que que­rían for­zar la sus­ti­tu­ción del se­cre­ta­rio ge­ne­ral. ¿Cuá­les son esos com­por­ta­mien­tos mal­va­dos que ellos de­nun­cian? ¿Ha­ber mi­li­ta­do en las Ju­ven­tu­des Co­mu­nis­tas? Son acu­sa­cio­nes po­co de­mo­crá­ti­cas. ¿O va­mos a ver dón­de ha mi­li­ta­do la gen­te pa­ra eva­luar su com­por­ta­mien­to? Cui­da­do. ¿Ha in­flui­do el en­torno de Erre­jón? Ta­nia Sán­chez, Ri­ta Maes­tre... Las teo­rías de los en­tor­nos son siem­pre de gen­te que no tie­ne co­ra­je pa­ra acep­tar la reali­dad. De­cir que la cul­pa la tie­ne el ve­cino del quin­to es bas­tan­te vul­gar, aun­que pro­ven­ga de fi­ló­so­fos. De la mis­ma ma­ne­ra yo sé que lo que ha­ce el en­torno de Erre­jón tie­ne que ver con la es­tra­te­gia de Erre­jón. Us­ted acu­sa a Erre­jón de ex­ce­so de am­bi­ción, pe­ro él no se pre­sen­ta a la se­cre­ta­ría ge­ne­ral. Por su­pues­to que sí se pre­sen­ta a la se­cre­ta­ría ge­ne­ral, pe­ro lo ha­ce de una for­ma pro­pia de la vie­ja po­lí­ti­ca. Él di­se­ña un se­cre­ta­rio ge­ne­ral dis­mi­nui­do, sin ca­pa­ci­dad pa­ra con­vo­car a los ins­cri­tos por­que cuan­do se ha he­cho no le ha gus­ta­do el re­sul­ta­do. Li­mi­ta tem­po­ral­men­te el man­da­to del se­cre­ta­rio ge­ne­ral, co­sa que no ha­ce con su pro­pio car­go. Y al mis­mo tiem­po cons­tru­ye una se­cre­ta­ría po­lí­ti­ca muy po­de­ro­sa que le ayu­de a con­tro­lar el

Con­se­jo Ciu­da­dano. Lo que ha­ce es feo. Bus­ca ma­nia­tar al se­cre­ta­rio ge­ne­ral, de­bi­li­tar­lo, y re­for­zar su fi­gu­ra pa­ra que lle­gue un mo­men­to en que no com­pi­tas con Pa­blo Igle­sias di­rec­ta­men­te, en que su de­bi­li­dad te al­ce co­mo lí­der in­dis­cu­ti­ble. Eso lo ha­ce en el PSOE Susana Díaz. Yo no quie­ro que lo ha­ga na­die en mi par­ti­do. ¿Di­ce que Íñi­go Erre­jón si­gue la mis­ma es­tra­te­gia que Susana Díaz? Yo di­go lo que quie­ro de­cir. En el PSOE con Susana Díaz veo es­tra­te­gias de quien no se atre­ve a con­fron­tar con otros can­di­da­tos. Y no lo quie­ro ver en Po­de­mos. ¿Por qué esa ne­ce­si­dad de ace­le­rar pla­zos y po­ner a Po­de­mos en es­te tran­ce de quie­bra? Na­die du­da­ba de que si hu­bie­ra al­go co­mo un nú­me­ro dos, ese era Íñi­go. Su am­bi­ción, jun­to a la inseguridad de no sen­tir­se real­men­te nú­me­ro dos, le ha­ce to­mar de­ci­sio­nes feas que lle­van a es­te dis­pa­ra­te. Se ha­cen co­sas que he­mos vis­to en el PSOE, co­mo for­zar di­mi­sio­nes pa­ra car­gar­te al se­cre­ta­rio ge­ne­ral de Ma­drid. ¿No hay un hi­per­li­de­raz­go de Pa­blo Igle­sias en Po­de­mos? Esas co­sas hay que de­mos­trar­las. El hi­per­li­de­raz­go de los úl­ti­mos dos años en Po­de­mos lo ha te­ni­do Erre­jón. Te­nía la se­cre­ta­ría po­lí­ti­ca, de or­ga­ni­za­ción, re­des y pren­sa. Cua­tro fun­cio­nes esen­cia­les, fren­te a una de Pa­blo. Es hi­pó­cri­ta de­cir que lo te­nía Pa­blo. Pa­blo Igle­sias lo que tie­ne es ca­ris­ma. Qui­zá eso es lo que quie­re com­pen­sar Íñi­go re­for­zan­do su po­der bu­ro­crá­ti­co. An­to­nio Mon­tiel acu­só a Igle­sias de ce­sa­ris­mo, al ni­vel Fran­co o Sad­dam. Yo es­cu­cho a Mon­tiel y creo que po­dría es­tar aquí co­mo po­dría es­tar en UPD. No ha en­ten­di­do es­te par­ti­do. No so­lo por la fal­ta de res­pe­to al se­cre­ta­rio ge­ne­ral, com­pa­rán­do­le con Sad­dam Hussein o Fran­co, lo que im­pli­ca­ría la ex­pul­sión de cual­quier mi­li­tan­te en cual­quier for­ma­ción po­lí­ti­ca. Yo creo que a ve­ces Po­de­mos se equi­vo­ca en no to­mar de­ci­sio­nes cuan­do ocu­rren las co­sas. Al­guien ha­ce una bar­ba­ri­dad de es­te ca­li­bre y lo ló­gi­co es de­cir­le que no ca­be en es­te par­ti­do. Pe­ro al día si­guien­te se ha­bría ha­bla­do de “pur­ga”... ¿No ca­ben en un par­ti­do las crí­ti­cas al se­cre­ta­rio ge­ne­ral? Tú no pue­des com­pa­rar al se­cre­ta­rio ge­ne­ral con al­guien que es un ge­no­ci­da, que ase­si­nó a per­so­nas o man­tu­vo su país ba­jo una dic­ta­du­ra mi­li­tar. Pue­des ar­gu­men­tar lo que quie­ras, pe­ro no pue­des com­pa­rar­le con Fran­co o Sad­dam. Es tan dis­pa­ra­ta­do... Que eso no sea evi­den­te y me lo pre­gun­te, no lo en­tien­do. ¿Si ga­na la apues­ta de Erre­jón ha­brá un acer­ca­mien­to al PSOE? Yo co­noz­co des­de ha­ce mu­cho a Erre­jón. Ha si­do uno de mis alum­nos más bri­llan­tes y siem­pre he dis­cu­ti­do con él por­que me pa­re­cía en ex­ce­so ra­di­cal y en ex­ce­so prag­má­ti­co. Me pa­sa­ba por la iz­quier­da en mu­chos plan­tea­mien­tos, pe­ro era ca­paz de apar­car las cues­tio­nes ideo­ló­gi­cas pa­ra con­se­guir un es­pa­cio per­so­nal del ti­po que fue­ra. ¿Per­so­nal, no po­lí­ti­co? Sí, per­so­nal. De­trás de to­do es­to hay am­bi­ción. Una de las gran­des dis­cu­sio­nes por par­te del sec­tor de Erre­jón tie­ne que ver con li­be­ra­dos, car­gos, pues­tos... A me­nu­do se en­mas­ca­ra con cues­tio­nes ideo­ló­gi­cas, pe­ro no es real. ¿Di­ce que la mo­ti­va­ción de los erre­jo­nis­tas es el in­te­rés per­so­nal? En una par­te del sec­tor erre­jo­nis­ta hay una pri­ma­cía de cons­truir es­pa­cios per­so­na­les, pro­fe­sio­na­les o de po­der, por en­ci­ma de cues­tio­nes ideo­ló­gi­cas. ¿Co­mo una agen­cia de co­lo­ca­ción? Hay gen­te en el sec­tor erre­jo­nis­ta a los que es­cu­chas y pa­re­ce que con­fun­den Po­de­mos con una agen­cia de co­lo­ca­ción. ¿Erre­jón le ha de­cep­cio­na­do? Hay co­sas que ha he­cho que me han de­cep­cio­na­do pro­fun­da­men­te, pe­ro me va a per­mi­tir que me las guar­de. ¿Se plan­tea vol­ver a la di­rec­ción si ga­na Pa­blo Igle­sias? No. Yo creo que es un buen men­sa­je pa­ra el país que al­guien ha­ga po­lí­ti­ca sin car­gos. Po­de­mos no ha­ce mi­la­gros, Po­de­mos crea con­cien­cia y un pue­blo cons­cien­te es lo que ha­ce po­si­ble la de­mo­cra­cia. Yo tra­ba­jo me­jor ahí. Y si pier­de y di­mi­te, ¿quién de­be di­ri­gir Po­de­mos? La lis­ta ga­na­do­ra. Si es la de Íñi­go Erre­jón los ins­cri­tos ha­brán di­cho que quie­ren que el se­cre­ta­rio ge­ne­ral sea él. Tú pue­des co­lo­car en cam­pa­ña una fo­to de car­tón pie­dra de Pa­blo Igle­sias, pe­ro es­tás min­tien­do. ¿Se­gui­ría us­ted en el par­ti­do? Se­gui­ré en el es­pa­cio pe­ro no sé si Po­de­mos se­ría el ins­tru­men­to. Si Erre­jón po­ne en mar­cha sus re­for­mas, me cos­ta­ría tra­ba­jo es­tar en Po­de­mos. Yo lu­cho por un es­pa­cio de trans­for­ma­ción, no a ma­yor glo­ria de un par­ti­do.

“SI ERRE­JÓN GA­NA ME COS­TA­RÍA ES­TAR EN PO­DE­MOS” “ÍÑI­GO TEN­DRÁ QUE EX­PLI­CAR POR QUÉ CREA DI­VI­SIÓN EN PO­DE­MOS”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.