Los po­lí­ti­cos es­pa­ño­les es­tán a años luz de Do­nald Trump en el uso de la red so­cial Twit­ter co­mo ar­ma po­lí­ti­ca.

Ra­joy no es­cri­be ni los tuits que fir­ma “MR”, Erre­jón apro­ve­chó la co­bra de Bis­bal a Che­noa y Ru­fián no tui­tea sin con­sul­tar. Los po­lí­ti­cos es­pa­ño­les, a años luz del es­ta­dou­ni­den­se.

Tiempo - - SUMARIO - Por Cla­ra Pi­nar cpi­nar.tiem­po@gru­po­ze­ta.es

En me­nos de un mes co­mo pre­si­den­te de Es­ta­dos Uni­dos, Do­nald Trump ha ame­na­za­do con im­pues­tos a las mul­ti­na­cio­na­les que abran fá­bri­cas en Mé­xi­co; ata­ca­do a me­dios de co­mu­ni­ca­ción y a ma­ni­fes­tan­tes; me­nos­pre­cia­do a la jue­za que in­va­li­dó su de­cre­to pa­ra im­pe­dir la en­tra­da de in­mi­gran­tes, o se ha re­fe­ri­do en tér­mi­nos na­da di­plo­má­ti­cos a Mé­xi­co, Irán o la UE. Ade­más del tono, la no­ve­dad Trump se lla­ma Twit­ter, don­de, a gol­pe de 140 ca­rac­te­res, ad­vier­te, re­pren­de o des­pre­cia a po­lí­ti­cos y ciu­da­da­nos den­tro y fue­ra de casa. Fren­te a lo que mu­chos pre­veían, Trump (24 ,1 mi­llo­nes de se­gui­do­res) no ha va­ria­do su dis­cur­so tras las elec­cio­nes y tam­po­co ha aban­do­na­do su ca­nal fa­vo­ri­to. “Su es­tra­te­gia pa­sa por ha­cer cual­quier ti­po de co­mu­ni­ca­ción con el mun­do a tra­vés de Twit­ter, sea un anun­cio, una opi­nión, co­mu­ni­car­se con em­pre­sas o de­cir­le al pre­si­den­te de Mé­xi­co que no es­tá dis­pues­to a pa­gar el mu­ro”, ex­pli­ca Jo­sé Vi­cen­te Pé­rez, di­rec­tor del más­ter de Pe­rio­dis­mo y Co­mu­ni­ca­ción Di­gi­tal de la es­cue­la de ne­go­cios EAE. Aun­que sin te­ner que imi­tar, cree que la in­con­ti­nen­cia tuitera de Trump ten­drá efec­tos en el uso de otros po­lí­ti­cos de es­ta red so­cial. “Es pron­to pa­ra sa­ber có­mo, pe­ro va a afec­tar, en la me­di­da en que es el pre­si­den­te de EEUU quien tui­tea”. Has­ta que vea­mos es­tas se­cue­las, ¿có­mo uti­li­zan Twit­ter los po­lí­ti­cos es­pa­ño­les? A te­nor de sus tuits, la pri­me­ra res­pues­ta es que su cam­po de ba­ta­lla se cen­tra en ellos mis­mos, o más bien, en sus ad­ver­sa­rios. La otra lí­nea do­mi­nan­te es que sir­ve pa­ra di­fun­dir su tra­ba­jo y lí­nea po­lí­ti­ca so­bre los te­mas de ac­tua­li­dad. Pa­ra los po­lí­ti­cos es­pa­ño­les –o pa­ra sus ase­so­res en mu­chos ca­sos– Twit­ter y otras re­des so­cia­les se ven co­mo una

opor­tu­ni­dad pa­ra lla­mar la aten­ción de los ciu­da­da­nos y es­tar más aten­tos a sus de­man­das. Sin em­bar­go, co­mo en otros ám­bi­tos de la po­lí­ti­ca, no es oro to­do lo que re­lu­ce ni to­do tan es­pon­tá­neo co­mo es­cri­bir 140 ca­rac­te­res. El pa­tio po­lí­ti­co de Twit­ter en Es­pa­ña es­tá lleno de ase­so­res de co­mu­ni­ca­ción di­gi­tal ca­pa­ces de su­plan­tar a sus ase­so­ra­dos pa­ra es­cri­bir tuits co­mo si fue­ran ellos mis­mos; se­su­dos di­ri­gen­tes que sa­ben que su ma­yor éxi­to es­tá en ha­blar de la co­bra de Da­vid Bis­bal a Che­noa o po­lí­ti­cos que, fren­te a la ima­gen que pro­yec­tan, no es­cri­ben un ca­rác­ter sin con­sul­tar con el par­ti­do.

Tie­nen en co­mún es­tar muy pen­dien­tes de lo se di­ce de ellos y del im­pac­to de sus tuits. Una reac­ción ad­ver­sa pue­de sa­car la ve­na sen­si­ble de has­ta el más cur­ti­do de los po­lí­ti­cos. So­bre to­do al prin­ci­pio, no era ra­ro que el por­ta­voz del PP en el Con­gre­so, Ra­fael Her­nan­do (24.600 se­gui­do­res), se do­lie­ra por lo que le lla­ma­ban. “Al prin­ci­pio se de­ses­pe­ra­ba”, cuen­ta un colaborador, que tu­vo que ad­ver­tir­le de que Twit­ter “es la sel­va”.

Cu­rio­sa­men­te, prác­ti­ca­men­te na­die re­cuer­da tuits que me­jor no ha­ber es­cri­to, a pe­sar de que las en­gan­cha­das en­tre unos y otros son cons­tan­tes. Cuan­do no es en­tre ellos, to­dos tie­nen cla­ro qué ha­cer con los trolls, tui­te­ros que bus­can el in­sul­to o la po­lé­mi­ca gra­tui­ta. Por nor­ma ge­ne­ral, se les ig­no­ra, en lu­gar de blo­quear­los, al­go que mu­chas ve­ces es vis­to co­mo un tro­feo pa­ra el in­cor­dian­te. “No los blo­queo ni los in­sul­to. So­lo las ame­na­zas de muer­te”, di­ce el por­ta­voz de Esquerra Re­pu­bli­ca­na de Ca­ta­lun­ya (ERC) en el Con­gre­so, Ga­briel Ru­fián (155.000 se­gui­do­res).

Lí­der.

Se­gún el ín­di­ce Twit­plo­macy, el pre­si­den­te del Go­bierno se si­tuó el año pa­sa­do en el pues­to 33 de los lí­de­res mun­dia­les más in­flu­yen­tes, que en­ca­be­zó Ba­rack Oba­ma. Ma­riano Ra­joy su­peró a los en­ton­ces vi­ce­pre­si­den­te es­ta­dou­ni­den­se, John Bi­den, y pri­mer mi­nis­tro de Ita­lia, Mat­teo Ren­zi. Sin em­bar­go, su im­pli­ca­ción per­so­nal dis­ta bas­tan­te de su po­si­ción mun­dial. Co­mo otros po­lí­ti­cos, Ra­joy dis­tin­gue en­tre los tuits que es­cri­be su equi­po y los que ter­mi­nan con la fir­ma “MR”, Ma­riano Ra­joy, que se su­po­ne que es­cri­be él. No es exac­ta­men­te así. En La Mon­cloa tra­ba­ja un equi­po, for­ma­do por fun­cio­na­rios y don­de los car­gos de con­fian­za son una ra­re­za, que se en­car­ga de lle­var las cuen­tas de Ra­joy y de Presidencia del Go­bierno. Su­yos son los tuits de reunio­nes, acuer­dos, in­ter­ven­cio­nes o di­fu­sión de la ac­ti­vi­dad de sus mi­nis­tros que abun­dan en su cuen­ta. Tam­bién, apun­tan fuen­tes del PP, son quie­nes es­cri­ben los fir­ma­dos “MR”. Lo que pa­sa en es­tos ca­sos es que el tuit se es­cri­be por pe­ti­ción ex­pre­sa del pre­si­den­te. Fir­ma­dos co­mo “MR” hay men­sa­jes de pé­sa­me, de con­de­na fren­te a ata­ques y desas­tres de to­do ti­po y al­go que in­tere­sa es­pe­cial­men­te al pre­si­den­te, los triun­fos de los de­por­tis­tas es­pa­ño­les en com­pe­ti­cio­nes in­ter­na­cio­na­les.

Coin­ci­dien­do con la lle­ga­da de Trump a la Casa Blan­ca, el Go­bierno “se ha pues­to las pi­las” en los úl­ti­mos me­ses pa­ra que sus mi­nis­tros ten­gan cuen­ta en es­ta red so­cial, de ma­ne­ra que se ha re­ver­ti­do la ten­den­cia. En 2011 –el año en el que Ra­joy se unió a la red so­cial del pa­ja­ri­to– la ten­den­cia era que los mi­nis­tros re­cién nom­bra­dos de­ja­ran de uti­li­zar Twit­ter. Así ocu­rrió, por ejem­plo, con los ex­ti­tu­la­res de Edu­ca­ción y Fo­men­to, Jo­sé Ig­na­cio Wert (34.800 se­gui­do­res y sin ac­ti­vi­dad des­de ju­lio de 2012) y Ana Pas­tor (45.6000 se­gui­do­res), que en di­ciem­bre 2011 de­jó sus­pen­di­da su cuen­ta has­ta mu­cho tiem­po des­pués con un “Feliz Na­vi­dad”. Aho­ra es al re­vés, los mi­nis­tros tie­nen cuen­tas, que lle­van sus equi­pos.

No to­dos los po­lí­ti­cos del PP re­le­gan sus de­be­res tui­te­ros. Pa­ra Jo­sé Vi­cen­te

LOS TUITS FIR­MA­DOS “MR” SON AQUE­LLOS QUE RA­JOY PI­DE QUE SE ES­CRI­BAN

al­gu­nos de los que me­jor lo ha­cen son Bor­ja Sém­per (23.200 se­gui­do­res) o An­drea Levy (42.000). Des­ta­ca que lo uti­li­zan no so­lo pa­ra cues­tio­nes po­lí­ti­cas, sino tam­bién pa­ra com­par­tir afi­cio­nes co­mo la fo­to­gra­fía, en el ca­so del vas­co, o la li­te­ra­tu­ra, en el de la ca­ta­la­na. Se agra­de­ce “que no so­lo uti­li­cen la pla­ta­for­ma pa­ra lan­zar men­sa­jes po­lí­ti­cos”.

En el PSOE des­ta­ca Eduar­do Ma­di­na (143.000 se­gui­do­res). Quien tam­po­co de­pen­de de ase­so­res es Ja­vier Maroto (27.900 se­gui­do­res), vi­ce­se­cre­ta­rio sec­to­rial del PP y tui­te­ro des­de que era al­cal­de de Vi­to­ria. Él lle­va su cuen­ta. “Eso se no­ta”, ase­gu­ra el po­lí­ti­co po­pu­lar en al­go en que le da la ra­zón Pé­rez, que ad­mi­te que los po­lí­ti­cos no pa­re­cen siem­pre au­tén­ti­cos. “So­bre to­do se no­ta por­que lo uti­li­zan en mo­men­tos pun­tua­les” co­mo cam­pa­ñas elec­to­ra­les o in­ter­nas. Al con­tra­rio, so­lo a po­lí­ti­cos que tui­tean asi­dua­men­te co­mo Maroto les ocu­rren his­to­rias co­mo la del me­jor tuit que re­cuer­da. “Uno bue­ní­si­mo”, que se es­cri­bió so­lo. Me­tió el mó­vil en el bol­si­llo y al con­tac­to con las lla­ves fue tui­tean­do ca­rac­te­res in­com­pren­si­bles pe­ro que tu­vie­ron su eco, el de mu­cha gen­te que re­tui­teó o con­tes­tó in­ten­tan­do in­ter­pre­tar.

Tuit irra­dia­dor.

Maroto tam­po­co re­cuer­da nin­gún tuit a ol­vi­dar, a pe­sar de que ha­ber­los, hay­los, has­ta en el par­ti­do que me­jor ha sa­bi­do uti­li­zar las re­des so­cia­les, Po­de­mos. Su se­cre­ta­rio po­lí­ti­co, Íñi­go Erre­jón, es au­tor –in­te­lec­tual y ma­te­rial– de uno de los men­sa­jes que más chan­zas han pro­vo­ca­do, “el fa­mo­so tuit del nú­cleo irra­dia­dor”, que le sa­lió en Gre­cia gra­ban­do un re­por­ta­je pa­ra el pro­gra­ma Sal­va­dos. “Y yo no es­ta­ba”, pun­tua­li­za Guillermo Pa­ños, coor­di­naPé­rez, dor de la cuen­ta es­ta­tal de Po­de­mos y de la de Erre­jón, que es­cri­ben más o me­nos al 50%. Lo pri­me­ro que le pre­gun­tó tras aquel tuit es si no ha­bía pen­sa­do “que no lo iba a en­ten­der na­die”. Pe­se a la pe­ri­cia de Po­de­mos y de sus lí­de­res, tan­to Erre­jón co­mo Pa­blo Igle­sias tie­nen ayu­da en Twit­ter. Tra­ba­jan coor­di­na­dos en los te­mas so­bre los que se sue­le in­ci­dir se­gún el día. Sea el que sea, por­que tam­bién Erre­jón sa­be lo que ven­de su­bir­se al ca­rro del tren­ding to­pic (los asun­tos de los que más se ha­bla). Así, en­tre sus tuits con más re­per­cu­sión fi­gu­ra uno re­la­cio­na­do con la co­bra de Bis­bal a Che­noa.

En los tiem­pos que co­rren tam­bién son so­na­dos sus diá­lo­gos con Igle­sias.“Las di­fe­ren­cias en­tre am­bos son de ma­ti­ces, pe­ro quien es­té en el día a día de Po­de­mos sí pue­de per­ci­bir a qué ti­po de co­sas da más im­por­tan­cia uno u otro”, ex­pli­ca Pa­ños, miem­bro de la can­di­da­tu­ra de Erre­jón de ca­ra a Vis­ta­le­gre II y que per­ci­be “un po­co de hoo­li­ga­ni­za­ción en am­bos ban­dos, atrin­che­ra­mien­to y un su­bir un po­co el tono”, que, cla­ro, tam­bién se re­fle­ja en Twit­ter.

Tam­bién lo ve así la Aso­cia­ción de Pe­rio­dis­tas Par­la­men­ta­rios, que en di­ciem-

bre en­tre­gó a Igle­sias el pre­mio Cas­ti­go pa­ra la Pren­sa, en gran me­di­da, a tra­vés de Twit­ter. “Es el Trump del Con­gre­so”, di­cen fuen­tes de la aso­cia­ción, que re­cuer­dan sus en­gan­cha­das di­gi­ta­les con pe­rio­dis­tas. Erre­jón se lle­vó el pre­mio al Par­la­men­ta­rio 2.0, por­que, sin en­trar en el fon­do o en có­mo se es fue­ra de Twit­ter, sus tuits son “co­rrec­tos” e “in­for­ma­ti­vos”.

Con­sul­tas.

Ga­briel Ru­fián se ve más dis­cre­to que la ima­gen que pro­yec­ta. Pe­se a su es­treno en el Con­gre­so co­mo por­ta­voz de ERC con su dis­cur­so in­cen­dia­rio con­tra el PSOE y a no per­der oca­sión de sa­car los co­lo­res al PP y so­bre to­do a Ciu­da­da­nos, tam­po­co es­cri­be un tuit sin con­sul­tar en sus fi­las. “To­do es­tá ha­bla­do, siem­pre pre­gun­to a gen­te”, ad­mi­te Ru­fián, so­bre quien pe­sa la “le­yen­da ur­ba­na” de que lla­mó la aten­ción de ERC por su ac­ti­vi­dad en las re­des so­cia­les. Lle­va en Twit­ter so­lo des­de di­ciem­bre de 2014 y lo ve sim­ple­men­te co­mo un “ins­tru­men­to po­lí­ti­co” pa­ra “co­lo­car un men­sa­je”, por eso no en­ten­día a quie­nes al prin­ci­pio le de­cían que por qué no tui­tea­ba “un bue­nos días o un a por el lu­nes”, sonríe in­cré­du­lo. Pre­ci­sa­men­te por eso es­tá tran­qui­lo, por­que na­die po­drá pi­llar­le en un re­nun­cio en for­ma de tuit del pa­sa­do. En ple­na cam­pa­ña, un ase­sor le re­co­men­dó que bo­rra­ra to­dos sus men­sa­jes que pu­die­ran ser ofen­si­vos. “Le di­je que no te­nía y no me cre­yó”.

Quien sí tie­ne tuits del pa­sa­do que re­gre­san cons­tan­te­men­te al pre­sen­te es Pedro Sán­chez (496.000 se­gui­do­res). Es­cri­bió “A ca­si­ta que ha­ce frío” en enero de 2011, pe­ro es un tuit que ha re­gre­sa­do des­pués de las elec­cio­nes del 20-D o de su di­mi­sión. Tam­bién se le lla­mó “Nos­tra­pe­drus” cuan­do Bob Dy­lan fue re­co­no­ci­do con el Nobel de Li­te­ra­tu­ra tres años des­pués de que el Día del li­bro de 2013 él tui­tea­ra “Bob Dy­lan, in­me­jo­ra­ble mez­cla de mú­si­ca y poe­sía”. En ese ca­so, su reac­ción es reír­se –más del se­gun­do– de có­mo se las de­vuel­ve Twit­ter.

Tam­bién, en cier­to mo­do, a su con­trin­can­te Susana Díaz (109.000 se­gui­do­res). Se­gún Favs­tar, la apli­ca­ción que re­gis­tra el nú­me­ro de re­tuits, su men­sa­je más ce­le­bra­do es uno en el que ase­gu­ra­ba que “la úni­ca al­ter­na­ti­va a Ra­joy” es Pedro Sán­chez, que es el úni­co res­pon­sa­ble de su cuen­ta me­nos cuan­do es­tá “des­bor­da­do”, di­ce una colaboradora. Lo ha­cía así sien­do se­cre­ta­rio ge­ne­ral y más aho­ra, en una cam­pa­ña con po­cos me­dios en la que

RU­FIÁN NO TE­ME SUS TUITS DEL PA­SA­DO, UNA CONS­TAN­TE PA­RA SÁN­CHEZ

las re­des sir­ven pa­ra mo­vi­li­zar y tam­bién pa­ra es­cu­char. Dos días an­tes del mi­tin de Dos Her­ma­nas en el que anun­ció que se pre­sen­ta­ría a las pri­ma­rias del PSOE, Sán­chez pi­dió con­se­jo so­bre los te­mas que de­bía tra­tar y ob­tu­vo unas 1.500 res­pues­tas. Sien­do se­cre­ta­rio ge­ne­ral, lle­gó a to­mar ca­fés con per­so­nas que le ha­bían con­tac­ta­do me­dian­te men­sa­je pri­va­do pa­ra plan­tear­le al­gún pro­ble­ma.

Pér­di­da de tiem­po.

Mu­chos tie­nen la per­cep­ción de que de­di­can mu­cho tiem­po a es­ta red. El dipu­tado so­cia­lis­ta Odón Elor­za (34.000 se­gui­do­res) ad­mi­te que “más de lo que de­be­ría”. No so­lo por lan­zar el tuit, al­go que él ha­ce per­so­nal­men­te, sino por ver des­pués las reac­cio­nes. Elor­za es muy ac­ti­vo en la red del pa­ja­ri­to, don­de ha di­fun­di­do sus ra­zo­nes –y sus en­fa­dos– pa­ra apo­yar a Sán­chez con­tra vien­to y ma­rea. Pe­ro aho­ra es­tá “re­fle­xio­nan­do” so­bre qué uti­li­dad tie­ne una red en la que al final in­ter­ac­túa so­lo con gen­te que pien­sa co­mo él, cen­tra­do en cues­tio­nes in­ter­nas del par­ti­do y muy ale­ja­do del ob­je­ti­vo de es­tar cer­ca de la gen­te. “Es al­go en­do­gá­mi­co”, di­ce un po­lí­ti­co que, al con­tra­rio que otros mu­chos, ad­mi­te que po­día ha­ber­se aho­rra­do al­gu­nos men­sa­jes so­bre la si­tua­ción in­ter­na del PSOE en los úl­ti­mos me­ses.

A pe­sar de que son so­na­das sus ri­ñas tui­te­ras con Igle­sias o Ru­fián, el lí­der de Ciu­da­da­nos, Albert Ri­ve­ra, cree que ga­na más que pier­de con su cuen­ta de Twit­ter. Él es­cri­be to­dos sus men­sa­jes, aun­que con­sul­ta con su equi­po, y en los úl­ti­mos tiem­pos han con­se­gui­do ha­cer vi­ral a su fa­vor cues­tio­nes que en prin­ci­pio eran un in­sul­to. Ocu­rrió así cuan­do un tui­te­ro ca­li­fi­có de “fon­do­na” a la con­ce­jal ma­dri­le­ña Be­go­ña Villacís, que dio lu­gar a #yo­tam­bié­nes­toy­fon­do­na, una eti­que­ta vi­ral. En Ciu­da­da­nos re­cuer­dan tam­bién es­pe­cial­men­te el mo­te de “Na­ran­ji­to” con el que Ra­fael Her­nan­do qui­so de­nos­tar a Ri­ve­ra y que es­te re­cu­pe­ró en Twit­ter ini­cian­do una cam­pa­ña que fue ten­den­cia mun­dial y “nos dio a co­no­cer”, aplau­den en el par­ti­do, don­de no siem­pre los tuits son tan afor­tu­na­dos. Aún se re­cuer­da el gráfico men­sa­je con el que Juan Car­los Gi­rau­ta in­di­có por dón­de po­dían me­ter­se el ca­li­fi­ca­ti­vo “po­pu­lis­ta” con el que otro tui­te­ro de­fi­nió a Ciu­da­da­nos. Un tuit soez, des­afor­tu­na­do o, se­gún los ca­sos, acer­ta­do, que si­gue sin es­tar a la al­tu­ra de la alar­ma que ge­ne­ra Trump en Twit­ter. Una ten­den­cia de la que los po­lí­ti­cos es­pa­ño­les o sus ase­so­res de­be­rían to­mar no­ta, por­que, co­mo se pre­gun­ta Jo­sé Vi­cen­te Pé­rez, “¿qué pa­sa­rá si se di­ri­ge por Twit­ter a Ra­joy? ¿Có­mo de­be con­tes­tar?”. De mo­men­to, los con­tac­tos son por te­lé­fono.

“He da­do ins­truc­cio­nes al se­cre­ta­rio de Interior pa­ra con­tro­lar a la gen­te que lle­ga a nues­tro país MUY CUI­DA­DO­SA­MEN­TE. ¡Los tri­bu­na­les lo es­tán po­nien­do muy di­fí­cil!”

“Mé­xi­co se ha apro­ve­cha­do de EEUU du­ran­te de­ma­sia­do tiem­po. Los enor­mes dé­fi­cits co­mer­cia­les y la po­ca ayu­da en una fron­te­ra dé­bil de­ben cam­biar. YA”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.