Los par­ti­dos se plan­tean le­ga­li­zar la ma­ter­ni­dad su­bro­ga­da, téc­ni­ca con la que mil es­pa­ño­les na­cen al año en el ex­tran­je­ro.

Los par­ti­dos po­lí­ti­cos se plan­tean le­ga­li­zar es­ta téc­ni­ca con la que mil es­pa­ño­les na­cen al año en el ex­tran­je­ro. El si­tio más ga­ran­tis­ta es Ca­li­for­nia, pe­ro allí cues­ta 120.000 eu­ros.

Tiempo - - SUMARIO - Por An­to­nio Rodríguez aro­dri­guez.tiem­po@gru­po­ze­ta.es

Fer­nan­do lo tie­ne cla­ro tras ha­ber si­do pa­dre de dos hi­jos –I. de cua­tro años y M. de uno– con su ma­ri­do, An­drés. “Es la me­jor de­ci­sión que he to­ma­do en mi vi­da”, ase­gu­ra a TIEM­PO. “Cuan­do na­ció mi pri­me­ra hi­ja sen­tí que ha­bía con­se­gui­do lo que ha­bía ve­ni­do a ha­cer en es­te mun­do: ser pa­dre. Es fe­li­ci­dad pu­ra la que nos dan, co­mo to­dos los hi­jos a unos pa­dres”. En 2010 vio en un pro­gra­ma de te­le­vi­sión el ca­so de un ciu­da­dano es­pa­ñol que ha­bía lo­gra­do ser pa­dre en Es­ta­dos Uni­dos me­dian­te ges­ta­ción su­bro­ga­da. Los mal lla­ma­dos vien­tres de al­qui­ler es­tán prohi­bi­dos en Es­pa­ña des­de 2006, con la ley so­cia­lis­ta de re­pro­duc­ción asis­ti­da, y so­lo se co­no­cían los ca­sos de fa­mo­sos co­mo Sha­ron Sto­ne o el ma­tri­mo­nio for­ma­do por Sa­rah Jes­si­ca Par­ker y Matt­hew Bro­de­rick, pe­ro ese año 2010 el Mi­nis­te­rio de Jus­ti­cia per­mi­tió de fac­to que los es­pa­ño­les pu­die­ran bus­car des­cen­den­cia con es­ta téc­ni­ca en el ex­tran­je­ro, al fi­jar la Di­rec­ción Ge­ne­ral de Re­gis­tros y No­ta­ria­dos una se­rie de re­qui­si­tos pa­ra que los con­su­la­dos pu­die­ran ins­cri­bir a los ni­ños na­ci­dos por ges­ta­ción su­bro­ga­da.

Los re­qui­si­tos más im­por­tan­tes eran –y son a día de hoy– que la téc­ni­ca se lle­ve a ca­bo en un país don­de es­té re­gu­la­da, que uno de los pa­dres sea es­pa­ñol y que exis­ta una re­so­lu­ción ju­di­cial dic­ta­da por un tri­bu­nal com­pe­ten­te en el que se de­ter­mi­ne la fi­lia­ción del re­cién na­ci­do. Es­te úl­ti­mo trá­mi­te so­lo lo cum­ple Es­ta­dos Uni­dos en la

ac­tua­li­dad, de ma­ne­ra que aque­llos paí­ses que per­mi­ten a los ex­tran­je­ros ser pa­dres por ma­ter­ni­dad de sus­ti­tu­ción –Ca­na­dá, Reino Uni­do, Gre­cia, Mé­xi­co (so­lo en el Es­ta­do de Ja­lis­co), Ucra­nia y Ru­sia– o don­de exis­te un va­cío le­gal –no se acep­ta pe­ro tam­po­co se prohí­be, ca­so de Tai­lan­dia o Ka­za­jis­tán–, al final re­sul­ta que los pa­dres se en­cuen­tran con que el con­su­la­do ins­cri­be en el re­gis­tro co­mo ma­dre le­gal a la per­so­na que ha da­do a luz, y no a la que en reali­dad es la ma­dre bio­ló­gi­ca.

Es­te he­cho obli­ga a es­ta úl­ti­ma a ini­ciar los trá­mi­tes de adop­ción del ni­ño cuan­do lle­ga a Es­pa­ña, un pro­ce­so que se sue­le di­la­tar va­rios me­ses y que, en oca­sio­nes, com­pli­ca la vi­da de los pa­dres. Por ejem­plo, se han da­do ca­sos de guar­de­rías que han pe­di­do la au­to­ri­za­ción de la ges­tan­te pa­ra acep­tar al be­bé. Tam­bién de jue­ces que han exi­gi­do la pre­sen­cia fí­si­ca de la mis­ma an­tes de dar luz ver­de a la adop­ción que re­cla­ma la ma­dre es­pa­ño­la. De ahí que la op­ción de Es­ta­dos Uni­dos sea la más de­man­da­da, pe­se a que la fac­tu­ra pue­de lle­gar has­ta los 120.000 eu­ros.

Ca­li­for­nia lle­va más de 40 años con una ley pionera que es la más ga­ran­tis­ta. Allí se ne­ce­si­ta un abo­ga­do, una agen­cia de do­nan­tes, una de ges­tan­tes y una clí­ni­ca de fer­ti­li­dad, que en el ca­so de Fer­nan­do y An­drés fue la en­car­ga­da de coor­di­nar a la do­nan­te y a la ges­tan­te, ya que ha­bía que es­pe­rar a que am­bas coin­ci­die­ran en el ci­clo mens­trual pa­ra que, una vez el em­brión que­da­se fe­cun­da­do, se pu­die­ra lle­var a ca­bo la in­se­mi­na­ción en la ges­tan­te de for­ma in­me­dia­ta. En es­te sen­ti­do, la ges­ta­ción su­bro­ga­da es­tá muy pau­ta­da en di­cho Es­ta­do.

Así, los fu­tu­ros pa­dres se pue­den en­tre­vis­tar con po­ten­cia­les do­nan­tes y ges­tan­tes, y es­tas úl­ti­mas eli­gen a su vez a qué fa­mi­lia quie­ren ayu­dar a te­ner un hi­jo. Asi­mis­mo, las ges­tan­tes tie­nen que ha­ber si­do ma­dres an­tes de par­ti­ci­par en es­te pro­ce­so y si han su­fri­do em­ba­ra­zos o par­tos com­pli­ca­dos es po­si­ble que el mé­di­co de la clí­ni­ca de fer­ti­li­dad no las con­si­de­re ap­tas pa­ra es­tos pro­ce­sos. Las ges­tan­tes de­ben apor­tar un his­to­rial mé­di­co y fir­mar los do­cu­men­tos for­ma­les de pa­ter­ni­dad fru­to de la fer­ti­li­za­ción a la que se va a so­me­ter de for­ma vo­lun­ta­ria. Si la ges­tan­te es­tá ca­sa­da, su ma­ri­do tam­bién tie­ne que dar su con­sen­ti­mien­to. Una vez que ha na­ci­do el be­bé, y con la sen­ten­cia de con­for­mi­dad en la mano, los fu­tu­ros pa­dres acu­den al hos­pi­tal pa­ra que pre­pa­ren el cer­ti­fi­ca­do de na­ci­mien­to, pa­so pre­vio a la ins­crip­ción del ni­ño en el con­su­la­do co­mo ciu­da­dano es­pa­ñol.

No hay pa­la­bras pa­ra des­cri­bir la gra­ti­tud y emo­ción de po­der ha­ber si­do pa­dres por ges­ta­ción su­bro­ga­da en dos pro­ce­sos dis­tin­tos. In­ten­ta­mos pri­me­ro una adop­ción in­ter­na­cio­nal pe­ro era un pro­ce­so lar­go, te­dio­so, in­có­mo­do, con po­cas fa­ci­li­da­des”, re­la­ta Fer­nan­do. To­do el pro­ce­so pre­vio al na­ci­mien­to de un be­bé por ges­ta­ción de sus­ti­tu­ción pue­de du­rar una me­dia de dos o tres años si los pa­dres van por la vía de Es­ta­dos Uni­dos, mien­tras que la adop­ción in­ter­na­cio­nal pue­de con­lle­var el triple de tiem­po en el me­jor de los ca­sos. Pa­ra Fer­nan­do y An­drés, el na­ci­mien­to de su se­gun­do hi­jo se re­du­jo a un año, pues pu­die­ron pres­cin­dir de las agencias de in­ter­me­dia­ción y ya te­nían con­ge­la­dos los em­brio­nes del pri­mer pro­ce­so de fe­cun­da­ción en la clí­ni­ca de fer­ti­li­dad de Ca­li­for­nia. Gra­cias a ello, pu­die­ron re­du­cir en un 40% la fac­tu­ra final.

Otro as­pec­to que se cui­da en Es­ta­dos Uni­dos es la aten­ción psi­co­ló­gi­ca de la ges­tan­te, quien tie­ne de­re­cho

El­ton John PA­DRE DE DOS HI­JOS El can­tan­te y su pa­re­ja, Da­vid Fur­nish, tie­nen dos hi­jos me­dian­te la ma­ter­ni­dad su­bro­ga­da: Za­chary y Eli­jah.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.