El par­ti­do de Albert Ri­ve­ra aban­do­na la so­cial­de­mo­cra­cia pa­ra con­ver­tir­se en “li­be­ral pro­gre­sis­ta”.

El par­ti­do de Albert Ri­ve­ra aban­do­na la so­cial­de­mo­cra­cia pa­ra con­ver­tir­se en “li­be­ral pro­gre­sis­ta”. Los crí­ti­cos ven un trán­si­to con si­mi­li­tu­des con el del CDS de Adolfo Suá­rez an­tes de la de­ba­cle del par­ti­do cen­tris­ta en los años no­ven­ta.

Tiempo - - SUMARIO - An­to­nio Rodríguez aro­dri­guez@gru­po­ze­ta.es Más in­for­ma­ción: @an­to­nioRg9 y en el blog de A.Rodríguez en www.tiem­po­dehoy.com

Ciu­da­da­nos ce­le­bró la pa­sa­da se­ma­na su IV Asam­blea, en la que Albert Ri­ve­ra sa­có ade­lan­te su pro­pues­ta de re­de­fi­nir ideo­ló­gi­ca­men­te el par­ti­do. Así, la for­ma­ción na­ran­ja apues­ta por pa­sar pá­gi­na a su ori­gen “so­cial­de­mó­cra­ta”, con el que se fun­dó en Ca­ta­lu­ña en 2007, pa­ra si­tuar­lo aho­ra en el “cen­tro li­be­ral pro­gre­sis­ta”. En es­te sen­ti­do, fue­ron re­cha­za­das las en­mien­das, tan­to a la to­ta­li­dad co­mo las par­cia­les, que pre­ten­dían pre­ser­var una tra­di­ción so­cial­de­mó­cra­ta que lle­vó a Ri­ve­ra a de­cir an­tes de las elec­cio­nes del 20-D que su par­ti­do era “de cen­troiz­quier­da”.

El de­ba­te ideo­ló­gi­co no tu­vo des­per­di­cio, por­que un sec­tor de Ciu­da­da­nos, mi­no­ri­ta­rio en la ci­ta­da IV Asam­blea, te- me que un acer­ca­mien­to a los pos­tu­la­dos del Par­ti­do Po­pu­lar, la “de­re­chi­za­ción” de la que ha­bló Ca­ro­li­na Pun­set an­tes del cón­cla­ve na­ran­ja, aca­be por ahu­yen­tar a una par­te de su elec­to­ra­do, el más pro­gre­sis­ta.

Alu­sio­nes al PSOE. Ri­ve­ra tra­tó de ex­po­ner el por­qué de ese gi­ro ideo­ló­gi­co y lo hi­zo con alu­sio­nes a Fe­rraz: “Es le­gí­ti­mo que ha­ya gen­te que pien­sa que hay que en­san­char por el cen­tro de­re­cha. Otros pen­sa­mos que no hay que definirse co­mo pro­gre­sis­ta pa­ra ga­nar­le a los con­ser­va­do­res. No le de­je­mos al PSOE que se apro­pie del pro­gre­sis­mo, el pro­gre­sis­mo es mu­cho más que ser so­cia­lis­ta”, in­di­có an­te el ple­na­rio.

Juan Car­los Gi­rau­ta tam­bién ter­ció en el de­ba­te y, al igual que Ri­ve­ra, re­cla­mó a los afi­lia­dos que lu­chen con­tra la apro­pia­ción por par­te del PSOE del pro­gre­sis­mo. “Es el es­pa­cio li­be­ral en el que lle­va­mos años pe­lean­do por es­tar. Es­ta­mos en el pro­gre­sis­mo por­que lo he­mos es­ta­do siem­pre, y no acep­ta­mos que sea un atri­bu­to de los so­cia­lis­tas. Eso es una con­fu­sión”.

En­tre los crí­ti­cos con el gi­ro ideo­ló­gi­co es­tu­vo Sergio Sanz, dipu­tado del Par­la­ment y miem­bro de Me­jor Uni­dos, un sec­tor que ga­nó a los com­pro­mi­sa­rios de Ri­ve­ra en Ca­ta­lu­ña. Pa­ra él, el idea­rio po­lí­ti­co con el que se fun­dó el par­ti­do ha ser­vi­do pa­ra lo­grar los re­sul­ta­dos elec­to­ra­les del úl­ti­mo año –40 dipu­tados el 20-D y 32 el 26-J–. “Es por el que nos han vo­ta­do, se lo han creí­do, si no no lo ha­brían he­cho. ¿Va­mos a te­ner mu­cha cre­di­bi­li­dad si cam­bia­mos los tér­mi­nos del idea­rio?”, se pre­gun­tó.

Ri­ve­ra res­pon­dió que el ob­je­ti­vo a par­tir de aho­ra es de­rro­tar al PP en las ur­nas en las pró­xi­mas elec­cio­nes. “Los li­be­ra­les y pro­gre­sis­tas te­ne­mos que ga­nar a los con­ser­va­do­res en las ur­nas, no va­le só­lo con pac­tar, hay que ga­nar­les la ba­ta­lla pa­ra se­guir avan­zan­do y ga­ran­ti­zan­do la igual­dad en to­da Es­pa­ña”, di­jo.

El pre­si­den­te de Ciu­da­da­nos re­cal­có el “pe­so na­cio­nal” que es­tán te­nien­do las “re­for­mas na­ran­jas” pro­mo­vi­das por su par­ti­do y sub­ra­yó el he­cho de ser una for­ma­ción sin deu­das y con su­pe­rá­vit, lo que les ga­ran­ti­za no te­ner las ma­nos

ata­das. “Va­mos a sa­lir de aquí más fuer­tes, uni­dos, con el par­ti­do más de­mo­crá­ti­co de Es­pa­ña, con me­nos deu­das, con me­nos co­rrup­ción, que so­lo tie­ne un ob­je­ti­vo: ga­nar las pró­xi­mas elec­cio­nes”, aren­gó al ple­na­rio du­ran­te la pre­sen­ta­ción del in­for­me de ges­tión po­lí­ti­ca.

Ri­ve­ra hi­zo un re­pa­so triun­fa­lis­ta de los diez años de re­co­rri­do po­lí­ti­co de su par­ti­do. Ciu­da­da­nos ex­hi­be aho­ra unas ci­fras y una im­plan­ta­ción ins­ti­tu­cio­nal que “ni en sus me­jo­res sue­ños” se plan­teó en el cón­cla­ve an­te­rior, el de 2011, cuan­do la for­ma­ción se mar­có el ob­je­ti­vo de dar el sal­to a la es­ce­na na­cio­nal. Aho­ra cuen­tan con 93 dipu­tados au­to­nó­mi­cos, 1.527 con­ce­ja­les, 32 par­la­men­ta­rios en el Con­gre­so, tres se­na­do­res y dos eu­ro­dipu­tados in­te­gra­dos en el gru­po li­be­ral­de­mó­cra­ta eu­ro­peo. Sin em­bar­go, una par­te de los crí­ti­cos ve en es­te trán­si­to po­lí­ti­co que ini­cia aho­ra Ciu­da­da­nos un cier­to pa­ra­le­lis­mo con la de­ri­va del Cen­tro De­mo­crá­ti­co So­cial (CDS) de Adolfo Suá­rez a fi­na­les de los 80.

El ex­pre­si­den­te del Go­bierno du­ran­te la Tran­si­ción fun­dó en 1982 un CDS más pro­gre­sis­ta que la UCD de en­ton­ces. En 1986 ro­zó los dos mi­llo­nes de vo­tos y ob­tu­vo 19 dipu­tados (cer­ca del ac­tual Ciu­da­da­nos, que en ju­nio co­se­chó 32 ac­tas con 3,2 mi­llo­nes de vo­tos), gra­cias a un pro­gra­ma que gus­tó a una par­te de los so­cia­lis­tas. En 1989, sin em­bar­go, el CDS de­ci­dió, co­mo aho­ra Ciu­da­da­nos, acer­car­se al PP con una se­rie de alian­zas que tu­vie­ron co­mo sím­bo­lo el acuer­do pa­ra des­alo­jar al so­cia­lis­ta Juan Ba­rran­co co­mo al­cal­de de Ma­drid y sus­ti­tuir­lo por el cen­tris­ta Agus­tín Rodríguez Saha­gún con el res­pal­do de los po­pu­la­res de Ma­nuel Fraga. Los elec­to­res castigaron aquel acer­ca­mien­to al PP en las elec­cio­nes ge­ne­ra­les de 1989, cuan­do el CDS ca­yó a los 15 dipu­tados en el Con­gre­so. Suá­rez di­mi­ti­ría dos años des­pués y el par­ti­do des­apa­re­ció del ma­pa en 1993.

Aquel es­ce­na­rio en el que se mo­vió el CDS es la ac­tual te­si­tu­ra de Ciu­da­da­nos, que de bus­car su es­pa­cio con los mo­de­ra­dos de iz­quier­da y de­re­cha en los úl­ti­mos años, pre­ten­de aho­ra dispu­tar­le al PP su ca­la­de­ro de vo­tos y ocu­par si­llo­nes en los Go­bier­nos au­to­nó­mi­cos y mu­ni­ci­pa­les que sal­gan en 2019. Es­te pa­so exi­gi­rá pac­tos de coa­li­ción –prin­ci­pal­men­te con el PP– y se­rá el mo­men­to pa­ra Ciu­da­da­nos de in­ten­tar que su ala más pro­gre­sis­ta no se va­ya.

“No le de­je­mos al PSOE que se apro­pie del pro­gre­sis­mo”, pi­de Ri­ve­ra a los su­yos

Albert Ri­ve­ra y otros di­ri­gen­tes de Ciu­da­da­nos en la clau­su­ra de la IV Asam­blea de la for­ma­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.