La guerra em­pre­sa­rial con­tra el pre­si­den­te de EEUU pue­de ex­ten­der­se co­mo la pól­vo­ra en un fu­tu­ro pró­xi­mo.

El pri­mer pa­so lo han da­do los gi­gan­tes tec­no­ló­gi­cos es­ta­dou­ni­den­ses. Pe­ro la guerra em­pre­sa­rial con­tra Trump pue­de ex­ten­der­se co­mo la pól­vo­ra en un fu­tu­ro pró­xi­mo. El di­ne­ro es el di­ne­ro y los be­ne­fi­cios son los be­ne­fi­cios.

Tiempo - - SUMARIO - Mi­guel Ci­fuen­tes

Las mul­ti­na­cio­na­les tec­no­ló­gi­cas ame­ri­ca­nas han di­cho no a Trump y su po­lí­ti­ca mi­gra­to­ria. Ese pa­so abre una opo­si­ción en to­da re­gla al pre­si­den­te es­ta­dou­ni­den­se. Los ex­per­tos va­ti­ci­nan aho­ra nue­vos en­con­tro­na­zos por su pro­tec­cio­nis­mo co­mer­cial y na­cio­na­lis­mo eco­nómico. La CEOE, la pa­tro­nal es­pa­ño­la, es pru­den­te, pe­ro se mues­tra preo­cu­pa­da con los pri­me­ros mo­vi­mien­tos de la nue­va Ad­mi­nis­tra­ción de EEUU. Ex­per­tos co­mo Emi­lio On­ti­ve­ros, ca­te­drá­ti­co de Eco­no­mía Apli­ca­da y pre­si­den­te de la con­sul­to­ra Ana­lis­tas Fi­nan­cie­ros In­ter­na­cio­na­les (AFI), y Án­gel de la Fuen­te, de la Fun­da­ción de Eco­no­mía Apli­ca­da (Fe­dea), creen que “son los pri­me­ros pa­sos de una con­fron­ta­ción fren­te a un pre­si­den­te pe­li­gro­so”. Lo lla­ma­ti­vo es que la pri­me­ra con­tes­ta­ción a Trump la en­ca­be­zan los gi­gan­tes de las tec­no­lo­gías de la in­for­ma­ción co­mo Goo­gle, Ap­ple, Mi­cro­soft, Twit­ter y Fa­ce­book. Tam­bién Pa­yPal y Uber, que apo­ya­ron a Trump en su cam­pa­ña, le han re­ti­ra­do de in­me­dia­to el apo­yo y Ama­zon se ha des­mar­ca­do ya de sus po­lí­ti­cas.

La pro­tes­ta es con­tun­den­te. Aun­que en un prin­ci­pio ba­ra­ja­ron rea­li­zar úni­ca­men­te una de­cla­ra­ción pú­bli­ca, al final cien com­pa­ñías tec­no­ló­gi­cas han re­cu­rri­do el de­cre­to pre­si­den­cial que prohí­be la en­tra­da de in­mi­gran­tes de sie­te paí­ses mu­sul­ma­nes, por­que per­ju­di­ca la con­tra­ta­ción de ta­len­to en el mer­ca­do mun­dial. Y lo han he­cho en la Cor­te de San Fran­cis­co.

On­ti­ve­ros se­ña­la que “po­dría ser el prin­ci­pio de una con­tes­ta­ción a la po­lí­ti­ca de Trump, es sig­ni­fi­ca­ti­vo, ya que no ha pa­sa­do un mes des­de la lle­ga­da del nue­vo pre­si­den­te”. Es­te ex­per­to sub­ra­ya que el nue­vo pre­si­den­te nor­te­ame­ri­cano es una ame­na­za por­que pue­de aca­bar con 70 años de mul­ti­la­te­ra­li­dad y li­bre comercio, ade­más de por el inicio de la des­re­gu­la­ción fi­nan­cie­ra, que aca­ba de en­car­gar a su equi­po. “Es­to úl­ti­mo es al­go muy gra­ve en un país co­mo EEUU –aña­de–, con una al­ta deu­da, y de efec­tos in­de­sea­bles pa­ra el fu­tu­ro. La me­di­da po­ne en di­fi­cul­ta­des a Eu­ro­pa, con­tra­ria a la des­re­gu­la­ción fi­nan­cie­ra, y es al­go pa­re­ci­do a una com­pe­ten­cia des­leal”.

Cuen­ta de re­sul­ta­dos.

Lo que pa­re­ce que es­tá ca­da vez más cla­ro es que la sim­pa­tía de las gran­des cor­po­ra­cio­nes y los lob­bies ha­cia Trump pue­de aca­bar­se en cuan­to per­ju­di­que la cuen­ta de re­sul­ta­dos de las em­pre­sas. Es el ar­gu­men­to de Án­gel de la Fuen­te. “Es po­si­ble que las gran­des cor­po­ra­cio­nes y Wall Street ter­mi­nen pa­ran­do los pies a Trump. De mo­men­to, las tec­no­ló­gi­cas han da­do un pri­mer pa­so. Es muy cohe­ren­te lo que ha­cen: no quie­ren que les im­pi­dan con­tra­tar ta­len­to en to­do el mun­do. Pe­ro es­tá por ver que Wall Street y los lob­bies ame­ri­ca­nos ha­gan lo mis­mo. Wall Street lo ha­bía des­con­ta­do co­mo uno de los su­yos, aun­que tam­po­co es uno de los su­yos. Ya ve­re­mos cuan­do las me­di­das de Trump per­ju­di­quen los be­ne­fi­cios de las gran­des com­pa­ñías, que se nu­tren de la eco­no­mía global”.

En cual­quier ca­so, los pri­me­ros pa­sos de Trump han si­do preo­cu­pan­tes. Al­fre­do Bo­net, di­rec­tor de In­ter­na­cio­nal de Cá­ma­ra Comercio de Es­pa­ña, ad­vier­te que “fre­nar la in­mi­gra­ción y ce­gar la lle­ga­da de ta­len­to es un error que pa­ga­rán las mul­ti­na­cio­na­les ame­ri­ca­nas, con pér­di­da de com­pe­ti­ti­vi­dad. Es tan equi­vo­ca­do co­mo el pro­tec­cio­nis­mo co­mer­cial, ya que las mul­ti­na­cio­na­les ame­ri­ca­nas se su­mi­nis­tran de pro­duc­tos y ser­vi­cios y bie­nes in­ter­me­dios de to­do el mun­do. Es el ca­so de Ap­ple por ejem­plo”. To­do es­to le in­quie­ta ya que Es­ta­dos Uni­dos es la pri­me­ra eco­no­mía mun­dial y sus mo­vi­mien­tos afec­tan al mer­ca­do global y al PIB mun­dial. La eco­no­mía ame­ri­ca­na es el 22% del PIB mun­dial, el 11% del comercio y el 12% de los flu­jos co­mer­cia­les trans­fron­te­ri­zos. El gi­gan­te ame­ri­cano es el se­gun­do ex­por­ta­dor, tras China, y el pri­mer im­por­ta­dor. Una es­pi­ral pro­tec­cio­nis­ta se­ría gra­ve da­do el pe­so de los pri­me­ros so­cios co­mer­cia­les de EEUU (Ca­na­dá, UE, China y Mé­xi­co).

Ni fá­cil ni gra­tis.

“Trump no lo tie­ne fá­cil y ade­más, sal­tar­se los tra­ta­dos co­mer­cia­les fir­ma­dos no es gra­tis. Su eco­no­mía lo pa­ga­ría con re­pre­sa­lias y com­pen­sa­cio­nes obli­ga­to­rias por da­ños a ter­ce­ros”, di­ce Bo­net. En to­do ca­so, “si Trump de­cla­ra una guerra co­mer­cial lo pa­ga­rán sus mul­ti­na­cio­na­les, que se su­mi­nis­tran y ven­den en el mer­ca­do mun­dial”, aña­de el di­rec­ti­vo de la Cá­ma­ra de de Es­pa­ña. Más pru­den­te se ma­ni­fies­ta

la pa­tro­nal CEOE, que no quie­re es­pe­cu­lar con la po­si­bi­li­dad de que las gran­des mul­ti­na­cio­na­les, los lob­bies y Wall Street, ter­mi­nen mo­de­ran­do a Trump. Sin em­bar­go re­co­no­ce que los pri­me­ros men­sa­jes del pre­si­den­te “son preo­cu­pan­tes, por lo que de­be­ría­mos ser cau­tos, la nue­va Ad­mi­nis­tra­ción ne­ce­si­ta tiem­po y se tra­ta de una nue­va for­ma de ha­cer po­lí­ti­ca a la que de­be­re­mos adap­tar­nos, sin re­nun­ciar a la de­fen­sa de nues­tros in­tere­ses”, di­cen fuen­tes de la or­ga­ni­za­ción.

Pa­ra CEOE hay que ser in­te­li­gen­tes y re­for­zar los va­lo­res e in­tere­ses co­mu­nes con Es­ta­dos Uni­dos. La pa­tro­nal es­pe­ra que Trump no re­vi­se los tra­ta­dos co­mer­cia­les en vi­gor, por­que eso sí se­ría muy preo­cu­pan­te. “Si lo hi­cie­ra, se­me­jan­te po­lí­ti­ca se­ría per­ju­di­cial en pri­mer lu­gar pa­ra los in­tere­ses de EEUU y sus com­pa­ñías”. Por úl­ti­mo la CEOE no es­pe­ra da­ños a nues­tros sec­to­res ex­por­ta­do­res, co­mo el au­to­mó­vil, los bie­nes de equi­po o los pro­duc­tos agroa­li­men­ta­rios. Tam­po­co te­me “gra­ves al­te­ra­cio­nes en el comercio ni los flu­jos in­ver­so­res, ya que exis­te un gran equi­li­brio y no hay con­ten­cio­sos abier­tos”.

Al­mu­de­na Se­mur, ge­ren­te del Ins­ti­tu­to de Es­tu­dios Eco­nó­mi­cos, se­ña­la, por su par­te, que “la opo­si­ción de las gran­des tec­no­ló­gi­cas a Trump era es­pe­ra­ble, de to­da ló­gi­ca, por­que son com­pa­ñías glo­ba­les”. Y si Trump im­plan­ta el pro­tec­cio­nis­mo co­mer­cial se­ría de “una tor­pe­za inau­di­ta, en un mun­do glo­ba­li­za­do y de comercio li­bre. Se­ría un sal­to atrás de in­cal­cu­la­bles con­se­cuen­cias ne­ga­ti­vas, en pri­mer lu­gar pa­ra EEUU”.

Wall Street reac­cio­nó bien al prin­ci­pio y to­mó a Trump por uno de los su­yos, pe­ro em­pie­za a ver que no es así.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.