Do­nald Trump avan­za a gol­pe de pro­vo­ca­cio­nes ha­cia el des­man­te­la­mien­to de to­das las ins­ti­tu­cio­nes.

El man­da­ta­rio del país más po­de­ro­so de la Tie­rra avan­za a gol­pe de pro­vo­ca­cio­nes ha­cia el des­man­te­la­mien­to de to­das las ins­ti­tu­cio­nes y to­da la ar­ti­cu­la­ción geo­po­lí­ti­ca le­van­ta­da des­pués de la Se­gun­da Guerra Mun­dial.

Tiempo - - SUMARIO - AL­FON­SO S. PA­LO­MA­RES

Cuan­do se ins­ta­ló en la Casa Blan­ca sa­bía­mos que Do­nald Trump nos iba a pro­por­cio­nar gran­des tar­des de glo­ria, pe­ro nos que­da­mos cor­tos, ya que pro­ta­go­ni­za un es­pec­tácu­lo con­ti­nuo. Tar­de, ma­ña­na y no­che. Un cir­co per­ma­nen­te. Un tsu­na­mi caó­ti­co y arro­lla­dor al que el mun­do mira sor­pren­di­do y te­me­ro­so. Más pa­re­ci­do a un Pa­pa de la casa Bor­gia o a un Ca­lí­gu­la que a un di­ri­gen­te del país más po­de­ro­so de la Tie­rra en pleno si­glo XXI. Se cree por en­ci­ma de las le­yes y de las ins­ti­tu­cio­nes, pe­ro ya le han en­via­do las pri­me­ras se­ña­les de que no lo es­tá.

Ha­ce unos días fir­mó un de­cre­to, de in­me­dia­to cum­pli­mien­to, en el que prohi­bía la en­tra­da a Es­ta­dos Uni­dos a los ciu­da­da­nos de Irak, Irán, Si­ria, Li­bia, So­ma­lia, Su­dán y Ye­men. Paí­ses po­bres y de ma­yo­ría mu­sul­ma­na. Con­vir­tió a to­dos los ciu­da­da­nos de esos paí­ses en te­rro­ris­tas po­ten­cia­les. Con­vie­ne de­cir que nin­gún ciu­da­dano de esos paí­ses ha pro­ta­go­ni­za­do ac­tos te­rro­ris­tas en EEUU. No prohi­bió la en­tra­da a egip­cios, sau­díes o ciu­da­da­nos de los Emi­ra­tos Ára­bes, de don­de sí han lle­ga­do te­rro­ris­tas au­to­res de san­grien­tos aten­ta­dos co­mo el del 11–S. Es­ta­lló el escándalo por cri­mi­na­li­zar a paí­ses en­te­ros y a la se­gun­da re­li­gión más pro­fe­sa­da de la humanidad. Sal­ta­ron to­das las alar­mas por la creen­cia de que Trump ha­bía en­tra­do en los res­ba­la­di­zos ám­bi­tos de la in­cons­ti­tu­cio­na­li­dad. Va­rios jue­ces y fis­ca­les die­ron la voz de aler­ta, y el juez fe­de­ral de Seattle, Ja­mes Ro­bart, pa­ra­li­zó con un au­to la apli­ca­ción del de­cre­to.

Tras un pri­mer mo­men­to de des­con­cier­to en la Casa Blan­ca el pre­si­den­te lan­zó gra­ves acu­sa­cio­nes e in­sul­tos con­tra el juez, al que ca­li­fi­có de “pre­sun­to juez”. El Go­bierno re­cu­rrió el au­to y la Cor­te de Ape­la­cio­nes que su­per­vi­sa las de­ci­sio­nes ju­di­cia­les de los Es­ta­dos del Oes­te del país re­cha­zó el re­cur­so y man­tu­vo la re­so­lu­ción de Ro­bart. A la ho­ra en que es­cri­bo no se co­no­ce el desen­la­ce de­fi­ni­ti­vo de es­ta co­li­sión en­tre el po­der eje­cu­ti­vo y el ju­di­cial. Sea el que sea es un gol­pe im­por­tan­te en el so­ber­bio cas­ca­rón el mag­na­te.

Una es­ca­la­da pe­li­gro­sa. Apar­te de es­te lla­ma­ti­vo epi­so­dio hay otros y más pe­li­gro­sos en la cor­tí­si­ma bio­gra­fía de po­der del pre­si­den­te. Al­gu­nos con ries­gos de en­fren­ta­mien­to bé­li­co. El con­flic­to con China pue­de cre­cer y ter­mi­nar mal. Ya tu­vo un mal co­mien­zo cuan­do el in­qui­lino de la Casa Blan­ca lla­mó a la pre­si­den­ta de Tai­wán, Tsai Ing-wen, pa­ra pro­me­ter­le una coope­ra­ción po­si­ti­va, lo que pro­vo­có las iras de Pe­kín, que no quie­re oír ha­blar de Tai­wán co­mo un país di­fe­ren­te de China. Pe­ro lo más gra­ve fue­ron las de­cla­ra­cio­nes del se­cre­ta­rio de Es­ta­do, Rex Ti­ller­son, el ex­pa­trón de la pe­tro­le­ra Ex­xon Mo­bil y gran ami­go de Vla­di­mir Pu­tin, al ad­ver­tir al Go­bierno chino que re­cu­rri­rían a la fuer­za mi­li­tar si no in­te­rrum­pían las obras de construcción de is­las ar­ti­fi­cia­les

El pre­si­den­te de EEUU y el se­cre­ta­rio de Comercio, Wil­bur Ross (iz­quier­da), en una reu­nión en la Casa Blan­ca con re­pre­sen­tan­tes de la fir­ma Har­le­yDa­vid­son el pa­sa­do 2 de fe­bre­ro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.