Fun­da­men­ta­lis­tas del in­de­pen­den­tis­mo, de­mó­cra­tas ac­ci­den­ta­les

La ho­ja de ru­ta in­de­pen­den­tis­ta es pa­ra al­gu­nos una res­pues­ta a la im­pla­ca­ble agen­da ju­di­cial.

Tiempo - - SUMARIO - AGUS­TÍN VA­LLA­DO­LID

El tí­tu­lo de es­te ar­tícu­lo lo he to­ma­do pres­ta­do de otro que, ba­jo el tí­tu­lo “Si no es le­gal, no es de­mo­crá­ti­co”, fir­ma­ba Lluís Bas­sets en El País el mis­mo día que da­ba co­mien­zo el jui­cio a Ar­tur Mas, Joa­na Ortega e Ire­ne Ri­gau. Bas­sets es un pro­fun­do co­no­ce­dor de la so­cie­dad ca­ta­la­na, y es­te pá­rra­fo re­su­me bas­tan­te bien la te­sis de su análisis: “Quie­nes han osa­do es­ta aven­tu­ra es evi­den­te que son fun­da­men­tal­men­te in­de­pen­den­tis­tas –es de­cir, fun­da­men­ta­lis­tas del in­de­pen­den­tis­mo– y so­lo ac­ci­den­tal­men­te de­mó­cra­tas, pues­to que pa­re­cen dis­pues­tos a sa­cri­fi­car lo que ha­ga fal­ta por la in­de­pen­den­cia, in­clu­yen­do la au­to­no­mía ca­ta­la­na y las li­ber­ta­des y la de­mo­cra­cia de to­dos”.

Bas­sets y otros ana­lis­tas ca­ta­la­nes han des­gra­na­do es­tos días, con cla­ri­dad no exen­ta de cier­tas do­sis de va­len­tía, el diag­nós­ti­co de una si­tua­ción ex­plo­si­va a la que se ha lle­ga­do a tra­vés de la de­for­ma­ción de prin­ci­pios bá­si­cos en una de­mo­cra­cia y la con­cul­ca­ción de las mí­ni­mas obli­ga­cio­nes por par­te de quie­nes se di­cen de­mó­cra­tas. He echa­do en fal­ta, sin em­bar­go, una ma­yor pro­fun­di­dad en el exa­men de las cau­sas pre­té­ri­tas que nos han traí­do has­ta aquí, a un pa­so del cho­que de tre­nes y en me­dio de lo que otro articulista ca­ta­lán ha de­fi­ni­do co­mo un “pai­sa­je po­lí­ti­co lleno de rui­nas”.

Es­te, co­mo bien di­ce Bas­sets, no es un pro­ble­ma de re­la­ción con el Es­ta­do (la in­de­pen­den­cia), ni es tam­po­co un pro­ble­ma de de­mo­cra­cia (el de­re­cho a de­ci­dir), “es un pro­ble­ma de li­ber­ta­des in­di­vi­dua­les y de de­re­chos fun­da­men­ta­les, que afec­ta a los va­lo­res y prin­ci­pios que ri­gen en una so­cie­dad de­mo­crá­ti­ca”. Va­lo­res y prin­ci­pios cu­yo pro­ce­so de de­te­rio­ro vie­ne de muy atrás, pe­ro ape­nas se di­ce. Esa es la laguna que fal­ta por lle­nar en los análisis de es­tos días, la que se­ña­la sin aso­mo de du­da el mo­men­to his­tó­ri­co en el que la de­mo­cra­cia re­cu­pe­ra­da em­pe­zó a per­der pie en Ca­ta­lu­ña.

Son po­cos los que se han atre­vi­do en te­rri­to­rio hos­til a re­cor­dar aquel ne­fas­to su­ce­so que blin­dó a Jor­di Pu­jol fren­te a las obli­ga­cio­nes del Es­ta­do de De­re­cho, aque­llos días acia­gos en los que la sen­ye­ra sir­vió pa­ra ta­par las ver­güen­zas, y al­go más, del pri­mer per­so­na­je pú­bli­co que des­cu­brió en la Tran­si­ción, co­mo ha re­cor­da­do Francesc de Ca­rre­ras, el ex­tra­or­di­na­rio po­der hip­nó­ti­co del po­pu­lis­mo. Ban­ca Ca­ta­la­na fue in­ter­ve­ni­da por el Ban­co de Es­pa­ña en no­viem­bre de 1982. En ma­yo de 1986, ca­si cua­tro años y 65.000 fo­lios des­pués, fi­na­li­zó la ins­truc­ción del ca­so, que vino a cons­ta­tar la ruina de mi­les de aho­rra­do­res y a aflo­rar in­di­cios su­fi­cien­tes pa­ra in­cul­par por ma­la ges­tión y, en al­gu­nos ca­sos, por en­ri­que­ci­mien­to ilí­ci­to a 18 ex­con­se­je­ros de la en­ti­dad, en­tre ellos Jor­di Pu­jol.

His­to­rial os­cu­ro. Pe­ro no fue pre­ci­sa­men­te eso lo que ocu­rrió. En no­viem­bre de 1986, en el Pleno de la Au­dien­cia de Bar­ce­lo­na, so­lo ocho de los 41 ma­gis­tra­dos pre­sen­tes vo­ta­ron a fa­vor del pro­ce­sa­mien­to de Pu­jol. Aque­lla Jus­ti­cia es­pa­ño­la, en con­tra­po­si­ción a la ac­tual, ni era ile­gí­ti­ma, ni ac­tua­ba si­guien­do con­sig­nas po­lí­ti­cas. Y, sin em­bar­go, el ras­tro que aquel escándalo ha ido de­jan­do a lo lar­go de los años apun­ta jus­ta­men­te en la di­rec­ción con­tra­ria. Lo que su­ce­dió en­tre no­viem­bre del 82 y el mis­mo mes del 86 for­ma par­te del his­to­rial más os­cu­ro de la Jus­ti­cia pa­tria, pe­ro se han re­cons­trui­do su­fi­cien­tes epi­so­dios co­mo pa­ra abo­nar la abo­mi­na­ble teo­ría de una dis­cre­ta y se­lec­ti­va com­pra de vo­tos.

En al­gún me­dio de co­mu­ni­ca­ción ca­ta­lán se ha ca­li­fi­ca­do el jui­cio a Mas, su vi­ce­pre­si­den­ta y su con­se­je­ra co­mo una “ano­ma­lía de­mo­crá­ti­ca”, sin caer en la cuen­ta, o más bien sin que­rer caer, de que la Jus­ti­cia en Ca­ta­lu­ña lle­va ins­ta­la­da mu­cho tiem­po en otro ti­po de ano­ma­lía, la que co­nec­ta di­rec­ta­men­te el ejer­ci­cio del po­der con una ex­ten­sa red de fi­nan­cia­ción pa­ra­le­la di­se­ña­da en el prin­ci­pio de los tiem­pos y con gran ca­pa­ci­dad de ex­tor­sión.

Ha­bla­ba Bas­sets en el ar­tícu­lo an­tes ci­ta­do de un “in­de­pen­den­tis­mo de­cen­te” al que pe­día no ava­lar es­te “gol­pe de mano”. Yo no sé si hay un in­de­pen­den­tis­mo in­de­cen­te, pe­ro lo que es se­gu­ro es que el in­de­pen­den­tis­mo no pa­re­ce dis­pues­to a asu­mir la com­ple­ta reali­dad de un fe­nó­meno que hun­de sus raí­ces no so­lo en reivin­di­ca­cio­nes más o me­nos dis­cu­ti­bles pe­ro le­gí­ti­mas, sino tam­bién en la ne­ce­si­dad de con­tra­rres­tar con me­dias ver­da­des, gro­se­ras ma­ni­pu­la­cio­nes y fon­dos pú­bli­cos pues­tos al ser­vi­cio de una gran fá­bu­la, la ac­ción de una Jus­ti­cia que, afor­tu­na­da­men­te, es­tá ha­cien­do su tra­ba­jo per­si­guien­do efi­caz­men­te a los co­rrup­tos en Ma­drid, Va­len­cia, Mur­cia y en el en­te­ro ma­pa es­pa­ñol, Ca­ta­lu­ña in­clui­da, co­mo lí­der in­dis­cu­ti­ble que es del ran­king de la co­rrup­ción, con 303 per­so­nas en­via­das a jui­cio en el úl­ti­mo año por tal mo­ti­vo.

El ex­pre­si­den­te Ar­tur Mas y las ex­con­se­je­ras Joa­na Ortega (de­re­cha) e Ire­ne Ri­gau en el jui­cio por el 9-N.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.