Las pér­di­das mi­llo­na­rias de Car­men Cer­ve­ra

La ba­ro­ne­sa Thys­sen ne­go­cia con el Go­bierno el fu­tu­ro de su co­lec­ción. Sus em­pre­sas es­pa­ño­las van mal.

Tiempo - - SUMARIO - Ja­vier Ote­ro jo­te­ro.tiem­po@gru­po­ze­ta.es

Car­men Thys­sen-Bor­ne­mis­za ne­go­cia des­de ha­ce años al­can­zar un acuer­do con el Go­bierno so­bre el uso de su co­lec­ción par­ti­cu­lar. Es­ta es di­fe­ren­te del le­ga­do de su ma­ri­do, el ba­rón Thys­sen, que com­pró el Es­ta­do pa­ra ser ex­hi­bi­do en el mu­seo que se en­cuen­tra en Ma­drid. En él tam­bién se en­cuen­tra la co­lec­ción par­ti­cu­lar, pe­ro el acuer­do pa­ra su ce­sión se ha pro­rro­ga­do du­ran­te años, sin que am­bas par­tes lle­guen a un acuer­do.

En un prin­ci­pio, Car­men Cer­ve­ra, la viu­da del ba­rón, pre­ten­día que el Es­ta­do le pa­ga­ra un al­qui­ler por la ex­hi­bi­ción de es­tos cua­dros. Aho­ra quie­re fa­ci­li­da­des pa­ra rea­li­zar ex­po­si­cio­nes. La ba­ro­ne­sa se que­ja de di­fi­cul­ta­des eco­nó­mi­cas. En 2012 ven­dió un cons­ta­ble por 26,5 mi­llo­nes de eu­ros. En su en­torno se co­men­tó en­ton­ces que con ese di­ne­ro Car­men Cer­ve­ra ten­dría una tran­qui­li­dad eco­nó­mi­ca du­ran­te años que en­fria­rían la pre­mu­ra por lle­gar a un acuer­do con el Es­ta­do.

Pa­raí­sos fis­ca­les.

Sin em­bar­go, aho­ra que aca­ba de fi­na­li­zar la úl­ti­ma pró­rro­ga del acuer­do pa­ra la ex­po­si­ción de es­ta co­lec­ción par­ti­cu­lar en el mu­seo, Tita Cer­ve­ra vuel­ve a que­jar­se de di­fi­cul­ta­des eco­nó­mi­cas. Ella in­cu­rre en gas­tos re­la­cio­na­dos con el mu­seo de Ma­drid, pues­to que no co­bra die­tas por su asis­ten­cia a las reunio­nes del pa­tro­na­to.

La ba­ro­ne­sa es dueña de va­rias em­pre­sas en Es­pa­ña, ade­más de otras cuan­tas ra­di­ca­das en pa­raí­sos fis­ca­les. Con es­tas úl­ti­mas rea­li­za las transac­cio­nes eco­nó­mi­cas re­la­cio­na­das con las com­pra­ven­tas de sus cua­dros. Por otro la­do las so­cie­da­des con se­de en Es­pa­ña son una má­qui­na de su­mar pér­di­das. Acu­mu­lan par­te de su pa­tri­mo­nio, in­mo­bi­lia­rio so­bre to­do. En con­jun­to, per­die­ron 1,7 mi­llo­nes de eu­ros en 2015. En to­tal, arras­tran pér­di­das de ejer­ci­cios an­te­rio­res por sie­te mi­llo­nes de eu­ros.

Las em­pre­sas per­te­ne­cen, sal­vo una, di­rec­ta o in­di­rec­ta­men­te a las so­cie­da­des Imi­be­ria Ans­talt, Ca­lle del Golf Drei Ans­talt, Es­pin Ans­talt, Groe­ning Shi­ping, Leo­nety As­so­cia­ted y Kro­nen­berg Ove­rNa­cio­nal

seas, ra­di­ca­das en pa­raí­sos fis­ca­les co­mo las Is­las Vír­ge­nes bri­tá­ni­cas.

To­das las em­pre­sas es­pa­ño­las su­man un ca­pi­tal so­cial de 23,8 mi­llo­nes de eu­ros, aun­que los ac­ti­vos de su ba­lan­ce se ven per­ju­di­ca­dos por las pér­di­das acu­mu­la­das. Las pro­pie­da­des de las que son due­ñas es­tas em­pre­sas, co­mo por ejem­plo la man­sión Mata Mua en Marbella, es­tán va­lo­ra­das en un to­tal de ca­si 20 mi­llo­nes de eu­ros. Es­tas so­cie­da­des pa­tri­mo­nia­les o no tie­nen in­gre­sos o es­tos son re­la­ti­va­men­te ba­jos. En­tre las más im­por­tan­tes se en­cuen­tra Tia­mo Marítima, con un ca­pi­tal del 5,7 mi­llo­nes de eu­ros, que no tu­vo in­gre­sos en 2015. Imi­golf, dueña de la man­sión de Marbella, es una so­cie­dad con pro­pie­da­des va­lo­ra­das en 11,2 mi­llo­nes, que per­dió 666.000 eu­ros, ya que con sus in­gre­sos de 165.000 eu­ros no pue­de ha­cer fren­te a sus fuer­tes gas­tos. La em­pre­sa Manso Rey no tie­ne ac­ti­vi­dad, es­tá en pér­di­das. Por su par­te, Xa­lu­pa de L’Em­por­dà, con un ca­pi­tal de 23,8 mi­llo­nes, per­dió 1,7 mi­llo­nes de eu­ros. So­lo ella acu­mu­la sie­te mi­llo­nes de pér­di­das de ejer­ci­cios an­te­rio­res.

Cre­ci­mien­to.

Es­tas so­cie­da­des de­cla­ran que se de­di­can a ac­ti­vi­da­des in­mo­bi­lia­rias o al man­te­ni­mien­to de ellas. Tia­mo Marítima na­ció de­di­ca­da a la com­pra­ven­ta y al­qui­ler de em­bar­ca­cio­nes de re­creo. Es­ta ha ex­pe­ri­men­ta­do un sig­ni­fi­ca­ti­vo in­cre­men­to de sus pro­pie­da­des y su ca­pi­tal so­cial. Es­te úl­ti­mo pa­só de 1,3 mi­llo­nes de eu­ros a 5,7 en cin­co años, prin­ci­pal­men­te por nue­vas apor­ta­cio­nes de los so­cios (las em­pre­sas ra­di­ca­das en pa­raí­sos fis­ca­les) en es­te pe­rio­do.

La ba­ro­ne­sa ha tras­la­da­do par­te de es­ta a mu­seos crea­dos en Má­la­ga, Sant Fe­liu de Guí­xols (Gi­ro­na) y An­do­rra. Re­cien­te­men­te com­pró dos vi­vien­das en el prin­ci­pa­do an­do­rrano. Si prue­ba su re­si­den­cia allí du­ran­te más de 183 días al año no tie­ne que tri­bu­tar en Es­pa­ña. So­bre la ac­tual ne­go­cia­ción pen­de tam­bién el tra­to fis­cal a su co­lec­ción. Las so­cie­da­des due­ñas de sus em­pre­sas es­pa­ño­las es­tán ra­di­ca­das en pa­raí­sos fis­ca­les.

Car­men Cer­ve­ra ne­go­cia con el Go­bierno una ma­yor fle­xi­bi­li­dad en el mo­vi­mien­to de su co­lec­ción pri­va­da y me­jor tra­to fis­cal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.