Je­sús Ri­va­sés

Tiempo - - SUMARIO - JE­SÚS RI­VA­SÉS di­rec­tor.tiem­po@gru­po­ze­ta.es

La vís­pe­ra del día en que Ma­riano Ra­joy es­pe­ró y aten­dió la lla­ma­da de Do­nald Trump, jus­to cuan­do el Bar­ce­lo­na ju­ga­ba con­tra el Atlé­ti­co de Ma­drid la se­mi­fi­nal de la Co­pa, un co­no­ci­do em­pre­sa­rio es­pa­ñol, en una so­bre­me­sa ma­dri­le­ña en un res­tau­ran­te ca­ta­lán, re­fle­xio­na­ba, tan sor­pren­di­do co­mo preocupado, so­bre el nue­vo pre­si­den­te ame­ri­cano. “Es el pri­me­ro en mu­cho tiem­po –de­cía– que cum­ple lo que ha pro­me­ti­do, al me­nos de mo­men­to, y eso nos pa­re­ce re­vo­lu­cio­na­rio”. Cuan­do los in­qui­li­nos de la Casa Blan­ca y de La Mon­cloa ha­bla­ron por te­lé­fono, el je­fe del PP ya te­nía en­ci­ma de la me­sa el úl­ti­mo ba­ró­me­tro del CIS, que Pedro Arrio­la ya ha­bía des­tri­pa­do, y cu­ya fo­to fi­ja in­di­ca­ba que to­do se­guía, elec­to­ral­men­te, más o me­nos igual. El PP ba­ja­ba un po­co sus ex­pec­ta­ti­vas, los so­cia­lis­tas en bus­ca de lí­der me­jo­ra­ban al­go y Po­de­mos –en me­dio de to­dos sus líos– ape­nas des­cen­día. A la de­mos­co­pia to­da­vía no le ha­bía da­do tiem­po a ca­li­brar el abra­zo de Albert Ri­ve­ra y Ciu­da­da­nos al li­be­ra­lis­mo pro­gre­sis­ta.

An­tes y des­pués de ha­blar con Trump, Ra­joy vi­ve atra­pa­do en una es­pe­cie de “con­flic­to exis­ten­cial en­tre lo po­si­ble y lo ne­ce­sa­rio”, co­mo apun­ta un in­for­me in­de­pen­dien­te que cir­cu­la en­tre va­rios mi­nis­tros. El lí­der del PP, que hi­zo de la eco­no­mía su ban­de­ra en la le­gis­la­tu­ra pa­sa­da, aho­ra, al go­ber­nar en mi­no­ría, ca­re­ce de ca­pa­ci­dad pa­ra apli­car nue­vos ajus­tes del gas­to pú­bli­co y tam­po­co pue­de im­pul­sar gran­des re­for­mas ins­ti­tu­cio­na­les. Sin em­bar­go, es­tá obli­ga­do –y con­ven­ci­do– a sal­var de al­gu­na ma­ne­ra los mue­bles y cum­plir con los ob­je­ti­vos de dé­fi­cit pac­ta­dos con la Unión Eu­ro­pea. Lo po­si­ble y lo ne­ce­sa­rio.

Días an­tes del día en que Trump iba a lla­mar a Ra­joy, la irrup­ción de­fi­ni­ti­va de Pedro Sán­chez en la carrera por el li­de­raz­go del PSOE pi­lló con el pie al­go cam­bia­do a mu­chos en el PP y en el Go­bierno. En­ton­ces, los más op­ti­mis­tas to­da­vía pen­sa­ban que, de al­gu­na ma­ne­ra, po­drían sa­car ade­lan­te los Pre­su­pues­tos Ge­ne­ra­les del Es­ta­do. Sán­chez, y en me­nor me­di­da Pat­xi Ló­pez, lo cam­bia­ron to­do. La ges­to­ra que en­ca­be­za Ja­vier Fer­nán­dez es­tá abo­ca­da a opo­ner­se a los Pre­su­pues­tos, al me­nos an­tes de que se ce­le­bren las pri­ma­rias.

Ma­riano Ra­joy ha te­ni­do en­ci­ma de la me­sa –y de he­cho tie­ne– la op­ción de ni tan si­quie­ra pre­sen­tar los Pre­su­pues­tos, pro­rro­gar de­fi­ni­ti­va­men­te los del año an­te­rior y po­ner­se a tra­ba­jar en los de 2018. Cris­tó­bal Mon­to­ro no ha­ría as­cos a esa po­si­bi­li­dad que, de al­gu­na ma­ne­ra, ga­ran­ti­za que, por lo me­nos, no se gas­ta­rá más, una for­ma co­mo otra cual­quie­ra de avan­zar en el con­trol de dé­fi­cit. El pre­si­den­te, sin em­bar­go, cree que, en el pri­mer tra­mo de una nue­va le­gis­la­tu­ra, po­lí­ti­ca­men­te es­tá obli­ga­do a lle­var al Con­gre­so unos Pre­su­pues­tos. Otro asun­to es que no ten­ga pri­sa. El in­qui­lino de La Mon­cloa ha de­mos­tra­do su ha­bi­li­dad en el con­trol de los tiem­pos y su pa­cien­cia es le­gen­da­ria. El Go­bierno pre­sen­ta­rá unos Pre­su­pues­tos, pe­ro no es pro­ba­ble que eso ocu­rra an­tes de que el PSOE ce­le­bre sus pri­ma­rias y ten­ga un nue­vo lí­der. A par­tir de ahí, ca­si to­do de­pen­de­rá de quién ocu­pe la se­cre­ta­ría ge­ne­ral de los so­cia­lis­tas, cuan­do tam­bién se ha­yan des­pe­ja­do otras gran­des in­cóg­ni­tas eu­ro­peas, co­mo quién go­bier­na en Ho­lan­da y qué ocu­rre en las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les fran­ce­sas.

RA­JOY PA­RE­CE DE­CI­DI­DO A QUE EL GO­BIERNO PRE­SEN­TE LOS PRE­SU­PUES­TOS, PE­RO TAM­PO­CO TIE­NE PRI­SA Y PO­DRÍA HA­CER­LO DES­PUÉS DE QUE EL PSOE HA­YA CE­LE­BRA­DO LAS PRI­MA­RIAS Y TEN­GA UN NUE­VO LÍ­DER. EN­TON­CES, CA­SI TO­DO DE­PEN­DE­RÍA DE QUIÉN ES­TÉ AL FREN­TE DE LOS SO­CIA­LIS­TAS PA­RA QUE LA LE­GIS­LA­TU­RA CON­TI­NÚE O HA­YA OTRO ADE­LAN­TO ELEC­TO­RAL

Tras el con­gre­so del PP, Ra­joy, quie­re que los dis­tin­tos con­gre­sos te­rri­to­ria­les del par­ti­do –en al­gu­nos lu­ga­res pue­de ha­ber lío– es­tén ce­le­bra­dos an­tes de que ter­mi­ne ma­yo. El pre­si­den­te quie­re te­ner la ma­qui­na­ria del par­ti­do en­gra­sa­da, por si aca­so. Hay mi­nis­tros que ven po­si­ble que Sán­chez vuel­va a di­ri­gir el PSOE y, en­ton­ces, y si vuel­ve con su es­tra­te­gia de “no es no”, otro ade­lan­to elec­to­ral po­dría es­tar a la vuel­ta de la es­qui­na, aun­que los re­pe­ti­dos fa­llos de la pros­pec­ti­va elec­to­ral in­tro­du­cen to­da­vía más in­cer­ti­dum­bre. En el PP es­pe­ra­ban un ba­ró­me­tro del CIS más fa­vo­ra­ble y, so­bre to­do, peor pa­ra el PSOE y Po­de­mos, pe­ro cla­ro, es so­lo la fo­to fi­ja de un mo­men­to.

El Go­bierno se ha per­tre­cha­do pa­ra se­guir ade­lan­te con cier­ta co­mo­di­dad, in­clu­so con su con­flic­to en­tre lo po­si­ble y lo ne­ce­sa­rio a cues­tas, du­ran­te los pró­xi­mos me­ses. No obs­tan­te, los per­tre­chos pa­ra afron­tar una nue­va cri­sis no son los me­jo­res y los nu­ba­rro­nes abun­dan en el ho­ri­zon­te: a la in­cer­ti­dum­bre po­lí­ti­ca en Ho­lan­da y Fran­cia se su­man las com­pli­ca­cio­nes que se pre­su­men del bre­xit, que no se­rán po­cas. Ade­más, el re­pun­te de la inflación, uni­do a las elec­cio­nes ale­ma­nas del oto­ño, au­men­ta­rán la pre­sión de Ale­ma­nia so­bre el Ban­co Cen­tral Eu­ro­peo y su pre­si­den­te, Mario Drag­hi, pa­ra que suba los ti­pos de in­te­rés. Se­ría lo peor pa­ra un país cu­ya prin­ci­pal vul­ne­ra­bi­li­dad es el enor­me en­deu­da­mien­to pri­va­do y aho­ra so­bre to­do pú­bli­co. No hay que ol­vi­dar que qui­zá sea inevi­ta­ble re­cu­rrir a más en­deu­da­mien­to pa­ra pa­gar la pró­xi­ma pa­ga ex­tra de las pen­sio­nes, siem­pre pen­dien­tes de una re­for­ma ca­si im­po­si­ble que na­die quie­re ni pue­de aco­me­ter con ga­ran­tías de éxi­to. To­dos tie­nen muy pre­sen­te aque­lla fra­se de Jean-Clau­de Junc­ker, el pre­si­den­te de la Co­mi­sión Eu­ro­pea, que si­gue muy vi­gen­te: “Sa­be­mos lo que hay que ha­cer, pe­ro no sa­be­mos có­mo ga­nar las elec­cio­nes des­pués de ha­cer­lo”. To­do un con­flic­to exis­ten­cial, en­tre lo po­si­ble y lo ne­ce­sa­rio, an­tes y des­pués de que Trump y Ra­joy ha­bla­ran, en me­dio de un Ba­rça-Atlé­ti­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.