Ni wifi, ni In­ter­net, ni co­ber­tu­ra

Lle­ga la tri­bu de los des­co­nec­ta­dos, un nue­vo gru­po so­cial que apues­ta por li­be­rar­se del mó­vil y vi­vir la vi­da.

Tiempo - - SUMARIO - Ma­cu Llo­ren­te

Abrir los ojos de bue­na ma­ña­na y que lo pri­me­ro sea con­sul­tar el mó­vil y las re­des so­cia­les no pue­de ser na­da bueno. Y por mu­cho que las cam­pa­ñas in­for­ma­ti­vas nos avi­sen de que hay que des­co­nec­tar pa­ra co­nec­tar con la reali­dad, no aca­ba­mos de po­ner­lo en prác­ti­ca. Aun­que son mi­no­ría, en me­dio de tan­ta lo­cu­ra ya han sur­gi­do vo­ces que abo­gan por li­be­rar­se de es­ta adic­ción en pro de la sa­lud men­tal. Una nue­va tri­bu so­cial, la de los des­co­nec­ta­dos, irrum­pe pa­ra po­ner un ra­yo de es­pe­ran­za an­te tan­tos ex­ce­sos. Tras des­cu­brir que en la so­cie­dad de la co­mu­ni­ca­ción se sien­ten ais­la­dos, han de­ci­di­do to­mar­se un res­pi­ro o in­clu­so dar­se de ba­ja en re­des co­mo Fa­ce­book, Twit­ter, Pin­te­rest o What­sApp. Un stop al mun­do vir­tual pe­ro con ma­ti­ces. Es­tá cla­ro que no se pue­de ha­cer el boi­cot to­tal a In­ter­net, una he­rra­mien­ta de la que muy po­cos tra­ba­jos es­ca­pan. La cla­ve es­tá en po­ner a los apa­ra­tos en su lu­gar y li­mi­tar la co­ne­xión pa­ra ga­nar ca­li­dad de vi­da.

Si an­tes se acu­día a los alo­ja­mien­tos ru­ra­les en bus­ca de tran­qui­li­dad y paz, aho­ra lo que se im­po­ne son los black ho­les o agu­je­ros tec­no­ló­gi­cos, don­de es po­si­ble des­co­nec­tar del mun­do y re­cu­pe­rar un rit­mo pau­sa­do y per­di­do. Ca­da vez hay más ho­te­les e in­clu­so al­gu­nos res­tau­ran­tes que bus­can en­gan­char a los clien­tes con el atrac­ti­vo de la fal­ta de wifi y la pro­pues­ta de des­co­nec­tar. Hay tal sa­tu­ra­ción que el turismo de sa­lud tec­no­ló­gi­ca es una ten­den­cia en al­za en to­do el

mun­do. Se tra­ta de apar­car los apa­ra­tos elec­tró­ni­cos, co­men­tar con el que tie­nes al la­do en lu­gar de tui­tear y de­jar de su­bir cons­tan­te­men­te fo­tos a las re­des, un plan sa­lu­da­ble du­ran­te unos días pa­ra vol­ver a casa con las pi­las car­ga­das.

Lu­ga­res pa­ra­di­sía­cos, co­mo el re­sort Palm Is­land Re­sort, en el Ca­ri­be, don­de no hay te­le­vi­sión ni te­lé­fono ni co­ne­xión a In­ter­net en las ha­bi­ta­cio­nes, son un ejem­plo de un ti­po de va­ca­cio­nes que, aun­que con cuen­ta­go­tas, tam­bién es­tá lle­gan­do a nues­tros es­ta­ble­ci­mien­tos tu­rís­ti­cos. En el ho­tel Bar­ce­ló San­cti Pe­tri, de Cá­diz, a los clien­tes que bus­quen des­co­nec­tar tam­bién se les in­vi­ta a la lle­ga­da a que en­tre­guen to­dos sus apa­ra­tos elec­tró­ni­cos, in­clui­do el mó­vil, que so­lo re­cu­pe­ran al aban­do­nar el ho­tel. Pe­ro no siem­pre la des­co­ne­xión vo­lun­ta­ria fun­cio­na, y en­ton­ces hay que acu­dir a clí­ni­cas de des­in­to­xi­ca­ción di­gi­tal en bus­ca de ayu­da.

Cam­pa­men­tos de ve­rano.

En la lu­cha con­tra la hi­per­co­ne­xión hay dis­tin­tos mé­to­dos y China la afron­ta a su ma­ne­ra. Fren­te a las te­ra­pias re­la­jan­tes, el Go­bierno de es­te país ofre­ce a los jó­ve­nes chi­nos unas mi­ni­va­ca­cio­nes de diez días en un cam­pa­men­to de ve­rano. Pe­ro no es un des­can­so cual­quie­ra. El gi­gan­te asiá­ti­co ha crea­do cien­tos de cam­pa­men­tos ofi­cia­les de reha­bi­li­ta­ción don­de los jó­ve­nes re­ci­ben te­ra­pias de cho­que me­dian­te ins­truc­ción mi­li­tar con mé­to­dos pro­pios de cuar­te­les de re­clu­ta­mien­to. Pa­ra des­en­gan­char­se y su­pe­rar es­ta de­pen­den­cia se aís­la a los chi­cos fren­te a cual­quier tec­no­lo­gía y si se con­si­de­ra ne­ce­sa­rio se les me­di­ca. Cuen­tan con el apo­yo de un equi­po de psi­có­lo­gos e in­clu­so se les so­me­te a es­cá­ne­res ce­re­bra­les pa­ra de­ter­mi­nar el ni­vel de adic­ción al que es­tán so­me­ti­dos.

Apren­der a vi­vir des­co­nec­ta­dos, re­to­man­do la vi­da y la char­la real, es el nue­vo desafío. Ca­da vez es­tán sur­gien­do más res­tau­ran­tes que ha­cen el “va­cío a In­ter­net” y don­de se prohí­be usar el mó­vil. Los tre­nes tam­po­co es­ca­pan a es­ta ten­den­cia y ya exis­ten va­go­nes si­len­cio­sos pa­ra los que con­ci­ben la vi­da de la ma­ne­ra tra­di­cio­nal y re­cla­man po­der via­jar sin te­ner que es­cu­char con­ver­sa­cio­nes aje­nas. ¿Po­dre­mos vol­ver a via­jar, acu­dir a ho­tel o a un res­tau­ran­te o ha­cer cual­quier co­sa sin com­par­tir­lo con to­do el mun­do? Unos ya lo es­tán in­ten­tan­do, pa­ra otros mu­chos po­ner­se en mo­do off es qui­zá el re­to más com­pli­ca­do.

Ya hay ho­te­les don­de los clien­tes de­ben en­tre­gar sus apa­ra­tos elec­tró­ni­cos a la en­tra­da

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.