Gen­te: los Go­ya, por fin sin po­li­ti­queo

Los pre­mios del ci­ne es­pa­ñol fue­ron pre­sen­ta­dos por Dani Rovira, que re­pi­tió por ter­cer año con­se­cu­ti­vo co­mo maes­tro de ce­re­mo­nias. Es­ta ga­la se ha ca­rac­te­ri­za­do por no te­ner tan­ta men­ción po­lí­ti­ca.

Tiempo - - SUMARIO - JE­SÚS MA­RI­ÑAS

Es la eter­na ma­gia del ci­ne, siem­pre irreal. Pa­re­cie­ron los vie­jos tiem­pos de fies­tas y lu­ci­dos sa­raos. Pe­ro, co­mo en las pe­lí­cu­las, es­pec­ta­cu­lar des­fi­le de tres ho­ras que pa­re­cie­ron cor­tas com­pa­ra­das con ago­ta­do­ras edi­cio­nes an­te­rio­res. Lo apro­ve­cha­ban Juan Die­go y sus com­pas co­mo púl­pi­to adoc­tri­na­dor, pa­re­ce que tan des­pla­za­do co­mo los fas­tos. Pe­né­lo­pe Cruz, acom­pa­ña­da de ma­má, des­lum­bró con un Guc­ci de aber­tu­ra has­ta el mus­lo real­za­do por bus­to en pe­dre­ría ne­gra.

Com­pi­tió sin des­ban­car­la con Paz Ve­ga im­pac­tan­te en un jer­sey ne­gro cue­llo cis­ne so­bre sun­tuo­sa fal­da acam­pa­na­da de plu­mas. De pe­lí­cu­la, igual que Ana Be­lén, 60 que no apa­ren­ta, real­za­da en ga­sa azul pas­tel con dos ca­si aba­ni­cos de bus­to, un Je­sús del Pozo al que si­gue fi­de­lí­si­ma más allá de la muer­te. Es­pec­tácu­lo y po­ca po­lí­ti­ca, ya no ne­ce­si­tan pro­tes­tar, o tal pa­re­ció. Ellos tam­bién des­ta­ca­ron y has­ta ri­va­li­za­ron en atuen­dos: so­bre­sa­lió el la­mé azul Klein de Al­do Co­mas, se­co ma­ri­do de Ma­ca­re­na Gó­mez. Abun­dan­cia de ri­tua­les pe­ro abu­rri­dos es­mó­qui­nes ne­gros con­tras­tan­do el blan­co de Da­vid Gó­mez mien­tras el Ds­qua­red de Pa­co León te­nía ri­be­te ne­gro. Azul no­che lle­vó Albert Ri­ve­ra, igual que Mi­guel Án­gel Mu­ñoz, que se di­fe­ren­cia­ba por­que su cha­que­ta te­nía es­tam­pa­das es­tre­llas en re­lie­ve. Fir­ma­ba Lan­der Ur­qui­jo, ya tan ga­ran­tía de rom­pi­mien­to co­mo el Step­ha­ne Ro­lland de Nie­ves Ál­va­rez.

La peor y la me­jor ves­ti­da.

Sin du­da fue la me­jor, aun­que na­die en­ten­dió qué ha­cía una ma­ni­quí en fies­ta ci­ne­ma­to­grá­fi­ca. Su fi­gu­ra y chic tan de­mos­tra­dos se ce­ñían a un ves­ti­do ne­gro que del es­co­te sa­ca­ba una es­pe­cie de nu­be blan­ca. Atre­vi­do co­mo las man­gas for­man­do ca­pa de An­to­nia San Juan, irre­co­no­ci­ble in­clu­so con su me­le­ni­ta. La peor fue Aitana Sán­chez-Gijón ba­jo sa­tén de un azul cie­lo des­leí­do. Era re­car­ga­do pe­se a la ligereza del sa­tén bri­lla­dor. No pa­sa­rá a la his­to­ria ni los vo­lan­tes do­ra­dos de Bárbara Len­nie ni tam­po­co el pan­ta­lón de cin­tu­ra al­ta de Ma­ri­sa Pa­re­des ba­jo body do­ra­do. En tiem­pos mar­có es­ti­lo, to­do pa­sa y na­da que­da.

Bien lo sa­be la al­cal­de­sa Ma­nue­la Car­me­na, que sor­pren­dió con ga­fas de pe­dre­ría na­da ofi­cia­lis­tas y un abri­go ro­jo ca­si tan lla­ma­ti­vo co­mo el de la ga­lle­ga Cris­ti­na Cas­ta­ño. Be­lén Cues­ta ca­si se he­le­ni­zó en blan­co, An­ne Igar­ti­bu­ru se ci­ñó en len­te­jue­las azu­les y po­só con su ma­ri­do, Pa­blo He­ras, di­rec­tor de mú­si­ca clá­si­ca que arran­ca sus­pi­ros. Car­men Ma­chi acha­pa­rró su gran­de­za en ne­gros con man­gas am­plias que sa­lían de la cin­tu­ra con­for­man­do una es­to­la. La hi­ja de Víc­tor y Ana, Ma­ri­na San Jo­sé, que no se pro­di­ga sien­do bue­na, en­ra­mó en pal­mas do­ra­das su cons­tan­te llo­ri­queo fes­te­jan­do que su ma­dre re­ci­bie­se ho­me­na­je a “to­da una vi­da” aplau­di­do por Ge­ral­di­ne Cha­plin que, fiel al ape­lli­do glo­rio­so, ani­mó su

ter­cio­pe­lo ne­gro sal­pi­cán­do­lo de enor­mes per­lo­nes has­ta en las man­gas. No muy allá la fea fu­sión ro­ja y gra­na­te de Hiba Abouk, per­fec­ta en su cla­si­cis­mo de bur­bu­ja do­ra­da.

Mu­cha ga­la mas­cu­li­na su­peran­do es­ti­los des­ca­mi­sa­dos im­pues­tos años atrás. Se anotó el cam­bió co­mo la fal­ta de ale­ga­tos. Pa­blo Igle­sias se mos­tró en­do­min­ga­do con pa­ja­ri­ta ca­si tan cua­dra­da co­mo la del co­ti­za­do hi­jo de Cris­ti­na Blan­co, mi co­ma­dre. Sus pre­dic­cio­nes te­nían en vi­lo des­de Ma­ría Te­re­sa Cam­pos al en­ton­ces te­mi­do Jo­sé Ma­ría Gar­cía. Se hi­zo dueña y se­ño­ra de la po­ten­te y os­ten­to­sa Marbella, te­nía to­da una cor­te de je­que­sas clien­tes y re­for­zó la­zos con nues­tro fra­ter­nal Ma­rrue­cos, a quien su mo­nar­ca tan es­pa­ño­lis­ta ace­le­ra la mo­der­ni­za­ción y se no­ta mu­cho en Tán­ger. Cris­ti­na Cas­ta­ño des­pis­ta con más o me­nos hin­cha­zón y des­ta­ca­ba con su me­le­na pe­li­rro­ja. Mar­có chi­llón con­tras­te que ca­si he­ría. Al­go que no su­ce­día con Leo­nor Watling, de do­ble es­co­te y mo­ño tra­se­ro tra­di­cio­nal.

Cla­ra La­go aplau­dió fer­vo­ro­sa el des­ca­ro ani­ma­dor de su no­vio, el po­lé­mi­co Dani Rovira so­bre ro­jos ta­co­nes de diez cen­tí­me­tros. Es irre­ve­ren­te y mo­les­ta su osa­día in­con­te­ni­ble, que en­tu­sias­ma a la Aca­de­mia de Ci­ne. Por eso era su ter­cer año pre­sen­tan­do. Lo sub­ra­yó Pedro Al­mo­dó­var, feliz por el triun­fo do­ble de Em­ma Suá­rez, de lu­mi­no­so tra­je na­ran­ja que con Ve­ró­ni­ca For­qué ha­ce diez años mar­ca ré­cord. Ga­nó dos ca­be­zo­nes la mis­ma no­che. Ella fue me­jor ac­triz por la aquí fracasada Ju­lie­ta, y tam­bién la más des­ta­ca­da de los re­par­tos por La pró­xi­ma piel.

Un gre­mio so­li­da­rio.

Su doc­to­ra­do tu­vo la en­se­ñan­za tea­tral al la­do, no a la som­bra, de Naty Mis­tral, con sa­lud que si­gue in­quie­tan­do. “Aun­que ya se le­van­ta y la sien­tan pa­ra co­mer”, me di­cen. Man­tie­ne preocupado al gre­mio siem­pre so­li­da­rio que en­tien­de pe­ro no com­par­te esa pos­tu­ra de la ac­triz de no re­ci­bir a na­die. Laura Do­mín­guez se hi­zo no­tar con un Ro­sa Cla­rá pa­la­bra de ho­nor ne­gro y pla­ta y dio pie a que ru­mo­rea­sen su pre­sun­ta se­pa­ra­ción con­yu­gal tras cua­tro años de su se­gun­do ma­tri­mo­nio. La­men­ta­ble des­pis­te con­fun­dién­do­la con Pa­lat­chi de Pro­no­vias a quien re­cien­te­men­te su “pro­pia” Susana ya no aguan­tó más tras una vi­da com­par­ti­da. “En­tien­do el run­rún –me acla­ra Cla­rá–, aca­ba­mos de vol­ver de Mia­mi, don­de pa­sa­mos las

La al­cal­de­sa Ma­nue­la Car­me­na sor­pren­dió con ga­fas de pe­dre­ría na­da ofi­cia­lis­tas

fies­tas y di­mos una vuel­ta por las is­las del Ca­ri­be”. La no­té ra­dian­te y per­do­na el des­pis­te aun­que sus crea­cio­nes ca­sa­men­te­ras no se pa­re­cen en na­da.

A Juan An­to­nio Ba­yo­na le fal­ta­ron bra­zos pa­ra sos­te­ner los nue­ve Go­yas a Un mons­truo vie­ne ver­me ba­tien­do ta­qui­llas des­de su es­treno. La des­pla­zó Tar­de pa­ra la ira co­mo me­jor pe­lí­cu­la del año. Le amar­gó el re­pe­ti­do éxi­to, aca­so con­fian­do que pro­cla­ma­rían su fil­me su­pe­ra­do por el no­vel Raúl Aré­va­lo, que vis­tió Dior. El oron­do mi­nis­tro de Cul­tu­ra sol­tó la pi­fia de la no­che. Des­ca­cha­rran­te. Muy en su pa­pel ofi­cia­lis­ta re­mar­có los tu­ris­tas que nos vi­si­tan –17 mi­llo­nes tu­vo so­lo Ca­ta­lu­ña el pa­sa­do año– y en­fa­ti­zó que “vie­nen por nues­tra cul­tu­ra y a ver nues­tro ci­ne”. Me pre­gun­to si tras los mu­seos del Pra­do y el Pi­cas­so ha­brán vis­to en ver­sión ori­gi­nal, do­bla­da o sub­ti­tu­la­da Tar­de pa­ra la ira, Ju­lie­ta, El hom­bre de las mil ca­ras o La pró­xi­ma piel y el mag­ní­fi­co mons­truo de Ba­yo­na. Detalle que sin du­da co­no­ce­rá el se­ñor mi­nis­tro.

Co­mo tam­bién es­ta­rá al tan­to de la za­ra­ga­ta mon­ta­da co­mo tras­fon­do a los pre­mios. Cla­ros­cu­ro go­yes­co muy de pin­tu­ra ne­gra: co­mo uno de los pa­tro­ci­na­do­res es una em­pre­sa per­fu­me­ra de Za­ra­go­za cas­ti­ga­da por el Tri­bu­nal Su­pre­mo el pa­sa­do 16 de no­viem­bre por fal­si­fi­car los esen­cias de Puig, Ca­ro­li­na He­rre­ra, Ra­ban­ne y Gaul­tier, qui­sie­ron im­po­ner a los me­dios que no su­pri­mie­sen el pho­to­call don­de el in­frac­tor com­par­te apo­yo con TVE, un cham­pán de lu­jo, la jo­ye­ría que pro­mo­cio­na Naty Abas­cal, y has­ta la So­cie­dad de Au­to­res su­po­ne­mos ig­no­ran­do el olo­ro­so pla­gio. En un co­mu­ni­ca­do pe­dían que “las fo­tos no fue­sen ma­ni­pu­la­das, mo­di­fi­ca­das ni al­te­ra­das en lo que res­pec­ta es­pe­cial­men­te a los nom­bres –ahí les do­lía– de em­pre­sas, en­ti­da­des, pro­duc­tos, mar­cas o lo­go­ti­pos de co­la­bo­ra­do­res de los Go­ya”. Die­ron la im­pre­sión de des­co­no­cer el me­dio, don­de la úl­ti­ma pa­la­bra se­lec­cio­na­do­ra la tie­nen los edi­to­res. Ellos re­suel­ven si eli­mi­nar o con­ser­var el fon­do car­ga­do de pu­bli­ci­dad. Vano in­ten­to que pro­pi­ció la re­ti­ra­da de Te­le-5 o L’Oréal, y reír­se de que Án­ge­les Gon­zá­lez-Sin­de en sus años pre­si­den­cia­les cla­ma­se con­tra la pi­ra­te­ría, pro­pó­si­to sos­te­ni­do el año pa­sa­do por el fu­gaz An­to­nio Re­si­nes. No se sa­be a qué jue­gan. Si la in­ten­ción fue aguan­ta­da pre­si­den­cial­men­te por Ivon­ne Bla­ke, ca­lló o no se le en­ten­dió co­mo ocu­rrió con su par­la­men­to ofi­cial, ca­si tan fes­te­ja­do co­mo los dis­la­tes mi­nis­te­ria­les.

Tó­rri­do ro­man­ce.

Tam­bién de pe­lí­cu­la es el revival no se sa­be con qué in­ten­ción del añe­jo y tó­rri­do ro­man­ce de Ivon­ne Re­yes y Pe­pe Na­va­rro. Co­pan la ac­tua­li­dad am­pa­ran­do a un des­cen­dien­te de hu­mi­lla­cio­nes es­co­la­res si­len­cia­das has­ta aho­ra. ¿No es peor ai­rear­las con­vir­tien­do en po­pu­lar lo has­ta aho­ra ocul­to?

Con­cur­san­do en Gran her­mano VIP, la se­xi ve­ne­zo­la­na no ha­bla­rá has­ta que ga­ne o la echen. Pe­ro así pro­mo­cio­na el pro­gra­ma es­ta edi­ción sin gran­des gan­chos. Su her­ma­na, pro­tec­to­ra y con­se­je­ra ya le dio detalle te­le­fó­ni­co de có­mo es­tá to­do. Su abo­ga­do Jo­sé An­drés me pi­de pre­ci­sar que no hu­bo otros pre­ten­dien­tes y que no tu­vo cua­tro abor­tos sino dos em­ba­ra­zos fa­lli­dos re­co­no­ci­dos an­te el juez. Re­cu­pe­ra­do tan a des­tiem­po, ya hay ofer­tas pa­ra que ex­hu­me te­le­vi­si­va­men­te ese ro­mán­ti­co ayer com­par­ti­do y se­ña­lan que hoy re­su­ci­ta­do por quien fue atrac­ti­vo ga­lán te­le­vi­si­vo. Cir­cu­lan ver­sio­nes de to­do ti­po re­cu­pe­ran­do lo peor de ca­da uno. Ivon­ne, que fí­si­ca­men­te es­tá es­plén­di­da a los 49 re­co­no­ci­dos, ten­drá que acla­rar­lo. Per­so­nal­men­te nun­ca cues­tio­né la pa­ter­ni­dad, co­no­cien­do y has­ta com­par­tien­do con ellos. Me tie­nen en un sin­vi­vir, no pe­go ojo. Me­nu­da co­me­dia pa­ra Al­mo­dó­var.

Ro­ber­to Ála­mo Paula Echevarría Paz Ve­ga

Pedro Al­mo­dó­var y Pe­né­lo­pe Cruz

Raúl Aré­va­lo Víc­tor Ma­nuel con su hi­ja, Ma­ri­na Albert Ri­ve­ra con su no­via, Bea­triz Ma­nue­la Car­me­na Jua­na Acos­ta Cla­ra La­go Be­lén Cues­ta Al­ber­to Gar­zón con Pa­blo Igle­sias Xxxx ver xxxx nit, quis

Dani Rovira Ana Be­lén

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.