To­dos a las ca­lles

Mien­tras el par­ti­do que sus­ten­ta al pre­si­den­te de la Ge­ne­ra­li­tat so­pla pa­ra que la lla­ma in­de­pen­den­tis­ta no se apague, los más ra­di­ca­les de la CUP ya op­tan abier­ta­men­te por to­mar las ca­lles pa­ra lle­gar a “la vic­to­ria po­pu­lar” fren­te al “Es­ta­do opre­sor”.

Tiempo - - SUMARIO - Por An­to­nio Fer­nán­dez

Hoy es ya una ur­gen­cia pa­ra el con­jun­to de la iz­quier­da in­de­pen­den­tis­ta, pe­ro tam­bién pa­ra el con­jun­to del mo­vi­mien­to po­pu­lar, re­cu­pe­rar las ca­lles y no de­jar en ma­nos de las ins­ti­tu­cio­nes la re­so­lu­ción de los con­flic­tos po­lí­ti­cos y so­cia­les de nues­tro tiem­po”. La afir­ma­ción es­tá con­te­ni­da en un pá­rra­fo de un do­cu­men­to de re­fle­xión apro­ba­do por la Can­di­da­tu­ra de Uni­dad Po­pu­lar (CUP) el pa­sa­do día 31 de enero, dos días des­pués de que es­ta or­ga­ni­za­ción an­ti­ca­pi­ta­lis­ta die­se luz ver­de a sus diez dipu­tados pa­ra apro­bar los pre­su­pues­tos de 2017 del pre­si­den­te ca­ta­lán, Car­les Puig­de­mont. La CUP es com­pa­ñe­ra de via­je en la ho­ja de ru­ta so­be­ra­nis­ta que li­de­ra el Go­bierno ca­ta­lán, apo­ya­do por la pla­ta­for­ma Junts pel Sí (JxS), in­te­gra­da por el Par­ti­do De­mó­cra­ta Eu­ro­peo Ca­ta­lán (PDECat) y Esquerra Re­pu­bli­ca­na de Ca­ta­lun­ya (ERC). To­dos ellos man­tie­nen una exi­gua ma­yo­ría de 72 dipu­tados (62 de Junts pel Sí y 10 de la CUP) so­bre los 135 es­ca­ños del Par­la­men­to de Ca­ta­lu­ña.

Quien ti­ra del ca­rro de la rup­tu­ra con Es­pa­ña es el PDECat, re­con­ver­ti­do en par­ti­do in­de­pen­den­tis­ta y con Ar­tur Mas co­mo pre­si­den­te de ho­nor. Al fren­te de la Ge­ne­ra­li­tat se en­cuen­tra Car­les Puig­de­mont (pues­to por el PDECat), que ya ha anun­cia­do que no quie­re li­de­rar la can­di­da­tu­ra en las pró­xi­mas elec­cio­nes, en las que las en­cues­tas au­gu­ran a su par­ti­do el gran ba­ta­ca­zo pa­ra pa­sar de pri­me­ra a quin­ta fuer­za po­lí­ti­ca.

Pe­ro, pa­ra­do­jas de la vi­da, a día de hoy, con la Ge­ne­ra­li­tat en sus ma­nos, las cua­tro dipu­tacio­nes y la ma­yo­ría de los ayun­ta­mien­tos, la an­ti­gua Con­ver­gèn­cia nun­ca aca­pa­ró tan­ta cuo­ta de po­der ni nun­ca ha­bía si­do apo­ya­da por un par­ti­do no so­lo an­ti­ca­pi­ta­lis­ta, sino an­ti­sis­te­ma. Has­ta aho­ra, la es­tra­te­gia de Mas y Puig­de­mont ha obli­ga­do a la CUP a adop­tar de­ci­sio­nes que le han pro­vo­ca­do fuer­tes ten­sio­nes in­ter­nas. Pe­ro tam­bién las ba­ses de la CUP obli­ga­ron a Ar­tur Mas a ir­se y a que fue­se sus­ti­tui­do por Puig­de­mont, ha­bi­da cuen­ta de que el nom­bre del an­te­rior pre­si­den­te es­ta­ba de­ma­sia­do li­ga­do a Con­ver­gèn­cia, a los Pu­jol, a la co­rrup­ción y al 3%. Un pa­pel pro­pio Sin em­bar­go, la or­ga­ni­za­ción ex­tre­mis­ta ne­ce­si­ta des­mar­car­se del pac­tis­mo y vol­ver a agi­tar las ca­lles. Cier­to que du­ran­te la pri­me­ra le­gis­la­tu­ra de Ar­tur Mas fue la CUP quien man­tu­vo la ten­sión ca­lle­je­ra y sus mi­li­tan­tes pro­ta­go­ni­za­ron las al­ga­ra­das que in­cen­dia­ron Bar­ce­lo­na du­ran­te se­ma­nas: des­de el ba­rrio de Sants has­ta el de Grà­cia o el Ei­xam­ple. Bar­ce­lo­na fue, en un mo­men­to de­ter­mi­na­do, la me­ca de los an­ti­sis­te­ma de Eu­ro­pa, no ya por la per­mi­si­vi­dad po­li­cial, sino por­que en la ma­yo­ría de las ciu­da­des eu­ro­peas, los lí­de­res ac­ti­vis­tas ha­bían

LA CUP NE­CE­SI­TA MAR­CAR PERFIL PRO­PIO Y HA VA­RIA­DO SU ES­TRA­TE­GIA PA­RA TO­MAR DE NUE­VO LAS CA­LLES

si­do pau­la­ti­na­men­te arrin­co­na­dos has­ta que fue­ron expulsados. Y en la ca­pi­tal ca­ta­la­na se creó un cal­do de cul­ti­vo per­fec­to pa­ra en­sa­yar la agi­ta­ción ca­lle­je­ra.

Re­cu­pe­rar vo­tos ra­di­ca­les

En círcu­los po­lí­ti­cos ra­di­ca­les se vuel­ve aho­ra a ha­blar de “to­mar las ca­lles” con una do­ble fi­na­li­dad: en pri­mer lu­gar, por­que la in­ten­ción de vo­to de la CUP ha caí­do a la mitad y ne­ce­si­ta re­cu­pe­rar esos su­fra­gios; en se­gun­do lu­gar, por­que pre­ci­sa tam­bién re­cu­pe­rar sus idea­les y sus prin­ci­pios o es­tá abo­ca­da a una rup­tu­ra in­ter­na. El por­ta­voz de la CUP, el ex­dipu­tado Quim Arru­fat, se­ña­la­ba ha­ce po­cos días, tras dar apo­yo a los pre­su­pues­tos, que su for­ma­ción tie­ne co­mo prio­ri­dad “que la desobe­dien­cia es­té en el co­ra­zón de la in­de­pen­den­cia. Sin desobe­dien­cia no es po­si­ble im­po­ner la rup­tu­ra con la le­ga­li­dad es­pa­ño­la”. Se re­fie­re a la desobe­dien­cia a las le­yes es­pa­ño­las y a los fa­llos de los tri­bu­na­les es­pa­ño­les. Pe­ro fuen­tes in­ter­nas de la or­ga­ni­za­ción se­ña­lan a TIEM­PO que “en­tre las ba­ses hay des­con­ten­to. Se es­tán apo­yan­do po­lí­ti­cas an­ti­so­cia­les su­bor­di­nán­do­las al he­cho na­cio­nal y a la in­de­pen­den­cia. Y eso crea mu­cho ma­les­tar en­tre la mi­li­tan­cia”. De ahí que el par­ti­do ha­ya de­ci­di­do re­nun­ciar a lo que ellos lla­man “el pro­ce­sis­mo” (en alu­sión al procés) y abra­zar de nue­vo la agi­ta­ción ca­lle­je­ra, ha­cien­do es­pe­cial hin­ca­pié en las reivin­di­ca­cio­nes so­cia­les. Es más, en va­rios do­cu­men­tos in­ter­nos de la CUP se ha­bla sin tapujos de que la es­tra­te­gia del pro­ce­so ca­ta­lán ha fa­lla­do y es la ho­ra de ir al cho­que di­rec­to con el Es­ta­do es­pa­ñol cons­tru­yen­do la Re­pú­bli­ca ca­ta­la­na ba­jo unas nue­vas pre­mi­sas so­cia­les.

“LA TEN­SIÓN SU­BIRÁ EN LOS PRÓ­XI­MOS ME­SES POR­QUE NOS ACER­CA­MOS A UN FIN DE CI­CLO”, DI­CEN LOS AN­TI­SIS­TE­MA

En es­te sen­ti­do, hay un detalle que no pue­de pa­sar des­aper­ci­bi­do: las acer­bas crí­ti­cas del dipu­tado Albert Bo­tran (di­ri­gen­te de Po­ble Lliu­re, uno de los par­ti­dos que con­for­man la CUP) a la de­fen­sa de Ar­tur Mas, que ne­gó que des­obe­de­cie­se al Cons­ti­tu­cio­nal du­ran­te su jui­cio por po­ner las ur­nas pa­ra la con­sul­ta del 9 de no­viem­bre de 2014. Lo que de­be­ría ha­ber ad­mi­ti­do, se­gún los cu­pe­ros, es que des­obe­de­ció al al­to tri­bu­nal. “De­be­ría asu­mir que no aca­tó una or­den in­jus­ta y no aco­ger­se a una bre­cha le­gal”, ter­ció Bo­tran, par­ti­da­rio de es­ce­ni­fi­car una rup­tu­ra con el Es­ta­do es­pa­ñol.

Ro­ger To­rrent, por­ta­voz ad­jun­to de JxS, se­ña­la a TIEM­PO que “la de­fen­sa de Ar­tur Mas, de Joa­na Ortega y de Ire­ne Ri­gau es una cues­tión per­so­nal. Ca­da uno se de­fien­de co­mo quie­re. Y a par­tir de aquí, to­dos te­ne­mos cla­ro qué he­mos de ha­cer”.

Des­con­fian­za ha­cia los guías

Pe­ro lo cier­to es que la CUP no se fía de los ti­mo­ne­les del procés, es de­cir, de los guías que de­ben lle­var a Ca­ta­lu­ña a la in­de­pen­den­cia. En el do­cu­men­to an­te­rior­men­te ci­ta­do, los an­ti­ca­pi­ta­lis­tas se­ña­lan que “es evi­den­te que es el Go­bierno de Puig­de­mont y de Jun­que­ras quien pa­sa a car­gar con to­da la res­pon­sa­bi­li­dad pa­ra im­pli­car al con­jun­to de la Ad­mi­nis­tra­ción au­to­nó­mi­ca en la ce­le­bra­ción del re­fe­rén­dum”. Y an­te es­ta evi­den­cia, la CUP se au­to­pro­cla­ma guar­dia­na de la ho­ja de ru­ta rup­tu­ris­ta.

Fuen­tes in­ter­nas de los an­ti­ca­pi­ta­lis­tas se­ña­lan a TIEM­PO que en los pró­xi­mos me­ses “la ten­sión su­birá en las ca­lles, es ló­gi­co, por­que nos acer­ca­mos a un fin de ci­clo. Mu­cha gen­te del sec­tor du­ro ha per­mi­ti­do que se aprue­ben los pre­su­pues­tos de la Ge­ne­ra­li­tat por­que así la CUP no pue­de ser acu­sa­da de ha­ber he­cho des­ca­rri­lar el pro­ce­so, pe­ro tam­bién por otro mo­ti­vo: co­mo mu­cho, en sep­tiem­bre ha­brá un desen­la­ce a es­ta si­tua­ción. Es­ta­mos har­tos de que ha­ya siem­pre ex­cu­sas pa­ra apla­zar el re­fe­rén­dum. Aho­ra ya no hay es­pa­cio pa­ra más ex­cu­sas, pues­to que es­tá pac­ta­do que las le­yes de la des­co­ne­xión se aprue­ben a fi­na­les de la pri­ma­ve­ra y ac­to se­gui­do se con­vo­que el re­fe­rén­dum”.

Des­de la Asam­blea Na­cio­nal Ca­ta­la­na (ANC) se ar­gu­men­ta tam­bién que su fun­ción “es ase­gu­rar que los pa­sos que se den sean cla­ros ha­cia el re­fe­rén­dum y que sea co­rrec­ta la pues­ta en mar­cha del sis­te­ma le­gal e ins­ti­tu­cio­nal que per­mi­ta la con­sul­ta”. Un por­ta­voz de la ANC ex­pli­ca que “cual­quier in­ten­to de pa­sar por en­ci­ma de las ins­ti­tu­cio­nes ca­ta­la­nas en el ca­mino ha­cia el re­fe­rén­dum o ha­cia las le­yes de rup­tu­ra se­rá res­pon­di­do”. Y sub­ra­ya que “los pró­xi­mos me­ses, asis­ti­re­mos a una con­fron­ta­ción de le­gi­ti­mi­da­des. No­so­tros es­ta­re­mos de­fen­dien­do a las ins­ti­tu­cio­nes ca­ta­la­nas”. Eso sí, ma­ti­zan en la ANC que “coin­ci­di­mos con JxS y la CUP, pe­ro so­bre to­do de­jan­do cla­ro que es un pro­ce­so es­tric­ta­men­te pa­cí­fi­co y de­mo­crá­ti­co”.

Ro­ger To­rrent (JxS), por su par­te, se­ña­la que “lo que ha que­da­do cla­ro tras el jui­cio a Mas es que hay una ac­ti­tud an­ti­de­mo­crá­ti­ca del Es­ta­do es­pa­ñol, em­pe­ña­do en ju­di­cia­li­zar la po­lí­ti­ca. Y se ha de­mos­tra­do que la ope­ra­ción Diá­lo­go era una far­sa, no exis­tía. Sa­be­mos que el Es­ta­do ha­rá lo im­po­si­ble pa­ra evi­tar que vo­te­mos, pe­ro las mo­vi­li­za­cio­nes en la ca­lle no nos co­rres­pon­den a no­so­tros, sino a las en­ti­da­des so­cia­les. Ellos de­ben de­ci­dir cuán­do, có­mo y dón­de se mo­vi­li­ce la gen­te”.

Reunio­nes de coor­di­na­ción

Mien­tras, en la CUP se man­tie­ne un si­len­cio se­pul­cral so­bre los mo­dos de agi­tar las ca­lles. Pe­ro no nie­gan que ha ha­bi­do reunio­nes de di­ri­gen­tes de la or­ga­ni­za­ción con ac­ti­vis­tas de otros par­ti­dos, des­de Iz­quier­da Cas­te­lla­na has­ta Sor­tu, en el País Vas­co. Y se han ce­le­bra­do reunio­nes en Ma­drid y País Vas­co en las que el te­ma es­tre­lla ha si­do la es­tra­te­gia a em­plear en Ca­ta­lu­ña.

El pa­sa­do mes de oc­tu­bre, Po­ble Lliu­re se reunió tam­bién en Va­len­cia con re­pre­sen­tan­tes de Andalucía Co­mu­nis­ta, Iz­quier­da Cas­te­lla­na, Mo­vi­men­to Ga­le­go ao So­cia­lis­mo, Pri­mei­ra Lin­ha, Unión de Po­vo Ga­le­go y Sor­tu. To­dos ellos se com­pro­me­tie­ron a im­pul­sar una Me­sa In­ter­na­cio­nal de Or­ga­ni­za­cio­nes In­de­pen­den­tis­tas y Re­vo­lu­cio­na­rias pa­ra “ar­ti­cu­lar la so­li­da­ri­dad en­tre nues­tros pue­blos pa­ra el des­plie­gue de es­pa­cios de de­ba­te, coope­ra­ción y apo­yo mu­tuo en la lu­cha y, en ge­ne­ral, pa­ra la de­fi­ni­ción y la construcción de un pro­yec­to com­par­ti­do de trans­for­ma­ción so­cial des­de las res­pec­ti­vas y ple­nas so­be­ra­nías na­cio­na­les”. El por­ta­voz de Po­ble Lliu­re, Guillem Fus­ter, lla­mó a la “mo­vi­li­za­ción per­ma­nen­te” du­ran­te los pró­xi­mos me­ses por­que “so­la­men­te con la ac­ti­va­ción po­pu­lar se­rá po­si­ble ma­te­ria­li­zar la rup­tu­ra de­mo­crá­ti­ca con el Es­ta­do es­pa­ñol”.

Otro do­cu­men­to in­terno del nú­cleo du­ro de la CUP, organizado en torno a la or­ga­ni­za­ción En­da­vant, se des­mar­ca­ba tam­bién de la ho­ja de ru­ta ofi­cia­lis­ta del Go­bierno ca­ta­lán y de JxS al tiem­po que po­nía fe­chas a las al­ga­ra­das. “Es pre­ci­so ha­cer una de­nun­cia cla­ra del pro­ce­sis­mo y apos­tar por ma­te­ria­li­zar la rup­tu­ra de for­ma in­me­dia­ta –di­ce el do­cu­men­to–. Por ello, con­si­de­ra­mos que la iz­quier­da in­de­pen­den­tis­ta ha de ser in­fle­xi­ble a la ho­ra de exi­gir que se ma­te­ria­li­ce la rup­tu­ra in­de­pen­den­tis­ta que las ur­nas re­fren­da­ron el 27 de sep­tiem­bre [fe­cha de las úl­ti­mas au­to­nó­mi­cas] y que eso sea an­tes de ju­nio de 2017”. A fi­na­les de oc­tu­bre, un nue­vo do­cu­men­to in­terno de En­da­vant re­sal­ta­ba que la vía de la desobe­dien­cia y el no re­co­no­ci­mien­to de los tri­bu­na­les es­ta­ta­les son una vía obli­ga­da, y cons­ta­ta­ba “la ne­ce­si­dad de la ac­ti­va­ción po­pu­lar. So­lo un pue­blo organizado a tra­vés de unos mo­vi­mien­tos po­pu­la­res

ac­ti­vos po­drá ser ca­paz de for­zar el re­fe­rén­dum, ac­ti­var las trans­for­ma­cio­nes im­pres­cin­di­bles pa­ra ga­nar­lo y abrir las puer­tas a los cam­bios de fon­do que han de ha­cer po­si­ble la in­de­pen­den­cia y lle­nar­la de con­te­ni­do”. Des­de Lu­cha In­ter­na­cio­na­lis­ta, otro de los par­ti­dos que com­po­nen la CUP, la ad­ver­ten­cia, mu­cho más re­cien­te, no de­ja de ser aún más in­quie­tan­te: “La si­tua­ción ob­je­ti­va lle­va al cho­que y no a la vía pa­cí­fi­ca y de­mo­crá­ti­ca”, di­ce en la úl­ti­ma re­fle­xión de 7 de fe­bre­ro.

Cam­bio de ac­ti­tud

Los an­ti­ca­pi­ta­lis­tas, por otra par­te, con­si­de­ran ne­ce­sa­rio des­mar­car­se de JxS en es­ta nue­va eta­pa y mar­car perfil pro­pio. En el dis­cur­so de la cues­tión de con­fian­za de Puig­de­mont a fi­na­les de sep­tiem­bre, la dipu­tada An­na Ga­briel ya lo de­jó me­ri­dia­na­men­te cla­ro: “La vía pac­ta­da es co­sa vues­tra. En el ca­mino del pac­to no nos en­con­tra­réis. (…) No­so­tros, ya lo sa­be, es­ta­mos dis­pues­tos a la uni­la­te­ra­li­dad y la desobe­dien­cia. Es­to quie­re de­cir que es­pe­ra­mos que ha­ga lo que sea ne­ce­sa­rio pa­ra ma­te­ria­li­zar el re­fe­rén­dum, has­ta las úl­ti­mas con­se­cuen­cias”. Una ad­ver­ten­cia en to­da re­gla, por­que “A los re­pre­sen­tan­tes del bún­quer [o sea, el Es­ta­do es­pa­ñol] no te­ne­mos na­da que de­cir­les. Con­flic­to o con­flic­to”, aña­día la lí­der an­ti­sis­te­ma de la CUP.

Una re­so­lu­ción del con­se­jo po­lí­ti­co de la CUP apro­ba­da el pa­sa­do 28 de enero abun­da­ba en que se de­be si­tuar a es­ta or­ga­ni­za­ción “en la pró­xi­ma par­ti­da que de­be­mos ga­nar: apos­tar fuer­te por la cam­pa­ña a fa­vor del re­fe­rén­dum y del sí. Es pre­ci­so cam­biar la ac­ti­tud de­fen­si­va ac­tual por una más ofen­si­va y de em­pla­za­mien­tos a sec­to­res po­pu­la­res pa­ra que se su­men a la re­pú­bli­ca que que­re­mos cons­truir”

En la CUP, pues, no es­con­den que su ob­je­ti­vo es “la con­fron­ta­ción con el Es­ta­do. Por eso, los car­gos elec­tos de los ayun­ta­mien­tos han desoí­do los re­que­ri­mien­tos de los tri­bu­na­les es­pa­ño­les, ya sea por apro­bar mo­cio­nes rup­tu­ris­tas o por col­gar la estelada”, sub­ra­ya una fuen­te in­ter­na a TIEM­PO. El con­ce­jal Joan Co­ma, re­que­ri­do por la Au­dien­cia, o la al­cal­de­sa de Ber­ga, Montse Ven­tu­rós, que hi­zo ca­so omi­so en dos oca­sio­nes al lla­ma­mien­to del juz­ga­do, fue­ron de­te­ni­dos. Pe­ro hay al­re­de­dor de 200 pro­ce­sos abier­tos por ra­zo­nes si­mi­la­res. “La que­ma de fo­tos del Rey en rue­das de pren­sa es tam­bién una for­ma de de­nun­ciar la ac­ti­tud an­ti­de­mo­crá­ti­ca del Es­ta­do es­pa­ñol”, sub­ra­yan des­de la for­ma­ción an­ti­ca­pi­ta­lis­ta.

Desobe­dien­cia

Una re­so­lu­ción de Po­ble Lliu­re del pa­sa­do no­viem­bre apos­ta­ba por que la desobe­dien­cia se ins­ta­le en el Go­bierno ca­ta­lán. La or­ga­ni­za­ción ha­bla de un pro­ce­so de “acu­mu­la­ción de fuer­zas con­ti­nuo” pa­ra ir des­obe­de­cien­do a las le­yes y los tri­bu­na­les es­pa­ño­les. “Si bien en un prin­ci­pio pue­den ser ac­tos más o me­nos in­di­vi­dua-

“ES PRE­CI­SO ASU­MIR LA CON­FRON­TA­CIÓN CON EL ES­TA­DO CO­MO UN HE­CHO QUE TAR­DE O TEM­PRANO HA­BRÁ DE LLE­GAR”

les y es­pon­tá­neos, se­ría pre­ci­so que cuan­to más tiem­po pa­sa, fue­sen más or­ga­ni­za­dos, me­nos es­pon­tá­neos”. Y re­ma­ta­ba que “ca­da in­ha­bi­li­ta­ción de car­gos elec­tos ha de ser una nue­va opor­tu­ni­dad pa­ra acu­mu­lar fuer­zas con aque­llos sec­to­res de­mo­crá­ti­cos que aún no son par­ti­da­rios de la rup­tu­ra in­de­pen­den­tis­ta”. To­do se di­ri­ge, ad­vier­ten, a es­ce­ni­fi­car el cho­que de tre­nes, que quie­ren que se pro­duz­ca cuan­to an­tes. “Es pre­ci­so que la es­tra­te­gia in­de­pen­den­tis­ta asu­ma la con­fron­ta­ción con el Es­ta­do co­mo un he­cho que tar­de o tem­prano ha­brá de lle­gar”, ex­pli­ca una re­so­lu­ción de la cú­pu­la cu­pe­ra.

En cam­bio, des­de la ANC se man­tie­ne una ac­ti­tud más cau­te­lo­sa. “No so­mos vio­len­tos ni res­pon­de­mos con vio­len­cia. En los años 80, el in­de­pen­den­tis­mo ca­ta­lán vi­vía de la fas­ci­na­ción por la si­tua­ción vas­ca y se de­jó ten­tar por ac­cio­nes vio­len­tas, pe­ro lue­go pu­do in­te­grar a to­das las co­rrien­tes en un gran mo­vi­mien­to que adop­tó el pa­ci­fis­mo. Nues­tra má­xi­ma aho­ra es que más de­mo­cra­cia es una for­ma de con­se­guir un país más li­bre”. En su ho­ja de ru­ta man­tie­ne co­mo uno de sus ob­je­ti­vos es­tra­té­gi­cos “man­te­ner al­ta la mo­vi­li­za­ción so­cial que per­mi­ta, en un mo­men­to de­ter­mi­na­do, una res­pues­ta po­pu­lar ac­ti­va y pa­cí­fi­ca an­te las ac­tua­cio­nes que cues­tio­nen nues­tras ins­ti­tu­cio­nes, ins­tru­men­tos de au­to­go­bierno y los va­lo­res de­mo­crá­ti­cos”.

Los di­ri­gen­tes de la ANC sos­tie­nen que tras el jui­cio a Ar­tur Mas “se ave­ci­na una eta­pa en la que ha­brá que mo­vi­li­zar­se, in­clu­so de for­ma di­fe­ren­te. El pa­sa­do 13 de no­viem­bre fue la pri­me­ra ma­ni­fes­ta­ción ín­te­gra­men­te en de­fen­sa de las ins­ti­tu­cio­nes ca­ta­la­nas. En las pró­xi­mas se­ma­nas es­tu­dia­re­mos qué de­be­mos ha­cer, por­que se­gu­ra­men­te ha­brá que em­pren­der ac­cio­nes en de­fen­sa de la pre­si­den­ta del Par­la­men­to, Car­me For­ca­dell [acu­sa­da tam­bién de des­obe­de­cer al Cons­ti­tu­cio­nal]. Y cree­mos que en cuan­to in­ten­te­mos apro­bar las le­yes de des­co­ne­xión, ha­brá con­tra­ofen­si­va por par­te del Es­ta­do, por lo que de­be­mos es­tar pre­pa­ra­dos”.

Hay, por tan­to, dos ve­lo­ci­da­des di­fe­ren­tes en el procés. La que pre­vé que el re­fe­rén­dum sea en sep­tiem­bre y la de la CUP, que pre­sio­na aho­ra pa­ra que sea en ju­nio. El por­ta­voz de JxS Ro­ger To­rrent se­ña­la que “la ho­ja de ru­ta es­tá muy cla­ra y no creo que ha­ya pro­ble­mas por las dis­cre­pan­cias. Apro­ba­dos los pre­su­pues­tos, ya sa­be­mos qué te­ne­mos que ha­cer ca­da uno”.

An­na Ga­briel (CUP), en el Par­la­men­to ca­ta­lán. De­ba­jo, un edi­fi­cio de Bar­ce­lo­na con sen­ye­ras y es­te­la­das.

I Los Mos­sos d’Es­qua­dra car­gan con­tra ma­ni­fes­tan­tes ra­di­ca­les en Bar­ce­lo­na en ma­yo pa­sa­do.

Ban­de­ras in­de­pen­den­tis­tas en la fa­cha­da del Ayun­ta­mien­to de Ber­ga (Bar­ce­lo­na), pre­si­di­do por una al­cal­de­sa de la CUP.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.