Go­ber­nar a gol­pe de de­cre­to

En po­co más de 20 días Trump es­tá cam­bian­do con su fir­ma el rum­bo de la po­lí­ti­ca ame­ri­ca­na.

Tiempo - - SUMARIO - Mi­riam V. de la He­ra

12:01 ho­ras del 20 de enero. Do­nald Trump ya es el 45 pre­si­den­te de Es­ta­dos Uni­dos. “Hoy co­mien­za un gran es­fuer­zo na­cio­nal”, sen­ten­cia en su dis­cur­so. Di­cho y he­cho. Pro­ba­ble­men­te no ha­bía ter­mi­na­do to­da­vía de abrir las ca­jas de la mu­dan­za cuan­do irrum­pía jun­to a su fa­mi­lia en el Des­pa­cho Oval pa­ra fir­mar una de sus pri­me­ras ór­de­nes eje­cu­ti­vas: la de­ro­ga­ción del Oba­ma­ca­re.

Un ce­re­mo­nial que el mag­na­te nor­te­ame­ri­cano ha re­pe­ti­do prác­ti­ca­men­te to­dos los días des­de que se tras­la­dó a la Casa Blan­ca. Al cie­rre de es­ta edi­ción, Trump ha­bía apro­ba­do ocho ór­de­nes eje­cu­ti­vas y do­ce me­mo­ran­dos pre­si­den­cia­les. Y si el pri­mer día es­ta­ba su nie­ta al la­do ju­gan­do con un bo­lí­gra­fo, el se­gun­do se ro­deó de sus hom­bres de con­fian­za y el ter­ce­ro in­clu­yó al­gu­na mu­jer pa­ra aca­llar crí­ti­cas de sec­to­res fe­mi­nis­tas. Una “tea­tra­li­za­ción bur­da”, ase­gu­ra Da­vid Sa­rias, pro­fe­sor de Pen­sa­mien­to Po­lí­ti­co de la Uni­ver­si­dad CEU San Pa­blo, que re­co­no­ce no ha­ber vis­to na­da igual en los años que lle­va es­tu­dian­do la po­lí­ti­ca es­ta­dou­ni­den­se.

Las ór­de­nes eje­cu­ti­vas son la for­ma más in­me­dia­ta que tie­nen los pre­si­den­tes de EEUU pa­ra ejer­cer su po­der. No se tra­ta de la apro­ba­ción de una ley, una com­pe­ten­cia re­ser­va­da ex­clu­si­va­men­te al Con­gre­so, sino de dar di­rec­tri­ces a las agencias fe­de­ra­les. Una he­rra­mien­ta que en ape­nas 20 días ha ser­vi­do, por ejem­plo, pa­ra pa­ra­li­zar la re­for­ma sa­ni­ta­ria, fi­jar co­mo prio­ri­dad la construcción del mu­ro en Mé­xi­co o ce­rrar las fron­te­ras a los in­mi­gran­tes. Un es­ca­lón más aba­jo es­ta­rían los me­mo­ran­dos pre­si­den­cia­les, que se re­fie­ren a la po­si­ción de la Ad­mi­nis­tra­ción en una de­ter­mi­na­da cues­tión po­lí­ti­ca. Trump ha echa­do mano de ellos pa­ra reac­ti­var la construcción de dos oleo­duc­tos o sa­car a Es­ta­dos Uni­dos del Acuer­do Trans­pa­cí­fi­co.

“Has­ta aho­ra los pre­si­den­tes te­nían, en teo­ría, una lu­na de miel de cien días don­de se les con­ce­día una tre­gua”, ase­gu­ra Sa­rias, pe­ro Trump ha que­ma­do ese mar­gen en ape­nas dos se­ma­nas. Bas­ta

ana­li­zar la lle­ga­da de Geor­ge W. Bush o de Bill Clin­ton pa­ra com­pro­bar­lo. Tan so­lo apro­ba­ron dos ór­de­nes eje­cu­ti­vas en sus pri­me­ros 12 días de man­da­to. Al­go más tur­bu­len­to fue el aterrizaje de Ba­rack Oba­ma, al que nue­ve ór­de­nes, dos más que Do­nald Trump en el mis­mo pe­rio­do, le sir­vie­ron pa­ra prohi­bir el uso de la tor­tu­ra en los in­te­rro­ga­to­rios o ce­rrar Guan­tá­na­mo.

“Po­der de me­gá­fono”. Pa­ra Sa­rias, la cla­ve es­tá en la sen­sa­ción de “hi­per­ac­ti­vi­dad” que Trump con­si­gue; una suer­te de “po­der de me­gá­fono”, por­que la ma­yo­ría de los tex­tos apro­ba­dos, in­clu­so los más po­lé­mi­cos, es­tán va­cíos de con­te­ni­do. El tex­to con el que pre­ten­de de­ro­gar el Oba­ma­ca­re es en reali­dad una pe­ti­ción a los con­gre­sis­tas pa­ra que tra­ba­jen en esa di­rec­ción. Otro ejem­plo, la or­den eje­cu­ti­va so­bre el mu­ro de Mé­xi­co, lo que ha­ce es es­ta­ble­cer la construcción co­mo una prio­ri­dad fe­de­ral. De he­cho, la úni­ca de las de­ci­sio­nes que has­ta aho­ra ha te­ni­do con­se­cuen­cias in­me­dia­tas es la que ve­ta­ba la en­tra­da de re­fu­gia­dos e in­mi­gran­tes de al­gu­nos paí­ses mu­sul­ma­nes. “Y no tar­da­ron ni ocho ho­ras en tum­bar­la”, pun­tua­li­za el ex­per­to.

Se­gún da­tos de The Ame­ri­can Pre­si­dency Pro­ject, una or­ga­ni­za­ción sin áni­mo de lu­cro que re­co­pi­la do­cu­men­tos pre­si­den­cia­les, Bill Clin­ton ha si­do el más le­gis­la­dor de los úl­ti­mos cua­tro pre­si­den­tes. A pe­sar de sus tí­mi­dos ini­cios, 364 ór­de­nes eje­cu­ti­vas lle­van su rú­bri­ca. Por de­trás que­dan las 291 apro­ba­das por Bush y las 276 de Oba­ma, y eso que es­te úl­ti­mo no tu­vo más re­me­dio que uti­li­zar es­ta he­rra­mien­ta cuan­do los de­mó­cra­tas per­die­ron el po­der en el Con­gre­so.

Pue­de que a es­te rit­mo, Do­nald Trump al­can­ce las 3.721 ór­de­nes fir­ma­das por Roo­se­velt, la ma­yo­ría con me­di­das ur­gen­tes pa­ra sa­car al pue­blo ame­ri­cano de la Gran De­pre­sión. “Eso, si ter­mi­na la le­gis­la­tu­ra”, pun­tua­li­za Sa­rias, quien au­gu­ra a Trump un fu­tu­ro si­mi­lar al di­mi­ti­do Ni­xon: “No es­tá pre­pa­ra­do pa­ra ser pre­si­den­te y tar­de o tem­prano vul­ne­ra­rá al­gu­na ley y ter­mi­na­rá ca­yen­do”, sen­ten­cia.

El pre­si­den­te de EEUU fir­ma una or­den eje­cu­ti­va so­bre des­re­gu­la­ción ban­ca­ria el pa­sa­do 3 de fe­bre­ro en la Casa Blan­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.