Nir­va­na: 30 años de grun­ge

En ape­nas sie­te años y con so­lo tres ál­bu­mes de es­tu­dio, la ban­da de Seattle cam­bió la his­to­ria del rock.

Tiempo - - SUMARIO -

Je­sús Ca­sa­ñas

Co­rría el año 1987 cuan­do Kurt Co­bain, tras el fra­ca­so de su pri­mer pro­yec­to mu­si­cal, Fe­cal Mat­ter, con­ven­cía a su ve­cino de Aber­deen Krist No­vo­se­lic pa­ra que to­ca­se el ba­jo en su nue­vo gru­po. Ha­ce tres dé­ca­das na­cía Nir­va­na. Los ba­te­rías irían y ven­drían (en al­gu­na oca­sión tu­vie­ron in­clu­so un se­gun­do gui­ta­rra), pe­ro la ter­ce­ra pa­ta del ban­co no lle­ga­ría has­ta des­pués de gra­bar su pri­mer dis­co: Bleach, que ape­nas cos­ta­ría 600 dó­la­res, don­de Co­bain con­tu­vo aún sus ra­ma­la­zos pop pa­ra des­ti­lar un ál­bum su­cio de mu­cha, mu­cha ra­bia con­te­ni­da. Ha­bla­mos, por su­pues­to, de Da­ve Grohl, con el que asen­ta­rían su ba­se de ope­ra­cio­nes en Seattle y gra­ba­rían Ne­ver­mind, que cam­bia­ría la his­to­ria del rock pa­ra siem­pre. A pe­sar del po­co ca­so que Gef­fen Re­cords pres­tó a su nue­vo fi­cha­je, la emi­sión en bu­cle que la MTV hi­zo del vi­deo­clip de su pri­mer sin­gle, Smells Li­ke Teen Spi­rit, les ca­ta­pul­tó ha­cia una fa­ma pa­ra la que no es­ta­ban pre­pa­ra­dos.

Co­mo to­do so­ni­do nue­vo, no era sino una mez­cla acer­ta­da de co­sas an­te­rio­res con las pro­por­cio­nes jus­tas: rock se­ten­te­ro, pop, punk, hard­co­re... La apa­ren­te sen­ci­llez de la mú­si­ca con­tras­ta­ba con unas le­tras so­fis­ti­ca­das y unas me­lo­días que se gra­ba­ban a fue­go en la ca­be­za: frus­tra­ción ado­les­cen­te, fe­mi­nis­mo, au­to­crí­ti­ca ha­cia una ge­ne­ra­ción ale­tar­ga­da... Se de­fi­nió co­mo grun­ge y se

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.