Je­sús Sán­chez-Qui­ño­nes

Los ries­gos geo­po­lí­ti­cos pue­den aca­bar por aguar las bue­nas pers­pec­ti­vas de las bol­sas pa­ra es­te año.

Tiempo - - SUMARIO - JE­SÚS SÁN­CHEZ-QUI­ÑO­NES

En un es­ce­na­rio asép­ti­co y ana­li­zan­do ex­clu­si­va­men­te los da­tos eco­nó­mi­cos, exis­ti­rían ra­zo­nes pa­ra ser op­ti­mis­tas res­pec­to de la evo­lu­ción de las bol­sas eu­ro­peas du­ran­te es­te 2017: el cre­ci­mien­to eco­nómico global se­rá su­pe­rior al del año pre­ce­den­te e in­clu­so la Eu­ro­zo­na ace­le­ra­rá su ta­sa de ac­ti­vi­dad.

Tras seis años sin au­men­to de los be­ne­fi­cios em­pre­sa­ria­les en Eu­ro­pa, el pre­sen­te ejer­ci­cio cam­bia­rá la ten­den­cia, con una me­jo­ra de los re­sul­ta­dos es­pe­ra­dos de más de dos dí­gi­tos en el Vie­jo Con­ti­nen­te. Adi­cio­nal­men­te, la per­ma­nen­cia de la po­lí­ti­ca mo­ne­ta­ria hi­per­re­la­ja­da por par­te del BCE ha­ce que las va­lo­ra­cio­nes de las bol­sas sean atrac­ti­vas en com­pa­ra­ción con la ren­ta­bi­li­dad pro­por­cio­na­da por los bo­nos pú­bli­cos y pri­va­dos.

El ries­go exis­te.

Si so­lo se tu­vie­ra en cuen­ta lo men­cio­na­do en el pá­rra­fo an­te­rior, el op­ti­mis­mo de­be­ría pre­do­mi­nar. Pe­ro la reali­dad es mu­cho más com­ple­ja y los ries­gos exis­ten. Bien es cier­to que tras la ma­te­ria­li­za­ción de dos ries­gos con­si­de­ra­dos sis­té­mi­cos, co­mo el éxi­to del bre­xit en el re­fe­rén­dum de ju­nio pa­sa­do y la elec­ción de Trump, las fuer­tes caí­das ini­cia­les de las co­ti­za­cio­nes se trans­for­ma­ron en opor­tu­ni­da­des de com­pra pa­ra quien pu­do y su­po

apro­ve­char­las. La sen­sa­ción erró­nea que pue­den ha­ber­se que­da­do mu­chos in­ver­so­res es que pa­se lo que pa­se, por muy ago­re­ras que sean las pre­vi­sio­nes, nun­ca pa­sa na­da. Ya sal­drán los ban­cos cen­tra­les al res­ca­te.

Pe­ro, en reali­dad, los ries­gos pa­ra es­te ejer­ci­cio son ele­va­dos cuan­ti­ta­ti­va y cua­li­ta­ti­va­men­te. La eu­fo­ria de las bol­sas tras la elec­ción de Trump pue­de re­ver­tir­se si las me­di­das que ha an­ti­ci­pa­do el mer­ca­do, co­mo la ba­ja­da de im­pues­tos y el plan de in­fra­es­truc­tu­ras, tar­dan en ma­te­ria­li­zar­se. Y la Re­ser­va Fe­de­ral po­dría su­bir ti­pos de for­ma más agre­si­va a la es­pe­ra­da si la inflación si­gue al al­za.

Pro­tec­cio­nis­mo.

La con­cre­ción de las me­di­das pro­tec­cio­nis­tas anun­cia­das po­dría desem­bo­car tam­bién en una guerra co­mer­cial cu­yo efec­to in­me­dia­to se­ría un au­men­to de la inflación, de los ti­pos de in­te­rés y un efec­to na­da po­si­ti­vo en las cuen­tas de re­sul­ta­dos de las mul­ti­na­cio­na­les, que su­fri­rían la mer­ma del vo­lu­men del comercio mun­dial. Los te­mo­res geo­po­lí­ti­cos con Irán, China o Corea del Nor­te no son tam­po­co des­pre­cia­bles.

Y mi­ran­do ha­cia el interior de Eu­ro­pa, por pri­me­ra vez des­de el na­ci­mien­to del eu­ro un par­ti­do po­lí­ti­co que abo­ga abier­ta­men­te por aban­do­nar la mo­ne­da úni­ca cuen­ta con al­gu­na po­si­bi­li­dad de al­can­zar el po­der en uno de los prin­ci­pa­les paí­ses de la zo­na: Fran­cia. No en vano, el pre­si­den­te del BCE ha te­ni­do que cla­ri­fi­car que si al­gún país qui­sie­ra sa­lir del eu­ro pri­me­ro de­be­ría can­ce­lar to­das sus deu­das en eu­ros den­tro del Eu­ro­sis­te­ma (sis­te­ma de pa­gos en eu­ros en­tre los dis­tin­tos ban­cos cen­tra­les de la Eu­ro­zo­na). La me­ra men­ción a di­cha po­si­bi­li­dad, que pon­dría en se­rias di­fi­cul­ta­des a cual­quie­ra que ca­ye­ra en la ten­ta­ción de rom­per la ba­ra­ja, es ya de por sí preo­cu­pan­te y re­fle­ja lo ex­tra­or­di­na­rio de la si­tua­ción ac­tual.

El ries­go po­lí­ti­co en Eu­ro­pa, con elec­cio­nes en Ho­lan­da en mar­zo; pre­si­den­cia­les en Fran­cia en abril y ma­yo; le­gis­la­ti­vas en ju­nio y sep­tiem­bre en Ale­ma­nia, y en al­gún mo­men­to de los pró­xi­mos me­ses en Ita­lia, es con­si­de­ra­ble. Aun­que a día de hoy en nin­gún ca­so las en­cues­tas dan co­mo ga­na­dor cla­ro a un par­ti­do an­ti­eu­ro, la ex­pe­rien­cia de los pa­ti­na­zos de los pro­nós­ti­cos en las ci­tas elec­to­ra­les re­cien­tes ani­ma, cuan­do me­nos, a ser cau­tos.

Se pue­de ser op­ti­mis­ta con las bol­sas, pe­ro siem­pre que nin­guno de los ries­gos exis­ten­tes se ma­te­ria­li­ce.

Las con­vul­sio­nes po­lí­ti­cas en EEUU y Eu­ro­pa ani­man, cuan­do me­nos, a ser cau­tos

Mario Drag­hi, pre­si­den­te del BCE.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.