His­to­rias de la his­to­ria

Bar­ce­lo­na, 10 de fe­bre­ro de 1929. Pi­tus Prat, ju­ga­dor del Es­pa­ñol, mar­ca el pri­mer gol de la li­ga es­pa­ño­la de fút­bol.

Tiempo - - SUMARIO - LUIS RE­YES

La I Re­pú­bli­ca Es­pa­ño­la es­ta­ba al bor­de de la ban­ca­rro­ta y sa­lió del pa­so co­mo cual­quier fa­mi­lia en la ruina, mal­ven­dien­do los bie­nes. En 1873 ven­dió a una com­pa­ñía in­gle­sa por 92 mi­llo­nes de pe­se­tas las mi­nas de Río­tin­to, un ya­ci­mien­to de co­bre y azu­fre cu­ya ri­que­za ci­ta­ron Pli­nio, Pom­po­nio Me­la, el Iti­ne­ra­rio An­to­ni­niano y Pto­lomeo, que lo lla­mó Urium, lu­gar de la Bae­tu­ria Cel­ti­co­rum, hoy pro­vin­cia de Huelva. Exis­ten ras­tros de su ex­plo­ta­ción des­de la Edad del Bron­ce, y des­de lue­go lo hi­cie­ron tar­te­sios, fe­ni­cios y car­ta­gi­ne­ses, aun­que na­da com­pa­ra­ble a la for­mi­da­ble ca­pa­ci­dad in­dus­trial de los ro­ma­nos, tes­ti­mo­nia­da por los 15 mi­llo­nes de to­ne­la­das de es­co­ria que de­ja­ron en la zo­na. Cuan­do se aca­bó el Im­pe­rio Ro­mano se aca­bó Río­tin­to; se ce­rra­ron las mi­nas y se des­po­bló. Fe­li­pe II in­ten­tó re­abrir­las, aun­que no se pu­do has­ta el si­glo XVIII, cuan­do Fe­li­pe V otor­gó su con­ce­sión al sue­co Lie­bert Wol­ters Von­siohielm por 30 años.

Los in­gle­ses de la Rio Tin­to Com­pany Li­mi­ted lle­ga­ron en 1873 y, co­mo ha­cían en el úl­ti­mo lu­gar del mun­do que co­lo­ni­za­sen, se ro­dea­ron de un mi­cro­cos­mos a imi­ta­ción de In­gla­te­rra y em­pe­za­ron a ju­gar al fút­bol y al crí­quet. Así lle­gó a Es­pa­ña nues­tra ma­yor pa­sión co­lec­ti­va, el fút­bol. El Club In­glés de Río Tin­to fue el pri­mer equi­po de fút­bol que hu­bo en Es­pa­ña, aun­que no fue­se es­pa­ñol. Com­pe­tía con las tri­pu­la­cio­nes de los bar­cos bri­tá­ni­cos, con el Club In­glés de Se­vi­lla y con el de Gi­bral­tar, a los que en 1878 se su­ma­ría una fi­lial del club mi­ne­ro en la ciu­dad de Huelva. Un mé­di­co es­co­cés traí­do por la com­pa­ñía mi­ne­ra, el doc­tor Mac­kay, y un em­pre­sa­rio ale­mán lla­ma­do Sund­heim, fue­ron los im­pul­so­res de un club pro­pio de la ca­pi­tal onu­ben­se. La reu­nión fun­da­cio­nal tu­vo lu­gar el 23 de di­ciem­bre de 1889, en el ho­tel Co­lón, y lo más no­ve­do­so es que en­tre mu­chos nom­bres an­glo­sa­joC­lub nes apa­re­cían dos es­pa­ño­les. Allí na­ció for­mal­men­te el Huelva Re­crea­tion Club, club de­cano del fút­bol es­pa­ñol, co­no­ci­do des­de 1903 co­mo Club Re­crea­ti­vo de Huelva, y des­de 1909 co­mo Real Club Re­crea­ti­vo de Huelva, al acep­tar Al­fon­so XIII ser su pre­si­den­te de ho­nor. Pe­se a la es­pa­ño­li­za­ción del nom­bre, el club onu­ben­se si­guió ba­jo una fuer­te in­fluen­cia bri­tá­ni­ca: su pri­mer pre­si­den­te fue el es­co­cés Char­les Adams, y has­ta 1930 to­dos los pre­si­den­tes me­nos uno lle­va­ban nom­bres in­gle­ses.

Tam­bién fue la in­fluen­cia bri­tá­ni­ca la que alum­bró el fút­bol en el se­gun­do nú­cleo fut­bo­lís­ti­co de Es­pa­ña, Bil­bao, mien­tras que en Bar­ce­lo­na ha­bría una in­fluen­cia sui­za. En Ma­drid fue sin em­bar­go la Ins­ti­tu­ción Li­bre de En­se­ñan­za, jun­to al Li­ceo Fran­cés, quien in­tro­du­jo ese de­por­te. El pro­fe­sor Bar­to­lo­mé Cos­sío, que su­ce­de­ría a Gi­ner de los Ríos al fren­te de la Ins­ti­tu­ción Li­bre de l En­se­ñan­za, fue pre­ci­sa­men­te quien tra­jo a Ma­drid des­de In­gla­te­rra el pri­mer ba­lón de fút­bol.

Co­pa del Rey.

La pri­me­ra vez en que al­gu­nos clu­bes de los que ha­bían sur­gi­do por to­da Es­pa­ña se en­fren­ta­ron en una com­pe­ti­ción na­cio­nal fue en 1902, con oca­sión de los fes­te­jos con que el país ce­le­bró la ma­yo­ría de edad de Al­fon­so XIII. El ca­ta­lán afin­ca­do en Ma­drid Car­los Pa­drós, uno de los fun­da­do­res de Ma­drid Foot-ball Club (lue­go Real Ma­drid), or­ga­ni­zó el Con­cur­so Ma­drid de Foot-ball, aun­que po­pu­lar­men­te se le lla­mó Co­pa de la Co­ro­na­ción. Par­ti­ci­pó otro equi­po ma­dri­le­ño, el New Foot-ball y se in­vi­tó a cin­co clu­bes de Ca­ta­lu­ña, aun­que so­lo vi­nie­ron el Bar­ce­lo­na y el Es­pa­ñol. Los otros no te­nían di­ne­ro pa­ra el via­je y al Club Uni­ver­si­ta­ri de Bar­ce­lo­na le pi­lló en épo­ca de exá­me­nes, así eran aque­llos tiem­pos de ama­teu­ris­mo. Los do­mi­na­do­res del cam­peo­na­to, que se ju­gó en el hi­pó­dro­mo de la Cas­te­lla­na, se­rían los bil­baí­nos que vi­nie­ron for­man­do un equi­po com­bi­na­do del Ath­le­tic Club y del Bil­bao Foot-ball Club, el Biz­ca­ya, que ba­tió en la final al Bar­ce­lo­na por 2 a 1.

El éxi­to del tor­neo ani­mó a Pa­drós a ha­cer­lo per­ma­nen­te, lo­gran­do el pa­tro­ci­nio de Al­fon­so XIII, que do­na­ría el tro­feo. Así na­ció la Co­pa del Rey o Cam­peo­na­to de Es­pa­ña, nues­tra más an­ti­gua com­pe­ti­ción, que su­pe­raría las cri­sis his­tó­ri­cas re­bau­ti­zán­do­se Co­pa del Pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca o Co­pa del Ge­ne­ra­lí­si­mo. En prin­ci­pio la ju­ga­ba en Ma­drid un re­pre­sen­tan­te de ca­da región es­pa­ño­la, pe­ro eso era una vez al año, el res­to del tiem­po ca­da región ju­ga­ba ais­la­da­men­te sus pro­pias li­gui­llas. Pe­se a que en 1909 se for­mó la Fe­de­ra­ción Es­pa­ño­la de Fút­bol, la si­tua­ción de un fút­bol frag­men­ta­do se man­ten­dría 20 años más, por­que las co­mu­ni­ca­cio­nes eran ma­las y los clu­bes de afi­cio­na­dos no te­nían di­ne­ro pa­ra via­jes u ho­te­les. Úni­ca­men­te des­pués de crear­se el fút­bol pro­fe­sio­nal en 1925 se pu­do plan­tear una li­ga na­cio­nal.

El prin­ci­pal im­pul­sor del pro­yec­to fue Jo­sé Ma­ría Acha, vi­ce­pre­si­den­te del Are­nas Club de Gue­cho, un club que ha­bían fun­da­do los se­ño­ri­tos de Ne­gu­ri que iban a es­tu­diar a co­lle­ges in­gle­ses, y por

La pri­me­ra com­pe­ti­ción na­cio­nal ce­le­bró la ma­yo­ría de edad de Al­fon­so XIII en 1902

eso la li­ga es­pa­ño­la tu­vo cla­ra­men­te co­mo ejem­plo la li­ga in­gle­sa. La pues­ta en mar­cha del cam­peo­na­to se re­tra­só por la dispu­ta en­tre los di­fe­ren­tes clu­bes, pues to­dos que­rían ser de la Pri­me­ra Di­vi­sión. Fi­nal­men­te se acor­dó que es­ta, for­ma­da por diez equi­pos, aco­gie­ra a los seis cam­peo­nes de la Co­pa del Rey: Ath­le­tic Club, Real Ma­drid, Real So­cie­dad, Bar­ce­lo­na, Real Unión de Irún y Are­nas Club de Gue­cho, más los tres sub­cam­peo­nes: Atlé­ti­co de Ma­drid, Es­pa­ñol y C.E. Eu­ro­pa de Bar­ce­lo­na. Que­da­ba un pues­to por ocu­par, y lo ob­tu­vo el Ra­cing de San­tan­der, tras unas eli­mi­na­to­rias en las que ju­ga­ron el Va­len­cia, De­por­ti­vo de La Coruña, Cel­ta de Vigo, Spor­ting de Gijón, Be­tis, Se­vi­lla, Ibe­ria de Za­ra­go­za, y Real Ovie­do, que irían a Se­gun­da Di­vi­sión.

El 10 de fe­bre­ro de 1929 se ju­gó por fin la pri­me­ra jor­na­da de la li­ga es­pa­ño­la. So­la­men­te ha­bían trans­cu­rri­do cin­co mi­nu­tos del par­ti­do que en­fren­ta­ba en Sa­rriá al Es­pa­ñol con el Real Unión de Irún, cuan­do el ex­tre­mo de­re­cho lo­cal, Pi­tus Prat, mar­có el pri­mer gol de la que hoy se di­ce “la me­jor li­ga del mun­do”. Jus­to una se­ma­na an­tes el Es­pa­ñol ha­bía ga­na­do la Co­pa del Rey fren­te al Real Ma­drid, pe­ro Pi­tus no ha­bía ju­ga­do. Por for­tu­na pa­ra él, pa­ra el pri­mer par­ti­do de li­ga el en­tre­na­dor, el in­glés Jack Green­well, de­ci­dió ali­near a los su­plen­tes, lo que dio esa opor­tu­ni­dad histórica a Pi­tus. Green­well lle­ga­ría a ga­nar la Co­pa Amé­ri­ca al fren­te de la se­lec­ción pe­rua­na, y Pi­tus Prat se con­ver­ti­ría en el pun­tal ofen­si­vo del Es­pa­ñol. Ju­gó en la se­lec­ción na­cio­nal, par­ti­ci­pan­do en el 130 an­te Bul­ga­ria, que es el ré­cord go­lea­dor de la Ro­ja, y tras el pa­rén­te­sis de la Guerra Ci­vil, en que no hu­bo li­ga, Pi­tus ter­mi­na­ría su carrera en el Real Ma­drid.

El RCD Es­pa­ñol con su pun­tal ofen­si­vo Pi­tus Prat (de pie, ter­ce­ro por la de­re­cha).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.