Fer­nan­do Sa­va­ter

Tiempo - - SUMARIO - FER­NAN­DO SA­VA­TER

Por lo ge­ne­ral, el re­pro­che que se ha­ce a los po­lí­ti­cos es que en cam­pa­ña elec­to­ral pro­me­ten co­sas que no pien­san cum­plir o que se les ol­vi­dan cuan­do es­tán go­ber­nan­do. Sus pro­me­sas son co­mo las de los enamo­ra­dos, a los que no les pa­re­ce mu­cho ase­gu­rar que con­se­gui­rán la lu­na pa­ra el ser ama­do: des­pués lle­ga el ma­tri­mo­nio, la ru­ti­na, el rea­lis­mo... y la ne­ce­si­dad de aho­rrar, por­que la pen­sión no es­tá ase­gu­ra­da. Por eso in­clu­so a quie­nes es­tá­ba­mos más en­tu­sias­ma­dos por la elec­ción de Ba­rack Oba­ma pa­ra la presidencia EEUU nos re­sul­tó exa­ge­ra­do y fran­ca­men­te inopor­tuno el pre­mio Nobel de la Paz an­ti­ci­pa­do que se le con­ce­dió. No es que du­dá­se­mos de la sin­ce­ri­dad de sus pro­pó­si­tos –al me­nos yo no du­dé– sino de la po­si­bi­li­dad efec­ti­va de cum­plir­los. La ver­dad es que con­tó con una opo­si­ción re­pu­bli­ca­na tan obs­ti­na­da y fe­roz que no lo tu­vo fá­cil. En efec­to, Oba­ma lo­gró a me­dias su pro­yec­to de una sa­ni­dad pú­bli­ca pa­ra quie­nes no go­za­ban de ella (la ma­yo­ría del país), le­ga­li­zó de­fi­ni­ti­va­men­te a mu­chos in­mi­gran­tes aun­que tam­bién tu­vo que ex­pul­sar a mu­chos más y fra­ca­só en to­dos

EL NOBEL A BA­RACK OBA­MA FUE SIN DU­DA PRE­MA­TU­RO, PE­RO, HE­CHO UN BA­LAN­CE GE­NE­RAL DE SU PRESIDENCIA, ES­TU­VO SO­BRA­DA­MEN­TE JUS­TI­FI­CA­DO

sus in­ten­tos por di­ver­sas vías le­ga­les de ce­rrar la cár­cel de Guan­tá­na­mo, aun­que la ali­ge­ró cuan­to pu­do de re­clu­sos. La cues­tión ra­cial, una lla­ga que con­ti­núa abier­ta des­de la Guerra de Se­ce­sión, no me­jo­ró sus­tan­cial­men­te sino que en mu­chas oca­sio­nes pa­re­ció in­clu­so agu­di­zar­se. Con­se­gui­dos o no, sin em­bar­go, to­dos los pro­yec­tos del pre­si­den­te Oba­ma fue­ron dig­nos de un país gran­de en su fuer­za pe­ro que pre­ten­de ejer­cer tam­bién un li­de­raz­go mo­ral de los paí­ses de­mo­crá­ti­cos. Por tan­to el pre­mio Nobel fue sin du­da pre­ma­tu­ro pe­ro, he­cho un ba­lan­ce ge­ne­ral de su presidencia, creo que es­tu­vo so­bra­da­men­te jus­ti­fi­ca­do.

El ca­so del pre­si­den­te Do­nald Trump es ra­di­cal­men­te opues­to. Tam­bién su agre­si­va cam­pa­ña elec­to­ral, lle­na de crí­ti­cas po­co res­pe­tuo­sas y de elo­gios a lo me­nos res­pe­ta­ble, igual que sus de­cla­ra­cio­nes de prin­ci­pios re­co­gi­das fi­nal­men­te en su dis­cur­so en el ac­to de in­ves­ti­du­ra, así co­mo sus nom­bra­mien­tos de plu­tó­cra­tas y pe­rros ra­bio­sos, sus ame­na­zas al ve­cino Mé­xi­co, et­cé­te­ra to­do ello tam­bién des­pier­ta sin­ce­ras es­pe­ran­zas en gran par­te de los ciu­da­da­nos de Es­ta­dos Uni­dos: pe­ro no la es­pe­ran­za de que lo­gre cum­plir sus pro­me­sas, sino la de que NO lo­gre cum­plir­las. A pe­sar de su ac­ti­tud ab­so­lu­tis­ta, de rey Sol con ma­la som­bra, to­dos sa­be­mos que la presidencia de EEUU pue­de ser obs­ta­cu­li­za­da por mu­chas ins­tan­cias, des­de el Con­gre­so al Tri­bu­nal Su­pre­mo, pa­san­do por el Se­na­do. Pe­se a la ma­yo­ría re­pu­bli­ca­na en esas Cá­ma­ras, Trump no cuen­ta con su apo­yo in­con­di­cio­nal, por­que mu­chos de su pro­pio par­ti­do es­pe­ran que no lle­ve a ca­bo sus pla­nes más ra­di­ca­les. Tam­bién ellos com­par­ten la “es­pe­ran­za ne­ga­ti­va” de los vo­tan­tes ad­ver­sos. Al­gu­nos cre­ye­ron que fan­fa­rro­nea­ba y que se achan­ta­ría a la ho­ra de la ver­dad, pe­ro to­das sus pri­me­ras dis­po­si­cio­nes res­pon­den con mal­di­ta pre­ci­sión y ce­le­ri­dad a sus pro­me­sas. ¿Echa­rá el freno por fin, an­te las vo­ces uná­ni­me­men­te ad­ver­sas al­za­das con­tra sus me­di­das? Yo no me fia­ría: Trump pa­re­ce tan con­ten­to con­si­go mis­mo que te­ne­mos ra­zo­nes pa­ra es­tar po­co con­ten­tos los de­más.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.