Na­ti­vel Pre­cia­do

Tiempo - - SUMARIO - NA­TI­VEL PRE­CIA­DO @Na­ti­ve­lP­re­cia­do

Cual­quie­ra que bus­que mi nom­bre en Goo­gle cree­rá que soy una per­so­na mar­ca­da por la en­fer­me­dad, el cán­cer y al­gu­nas otras co­sas ne­ga­ti­vas de me­nor im­por­tan­cia. Son los tér­mi­nos que apa­re­cen en pri­mer lu­gar re­la­cio­na­dos con­mi­go. Si lle­vo el asun­to de la repu­tación di­gi­tal o mar­ca per­so­nal a mi pro­pio te­rreno es pa­ra ex­pli­car la ma­la sen­sa­ción que que­da cuan­do la gen­te se ha­ce una idea erró­nea de ti al con­sul­tar tus da­tos en un bus­ca­dor. En los fo­ros don­de par­ti­ci­po ha­bi­tual­men­te, el pú­bli­co se de­tie­ne en un da­to for­tui­to de mi bio­gra­fía se­gún el cual soy ex­per­ta en bo­xeo. No es ver­dad, pe­ro tam­po­co pue­do de­cir que sea com­ple­ta­men­te fal­so o una ab­so­lu­ta men­ti­ra, por­que ha­ce va­rias dé­ca­das es­cri­bí un par de cró­ni­cas so­bre dos bo­xea­do­res fa­mo­sos del si­glo pa­sa­do. Así que no pue­do des­men­tir­lo. Lo mis­mo di­go del cán­cer y el res­to de los asun­tos con los que me re­la­cio­nan prio­ri­ta­ria­men­te. To­dos he­mos te­ni­do re­la­ción con el cán­cer en al­gu­na oca­sión, pe­ro sin con­ver­tir­lo en un ras­go fun­da­men­tal de la pro­pia bio­gra­fía. Su­ce­de que los in­ter­nau­tas, se­gún un in­for­me de Reuters Ins­ti­tu­te Di­gi­tal News Report, con­for­man sus cri­te­rios a tra­vés de los ti­tu­la­res de las no­ti­cias.

Lo mío no es gra­ve, por­que ni me des­pres­ti­gia ni me ha­ce da­ño, pe­ro ofre­ce ideas equí­vo­cas so­bre mí o res­pon­de a lo que en­tien­do co­mo una pos­ver­dad. Ten­go la ten­ta­ción, so­lo a ve­ces, de con­tra­tar a una em­pre­sa de bo­rra­do de da­tos, de esas que co­bran un di­ne­ral por eli­mi­nar en­la­ces, pa­ra que me pon­ga ca­da da­to en su si­tio, pe­ro desis­to por­que mí per­jui­cio es mí­ni­mo y es me­jor de­jar las co­sas co­mo es­tán, pa­ra evi­tar el efec­to Strei­sand. Les re­cuer­do que la ac­triz Bar­bra Strei­sand, ape­lan­do al lla­ma­do de­re­cho al ol­vi­do, in­ten­tó bo­rrar de In­ter­net una fo­to de su casa y lo úni­co que con­si­guió fue to­do lo con­tra­rio; que la vi­si­ta­ra to­do el mun­do. Des­pués de es­te preám­bu­lo tan per­so­na­lis­ta en­tro en ma­te­ria. La pos­ver­dad ha si­do se­lec­cio­na­da co­mo pa­la­bra del año 2016 por el Ox­ford Dic­tio­na­ries. Es­te neo­lo­gis­mo sig­ni­fi­ca que la apa­rien­cia de ver­dad, las emo­cio­nes y creen­cias, son más im­por­tan­tes que los da­tos ob­je­ti­vos o la pro­pia ver­dad. Se tra­ta de una pa­la­bra ni­cho, esas ex­pre­sio­nes de mo­da que to­do el mun­do acep­ta y ma­ne­ja co­mo un gran ha­llaz­go, cuan­do pa­ra mu­chos no es más que el equi­va­len­te a una sim­ple men­ti­ra o una fal­se­dad en­cu­bier­ta. Sue­na bien por­que pa­re­ce no­ve­do­sa, aun­que no de­ja de ser una ma­ne­ra de no lla­mar a las co­sas por su nom­bre. El tér­mino se re­pro­du­ce, se ex­pan­de y se mul­ti­pli­ca co­mo un vi­rus por cul­pa de fe­nó­me­nos re­cien­tes co­mo el éxi­to del bre­xit y de Do­nald Trump, en los que pre­va­le­ce la men­ti­ra so­bre los da­tos reales. No en vano de­cía Jo­sé Sa­ra­ma­go que vi­vi­mos en la era de la men­ti­ra. Y ca­da vez más.

LOS IN­TER­NAU­TAS CON­FOR­MAN SUS CRI­TE­RIOS A TRA­VÉS DE LOS TI­TU­LA­RES DE NO­TI­CIAS

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.