Jo­sé One­to

Tiempo - - SUMARIO - JO­SÉ ONE­TO

Al­gu­nas he­me­ro­te­cas pa­re­ce que las car­ga el dia­blo. Lo di­go por­que es­te fe­bre­ro, en el que ca­si to­dos los par­ti­dos (el PSOE to­da­vía tie­ne que re­unir al Co­mi­té Fe­de­ral pa­ra fi­jar la fe­cha del su­yo) han ce­le­bra­do sus con­gre­sos en las dos pri­me­ras se­ma­nas del mes, se va a pro­du­cir la gran sor­pre­sa. Una sor­pre­sa en la que no ha­bía pen­sa­do Pa­blo Igle­sias, se­cre­ta­rio ge­ne­ral de Po­de­mos.

A prin­ci­pios de di­ciem­bre Igle­sias anun­cia­ba que el par­ti­do mo­ra­do ce­le­bra­ría su con­gre­so en las mis­mas fe­chas que el par­ti­do de la ga­vio­ta, pa­ra que los ciu­da­da­nos apre­cia­sen dos mo­de­los de país, pa­ra que apre­cia­sen lo que era la nue­va y la vie­ja po­lí­ti­ca. Es de­cir, que es­ta se­ma­na los ciu­da­da­nos apre­cia­rán lo que es un con­gre­so ce­le­bra­do con una au­tén­ti­ca guerra ci­vil en­tre tres fac­cio­nes (pa­blis­tas, erre­jo­nis­tas y An­ti­ca­pi­ta­lis­tas), y otro, el del PP, en el que to­do es­tá atado y bien atado, y que se desa­rro­lla­rá con una nor­ma­li­dad que mu­chos no po­dían ima­gi­nar ha­ce po­cos me­ses.

Así, fe­bre­ro se­rá el mes en el que tres par­ti­dos (Ciu­da­da­nos, Po­de­mos y Par­ti­do Po­pu­lar), de los cua­tro que con­for­man el pa­no­ra­ma po­lí­ti­co na­cio­nal, des­pués de un año de blo­queo con dos elec­cio­nes ge­ne­ra­les, han de­ci­di­do ce­le­brar sus pre­cep­ti­vas cum­bres, en las que ten­drán que po­ner al día sus for­ma­cio­nes, tras ese año de ten­sio­nes, pac­tos fa­lli­dos, es­tra­te­gias equi­vo­ca­das y cam­bios que no siem­pre han en­ten­di­do los pro­pios vo­tan­tes y mi­li­tan­tes.

El pri­mer con­gre­so, el de Ciu­da­da­nos, ce­le­bra­do el fin de se­ma­na del 4 y 5 de fe­bre­ro, se ha desa­rro­lla­do co­mo es­ta­ba pre­vis­to, en un au­tén­ti­co re­man­so de paz en el que su má­xi­mo di­ri­gen­te, Al- bert Ri­ve­ra, no ha en­con­tra­do la me­nor opo­si­ción a su li­de­raz­go (so­lo al­gu­nas re­ti­cen­cias al cam­bio ideo­ló­gi­co im­pul­sa­do por el úl­ti­mo fi­cha­je, el ca­te­drá­ti­co de Eco­no­mía y Es­tra­te­gia de la Lon­don School Luis Ga­ri­cano, pa­ra pa­sar de la so­cial­de­mo­cra­cia al li­be­ra­lis­mo pro­gre­sis­ta) y ha lo­gra­do la una­ni­mi­dad pa­ra ha­cer de la for­ma­ción na­ran­ja un par­ti­do de Go­bierno.

Si Ri­ve­ra se pre­sen­tó al an­te­rior cón­cla­ve de Ciu­da­da­nos (2011) con tres dipu­tados en el Par­la­men­to de Ca­ta­lu­ña y el ob­je­ti­vo de al­can­zar el gru­po pro­pio (al me­nos cin­co dipu­tados), el pa­sa­do fin de se­ma­na lo hi­zo en Ma­drid con unos nú­me­ros que los más op­ti­mis­tas, que en­tra­ron de alu­vión en el par­ti­do, no po­dían ni ima­gi­nar: 1.700 car­gos elec­tos, 32 dipu­tados en el Par­la­men­to, 95 en las Cá­ma­ras au­to­nó­mi­cas, dos eu­ro­dipu­tados, pac­tos de­ci­si­vos en Ma­drid, Andalucía y Mur­cia y un com­pro­mi­so fir­ma­do con Ma­riano Ra­joy que, jun­to al Par­ti­do So­cia­lis­ta, con­di­cio­na to­da la po­lí­ti­ca na­cio­nal. Unas ci­fras que ava­lan la ges­tión de la ac­tual cú­pu­la de Ciu­da­da­nos y que Ri­ve­ra ha uti­li­za­do pa­ra re­ci­bir el apo­yo ma­yo­ri­ta­rio a una es­tra­te­gia pen­sa­da y di­se­ña­da con el ob­je­ti­vo de en­trar en el Go­bierno cen­tral la pró­xi­ma le­gis­la­tu­ra y a la que los di­ri­gen­tes te­rri­to­ria­les de­be­rán amol­dar sus dis­cur­sos y ac­tua­cio­nes.

Los otros dos con­gre­sos, los de Po­de­mos y el Par­ti­do Po­pu­lar, se ce­le­bran el fin de se­ma­na del 11 y 12 de fe­bre­ro y a la ho­ra en que es­cri­bo no se co­no­ce el re­sul­ta­do final. Las in­cóg­ni­tas no es­tán en el PP, que ce­le­bra­rá un cón­cla­ve tran­qui­lo, sin con­flic­tos im­por­tan­tes y con el asun­to de las pri­ma­rias pac­ta­do, a tra­vés de una fór­mu­la de elec­ción a do-

MIEN­TRAS LOS PO­PU­LA­RES Y EL PAR­TI­DO DE RI­VE­RA CE­LE­BRAN CÓNCLAVES EN CAL­MA CHI­CHA, EL PAR­TI­DO MO­RA­DO SE APRES­TA PA­RA UNA AU­TÉN­TI­CA GUERRA CI­VIL

ble vuel­ta en el que par­ti­ci­pa­rán la mi­li­tan­cia y los com­pro­mi­sa­rios. Eso sí, se han apar­ca­do los te­mas más po­lé­mi­cos: la ma­ter­ni­dad su­bro­ga­da, la li­mi­ta­ción de man­da­tos o el vo­to en con­cien­cia, te­mas so­bre los que se lle­ga­rá a un acuer­do a tra­vés de las más de 4.000 en­mien­das que se han ido pre­sen­tan­do a lo lar­go de las úl­ti­mas se­ma­nas.

El ver­da­de­ro pro­ble­ma es­tá en Po­de­mos, don­de tras más de un mes de en­fren­ta­mien­tos, acu­sa­cio­nes, in­sul­tos y ma­nio­bras de to­do ti­po, se co­rre el ries­go de una rup­tu­ra, si se si­gue ten­san­do la cuer­da co­mo has­ta aho­ra. Si Igle­sias que­ría mar­car la di­fe­ren­cia ha­cien­do coin­ci­dir su con­gre­so con el del PP, se ha vuel­to a equi­vo­car de es­tra­te­gia. Vis­ta­le­gre II se ha con­ver­ti­do en el con­flic­to más gran­de que ha te­ni­do el par­ti­do mo­ra­do des­de su fun­da­ción, ha­ce aho­ra tres años. Con­tem­plan­do las fo­tos de Vis­ta­le­gre I, po­de­mos ha­cer una pri­me­ra lec­tu­ra de la si­tua­ción. En esas fo­tos pue­den ver­se a Ca­ro­li­na Bes­can­sa con su hi­jo en bra­zos, a Pa­blo Igle­sias abra­za­do a Íñi­go Erre­jón ya Juan Car­los Monedero son­rien­do con ai­res de triun­fo.

Esa fo­to se ha mo­vi­do tan­to que Bes­can­sa ha de­ci­di­do aban­do­nar to­dos sus car­gos or­gá­ni­cos en el par­ti­do y anun­cian­do que no quie­re ir en nin­gu­na lis­ta, y Luis Ale­gre ha ti­ra­do la toa­lla, acu­san­do ade­más a Igle­sias de es­tar ro­dea­do de cons­pi­ra­do­res. Monedero, que di­mi­tió de sus car­gos por el escándalo de los pa­gos del Go­bierno ve­ne­zo­lano y su pro­ble­ma con Ha­cien­da, es el que más du­ro se ha mos­tra­do con­tra Erre­jón en esa in­ter­mi­na­ble pe­lea in­ter­na, que es una pe­lea por el po­der, y el en­fren­ta­mien­to de Igle­sias con su nú­me­ro dos y por­ta­voz par­la­men­ta­rio ha lle­ga­do a un ex­tre­mo que pa­re­cía im­po­si­ble en un par­ti­do pre­si­di­do por la fra­ter­ni­dad, el abra­zo y la amis­tad (por lo me­nos eso de­cían).

Al­go que les pa­sa­rá fac­tu­ra, por­que a es­tas al­tu­ras es muy di­fí­cil ce­rrar las he­ri­das que se han abier­to: las trai­cio­nes que se han rea­li­za­do, las ma­nio­bras que se han di­se­ña­do y los pu­ña­les que se han cla­va­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.