Juan Bo­lea

Tiempo - - SUMARIO - JUAN BO­LEA

Me pon­go a es­cri­bir es­te ar­tícu­lo so­bre el pa­dre de Char­lie Par­ker es­cu­chan­do Voi­ces From

de Dark, sound­tracks de sus no­ve­las re­co­pi­la­dos por el pro­pio es­cri­tor en un es­tu­che con cin­co ce­dés, y te­nien­do de­lan­te de mí La can­ción de las som­bras (Tus­quets), úl­ti­ma en­tre­ga, nue­va no­ve­la de es­te originalísimo au­tor ir­lan­dés que aca­ba de vi­si­tar Es­pa­ña pa­ra re­co­ger el pre­mio de Ho­nor de Ara­gón Ne­gro y par­ti­ci­par en BCNe­gra.

En am­bas ciu­da­des, sus se­gui­do­res se agol­pa­ron pa­ra es­cu­char­le co­mo a un pro­fe­ta sur­gi­do de las pro­fun­di­da­des de un vol­cán ig­no­to o de un al­ma ator­men­ta­da, tor­tu­ra­da y lú­ci­da co­mo la de su de­tec­ti­ve Char­lie Par­ker, pe­ro to­da­vía bas­tan­te más inocen­te que la de el Via­jan­te o el Co­lec­cio­nis­ta, dos de sus peo­res enemi­gos des­de que en la pri­me­ra y es­pe­luz­nan­te en­tre­ga de la se­rie, To­do lo que mue­re, el hé­roe per­die­se a su mu­jer y a su hi­ja, vio­len­ta­men­te ase­si­na­das.

Des­de aquel te­rro­rí­fi­co su­ce­so, Char­lie Par­ker va­ga­rá por el Es­ta­do de Mai­ne en­vuel­to en la mor­te­ci­na es­pe­ran­za de cap­tu­rar a sus ase­si­nos y re­di­mir­se a sí mis­mo en una suer­te de te­lú­ri­ca or­da­lía mo­ral, co­mo si su pro­pio es­pí­ri­tu, des­nu­do fren­te al es­pe­jo del su­fri­mien­to, abrie­se su men­te a la cla­ri­dad es­pi­ri­tual, a las vi­sio­nes, a los mi­la­gros.

Por esos pai­sa­jes, siem­pre en cla­ros­cu­ro, don­de la sór­di­da reali­dad de otros se­res hu­ma­nos igual­men­te os­cu­re­ci­dos por la ava­ri­cia, la am­bi­ción o el crimen, tran­si­ta­rán de­ce­nas de per­so­na­jes con los que Par­ker irá man­te­nien­do am­bi­guas re­la­cio­nes, a me­nu­do vio­len­tas, pe­ro tam­bién his­to­rias de amor que le ayu­da­rán a se­guir cre­yen­do en la exis­ten­cia del bien, la em­pa­tía, la com­pa­sión. El án­gel caí­do vol­ve­rá a le­van­tar­se una y otra vez, ca­so tras ca­so...

De la mis­ma ma­ne­ra que por el mi­nu­cio­so tra­ba­jo de sus tra­mas vie­ne des­ta­can­do Con­nolly por la uti­li­za­ción de ma­te­ria­les his­tó­ri­cos. Sus no­ve­las des­can­san a me­nu­do en só­li­das in­ves­ti­ga­cio­nes so­bre los más va­rio­pin­tos asun­tos, des­de los com­por­ta­mien­tos de ani­ma­les (hie­nas) o in­sec­tos (ara­ñas) que le fas­ci­nan, has­ta sus am­plios co­no­ci­mien­tos de me­di­ci­na y ciencia fo­ren­se, ar­queo­lo­gía y an­tro­po­lo­gía, his­to­ria de Amé­ri­ca o de esos na­zis que en La can­ción de las som­bras arro­jan un siniestro eco, pues sus ór­de­nes y ame­na­zas y los la­men­tos y gri­tos de sus víc­ti­mas si­guen es­cu­chán­do­se des­de las ne­gru­ras del Ho­lo­caus­to.

Que den­tro de un es­cri­tor tan su­ma­men­te afa­ble ha­bi­ten los peo­res mons­truos del Averno no de­ja de ser pa­ra­dó­ji­co, por­que John Con­nolly po­see un in­te­li­gen­te sen­ti­do del humor, una ri­ca vi­da fa­mi­liar y la pa­sión del via­je­ro. Lo pri­me­ro que ha­ce al lle­gar a una ciu­dad es re­co­rrer­la a con­cien­cia. En Za­ra­go­za des­cu­brió a Go­ya y que­dó ma­ra­vi­lla­do con sus Ca­pri­chos, Dis­pa­ra­tes y Desas­tres de la guerra. En­tre am­bos se es­ta­ble­ció un diá­lo­go. Quién sa­be si es­ta­ría es­cu­chan­do Char­lie Par­ker y qué pen­sa­ría el de­tec­ti­ve de las vi­sio­nes y con­se­jos del ge­nial Sor­do...

EL ORIGINALÍSIMO AU­TOR IR­LAN­DÉS RE­CO­GE EL PRE­MIO DE HO­NOR DE ARA­GÓN NE­GRO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.