La úl­ti­ma

Tiempo - - SUMARIO - HER­NAN­DO F. CA­LLE­JA

“El fla­men­co lle­na gran­des es­pa­cios por­que es, so­bre to­do, emo­ción”

El 11 de fe­bre­ro se pre­sen­ta en Ma­drid con un con­cier­to de ba­se ge­nui­na­men­te fla­men­ca, pe­ro lleno de re­fe­ren­cias y gui­ños a otras cul­tu­ras mu­si­ca­les y al pop. Hay que se­guir­le la pis­ta.

El fla­men­co ha pa­sa­do de la ven­ta, el fi­gón y los ta­blaos, de una cier­ta mar­gi­na­li­dad, a los gran­des tea­tros y no so­lo en Es­pa­ña.

El ori­gen del fla­men­co es­tá en el cam­po, en la mi­na, en las fra­guas, en el tra­ba­jo. Le­jos de la bur­gue­sía, de las clases al­tas. Ha­bía dis­tan­cia e ig­no­ran­cia. Una vez que el fla­men­co lle­ga a esos pú­bli­cos gra­cias a los dis­cos, a los me­dios de co­mu­ni­ca­ción, se abren es­pa­cios a los ar­tis­tas que no so­lo lle­nan tea­tros, sino gran­des es­ta­dios. El se­cre­to es que el fla­men­co es, so­bre to­do, emo­ción.

El fla­men­co ha con­quis­ta­do la au­dien­cia y, por qué no de­cir­lo, tam­bién la dig­ni­dad, pe­ro es un ar­te com­ple­jo y bas­tan­te her­mé­ti­co.

El can­te jon­do se en­se­ña en las aca­de­mias y se in­cul­can sus ba­ses y sus prin­ci­pios en las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes de ar­tis­tas, pe­ro se que­da pa­ra unos po­cos muy en­ten­di­dos. Los pú­bli­cos ma­yo­ri­ta­rios res­pon­den a otras sen­si­bi­li­da­des y otros gus­tos. No quie­ro re­abrir la eter­na dispu­ta so­bre la or­to­do­xia fla­men­ca, en­tre pu­ris­tas y re­no­va­do­res. Es el pú­bli­co el que mar­ca la lí­nea a se­guir.

Una vez que se se­pa­ra del tron­co del can­te jon­do, el fla­men­co se di­ver­si­fi­ca en mu­chos es­ti­los. ¿En qué dis­tin­gui­re­mos a Jo­sé Mo­ra de otros can­tan­tes?

Mi es­ti­lo lo de­fino co­mo de can­tar de pie, co­mo con­tra­po­si­ción al es­ti­lo de al­gu­nos gran­des maes­tros del pa­sa­do y de los que to­da­vía al­gu­nos per­ma­ne­cen, que im­pri­mían a su ar­te un ai­re de se­rie­dad, de so­lem­ni­dad si se quie­re, que can­ta­ban sen­ta­dos. Mi ex­pre­sión es otra, de ma­yor mo­vi­li­dad ges­tual, más in­ter­pre­ta­ti­vo en el es­ce­na­rio y de mú­si­ca más abier­ta a in­fluen­cias y más sen­so­rial.

¿Qué le ca­rac­te­ri­za co­mo ar­tis­ta?

Par­to de la esen­cia del fla­men­co, pe­ro lo ha­ce­mos evo­lu­cio­nar ha­cia otras sen­si­bi­li­da­des, por­que el can­te jon­do es di­fí­cil pa­ra el gran pú­bli­co. Hoy hay una ma­yor pre­dis­po­si­ción a la fu­sión con otras mú­si­cas. En el es­pec­tácu­lo de Ma­drid presento un re­per­to­rio ecléc­ti­co en el que in­clu­yo te­mas clá­si­cos fla­men­cos de los que me apo­de­ro y adap­to a mi tem­pe­ra­men­to, a mi emo­ti­vi­dad. Tam­bién ha­go co­pla, ex­pre­sa­da por bu­le­rías y no ol­vi­do in­cor­po­rar otro ti­po de can­cio­nes pop, a las que im­pri­mo un se­llo fla­men­co. En los años se­ten­ta emer­ge con mu­chí­si­ma fuer­za un gru­po de can­tan­tes de fla­men­co ca­rac­te­ri­za­dos por vo­ces muy ro­tas, vo­ces ron­cas. Aho­ra emer­gen vo­ces mu­cho más cla­ras y de­pu­ra­das, que per­mi­ten una vo­ca­li­za­ción más aca­dé­mi­ca. ¿En qué lí­nea se en­cuen­tra? Yo me ex­pre­so en es­ta se­gun­da lí­nea. El fla­men­co es un ar­te an­ti­guo y creo que en él to­do es­tá in­ven­ta­do, pe­ro ha ha­bi­do un he­cho de­ter­mi­nan­te, el fla­men­co se ha he­cho más aca­dé­mi­co, y los ar­tis­tas de mi ge­ne­ra­ción, sin re­nun­ciar a las esen­cias, va­mos per­fi­lan­do nues­tro es­ti­lo con fi­de­li­dad a nues­tras fa­cul­ta­des, a las con­di­cio­nes de nues­tra voz, a nues­tro tem­pe­ra­men­to y, cla­ro, tam­bién adap­tán­do­nos a los nue­vos pú­bli­cos. Por eso so­na­mos di­fe­ren­te.

Mu­chos de los gran­des del fla­men­co van des­apa­re­cien­do y van de­jan­do hue­co a nue­vos ar­tis­tas. ¿De quién o de quiénes se sien­te tri­bu­ta­rio? ¿Cuá­les son sus ído­los?

Me sien­to muy cer­ca de los gran­des del fla­men­co clá­si­co de cu­ya téc­ni­ca hay mu­cho que apren­der, pe­ro, afor­tu­na­da­men­te, el ído­lo en el que más me fi­jo es­tá en ple­ni­tud ar­tís­ti­ca, es Mi­guel Poveda, y tam­bién ge­ne­ra­cio­nal­men­te sien­to muy pró­xi­ma la sen­si­bi­li­dad de Ale­jan­dro Sanz, que tie­ne una ba­se fla­men­ca bien co­no­ci­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.