LA VÍA DE NE­PAL QUE SE CE­RRÓ TRAS EL TE­RRE­MO­TO DE 2015

Tiempo - - A FONDO -

La ma­ter­ni­dad de sus­ti­tu­ción tie­ne enor­mes di­fe­ren­cias en fun­ción del país en el que es­té au­to­ri­za­do. El Reino Uni­do es, jun­to con Ca­na­dá, el Es­ta­do más al­truis­ta, pe­ro tie­ne una sal­ve­dad que asus­ta a los es­pa­ño­les y a cual­quier ex­tran­je­ro que se plan­tee in­ten­tar­lo por esa vía: allí la ges­tan­te tie­ne ocho días de pla­zo pa­ra de­ci­dir si se que­da con el be­bé que aca­ba de dar a luz. En Bra­sil, por ejem­plo, so­lo se per­mi­te es­ta téc­ni­ca cuan­do se quie­re ayu­dar a un fa­mi­liar di­rec­to. Por­tu­gal aca­ba de apro­bar una ley al res­pec­to, pe­ro so­lo pa­ra sus na­cio­na­les. En Gre­cia, los per­mi­sos ju­di­cia­les que se ne­ce­si­tan an­tes de la ges­ta­ción di­sua­den a los fo­rá­neos, mien­tras que en lu­ga­res co­mo Tai­lan­dia o Ka­za­jis­tán exis­te un va­cío le­gal –ni se per­mi­te ni se prohí­be– que pro­vo­ca en oca­sio­nes que el be­bé no pue­da sa­lir del país.

Uno de los paí­ses más atrac­ti­vos pa­ra la ges­ta­ción su­bro­ga­da era In­dia, ya que es­ta­ba per­mi­ti­da pa­ra cual­quier ciu­da­dano, in­clui­dos sol­te­ros y ex­tran­je­ros, y allí la asis­ten­cia mé­di­ca era ade­cua­da. El cos­te eco­nómico ron­da­ba en­tre los 25.000 y 30.000 eu­ros, se­gún re­co­no­cía la em­ba­ja­da es­pa­ño­la en Nue­va De­li cuan­do en enero de 2016 en­vió un in­for­me re­ser­va­do a Ma­drid (ver ima­gen). La ma­ter­ni­dad de sus­ti­tu­ción ad­qui­rió “di­men­sio­nes in­dus­tria­les” an­te la ava­lan­cha de ex­tran­je­ros, has­ta que en ju­lio de 2012 se li­mi­tó a pa­re­jas he­te­ro­se­xua­les que lle­va­sen ca­sa­das al me­nos dos años y vi­nie­sen de paí­ses de ori­gen don­de hu­bie­se una ley que tam­bién au­to­ri­za­se di­cha prác­ti­ca. Ese re­qui­si­to no lo cum­ple Es­pa­ña por la ley de 2006 que es­ta­ble­ce que los con­tra­tos de ges­ta­ción su­bro­ga­da son nu­los de pleno de­re­cho.

An­te es­ta si­tua­ción le­gal en In­dia, las agencias y des­pa­chos de abo­ga­dos vie­ron una “sa­li­da fá­cil” en ha­cer que el par­to se pro­du­je­ra en el ve­cino Ne­pal, cu­ya fron­te­ra es muy po­ro­sa, ya que los ciu­da­da­nos in­dios pue­den cru­zar­la sin vi­sa­do ni pa­sa­por­te, aun­que las con­di­cio­nes sa­ni­ta­rias eran mu­cho peo­res. Así, nor­mal­men­te era un pa­dre es­pa­ñol el que iba al re­gis­tro con­su­lar de Kat­man­dú y ma­ni­fes­ta­ba el re­co­no­ci­mien­to del be­bé. A su la­do, la ma­dre in­dia ges­tan­te mos­tra­ba su con-

for­mi­dad y en ca­so de ser ne­ce­sa­rio, el ma­ri­do de la ges­tan­te tam­bién “rom­pía la pre­sun­ción de pa­ter­ni­dad”.

Sin em­bar­go, tras el te­rre­mo­to de abril de 2015, el Tri­bu­nal Su­pre­mo ne­pa­lí anun­ció que los be­bés na­ci­dos por es­ta téc­ni­ca des­pués de agos­to de ese año no po­drían aban­do­nar el te­rri­to­rio, lo que su­pu­so el cie­rre de los vien­tres de al­qui­ler en es­te país mon­ta­ño­so. En esos me­ses de im­pas­se hu­bo cin­co me­no­res es­pa­ño­les na­ci­dos por su­bro­ga­ción en Ne­pal, pe­ro tam­bién hu­bo que la­men­tar la muer­te de un be­bé a las po­cas se­ma­nas de vi­da tras per­ma­ne­cer hos­pi­ta­li­za­do. Si el sis­te­ma de Ca­li­for­nia se im­plan­ta­se en Es­pa­ña, ca­da ges­ta­ción su­bro­ga­da ven­dría a cos­tar unos 60.000 eu­ros, la mitad de los 120.000 eu­ros que se abo­nan aho­ra en Es­ta­dos Uni­dos de­bi­do, en gran par­te, a la sa­ni­dad pri­va­da y los trá­mi­tes ju­di­cia­les que im­pe­ran en es­te país.

Los crí­ti­cos de es­ta téc­ni­ca tam­bién pi­den que las fa­mi­lias con pro­ble­mas de fer­ti­li­dad se de­can­ten por la adop­ción in­ter­na­cio­nal, un ca­mino que sue­le cos­tar en­tre 30.000 y 40.000 eu­ros en la ac­tua­li­dad y que se di­la­ta más en el tiem­po por cul­pa de la bu­ro­cra­cia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.