El chas­co de Cos­pe­dal y el lío del Ban­co de Es­pa­ña

Tiempo - - CARTA DEL DIRECTOR - JE­SÚS RI­VA­SÉS

La his­to­ria, a pe­sar de to­do, no sue­le re­pe­tir­se, pe­ro sí se pa­re­ce a sí mis­ma, con fre­cuen­cia. El re­sul­ta­do del con­gre­so del PP, una bal­sa de acei­te pa­ra Ma­riano Ra­joy, tam­bién fue una es­pe­cie de vic­to­ria pí­rri­ca pa­ra la se­cre­ta­ria ge­ne­ral –con­fir­ma­da en su pues­to–, Ma­ría Do­lo­res de Cos­pe­dal, que em­pe­zó a fra­guar­se cuan­do no pu­do evi­tar que el ple­na­rio vo­ta­ra una en­mien­da que pre­ten­día prohi­bir la acu­mu­la­ción de car­gos. La pro­pues­ta te­nía una des­ti­na­ta­ria di­rec­ta, la nú­me­ro dos del par­ti­do, y la con­fu­sa vo­ta­ción a car­tu­li­na le­van­ta­da, se­gui­da de un re­cuen­to a ojo, sal­da­da-re­cha­za­da con un ajus­ta­dí­si­mo re­sul­ta­do de 25 vo­tos, so­lo se pue­de in­ter­pre­tar co­mo una de­rro­ta de la mi­nis­tra de De­fen­sa. “¡Otra vic­to­ria co­mo es­ta y es­ta­ré de­rro­ta­do!”, ex­cla­mó Pi­rro, rey de Epi­ro, tras ven­cer a los ro­ma­nos en la ba­ta­lla de As­cu­lum (279 a.C.). No hi­zo fal­ta otra vic­to­ria, por­que el Ejér­ci­to de Pi­rro –ru­bio, en grie­go, qui­zá otro gui­ño– que­dó en un es­ta­do tan la­men­ta­ble que fue ani­qui­la­do en la si­guien­te con­fron­ta­ción.

Los se­gui­do­res de Cos­pe­dal, que aho­ra son cons­cien­tes de que han per­di­do gran par­te de su po­der co­mo com­pro­ba­rán en el día a día, en­ca­ja­ron mal el que lle­ga­ra al ple­na­rio la en­mien­da que que­ría evi­tar que la se­cre­ta­ria ge­ne­ral re­pi­tie­ra en su pues­to. Cul­pan, cla­ro, al nue­vo coor­di­na­dor del par­ti­do, Fer­nan­do Mar­tí­ne­zMaí­llo y tam­bién a las or­ga­ni­za­cio­nes del PP en Ga­li­cia –Al­ber­to Nú­ñez Fei­jóo–, Ma­drid –Cris­ti­na Ci­fuen­tes– y An­da­lu­cía –Juan Ma­nuel Moreno–. El asun­to no irá a más, por­que Ma­riano Ra­joy es to­do­po­de­ro­so en el par­ti­do y, mar­ca de la ca­sa, no quie­re líos, pe­ro la grie­ta es­tá ahí, no se ce­rra­rá.

El chas­co de Cos­pe­dal se re­fle­ja­ba en su ros­tro –pro­cu­ró apar­tar­se lo más po­si­ble de las cá­ma­ras– en la clau­su­ra del con­gre­so de los po­pu­la­res. Ra­joy, co­mo siem­pre a su ma­ne­ra, ha­bía de­ja­do las co­sas cla­ras y la se­cre­ta­ria ge­ne­ral y to­dos en­ten­die­ron el men­sa­je. El lí­der del PP, tras de­fen­der la con­ti­nui­dad de Ma­ría Do­lo­res de Cos­pe­dal co­mo se­cre­ta­ria ge­ne­ral, jus­ti­fi­có la de­sig­na­ción de Fer­nan­do Mar­tí­nez-Maí­llo por­que, en­tre otras co­sas, la mi­nis­tra de De­fen­sa no ten­drá aho­ra de­ma­sia­do tiem­po pa­ra es­tar en Gé­no­va –la se­de na­cio­nal del PP– y, por eso, ne­ce­si­ta a al­guien que le ayu­de en el día a día del par­ti­do. Pa­ra re­don­dear la ar­gu­men­ta­ción, Ra­joy se pu­so a sí mis­mo de ejem­plo y ex­pli­có que tam­po­co él pue­de es­tar to­do el tiem­po pen­dien­te del par­ti­do. To­do es­ta­ba cla­ro. Al je­fe del PP no le gus­tan los cam­bios y si, ade­más son de per­so­nas, le cues­ta to­do un mun­do ha­cer­los. Por eso uti­li­za sus pro­pios mé­to­dos que, pa­ra mu­chos, tie­nen la ven­ta­ja de que evi­tan, siem­pre que es po­si­ble, cual­quier brus­que­dad.

Ma­ría Do­lo­res de Cos­pe­dal se­gui­rá co­mo se­cre­ta­ria ge­ne­ral del PP un tiem­po, que pue­de ser lar­go, pe­ro ha que­da­do cla­ro que quien con­tro­la­rá la or­ga­ni­za­ción se­rá Fer­nan­do Mar­tí­nez-Maí­llo. No ha­brá cho­que de tre­nes en­tre ellos, ni mu­cho me­nos, pe­ro la coha­bi­ta­ción se­rá más que di­fí­cil si Cos­pe­dal in­ten­ta ejer­cer de ver­dad. En cual­quier ca­so, la mi­nis­tra de De­fen­sa em­pe­za­rá a per­der po­der en el par­ti­do po­co a po­co, al­go que em­pe­za­rán a com­pro­bar –por­que es inevi­ta­ble– sus per­so­nas de con­fian­za que, tam­bién sin gran­des trau­mas, de­ja­rán de con­tro­lar los re­sor­tes in­ter­nos del PP. Inevi­ta­ble.

MA­RÍA DO­LO­RES DE COS­PE­DAL SI­GUE DE SE­CRE­TA­RIA GE­NE­RAL, PE­RO SA­BE QUE HA PER­DI­DO PO­DER, Y POR ESO EL CHAS­CO QUE SE RE­FLE­JA­BA EN SU CA­RA EN LA CLAU­SU­RA DEL CON­GRE­SO DEL PP SO­LO ERA COM­PA­RA­BLE AL DE MIGUEL ÁN­GEL FERNÁNDEZ ORDÓÑEZ TRAS SER LLA­MA­DO A DE­CLA­RAR CO­MO IN­VES­TI­GA­DO POR LA AU­DIEN­CIA NA­CIO­NAL POR LA SA­LI­DA A BOL­SA DE BAN­KIA

El chas­co de Cos­pe­dal so­lo es com­pa­ra­ble con el so­fo­cón de la an­te­rior cú­pu­la del Ban­co de Es­pa­ña, en­ca­be­za­da por su ex­go­ber­na­dor, Miguel Án­gel Fernández Ordóñez –Ma­fo–, tras la de­ci­sión de la Au­dien­cia Na­cio­nal de ci­tar­los co­mo “impu­tados/in­ves­ti­ga­dos” por la sa­li­da a bol­sa de Ban­kia, des­pués de que apa­re­cie­ran una se­rie de co­rreos elec­tró­ni­cos en los que ins­pec­to­res de la ins­ti­tu­ción cues­tio­na­ban la via­bi­li­dad de esa en­ti­dad fi­nan­cie­ra. Ca­si al mis­mo tiem­po, el Con­gre­so acor­dó apro­bar una co­mi­sión de in­ves­ti­ga­ción so­bre la cri­sis ban­ca­ria, el res­ca­te de las ca­jas y la sa­li­da a bol­sa de Ban­kia. Los an­ti­guos res­pon­sa­bles del Ban­co de Es­pa­ña tie­nen aho­ra abier­tos dos fren­tes: el ju­di­cial y el po­lí­ti­co, que, en es­te ca­so, sal­pi­ca bas­tan­te más al PSOE de la épo­ca de Jo­sé Luis Ro­drí­guez Za­pa­te­ro que al PP de Ma­riano Ra­joy, que ya ha mar­ca­do mu­chas dis­tan­cias con Rodrigo Ra­to, pre­si­den­te de Ban­kia cuan­do la sa­li­da de la en­ti­dad a los mer­ca­dos.

La his­to­ria es tan an­ti­gua co­mo co­no­ci­da por los ex­per­tos del sec­tor. Tras la caí­da de Leh­man Brot­hers, a la que si­guie­ron sal­va­men­tos de ban­cos en Es­ta­dos Uni­dos, Reino Uni­do, Fran­cia, Bélgica y Ale­ma­nia, en­tre otros, Za­pa­te­ro afir­mó con or­gu­llo que el sis­te­ma fi­nan­cie­ro es­ta­ba a sal­vo de la cri­sis y que ju­ga­ba en la au­tén­ti­ca “cham­pions lea­gue” fi­nan­cie­ra. Fernández Ordóñez, que odia que le lla­men Ma­fo, en­ton­ces go­ber­na­dor del Ban­co de Es­pa­ña, in­ten­tó por to­dos los me­dios evi­tar que aflo­ra­ran los pro­ble­mas –evi­den­tes pa­ra mu­chos ex­per­tos, que así lo de­nun­cia­ron–, so­bre to­do de las ca­jas de aho­rros. Pa­ra ello im­pul­só to­da una se­rie de me­di­das, des­de las lla­ma­das “fu­sio­nes frías” a fu­sio­nes pu­ras y du­ras, in­clui­das bús­que­das he­te­ro­do­xas de ca­pi­tal y sa­li­das a bol­sa co­mo la de Ban­kia. Es­pa­ña po­día, en un pri­mer mo­men­to, ha­ber sa­nea­do las ca­jas en apu­ros a un cos­te ase­qui­ble, pe­ro eso sig­ni­fi­ca­ba re­co­no­cer un pro­ble­ma y Za­pa­te­ro y Ma­fo no que­rían ha­cer­lo. Aho­ra, el ex­go­ber­na­dor y par­te de su equi­po tie­nen un pro­ble­ma ma­yor, su­pe­rior in­clu­so al chas­co de Cos­pe­dal.

di­rec­tor.tiem­po@gru­po­ze­ta.es

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.