Tras los stress test de los par­ti­dos: Ma­riano Ra­joy, me­jor im­po­si­ble

Tiempo - - LA CRONICA - JO­SÉ ONE­TO

La cri­sis eco­nó­mi­ca que ha vi­vi­do el mun­do, el com­por­ta­mien­to a ve­ces al bor­de de la le­ga­li­dad de mu­chos ban­cos, los ex­ce­sos y en­ga­ños de mu­chas en­ti­da­des fi­nan­cie­ras y la po­si­bi­li­dad de un nue­vo crack han pro­pi­cia­do la crea­ción de los test de es­trés, unas prue­bas de re­sis­ten­cia con­sis­ten­tes en si­mu­la­cio­nes so­bre el pa­pel acer­ca de la ca­pa­ci­dad de los ban­cos y ca­jas pa­ra en­fren­tar­se a un de­te­rio­ro ge­ne­ral de la eco­no­mía y sus con­se­cuen­cias: re­cor­te del vo­lu­men de ne­go­cio y apa­ri­ción de las pér­di­das.

Esas prue­bas de es­trés no tie­nen na­da que ver con el gra­do de an­sie­dad, sino con el gra­do de sol­ven­cia del sec­tor, fun­da­men­tal pa­ra la es­ta­bi­li­dad del sis­te­ma. Se­ría in­tere­san­te que esos test se apli­ca­sen a los par­ti­dos po­lí­ti­cos, te­nien­do en cuen­ta los más di­ver­sos fac­to­res, des­de el nú­me­ro de mi­li­tan­tes has­ta la evo­lu­ción de los re­sul­ta­dos y los son­deos elec­to­ra­les, pa­san­do por la fi­nan­cia­ción del par­ti­do, el gra­do de trans­pa­ren­cia, las nor­mas de buen go­bierno, la co­rrup­ción, la evo­lu­ción de los pro­gra­mas elec­to­ra­les y su cum­pli­mien­to, las cau­sas ju­di­cia­les pen­dien­tes, los ca­sos de trans­fu­guis­mo...

Du­ran­te las dos úl­ti­mas se­ma­nas, tres de los cua­tro par­ti­dos que con­for­man el ac­tual sis­te­ma par­la­men­ta­rio han he­cho sus par­ti­cu­la­res prue­bas de es­trés, con con­gre­sos (per­fec­ta­men­te con­tro­la­dos por los apa­ra­tos) en los que han re­no­va­do al­gu­nas de sus es­truc­tu­ras, han in­ten­ta­do po­ner al día su men­sa­je, han he­cho una au­to­crí­ti­ca muy me­di­da y se han pre­pa­ra­do pa­ra la pró­xi­ma ci­ta elec­to­ral. Es la ex­pe­rien­cia que han vi­vi­do Ciu­da­da­nos, Par­ti­do Po­pu­lar y Po­de­mos y la que ten­drá que vi­vir el PSOE en su con­gre­so, pre­vis­to, en prin­ci­pio, pa­ra lo días 17 y 18 de ju­nio, tras la elec­ción en primarias de su se­cre­ta­rio ge­ne­ral.

Pue­de de­cir­se que es­tas prue­bas de es­trés no han si­do to­do lo ri­gu­ro­sas que ha ve­ni­do pi­dien­do la ciu­da­da­nía, muy des­con­ten­ta con los par­ti­dos en ge­ne­ral, muy crí­ti­ca en la va­lo­ra­ción de sus di­ri­gen­tes, muy indignada con la co­rrup­ción y muy de­cep­cio­na­da con po­lí­ti­cas que afec­tan al Es­ta­do del bie­nes­tar. De mo­men­to, nin­guno de los par­ti­dos ha su­pe­ra­do esas prue­bas en sus con­gre­sos, aun­que los de Ciu­da­da­nos y PP han trans­cu­rri­do en un am­bien­te de en­ten­di­mien­to y con to­do ata­do y bien ata­do, y so­lo el con­gre­so de Po­de­mos (ellos lo lla­man Asam­blea Ciu­da­da­na), Vis­ta­le­gre II, se ha desa­rro­lla­do con una gue­rra ci­vil pre­via a la ci­ta, con un en­fren­ta­mien­to cuer­po a cuer­po en­tre Pa­blo Igle­sias e Íñi­go Erre­jón, con sus res­pec­ti­vos equi­pos, con lla­ma­mien­tos a la uni­dad con la bo­ca pe­que­ña y to­do pre­pa­ra­do pa­ra la re­van­cha a pe­sar del am­bien­te ge­ne­ral que pe­día a gri­tos “uni­dad, uni­dad”.

“Uni­dad” y un nue­vo gri­to de “hu­mil­dad”, al­go im­po­si­ble pa­ra quie­nes en tres años han mon­ta­do des­de la na­da un par­ti­do con más de cin­co mi­llo­nes de vo­tos (el ter­ce­ro del país) que go­bier­na en las prin­ci­pa­les ciu­da­des, apo­ya al PSOE en al­gu­nas au­to­no­mías y cuen­ta, con Uni­dos Po­de­mos y las con­fluen­cias, con 67 es­ca­ños en el Con­gre­so de los Dipu­tados. Y so­bre to­do, pe­dir­le hu­mil­dad a su se­cre­ta­rio ge­ne­ral, Pa­blo Igle­sias, que ade­más ha ba­rri­do, has­ta el pun­to de ven­cer en to­das las ca­te­go­rías que se de­ba­tían en Vis­ta­le­gre II: la se­cre­ta­ría ge­ne­ral, la di­rec­ción y los cua­tro do­cu­men­tos que se vo­ta­ban, el po­lí­ti­co, el or­ga­ni­za­ti­vo, el éti­co y el de igual­dad.

LOS CON­GRE­SOS DE PP, CIU­DA­DA­NOS Y PO­DE­MOS SE HAN CE­RRA­DO CON UNA DO­BLE VIC­TO­RIA PA­RA EL PRE­SI­DEN­TE DEL GO­BIERNO: LA DEL CÓN­CLA­VE PO­PU­LAR Y LA DE IGLE­SIAS EN EL DE PO­DE­MOS

Un 59,68% los de Igle­sias, fren­te a un 37,1% de Erre­jón y un 3,2% de la co­rrien­te An­ti­ca­pi­ta­lis­tas, con la que pac­ta­rá Igle­sias pa­ra te­ner un con­trol ab­so­lu­to de la Asam­blea Ciu­da­da­na. Igle­sias no co­no­ce la hu­mil­dad ni tie­ne la me­nor in­ten­ción de prac­ti­car­la. Ha­brá que dar tiem­po al tiem­po, com­pro­bar có­mo trans­cu­rre la pur­ga en­tre los cua­dros in­ter­me­dios que no han es­ta­do in­con­di­cio­nal­men­te al la­do de Igle­sias, que se han pa­sa­do al ban­do erre­jo­nis­ta o que no es­tán ple­na­men­te de acuer­do en có­mo go­bier­nan el par­ti­do Igle­sias y su pa­re­ja sen­ti­men­tal, Ire­ne Mon­te­ro, ro­dea­da por un gru­po de “cor­te­sa­nos”, se­gún el tér­mino acu­ña­do por un co­la­bo­ra­dor ín­ti­mo del se­cre­ta­rio ge­ne­ral, Luis Ale­gre, que, co­mo Ca­ro­li­na Bes­can­sa y Na­cho Álvarez, re­nun­cia­ron a to­dos sus car­gos or­gá­ni­cos la vís­pe­ra del con­gre­so.

En el fon­do, las prue­bas de es­trés no han ser­vi­do de mu­cho vis­tos los re­sul­ta­dos, aun­que sea Ma­riano Ra­joy, que ha he­cho un con­gre­so a la búl­ga­ra, el que ha ob­te­ni­do me­jo­res re­sul­ta­dos. No so­lo ha ga­na­do el con­gre­so de su par­ti­do, don­de ha apar­ca­do los te­mas más con­flic­ti­vos (las in­com­pa­ti­bi­li­da­des, la su­ce­sión y la du­ra­ción de los man­da­tos) sino que tam­bién ha ga­na­do el con­gre­so de Po­de­mos con el triun­fo de Igle­sias y su te­sis de que hay que ha­cer un par­ti­do que lu­che en la ca­lle y no en las ins­ti­tu­cio­nes, co­mo defiende el gran de­rro­ta­do, Íñi­go Erre­jón.

Des­pués de un año de cri­sis y blo­queo, Ra­joy, con la ayuda de Igle­sias, re­cu­pe­ra­ba hace cien días La Mon­cloa, con la abs­ten­ción del PSOE, que pro­cu­ra ejer­cer de opo­si­ción, de­jan­do a Po­de­mos que se cen­tre en la ca­lle, co­mo quie­re Igle­sias y co­mo ha vo­ta­do el 59,68% de los más de 150.000 ins­cri­tos en Vis­ta­le­gre II. Ese triun­fo ha si­do el me­jor re­ga­lo pa­ra el pre­si­den­te del Go­bierno, con­ven­ci­do de que des­de la ra­di­ca­li­dad es im­po­si­ble una vic­to­ria elec­to­ral co­mo pre­ten­de Igle­sias, par­ti­da­rio del sor­pas­so y con­tra­rio a cual­quier acuer­do con los so­cia­lis­tas. Ade­más, si­gue un Po­de­mos di­vi­di­do y un PSOE en cri­sis, a la es­pe­ra de su con­gre­so de ju­nio... Me­jor im­po­si­ble.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.