El con­flic­to na­cio­na­lis­ta

Tiempo - - TURNO DE PALABRA - AL­FON­SO GUE­RRA

No hay un con­flic­to ca­ta­lán, sí un con­flic­to na­cio­na­lis­ta en Ca­ta­lu­ña. Si al­guno aún no lo ha­bía com­pren­di­do así, bas­ta­ría con vi­sio­nar las imá­ge­nes de te­le­vi­sión en las que un gru­po de au­to­ri­da­des ca­ta­la­nas se ma­ni­fes­ta­ban an­te las puer­tas del Tri­bu­nal Su­pe­rior de Jus­ti­cia de Ca­ta­lu­ña, pa­ra ne­gar su au­to­ri­dad ju­di­cial, acu­sán­do­le de ser ins­tru­men­to de “un mon­ta­je”, una per­se­cu­ción po­lí­ti­ca. Tal es­pec­tácu­lo es un ac­to an­ti­de­mo­crá­ti­co que, se­gui­do por mi­les de per­so­nas, se­ña­la que en Ca­ta­lu­ña no hay una si­tua­ción nor­mal de de­mo­cra­cia.

To­das las op­cio­nes pue­den ex­pre­sar­se en una so­cie­dad li­bre, siem­pre que se res­pe­ten las le­yes. Aque­llos ciu­da­da­nos de Ca­ta­lu­ña que de­fien­den la in­de­pen­den­cia tie­nen de­re­cho a ha­cer­lo, pe­ro no pue­den dar un gol­pe a las nor­mas de con­vi­ven­cia es­ta­ble­cien­do uni­la­te­ral­men­te una nue­va reali­dad po­lí­ti­ca. Si son de­mó­cra­tas han de con­se­guir que se cam­bien las le­yes, y no es ar­gu­men­to opo­ner que no pue­den ha­cer­lo por­que no tie­nen la ma­yo­ría ne­ce­sa­ria pa­ra cam­biar­las. Si no tie­nen ma­yo­ría no es de­mo­crá­ti­co pre­ten­der su im­po­si­ción por una mi­no­ría.

Más allá de las mu­chas opi­nio­nes que se emi­ten so­bre el con­flic­to na­cio­na­lis­ta, acer­ta­das o erró­neas, lo im­por­tan­te es ate­ner­se a los he­chos que son in­con­tro­ver­ti­bles.

Un gru­po de re­pre­sen­tan­tes po­lí­ti­cos na­cio­na­lis­tas du­ran­te va­rios años se ex­pre­san y ac­túan con des­pre­cio de las nor­mas que es­ta­ble­ce la Cons­ti­tu­ción de 1978, apoyada en re­fe­rén­dum por la in­men­sa ma­yo­ría de es­pa­ño­les, en­tre ellos los ca­ta­la­nes (que, por cier­to, la apo­ya­ron más que los ma­dri­le­ños). Ade­más no lo ocul­tan, ha­cen os­ten­ta­ción de con­vo­car con­sul­tas, ple­na­men­te cons­cien­tes de que no es­tán am­pa­ra­dos por la le­ga­li­dad vi­gen­te. Han reite­ra­do la pre­sión so­bre los ciu­da­da­nos pa­ra con­ven­cer­les de la le­gi­ti­mi­dad y le­ga­li­dad de sus ac­cio­nes. Han uti­li­za­do di­ne­ro pú­bli­co, es de­cir de to­dos, pa­ra lo­grar una opi­nión pú­bli­ca que apo­ye sus aven­tu­ras con­tra la ley. Han usa­do sin lí­mi­te los me­dios de co­mu­ni­ca­ción pú­bli­cos pa­ra in­to­xi­car a los ciu­da­da­nos de Ca­ta­lu­ña con men­ti­ras e in­ven­cio­nes (a re­cor­dar el “Es­pa­ña nos ro­ba”), con el apo­yo de los me­dios pri­va­dos. Han si­do te­na­ces en la uti­li­za­ción de in­si­dias y fal­se­da­des en una gra­ve ope­ra­ción de ma­ni­pu­la­ción. Lle­ga­dos an­te un tri­bu­nal han man­te­ni­do una ac­ti­tud pro­pia de co­bar­des, ex­cu­sán­do­se con que na­die les ad­vir­tió (des­pués de sen­ten­cias del Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal prohi­bién­do­les se­guir ade­lan­te) y han des­car­ga­do la res­pon­sa­bi­li­dad so­bre los su­pues­tos vo­lun­ta­rios. La ima­gen que in­ten­tó ofre­cer el ex­pre­si­den­te Ar­tur Mas de dig­ni­dad ul­tra­ja­da re­cuer­da con tris­te­za a la aren­ga del pa­ter fa­mi­lias Jor­di Pu­jol en 1984 en el bal­cón de la Ge­ne­ra­li­tat, acu­san­do a Ma­drid (si­nó­ni­mo de Es­pa­ña pa­ra los na­cio­na­lis­tas) de un ata­que a su per­so­na lo que era un ata­que a Ca­ta­lu­ña, se­gún Pu­jol, un ata­que a su in­te­gri­dad, a su hon­ra­dez. Aquel día en el que pro­cla­mó que ya so­lo ellos po­drían ha­blar de éti­ca, ya te­nía la for­tu­na ocul­ta en An­do­rra.

To­da es­ta re­be­lión con­tra la de­mo­cra­cia es­tá pro­ta­go­ni­za­da por unos na­cio­na­lis­tas ro­dea­dos por la co­rrup­ción, por unos “ser­vi­do­res” de Ca­ta­lu­ña que in­gre­sa­ban un 3% de to­das las obras pú­bli­cas. Pe­ro si la Jus­ti­cia per­si­gue esos de­li­tos, res­pon­den con que se tra­ta de im­pe­dir la in­de­pen­den­cia. En reali­dad, la ra­di­ca­li­za­ción in­de­pen­den­tis­ta de los na­cio­na­lis­tas ca­ta­la­nes se ha pro­du­ci­do

LA PA­SI­VI­DAD Y LA PO­LÍ­TI­CA DE APACIGUAMIENTO FREN­TE AL IN­DE­PEN­DEN­TIS­MO EN CA­TA­LU­ÑA HAN DA­DO MUY MAL RE­SUL­TA­DO. ES HO­RA DE CAM­BIAR DE ES­TRA­TE­GIA

al com­pás que la Jus­ti­cia iba des­en­mas­ca­ran­do su sis­te­ma ma­fio­so de es­ta­far a los ciu­da­da­nos

Las fechorías de los na­cio­na­lis­tas ca­ta­la­nes han te­ni­do es­tos días al­gu­nos epi­so­dios re­le­van­tes: pre­sio­nar a los fun­cio­na­rios pa­ra que pi­dan va­ca­ción pa­ra acu­dir a la ma­ni­fes­ta­ción con­tra el Tri­bu­nal de Jus­ti­cia y el es­tú­pi­do des­ca­ro de un juez y se­na­dor que ha­cía una gi­ra de conferencias pa­ra ex­po­ner có­mo ac­tua­ban de ma­ne­ra ile­gal pa­ra co­no­cer los da­tos de los con­tri­bu­yen­tes. En el col­mo del des­pro­pó­si­to, es­te juez re­dac­tor de una su­pues­ta Cons­ti­tu­ción ca­ta­la­na pro­vo­ca­ba a su pú­bli­co ad­vir­tién­do­les “es­táis to­dos fi­cha­dos”. ¿He­re­de­ros de la Sta­si?

An­te es­tos he­chos irre­ba­ti­bles, ¿qué pue­de ha­cer­se? ¿Cuál se­rá el ca­mino que re­co­rre­rá la so­cie­dad ca­ta­la­na?

Pa­ra con­tes­tar a es­tas pre­gun­tas hay que ha­cer­se al­gu­nas ad­ver­ten­cias. La res­pon­sa­bi­li­dad de lo que es­tá ocu­rrien­do es de los na­cio­na­lis­tas re­bel­des con­tra la Cons­ti­tu­ción. No com­par­to in­si­nua­cio­nes co­mo la de “evi­tar el cho­que de tre­nes”. No hay dos tre­nes en es­te con­flic­to, so­lo un tren y un mu­ro con­tra el que el na­cio­na­lis­mo quie­re embestir, el mu­ro es la Cons­ti­tu­ción de 1978. Por­que la ac­ti­tud in­de­pen­den­tis­ta de los na­cio­na­lis­tas ca­ta­la­nes es una es­tra­te­gia pa­ra ocu­par el po­der sin con­trol de los me­ca­nis­mos de­mo­crá­ti­cos de con­tra­pe­sos. Re­cuér­de­se que en el mo­men­to de la con­for­ma­ción del Es­ta­do so­cial y de­mo­crá­ti­co de De­re­cho, los na­cio­na­lis­tas ca­ta­la­nes se po­si­cio­na­ron con­tra la au­to­de­ter­mi­na­ción y con­tra la in­de­pen­den­cia.

No obs­tan­te, exis­ten mo­ti­va­cio­nes pa­ra ser crí­ti­cos con los que no han ayudado a en­cau­zar el con­flic­to plan­tea­do por los na­cio­na­lis­tas. El Go­bierno de Es­pa­ña ha op­ta­do por una “com­pla­cien­te” es­pe­ra, ba­jo la creen­cia de que las co­sas se arre­gla­rían so­las, pos­tu­ra có­mo­da e irres­pon­sa­ble, pues el re­sul­ta­do es­tá a la vis­ta. El na­cio­na­lis­mo ha in­ter­pre­ta­do esa pa­si­vi­dad co­mo un signo de de­bi­li­dad y ha con­tes­ta­do con una es­ca­la­da de pro­vo­ca­cio­nes y ame­na­zas.

Po­lí­ti­cos y pe­rió­di­cos, an­te un he­cho gra­ve y trans­cen­den­te co­mo un in­ten­to de se­ce­sión, an­dan tem­plan­do gai­tas. Se re­cu­rre a una en­te­le­quia de ape­la­ción al diá­lo­go, mien­tras el na­cio­na­lis­mo da pa­sos ca­da día ha­cia la rup­tu­ra de la na­ción. ¿Por qué se ig­no­ra que la Cons­ti­tu­ción es­ta­ble­ce los me­ca­nis­mos pa­ra so­lu­cio­nar los ca­sos en los que las au­to­ri­da­des no cum­plen con las res­pon­sa­bi­li­da­des man­da­ta­das me­dian­te elec­cio­nes li­bres y de­mo­crá­ti­cas? No es fá­cil en­ten­der que Go­bierno y par­ti­dos cons­ti­tu­cio­na­lis­tas no ex­plo­ren la po­si­bi­li­dad de que a la vis­ta de que “una Co­mu­ni­dad Au­tó­no­ma no cum­plie­se las obli­ga­cio­nes que la Cons­ti­tu­ción u otras le­yes le im­pon­gan, o ac­tua­se de for­ma que aten­te gra­ve­men­te al in­te­rés ge­ne­ral de Es­pa­ña (…) el Go­bierno po­drá dar ins­truc­cio­nes a to­das las au­to­ri­da­des de las Co­mu­ni­da­des Au­tó­no­mas”. (Cons­ti­tu­ción Es­pa­ño­la).

La in­de­pen­den­cia de Ca­ta­lu­ña es­tá fue­ra de la Cons­ti­tu­ción y de las le­yes, no se­ría en nin­gún ca­so re­co­no­ci­da por las ins­ti­tu­cio­nes in­ter­na­cio­na­les y pon­dría a Ca­ta­lu­ña en ma­nos de unos po­lí­ti­cos que han da­do mues­tras de sec­ta­ris­mo y de no res­pe­tar los de­re­chos de los ciu­da­da­nos.

Con es­te pa­no­ra­ma no se pue­de se­guir con­tem­plan­do el ho­ri­zon­te. La res­pues­ta más ge­ne­ral es una lla­ma­da al diá­lo­go. Ha­brá que in­ter­pre­tar que se re­fie­ren a un diá­lo­go que cum­pla con las le­yes, no ca­be otra op­ción.

El tiem­po se les aca­ba a los na­cio­na­lis­tas, han pro­pi­cia­do una frus­tra­ción co­lec­ti­va, la del pue­blo ca­ta­lán, por per­se­guir el po­der ab­so­lu­to. Los que les han apo­ya­do, Po­de­mos e Iz­quier­da Uni­da, han per­di­do to­da le­gi­ti­mi­dad por su es­tra­te­gia opor­tu­nis­ta. Los par­ti­dos cons­ti­tu­cio­na­lis­tas han de des­per­tar an­tes de que sea tar­de y las con­se­cuen­cias sean aún más gra­ves.

La po­lí­ti­ca de apaciguamiento que pre­ten­den al­gu­nos es­tá apoyada so­bre una fa­la­cia más: lo que ocu­rre con los na­cio­na­lis­tas es una ju­di­cia­li­za­ción de la po­lí­ti­ca. No es ver­dad. Si un ciu­da­dano no cum­ple las le­yes, in­ter­vie­nen los jue­ces. Si el ciu­da­dano que vio­la las le­yes tie­ne co­mo ac­ti­vi­dad la po­lí­ti­ca ¿no de­ben in­ter­ve­nir los jue­ces? Y si el po­lí­ti­co ocu­pa, ade­más, una al­ta re­pre­sen­ta­ción pú­bli­ca que le obli­ga a ha­cer cum­plir la ley, y es él quien la in­cum­ple, ¿no de­ben in­ter­ve­nir los jue­ces?

Es­ta de­fen­sa, es­te bur­la­de­ro de acu­sar a to­dos me­nos a los que rom­pen las re­glas de­mo­crá­ti­cas ha da­do un es­pan­to­so re­sul­ta­do. Es ho­ra de cam­biar de es­tra­te­gia, es la ho­ra de ana­li­zar qué es­tá pa­san­do en Ca­ta­lu­ña, y de ac­tuar en con­se­cuen­cia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.