El pe­li­gro de hac­kear webs de par­ti­dos

El hac­ker An­drés Se­púl­ve­da, con­de­na­do en Co­lom­bia a 10 años de pri­sión por pi­ra­tear las elec­cio­nes de 2014, y que afir­ma ha­ber­lo he­cho en nu­me­ro­sos pro­ce­sos de Amé­ri­ca La­ti­na, ase­gu­ra que le ofre­cie­ron tra­ba­jos en Es­pa­ña.

Tiempo - - ACTUALIDAD - Fer­nan­do Rue­da

“Los pro­ce­sos in­ter­nos de los par­ti­dos en épo­ca elec­to­ral son in­for­ma­ción su­ma­men­te va­lio­sa pa­ra un ter­ce­ro in­tere­sa­do en po­der in­fluir de al­gún mo­do en el re­sul­ta­do”, ase­gu­ra Vi­cen­te Díaz, analista sé­nior de Se­gu­ri­dad en Kas­persky Lab, una de las em­pre­sas más pres­ti­gio­sas del mun­do.

“Ata­car di­rec­ta­men­te el cen­tro de con­trol y re­cuen­to de vo­tos y ma­ni­pu­lar los re­sul­ta­dos no re­sul­ta na­da fá­cil, y nuestro país se en­car­ga de evi­tar que es­to ocu­rra, pe­ro la se­gu­ri­dad al 100% nun­ca exis­te”, afir­ma Omar Ben­bouaz­za, in­ge­nie­ro de se­gu­ri­dad y or­ga­ni­za­dor de Roo­te­dCON, la con­fe­ren­cia de se­gu­ri­dad in­for­má­ti­ca más im­por­tan­te de Es­pa­ña.

TIEM­PO ha ha­bla­do con los dos es­pe­cia­lis­tas pa­ra acla­rar si es po­si­ble que se pro­duz­ca en Es­pa­ña la mis­ma ma­ni­pu­la­ción de un pro­ce­so elec­to­ral que tu­vo lu­gar hace unos me­ses en Es­ta­dos Uni­dos pa­ra fa­ci­li­tar que Do­nald Trump ga­na­ra a su opo­nen­te Hi­llary Clin­ton. En es­ta oca­sión, la in­fluen­cia de un gru­po de hac­kers, que ha­bi­tual­men­te tra­ba­jan pa­ra el es­pio­na­je ru­so, no tu­vo re­per­cu­sión en el re­cuen­to de los vo­tos, pe­ro sí en el desa­rro­llo de la cam­pa­ña.

Los hac­kers man­da­ron un men­sa­je elec­tró­ni­co a más de 1.000 per­so­nas con ac­ce­so a la red in­for­má­ti­ca del Par­ti­do De­mó­cra­ta, en el que les so­li­ci­ta­ban un cam­bio de con­tra­se­ña. Al­gu­nos ca­ye­ron en la tram­pa y pin­cha­ron el en­la­ce que les re­di­ri­gía a una pá­gi­na in­ven­ta­da por los ata­can­tes con to­da la apa­rien­cia de ha­ber si­do mon­ta­da por el par­ti­do. Me­tían sus cla­ves, que­da­ban gra­ba­das y abrían la puer­ta a los es­pías. Los ata­can­tes pu­die­ron en­trar en los ar­chi­vos se­cre­tos del par­ti­do, sa­car la in­for­ma­ción ne­ga­ti­va pa­ra Hi­llary Clin­ton, pa­ra des­pués fil­trar­la a Wi­ki­leaks y uti­li­zar­la en las re­des so­cia­les.

Hace unos me­ses, An­drés Se­púl­ve­da, con­de­na­do a 10 años de pri­sión por hac­kear las elec­cio­nes de Co­lom­bia de 2014 es­pian­do da­tos de los or­de­na­do­res de los par­ti­dos, reali­zó unas de­cla­ra­cio­nes a Bloom­berg Bu­si­ness­week en las que ase­gu­ra­ba ha­ber lle­va­do a ca­bo es­pio­na­je de cam­pa­ñas elec­to­ra­les en Ni­ca­ra­gua, Pa­na­má, Hon­du­ras, El Sal­va­dor, Co­lom­bia, Mé­xi­co, Cos­ta Ri­ca, Gua­te­ma­la y Ve­ne­zue­la, uti­li­zan­do un sis­te­ma pa­re­ci­do al ci­ta­do de EEUU: “Mi tra­ba­jo era ha­cer ac­cio­nes de gue­rra su­cia y ope­ra­cio­nes si­co­ló­gi­cas, pro­pa­gan­da ne­gra, ru­mo­res, en fin, to­da la par­te os­cu­ra de la po­lí­ti­ca que na­die sa­be que exis­te pe­ro que to­dos ven”. Se­púl­ve­da afir­mó que en Es­pa­ña le ofre­cie­ron va­rios tra­ba­jos po­lí­ti­cos que re­cha­zó por es­tar de­ma­sia­do ocu­pa­do.

Ma­ni­pu­la­ción del pen­sa­mien­to.

El es­pe­cia­lis­ta Omar Ben­bouaz­za con­si­de­ra que en Es­pa­ña es muy di­fí­cil ma­ni­pu­lar los re­sul­ta­dos elec­to­ra­les por­que no te­ne­mos un sis­te­ma de vo­to elec­tró­ni­co. “Lo úni­co que se po­dría ha­cer a ese ni­vel es tra­tar de hac­kear el pen­sa­mien­to de

la gen­te, uti­li­zan­do el big da­ta e in­fluen­cers pa­ra mo­vi­li­zar a cier­tos sec­to­res de la po­bla­ción a que orien­ten su vo­to ha­cia otro can­di­da­to. Ma­ni­pu­lar a la po­bla­ción no es al­go nue­vo, lo que cam­bia aho­ra son los me­dios a uti­li­zar. La gen­te tien­de a creer to­do lo que lee o apa­re­ce en al­gu­na web”.

Co­mo ejem­plo de ello, uno de los or­ga­ni­za­do­res de Roo­te­dCON po­ne el ejem­plo de Do­nald Trump: “Em­pleó una em­pre­sa bri­tá­ni­ca, Cam­brid­ge Analy­tics, pa­ra ana­li­zar el com­por­ta­mien­to de los ciu­da­da­nos es­ta­dou­ni­den­ses en ba­se a mi­les de com­por­ta­mien­tos, eso se lla­ma big da­ta. El es­tu­dio es­ta­ba ba­sa­do en los per­fi­les si­co­ló­gi­cos de de­ce­nas de mi­les de es­ta­dou­ni­den­ses, que res­pon­die­ron de for­ma vo­lun­ta­ria. Con 60 pre­gun­tas so­bre nues­tros gus­tos, tie­nen la ca­pa­ci­dad de sa­ber más de no­so­tros que no­so­tros mis­mos. Un ejem­plo de eso es que un be­be­dor de whisky sue­le ser re­pu­bli­cano, y uno de cer­ve­za es de­mó­cra­ta. Cu­rio­sa­men­te, es­ta em­pre­sa ayu­dó tam­bién en el bre­xit”.

El ex­per­to en se­gu­ri­dad Vi­cen­te Díaz tie­ne cla­ro que los pro­ce­sos in­ter­nos de los par­ti­dos en épo­ca elec­to­ral son una in­for­ma­ción go­lo­sa pa­ra sus opo­nen­tes. Per­mi­ten, por ejem­plo, “pu­bli­car in­for­ma­ción pri­va­da de di­ri­gen­tes o in­fluir en las es­tra­te­gias del par­ti­do, por ejem­plo, con cam­pa­ñas me­diá­ti­cas con­tra fu­tu­ros ar­gu­men­tos po­lí­ti­cos pa­ra des­acre­di­tar­los an­tes de su uso”.

No hay so­lu­cio­nes má­gi­cas.

Ha­cien­do un sí­mil con la in­tru­sión en el Par­ti­do De­mó­cra­ta, con­si­de­ra que “es­te ti­po de ope­ra­cio­nes de es­pio­na­je son cons­tan­tes por to­das las par­tes in­tere­sa­das, así co­mo por par­te de ter­ce­ros, mu­chas ve­ces pa­tro­ci­na­dos por Es­ta­dos que desean in­fluir en los re­sul­ta­dos”. So­bre la po­si­bi­li­dad de evi­tar es­tos ata­ques en Es­pa­ña defiende que no hay so­lu­cio­nes má­gi­cas. “Me sor­pren­de­ría en­con­trar un gra­do de se­gu­ri­dad me­dio en es­tas or­ga­ni­za­cio­nes, ex­cep­tuan­do tal vez a al­tos di­ri­gen­tes”, di­ce.

Y con­clu­ye con un avi­so: “El Par­ti­do De­mó­cra­ta reac­cio­nó rá­pi­da­men­te al ata­que y se alió con gran­des com­pa­ñías de ta­lla in­ter­na­cio­nal que to­ma­ron me­di­das drás­ti­cas en la in­fra­es­truc­tu­ra, co­mo re­se­tear to­da la red du­ran­te un fin de se­ma­na. Me gus­ta­ría sa­ber, sin nin­gún ti­po de hipocresía, có­mo se ges­tio­na­rían es­tas si­tua­cio­nes en Es­pa­ña y has­ta qué pun­to se da­rían a co­no­cer pos­te­rior­men­te”.

Aun­que es di­fí­cil ma­ni­pu­lar re­sul­ta­dos elec­to­ra­les, el big da­ta per­mi­te in­fluir en ellos

Los ex­per­tos con­si­de­ran que en Es­pa­ña es muy di­fí­cil ma­ni­pu­lar re­sul­ta­dos elec­to­ra­les, pe­ro afir­man que no exis­te la se­gu­ri­dad al 100%.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.