Los al­cal­des po­nen a prue­ba sus alian­zas

Vitoria ha si­do el úl­ti­mo ayun­ta­mien­to en ce­le­brar una cues­tión de con­fian­za tras Bar­ce­lo­na y La Co­ru­ña.

Tiempo - - ACTUALIDAD - Cla­ra Pi­nar cpi­nar.tiem­po@gru­po­ze­ta.es

Me­nos de dos años des­pués de ha­ber si­do ele­gi­do, el al­cal­de de La Co­ru­ña, Xu­lio Fe­rrei­ro, de Ma­rea Atlán­ti­ca, es­tá en fun­cio­nes des­pués de per­der a prin­ci­pios de es­te mes la cues­tión de con­fian­za que con­vo­có an­te la im­po­si­bi­li­dad de en­con­trar apo­yos pa­ra los pre­su­pues­tos mu­ni­ci­pa­les pa­ra 2017. Fe­rrei­ro pu­so así a prue­ba su alian­za mu­ni­ci­pal –en ju­nio de 2015 fue in­ves­ti­do con el apo­yo de PSOE y BNG– des­pués de que en 2016 el ayun­ta­mien­to pro­rro­ga­ra las cuen­tas mu­ni­ci­pa­les de 2015, por­que tam­po­co en­ton­ces fue po­si­ble dar luz verde a un pre­su­pues­to nue­vo. Tras su de­rro­ta, se abrió un pla­zo de un mes, que ex­pi­ra­rá el 3 de mar­zo, pa­ra ver si la opo­si­ción pre­sen­ta con­tra él una mo­ción de cen­su­ra, con un can­di­da­to al­ter­na­ti­vo que si con­si­gue la ma­yo­ría se­rá el nue­vo al­cal­de de la ciu­dad. Si no, se­gui­rá co­mo edil.

En la cuer­da flo­ja.

El ca­so del al­cal­de de Ma­rea Atlán­ti­ca es el más de­li­ca­do en un pa­no­ra­ma en el que aho­ra pro­li­fe­ran las cues­tio­nes de con­fian­za, an­te la im­po­si­bi­li­dad que des­de el prin­ci­pio han cons­ta­tan­do los al­cal­des, mu­chos de ellos con­si­de­ra­dos “del cam­bio”, pa­ra apro­bar sus cuen­tas en una si­tua­ción de mi­no­ría par­la­men­ta­ria. La Co­ru­ña, Ma­drid, Bar­ce­lo­na o Cá­diz es­tre­na­ron las al­cal­días con edi­les de la ór­bi­ta de Po­de­mos pro­rro­gan­do los pre­su­pues­tos de 2015 pa­ra 2016. Pa­ra es­te año, al­gu­nos han con­se­gui­do sal­var unas cuen­tas

nue­vas, co­mo Ma­nue­la Car­me­na en Ma­drid tras su acuer­do de úl­ti­ma ho­ra con el PSOE, o Jo­sé Ma­ría Gon­zá­lez, Ki­chi, en Cá­diz, con el res­pal­do de los so­cia­lis­tas y el Par­ti­do An­da­lu­cis­ta.

En otros si­tios la cues­tión ha si­do más com­pli­ca­da y los al­cal­des han te­ni­do que po­ner a prue­ba sus fuer­zas en mo­cio­nes de con­fian­za, por lo ge­ne­ral su­pe­ra­das. Ada Co­lau, en Bar­ce­lo­na, y Gor­ka Ur­ta­ran, al­cal­de de Vitoria del PNV, han pa­sa­do tam­bién por un ins­tru­men­to que, se­gún el ca­te­drá­ti­co de De­re­cho Cons­ti­tu­cio­nal de la Uni­ver­si­dad de Cá­diz Miguel Re­ven­ga, “se usa pa­ra me­dir la fuer­za po­lí­ti­ca de quien go­bier­na”. Su sen­ti­do fi­gu­ra­do es, aña­de, “me aprue­ban los pre­su­pues­tos o yo me voy, les re­to a que plan­teen una mo­ción de cen­su­ra y a que me de­rri­ben”. Es­te ór­da­go, que en las Cor­tes Ge­ne­ra­les so­lo tie­ne un pre­ce­den­te, el de Adolfo Suá­rez, tam­bién ha pro­li­fe­ra­do re­cien­te­men­te en lo­ca­li­da­des más pe­que­ñas, co­mo Lla­nçà (Ge­ro­na), con un al­cal­de de ERC, o Ga­la­pa­gar (Ma­drid), con re­gi­dor del PP.

Tie­ne que ver no so­lo con que, a fal­ta de una ma­yo­ría ab­so­lu­ta, un al­cal­de pue­de ser­lo en mi­no­ría, sino tam­bién con la ca­da vez ma­yor frag­men­ta­ción po­lí­ti­ca. “Eso hace que en mu­chos ca­sos el al­cal­de ten­ga una po­si­ción dé­bil”, apun­ta Re­ven­ga, fren­te a lo que ha ve­ni­do pa­san­do en las Cor­tes Ge­ne­ra­les, don­de has­ta aho­ra dos par­ti­dos se tur­na­ban en Go­bier­nos fuer­tes.

Tam­bién en el plano au­to­nó­mi­co, y por eso des­ta­ca tam­bién la cues­tión de con­fian­za que plan­teó en sep­tiem­bre pa­sa­do el pre­si­den­te de la Ge­ne­ra­li­tat, Car­les Puig­de­mont, an­te la im­po­si­bi­li­dad de que la CUP, que tras un tu­mul­tuo­so pro­ce­so ter­mi­nó apo­yan­do su in­ves­ti­du­ra a prin­ci­pios de 2016, apro­ba­ra sus pre­su­pues­tos. Co­mo tam­bién pa­só en Bar­ce­lo­na o en Vitoria, la pre­sión an­te la ce­le­bra­ción de nue­vas elec­cio­nes pu­do con los asam­blea­rios, que ter­mi­na­ron apro­ban­do las cuen­tas sin gran­des mo­di­fi­ca­cio­nes so­cia­les co­mo en un pri­mer mo­men­to exi­gían y a cam­bio de una par­ti­da des­ti­na­da a la con­vo­ca­to­ria de un re­fe­rén­dum. “Per­mi­ti­rá com­pro­bar si el Par­la­ment man­tie­ne o re­ti­ra el apo­yo a que el Go­vern cum­pla el com­pro­mi­so con­traí­do”, ase­gu­ró Puig­de­mont. La ga­nó y una vez más se im­pu­so la ame­na­za que sub­ya­ce a to­da cues­tión de con­fian­za, se­gún Re­ven­ga: “O me aprue­ban es­to o me voy y ges­tio­nen us­te­des el no”. Al al­cal­de de La Co­ru­ña le que­dan 15 días pa­ra ver có­mo re­suel­ve la opo­si­ción su “no”.

Car­me­na ha evi­ta­do la cues­tión de con­fian­za en Ma­drid gra­cias a un acuer­do con el PSOE

Xu­lio Fe­rrei­ro, al­cal­de de La Co­ru­ña.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.