La iz­quier­da ino­cua

El triun­fo de Igle­sias em­pu­ja a Po­de­mos a la desins­ti­tu­cio­na­li­za­ción y a re­nun­ciar al asal­to de la cla­se me­dia.

Tiempo - - ACTUALIDAD - AGUS­TÍN VA­LLA­DO­LID

Ni Vis­ta­le­gre fue Sie­rra Maes­tra, ni a Ma­riano Ra­joy, que se se­pa, se le com­pa­ró con Ful­gen­cio Ba­tis­ta; tam­po­co a Ja­vier Fernández o a Al­bert Ri­ve­ra. El se­gun­do ca­pí­tu­lo de la asam­blea ma­yor del reino se ocu­pó po­co del enemi­go ex­te­rior y es­tu­vo más pen­dien­te del sis­te­ma in­for­má­ti­co y del re­cuen­to fi­nal de apo­yos a las dos fac­cio­nes que lle­ga­ron al co­so mul­ti­usos con la desave­nen­cia a flor de piel, aun­que lue­go, en la rec­ta fi­nal de la co­lo­sal per­for­man­ce, se fue­ran del bra­ce­te co­mo quien no qui­so la co­sa. Pe­ro lo que pa­sa es que sí que qui­so, y pues­tos a ti­rar de ana­lo­gías, la de pre­sen­tar a Íñi­go Erre­jón co­mo un Che Gue­va­ra bar­bi­lam­pi­ño y sin trono, em­pu­ja­do a su par­ti­cu­lar Bo­li­via co­mo es­ta­ción de trán­si­to en la que pe­re­cer o re­cu­pe­rar fuer­zas pa­ra in­ten­tar la re­con­quis­ta, no hu­bie­ra es­ta­do del to­do mal traí­da.

Vis­ta­le­gre II de­mos­tró una vez más que los axio­mas sue­len ser im­pla­ca­bles, en es­te ca­so aquel que re­co­mien­da no pro­me­ter dos hue­vos du­ros pa­ra to­dos si el man­go de la sar­tén es­tá en ma­nos aje­nas. En po­lí­ti­ca, co­mo han de­mos­tra­do mu­chos y va­ria­dos per­so­na­jes – aquí, sin ir más le­jos, ca­si to­dos los que han si­do pre­si­den­tes del Go­bierno–, los pul­sos hay que echar­los cuan­do eres el “nú­me­ro uno” de tu pro­mo­ción. Lo que eran Adolfo Suá­rez cuan­do le­ga­li­zó por sor­pre­sa el PCE o el Fe­li­pe Gon­zá­lez que des­te­rró el mar­xis­mo de los es­ta­tu­tos del PSOE y se la ju­gó en el re­fe­rén­dum so­bre la OTAN. In­clu­so se de­be­ría in­cluir por de­re­cho pro­pio en es­ta ca­te­go­ría tan es­pa­ño­la de aven­ta­ja­dos ju­ga­do­res de car­tas a ese Ra­joy de hor­cha­ta que se dio mus cie­go di­cién­do­le “no” al Rey de Es­pa­ña y se sen­tó a es­pe­rar que Pe­dro Sán­chez se la pe­ga­ra en la pri­me­ra cur­va.

Erre­jón sa­lió de­rro­ta­do de la plaza y no tu­vo re­pa­ros en re­co­no­cer­lo, si bien de for­ma in­di­rec­ta, uti­li­zan­do el mean­dro de la pe­ti­ción de plu­ra­li­dad, cle­men-

cia a los ven­ce­do­res, te­me­ro­so de que a no mu­cho tar­dar se im­par­tan ór­de­nes es­tric­tas de no ha­cer pri­sio­ne­ros. Una de­man­da, la de la plu­ra­li­dad, que de­bie­ra ser in­ne­ce­sa­ria en una for­ma­ción que di­ce ema­nar del pue­blo llano y cu­ya so­la re­cla­ma­ción di­ce mu­cho de lo que al­gu­nos se cos­can. Y lo que pro­ba­ble­men­te te­me o más bien es­pe­ra el ni­ño Erre­jón es que esa plu­ra­li­dad so­lo sea un espejismo co­yun­tu­ral, una ma­ne­ra de guar­dar las for­mas has­ta que los fo­cos apun­ten en otra di­rec­ción y la lim­pia no sea tan lla­ma­ti­va. Lo es­pe­ra y lo ne­ce­si­ta pa­ra jus­ti­fi­car lo que an­tes o des­pués aca­ba­rá ha­cien­do: mon­tar su pro­pio pro­yec­to o bus­car el ca­mino de re­gre­so a la uni­ver­si­dad.

Mo­les­ta plu­ra­li­dad.

Por­que lo que es se­gu­ro es que Pa­blo Igle­sias es­tá de­ci­di­do a lle­var ade­lan­te el pro­gra­ma de desins­ti­tu­cio­na­li­za­ción del par­ti­do que le ha per­mi­ti­do do­blar­le el pul­so a su ín­ti­mo enemi­go. Un pro­gra­ma ba­sa­do no en una mo­les­ta plu­ra­li­dad que tien­de a ra­len­ti­zar la ac­ción, sino en la fuer­za de la una­ni­mi­dad co­mo me­jor ins­tru­men­to pa­ra de­rri­bar las co­lum­nas de la cas­ta que sos­tie­ne al ca­pi­ta­lis­mo. Na­da que no ha­ya­mos leí­do mul­ti­tud de ve­ces des­de que se in­ven­ta­ra la im­pren­ta. Na­da que des­mien­ta la ten­den­cia ge­ne­ral ha­cia la con­so­li­da­ción de una iz­quier­da ino­cua, la que pre­ten­de su­bir to­dos los pel­da­ños de un sal­to, en lu­gar de uno a uno; una iz­quier­da en oca­sio­nes bie­nin­ten­cio­na­da, pe­ro que es más an­tí­te­sis que al­ter­na­ti­va, an­ti­cuer­po que efi­caz va­cu­na con­tra ese neo­li­be­ra­lis­mo que di­cen abo­rre­cer pe­ro que no acier­tan a com­ba­tir.

Mi buen ami­go y co­le­ga Ra­fa La­to­rre ha de­fi­ni­do Vis­ta­le­gre II, con ima­gi­na­ti­va con­ci­sión, co­mo el con­gre­so de re­fun­da­ción de Iz­quier­da Uni­da. Y tie­ne mu­cha ra­zón. Si las iz­quier­das de Je­remy Corbyn o Be­noît Ha­mon se han ga­na­do a pul­so for­mar par­te de ese ex­qui­si­to club de la pro­gre­sía in­ser­vi­ble (co­mo ya se pue­de apre­ciar en el ca­so del bri­tá­ni­co y no tar­da­re­mos en con­fir­mar en el del fran­cés), la de Igle­sias va aún más allá, por­que con su es­tra­te­gia de trin­che­ra re­nun­cia de an­te­mano a com­pe­tir, a con­quis­tar el cie­lo de la cla­se me­dia. So­lo jue­ga a man­te­ner­se en la ca­te­go­ría y se re­ti­ra de la ca­rre­ra por el tí­tu­lo. Él, Eche­ni­que, los an­ti­ca­pis y de­ce­nas de mi­les de se­gui­do­res opi­na­rán de otra ma­ne­ra. Es­tán en su de­re­cho. Pe­ro lo ocu­rri­do en Vis­ta­le­gre II, se ex­pli­que co­mo se ex­pli­que, tie­ne una tra­duc­ción di­fe­ren­te a la uti­li­za­da en la ver­sión ele­gi­da pa­ra con­su­mo in­terno: la que con­fir­ma que la prio­ri­dad no es, co­mo re­pi­ten y re­pi­ten, el des­alo­jo de la de­re­cha del Go­bierno, sino otra mu­cho me­nos épi­ca di­rec­ta­men­te re­la­cio­na­da con la con­ser­va­ción de la cuo­ta de po­der con­quis­ta­do.

Y, a to­do es­to, ¿có­mo pue­de afec­tar al PSOE Vis­ta­le­gre two? ¿La vic­to­ria in­con­tes­ta­ble de Pa­blo Igle­sias es tan bue­na no­ti­cia pa­ra los so­cia­lis­tas co­mo al­gu­nos di­cen? Es­tá por ver. De­pen­de­rá, y mu­cho, de có­mo re­suel­van es­tos las primarias y el con­gre­so, y de quién o quié­nes sean los ele­gi­dos pa­ra en­de­re­zar la na­ve a par­tir de ju­nio. Pe­ro esa, es ya otra his­to­ria.

Una vis­ta de la Asam­blea Ciu­da­da­na de Po­de­mos Vis­ta­le­gre II.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.