Com­par­tir en vez de po­seer

Tiempo - - ACTUALIDAD - NA­TI­VEL PRE­CIA­DO @Na­ti­ve­lP­re­cia­do

Ca­da vez ha­brá me­nos co­ches pri­va­dos, no so­lo por­que hay más de 1.000 mi­llo­nes de au­to­mó­vi­les en el mun­do o la con­cen­tra­ción de ga­ses de efec­to in­ver­na­de­ro en la at­mós­fe­ra al­can­za ni­ve­les his­tó­ri­cos, sino por­que es­ta­mos lle­gan­do a un pun­to de sa­tu­ra­ción que hace in­vi­vi­bles las gran­des ciu­da­des. Po­seer un co­che, ade­más, se ha con­ver­ti­do en un engorro; cues­ta com­prar­lo y mantenerlo y es in­có­mo­do por las di­fi­cul­ta­des del apar­ca­mien­to y las res­tric­cio­nes de cir­cu­la­ción. Se ex­tien­de la cos­tum­bre de com­par­tir­lo, al­qui­lar­lo o bus­car me­dios de trans­por­te al­ter­na­ti­vos, so­bre to­do, en­tre la ju­ven­tud, prin­ci­pal clien­te de las nue­vas em­pre­sas de vehícu­los con­cer­ta­dos o com­par­ti­dos. Se tra­ta de Ca­bify, Blablacar, Uber, Emov y al­gu­nas más que cir­cu­lan por mu­chas ciu­da­des es­pa­ño­las y han pues­to en pie de gue­rra al sec­tor del ta­xi. To­das ellas fun­cio­nan me­dian­te apli­ca­cio­nes di­gi­ta­les y, aun­que las acu­san de in­tru­sis­mo y de com­pe­ten­cia des­leal, son ne­go­cios re­gu­la­dos, que tie­nen sus co­rres­pon­dien­tes li­cen­cias y pa­gan sus im­pues­tos. Es una al­ter­na­ti­va irre­ver­si­ble, por más que al­gu­nos ta­xis­tas tra­ten de boi­co­tear a los con­duc­to­res con ac­tos de in­ti­mi­da­ción o pre­sun­tos ata­ques vio­len­tos.

La cri­sis y el de­te­rio­ro del me­dioam­bien­te han ace­le­ra­do la ten­den­cia a com­par­tir y a co­la­bo­rar que se va ins­ta­lan­do en las ciu­da­des más van­guar­dis­tas del mun­do. Me re­fie­ro a con­cep­tos re­la­ti­va­men­te nue­vos, co­mo la eco­no­mía co­la­bo­ra­ti­va y los es­pa­cios com­par­ti­dos, que pre­ten­den aho­rrar pa­ra re­du­cir el no­ci­vo im­pac­to me­dioam­bien­tal. El tráfico mo­to­ri­za­do es rui­do­so, con­ta­mi­na, pro­vo­ca ac­ci­den­tes y ro­ba de­ma­sia­do es­pa­cio a los pea­to­nes, por eso tie­ne mu­cha cul­pa de que en los gran­des nú­cleos ur­ba­nos ca­da vez se vi­va peor; pe­ro los pro­yec­tos son más am­bi­cio­sos. Tam­bién pa­ra me­jo­rar la se­gu­ri­dad, el pre­cur­sor de los es­pa­cios com­par­ti­dos, Hans Mon­der­man, in­ge­nie­ro de tráfico ho­lan­dés es­pe­cia­lis­ta en se­gu­ri­dad vial, pro­pu­so su­pri­mir la ma­yo­ría de las nor­mas y se­ña­les de tráfico pa­ra cam­biar así el com­por­ta­mien­to ru­ti­na­rio de con­duc­to­res y pea­to­nes. No se tra­ta de un dis­pa­ra­te, aun­que en prin­ci­pio lo pa­rez­ca. La me­jor ma­ne­ra de ex­pli­car­lo es con un ejem­plo. Los pa­sos

PO­SEER UN CO­CHE SE HA CON­VER­TI­DO EN UN ENGORRO; CUES­TA COM­PRAR­LO Y MANTENERLO

de ce­bra son uno de los lu­ga­res don­de más pea­to­nes mue­ren, por­que se des­cui­dan, se sien­ten se­gu­ros y vi­gi­lan me­nos el tráfico. Cuan­do se su­pri­men, los pea­to­nes po­nen más aten­ción y dis­mi­nu­yen.

Di­cen que el no­ve­do­so mé­to­do de in­ter­cam­biar y com­par­tir pro­duc­tos, bie­nes y ser­vi­cios, ge­ne­ral­men­te a tra­vés de pla­ta­for­mas elec­tró­ni­cas, se­rá la me­jor ma­ne­ra de com­ba­tir los ex­ce­sos del sis­te­ma ca­pi­ta­lis­ta. El le­ma es com­par­tir en vez de po­seer, lo cual su­po­ne un desafío en to­da re­gla a la sa­cro­san­ta idea de la pro­pie­dad pri­va­da. Vol­ver a una es­pe­cie de eco­no­mía del true­que, don­de nos in­ter­cam­bie­mos co­ches, ro­pa, co­mi­da, ca­sas, co­no­ci­mien­tos o ha­bi­li­da­des su­pon­drá una au­tén­ti­ca re­vo­lu­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.