Mu­ni­ción pa­ra el ca­so Ban­kia

La Sa­la de lo Pe­nal de la Au­dien­cia Na­cio­nal ha da­do más mu­ni­ción a las acu­sa­cio­nes que abrie­ron los pro­ce­sos ju­di­cia­les por la crea­ción de Ban­kia, su sa­li­da a bol­sa y su pos­te­rior na­cio­na­li­za­ción.

Tiempo - - ACTUALIDAD - Miguel Ci­fuen­tes

La in­ves­ti­ga­ción ju­di­cial del ca­so Ban­kia es­tá al rojo vi­vo. La Au­dien­cia Na­cio­nal obli­ga a pres­tar de­cla­ra­ción a los an­ti­guos res­pon­sa­bles del Ban­co de Es­pa­ña, en­ca­be­za­dos el ex­go­ber­na­dor Miguel Án­gel Fernández Ordóñez así co­mo el ex­pre­si­den­te de la Co­mi­sión Na­cio­nal del Mer­ca­do de Va­lo­res (CNMV) Ju­lio Se­gu­ra, por au­to­ri­zar la cons­ti­tu­ción de Ban­kia y su sa­li­da a bol­sa en 2011. Sin em­bar­go, ex­per­tos pe­na­lis­tas con­sul­ta­dos por TIEM­PO no ven que es­ta in­ves­ti­ga­ción pue­da sal­dar­se con pe­nas de cár­cel. Co­mo má­xi­mo –di­cen– ha­brá un “re­pro­che pe­nal y pe­na de te­le­dia­rio”. Ar­gu­men­tan lo com­ple­jo del ca­so, la res­pon­sa­bi­li­dad po­lí­ti­ca del Go­bierno que se­ría exi­gi­ble y la di­fi­cul­tad de pro­bar la “co­mi­sión del de­li­to de es­ta­fa a in­ver­so­res”. Es­te es el ti­po pe­nal que se acer­ca más a lo que apun­tan aho­ra los jue­ces. La es­ta­fa a in­ver­so­res –se­gún se­ña­lan– “re­quie­re pro­bar el áni­mo de en­ga­ñar y que los re­gu­la­do­res es­tu­vie­ran de­li­be­ra­da­men­te en ello”.

De cual­quier mo­do, el ca­so Ban­kia da un gi­ro es­pec­ta­cu­lar: se obli­ga al juez ins­truc­tor Fer­nan­do Andreu a in­te­rro­gar a los má­xi­mos res­pon­sa­bles de la su­per­vi­sión de ban­ca y mer­ca­dos fi­nan­cie­ros en Es­pa­ña. Víc­tor Moreno Ca­te­na, ca­te­drá­ti­co de De­re­cho Pe­nal de la Uni­ver­si­dad Car­los III, se­ña­la que “el au­to de la Au­dien­cia Na­cio­nal es un sal­to cua­li­ta­ti­vo ines­pe­ra­do, que re­abre y alar­ga la ins­truc­ción del ca­so, pe­ro tie­ne mu­chas in­cóg­ni­tas. Ha­brá que ver si Fernández Ordóñez co­no­ció los co­rreos de la ins­pec­ción de­nun­cian­do la in­via­bi­li­dad de la sa­li­da a bol­sa de Ban­kia y si to­da la cú­pu­la del re­gu­la­dor es­tu­vo o no al tan­to. Hay que acre­di­tar to­do y pre­sen­tar prue­bas”. En cam­bio, “Ju­lio Se­gu­ra lo tie­ne más fá­cil ya que la ope­ra­ción le vino en se­gun­da ron­da, la su­per­vi­sión del Ban­co de Es­pa­ña ga­ran­ti­za­ría la sol­ven­cia”.

Apar­te de que no ha­ya pe­nas gra­ves, lo que sí pa­sa­rá es que el pro­ce­di­mien­to se en­re­da­rá y alar­ga­rá, ya que la Au­dien­cia pi­de in­ves­ti­gar tam­bién a los an­ti­guos sub­go­ber­na­do­res del Ban­co de Es­pa­ña Fer­nan­do Res­toy y Ja­vier Ariz­te­gui, y a los di­rec­to­res de su­per­vi­sión de la en­ti­dad Je­ró­ni­mo Mar­tí­nez y Ma­riano He­rre­ra, así co­mo al di­rec­tor ad­jun­to de su­per­vi­sión Pe­dro Co­mín. La Au­dien­cia ti­ra con ba­la al se­ña­lar en su au­to la exis­ten­cia de “in­di­cios abun­dan­tes de cri­mi­na­li­dad” y una pre­sun­ta ne­gli­gen­cia al au­to­ri­zar “una ope­ra­ción in­via­ble” que de­ri­vó en gra­ves per­jui­cios pa­ra ac­cio­nis­tas y con­tri­bu­yen­tes.

Co­rreos elec­tró­ni­cos.

La de­ci­sión de la Sa­la de lo Pe­nal de la Au­dien­cia Na­cio­nal se ba­sa en cua­tro co­rreos elec­tró­ni­cos cur­sa­dos en­tre 2008 y 2011 del ins­pec­tor del Ban­co de Es­pa­ña, Jo­sé Antonio Ca­saus, su­per­vi­sor de la en­ti­dad fi­nan­cie­ra. El fun­cio­na­rio aler­tó a sus su­pe­rio­res de la in­sol­ven­cia de la ca­ja de aho­rros y de la ope­ra­ción. Co­mo es sa­bi­do, la Ofer­ta Pú­bli­ca de Ven­ta (OPV) de Ban­kia cap­tó 3.000 mi­llo­nes de eu­ros, cau­só pér­di­das a de­ce­nas de mi­les de in­ver­so­res y, fi­nal­men­te, se sal­dó con la in­ter­ven­ción de la en­ti­dad en 2012 por el Go­bierno. Lo lla­ma­ti­vo es que “se en­tra en te­rri­to­rio des­co­no­ci­do, se abre un cam­po pa­ra exi­gir res­pon­sa­bi­li­da­des po­lí­ti­cas en la ges­tión de la cri­sis de las ca­jas de aho­rros ba­jo los Go­bier­nos de Jo­sé Luis Ro­drí­guez Za­pa­te­ro y Ma­riano Ra­joy”, di­ce el ca­te­drá­ti­co de Pe­nal Ja­vier Álvarez, de la Uni­ver­si­dad Car­los III de Ma­drid. Hay que re­cor­dar que la sa­li­da a bol­sa se pro­du­jo en ju­lio de 2011, con Za­pa­te­ro co­mo pre­si­den­te del Go­bierno y fue in­ter­ve­ni­da por el Es­ta­do en ma­yo de 2012, ya con Ra­joy en La Mon­cloa.

Sin em­bar­go, hay mu­chas di­fi­cul­ta­des téc­ni­cas. “Es muy di­fí­cil ar­mar una acu­sa­ción de un de­li­to de es­ta­fa de in­ver­so­res por ha­ber con­sen­ti­do una sa­li­da a bol­sa con cuen­tas pre­sun­ta­men­te in­sol­ven­tes”, sub­ra­ya el pro­fe­sor Ma­nuel Can­cio, ca­te­drá­ti­co de Pe­nal de la Uni­ver­si­dad Au­tó­no­ma de Ma­drid. To­do de­pen­de­rá de que se acre­di­te que hu­bo un in­for­me de la ins­pec­ción del Ban­co de Es­pa­ña y que los impu­tados tu­vie­ron co­no­ci­mien­to de to­do. Can­cio se­ña­la, sin em­bar­go, que “es­ta impu­tación es un sal­to cua­li­ta­ti­vo ya que hay nue­vos da­tos que apun­tan a la res­pon­sa­bi­li­dad úl­ti­ma de los re­gu­la­do­res. Si es­to es así, po­dría ha­ber sor­pre­sas”.

El pro­fe­sor reite­ra que el jui­cio fi­nal de la cri­sis de las ca­jas de aho­rros, el es­cán­da­lo de las pre­fe­ren­tes y la in­ter­ven­ción pú­bli­ca si­gue pen­dien­te y no tie­ne vi­sos de que se ha­ga, ya que de­be­ría sus-

tan­ciar res­pon­sa­bi­li­da­des de los par­ti­dos ma­yo­ri­ta­rios y los Go­bier­nos que ges­tio­na­ron la cri­sis fi­nan­cie­ra.

Las acu­sa­cio­nes, eu­fó­ri­cas.

Don­de sí hay eu­fo­ria es en quie­nes ini­cia­ron los pro­ce­sos ju­di­cia­les, en­ca­be­za­dos por el abo­ga­do An­drés Her­zog. Es­te le­tra­do, que aho­ra re­pre­sen­ta a un pe­que­ño sin­di­ca­to de ban­ca (CIC), pu­so la pri­me­ra que­re­lla en 2011 en nom­bre de UPD (su par­ti­do en­ton­ces). Ha con­se­gui­do que la Au­dien­cia Na­cio­nal dé va­lor in­di­cia­rio con­clu­yen­te de de­li­to a los co­rreos del ins­pec­tor del Ban­co de Es­pa­ña a sus su­pe­rio­res. Esos co­rreos des­acon­se­ja­ban la sa­li­da a bol­sa de Ban­kia por in­sol­ven­cia y abrían la du­da de si los res­pon­sa­bles del ban­co emi­sor es­ta­ban o no al tan­to, no los su­pe­rio­res di­rec­tos del ins­pec­tor, que sí es­ta­ban al tan­to de to­do. Pos­te­rior­men­te dos ins­pec­to­res del Ban­co de Es­pa­ña, Antonio Bus­quets y Víc­tor Sán­chez No­gue­ras, nom­bra­dos pe­ri­tos por el juez Andreu, tes­ti­fi­ca­ron an­te el ma­gis­tra­do que el ba­lan­ce del ban­co era muy du­do­so, que ha­bía ries­gos no re­co­gi­dos en ba­lan­ce por Ban­kia y fal­ta­ban pro­vi­sio­nes pa­ra cu­brir to­dos los que­bran­tos que lue­go aflo­ra­ron y hun­die­ron la en­ti­dad fi­nan­cie­ra.

El juez Andreu, pe­se a to­do, re­cha­zó en no­viem­bre pa­sa­do, en con­cor­dan­cia con la Fis­ca­lía, pe­dir res­pon­sa­bi­li­da­des a los má­xi­mos di­rec­ti­vos del Ban­co de Es­pa­ña. El re­cur­so de Her­zog an­te la Au­dien­cia Na­cio­nal, ga­na­do aho­ra, re­abre la ins­truc­ción y en­fo­ca el pro­ce­so ha­cia fron­te­ras po­lí­ti­cas de al­to ni­vel.

Miguel Án­gel Fernández Ordóñez, ex­go­ber­na­dor del Ban­co de Es­pa­ña y ci­ta­do a de­cla­rar por la Au­dien­cia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.