No lla­me­mos res­ca­te ban­ca­rio a sal­var las ca­jas

Los ban­cos tra­di­cio­na­les no han re­ci­bi­do di­ne­ro pú­bli­co. Por ello el res­ca­te es apli­ca­ble so­lo a las ca­jas.

Tiempo - - ACTUALIDAD - JE­SÚS SÁN­CHEZ-QUI­ÑO­NES

A pe­sar de que reite­ra­da­men­te se ha­bla del “res­ca­te ban­ca­rio” en Es­pa­ña, se de­be­ría ha­blar de res­ca­te de ca­jas, no de ban­cos. El des­ti­na­ta­rio de las ayu­das pú­bli­cas y de los 41.000 mi­llo­nes de eu­ros so­li­ci­ta­dos de prés­ta­mos pro­ce­den­tes de Eu­ro­pa ha si­do el sec­tor de ca­jas de aho­rro con­ver­ti­das en ban­cos.

Nin­guno de los ban­cos tra­di­cio­na­les es­pa­ño­les ha re­ci­bi­do ca­pi­tal pú­bli­co, ni les ha cos­ta­do di­ne­ro a los con­tri­bu­yen­tes. Sus ac­cio­nis­tas han su­fri­do con­ti­nuas di­lu­cio­nes por las am­plia­cio­nes de ca­pi­tal rea­li­za­das. Los sus­crip­to­res de obli­ga­cio­nes obli­ga­to­ria­men­te con­ver­ti­bles de mu­chos de es­tos ban­cos han per­di­do tam­bién una par­te de su in­ver­sión pri­va­da. No se pue­de de­cir lo mis­mo de un nú­me­ro ele­va­do de ca­jas de aho­rro, exis­tien­do hon­ro­sas ex­cep­cio­nes.

Po­lí­ti­ca. Las ca­jas no te­nían ac­cio­nis­tas, y su ges­tión ha es­ta­do, en nu­me­ro­sas oca­sio­nes, ex­ce­si­va­men­te con­di­cio­na­da por mo­ti­va­cio­nes aje­nas al in­te­rés de la en­ti­dad o de la con­se­cu­ción de be­ne­fi­cios que per­mi­tie­ran la ge­ne­ra­ción de re­cur­sos pa­ra aco­me­ter la ines­ti­ma­ble Obra So­cial de es­tas en­ti­da­des. Se­ría más pro­pio ha­blar del “res­ca­te de ca­jas” que de res­ca­te ban­ca­rio.

La re­es­truc­tu­ra­ción del sec­tor de ca­jas de aho­rros se de­mo­ró en el tiem­po con

me­di­das ini­cia­les que se han de­mos­tra­do to­tal­men­te erró­neas. Se­gu­ra­men­te po­cos se acuer­dan ya de los SIP (Sis­te­mas Ins­ti­tu­cio­na­les de Pro­tec­ción) crea­dos en 2010. Me­dian­te los mis­mos se pre­ten­día agru­par a dis­tin­tas ca­jas de aho­rros, pe­ro sin aco­me­ter fu­sio­nes en to­da re­gla, que al afec­tar a en­ti­da­des lo­ca­li­za­das en dis­tin­tas co­mu­ni­da­des au­tó­no­mas po­dían oca­sio­nar pro­ble­mas po­lí­ti­cos. Si se hu­bie­se rea­li­za­do la re­es­truc­tu­ra­ción en­ton­ces, el cos­te pa­ra las ar­cas pú­bli­cas ha­bría si­do sen­si­ble­men­te in­fe­rior.

Pos­te­rior­men­te se es­ta­ble­ció un sis­te­ma por el que se obli­ga­ba a las ca­jas a con­ver­tir­se en ban­cos. Una vez con­ver­ti­dos en ban­cos, y tras la rea­li­za­ción de di­ver­sos test de es­trés, se pro­ce­dió a so­li­ci­tar el “res­ca­te ban­ca­rio” a Eu­ro­pa, pa­ra in­yec­tar re­cur­sos en al­gu­nas de ellas.

Tan­to los ban­cos co­mo las ca­jas de aho­rros, al ce­rrar­se los mer­ca­dos de fi­nan­cia­ción tras la quie­bra de Leh­man, re­ci­bie­ron ava­les pa­ra po­der emi­tir bo­nos con los que fi­nan­ciar­se. Di­chos ava­les su­po­nían un ries­go cier­to de te­ner que apor­tar re­cur­sos pú­bli­cos en ca­so de in­sol­ven­cias de las en­ti­da­des. Afor­tu­na­da­men­te di­cho ries­go, por el que se co­bró, no se ha lle­ga­do a ma­te­ria­li­zar. Es­ta ayuda la re­ci­bie­ron tam­bién los ban­cos tra­di­cio­na­les, pe­ro no su­pu­so cos­te pa­ra las ar­cas pú­bli­cas.

Se sue­le ar­gu­men­tar que to­dos los ban­cos, tan­to los tra­di­cio­na­les co­mo los pro­ce­den­tes de ca­jas, es­tán re­ci­bien­do prés­ta­mos fá­ci­les del BCE que no des­ti­nan al cré­di­to, sino a com­prar deu­da pú­bli­ca. Es cier­to, pe­ro no es un he­cho ca­sual. Cuan­do en no­viem­bre de 2011 el BCE inau­gu­ra la ba­rra li­bre de li­qui­dez pa­ra la ban­ca, evi­ta que los dis­tin­tos Es­ta­dos de la pe­ri­fe­ria, en­tre ellos Es­pa­ña, tu­vie­ran se­rios pro­ble­mas pa­ra co­lo­car su deu­da pú­bli­ca. En de­fi­ni­ti­va, los Es­ta­dos fue­ron muy be­ne­fi­cia­dos por es­ta me­di­da al con­se­guir co­lo­car sus cre­cien­tes emi­sio­nes de bo­nos so­be­ra­nos. La ban­ca ha ob­te­ni­do un be­ne­fi­cio fá­cil por es­ta ope­ra­ti­va, pe­ro es un sis­te­ma que per­mi­te a los Es­ta­dos co­lo­car sus emi­sio­nes de deu­da.

La re­es­truc­tu­ra­ción de la ban­ca tra­di­cio­nal no la han pa­ga­do las ar­cas pú­bli­cas. De­no­mi­nar a la re­es­truc­tu­ra­ción de las ca­jas “res­ca­te ban­ca­rio” lla­ma a en­ga­ño y crea una sen­sa­ción de que to­da la ban­ca ha si­do ayu­da­da con di­ne­ro pú­bli­co, lo cual no es cier­to. Los ban­cos tra­di­cio­na­les han he­cho re­caer su ajus­te prin­ci­pal­men­te so­bre sus ac­cio­nis­tas. Si no, que se lo pre­gun­ten a ellos.

La re­es­truc­tu­ra­ción de los ban­cos tra­di­cio­na­les la han pa­ga­do sus pro­pios ac­cio­nis­tas

Una su­cur­sal de la an­ti­gua Ca­ja Ma­drid.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.